Print Friendly

sello-sonia-milanA vueltas con nuestro recorrido por Bérgamo, Como y Milán con las niñas, nuestro siguiente destino era Milán.

COMO-MILÁN

Trenes cada 30 minutos, cuyo trayecto dura una hora.

MILÁN

Milán es ya otra cosa. Es una ciudad grande, que teniendo tiempo, puedes visitar profundamente. Nosotras, con apenas una tarde y una mañana, y con niñas, seleccionamos qué hacer.

Así, desde nuestro alojamiento, muy céntrico, pateamos toda la calle Torino, admirando sus edificios, comercios y actividad, hasta llegar a la Plaza del Duomo, y ojear la catedral, majestuosa, impresionante. Sacamos nuestras entradas en la biglietería (me encanta esa palabreja), y nos dispusimos a subir a los tejados. Ni qué decir que merece absolutamente la pena. Es algo… no sé, emocionante. Las vistas, no ya de la ciudad, sino las perspectivas de la misma catedral. Todos sus pináculos acabados en estatuas, gárgolas, arcos. Por dentro es también muy interesante. Pero la visita está limitada a determinadas zonas por el tema del culto.

Por supuesto, hay que pasear por la Galería Vittorio Emanuele. Pisar los testículos al toro (parece ser que en otras ocasiones estaba vallado y bajo vigilancia de la policía, pero en esta ocasión lo encontramos totalmente libre). La Scala y su plaza.

Viajefilos en Milan 01
Viajefilos en Milan 02
Viajefilos en Milan 03
Viajefilos en Milan 04

Viajefilos en Milan 05
Viajefilos en Milan 06
Viajefilos en Milan 07
Viajefilos en Milan 08

Viajefilos en Milan 09
Viajefilos en Milan 10
Viajefilos en Milan 11
Viajefilos en Milan 14

Tuvimos la suerte de poder gozar del Museo de Leonardo da Vinci. Para los que visiten Milán antes del 31 de diciembre de 2016, es una exposición temporal interactiva, para descubrir máquinas, códices, pinturas y dibujos de Leonardo. Justo antes de salir de la galería por la salida de la Scala, a la izquierda. Como cualquier cosa que se refiera al genio, una pasada. Además, ¡abierto hasta las 22.30 horas!

Y nosotras elegimos ver antes de nuestra partida, la Basílica de San Lorenzo (por fuera), pues junto a ella se encuentra el pórtico con las 16 columnas romanas del siglo II. ¡Uauu!

Para ir al siguiente destino, pasamos por la Basílica de San Ambrosio, que merece la pena ver, al menos desde fuera (no llegamos a entrar).

Después disfrutamos del Castello Sforzesco, que, más allá de la fortaleza en sí, alberga varios museos: Museo de Arte Antiguo, Pinacoteca, Museo Egipcio, Museo de Prehistoria, Museo de Muebles, de Instrumentos Musicales, Archivo Histórico y Biblioteca… Además puedes ver la Piedad Rondanini de Miguel Ángel, obra inconclusa por la muerte del artista. El acceso al castillo es gratuito, para los museos hay que pagar entrada (5e). Cerrado los lunes.

Viajefilos en Milan 15
Viajefilos en Milan 16
Viajefilos en Milan 17
Viajefilos en Milan 18
Viajefilos en Milan 19
Viajefilos en Milan 20
Viajefilos en Milan 21
Viajefilos en Milan 22
Viajefilos en Milan 23
Viajefilos en Milan 25

La Puerta del Barcho del castillo, se abre al Parque Sempione. Un gran espacio verde en el centro de la ciudad, usado por sus habitantes como lugar de paseo, deporte, encuentro. Tiene lago con patos, músicos callejeros, circuitos de gimnasia, barecillos, y la posibilidad de alquilar un coche de pedales…

No llegamos a verlo, pero también alberga el Acquario Cívico, gratis.

mapa-milan

Y hasta aquí nuestro viaje. Pero Milán con niñ@s tiene más:

  • En los Giardini Pubblici Indro Montanelli encuentras juegos mecánicos; el Museo Cívico di Storia Naturale (con esqueletos de dinosaurios); el Planetario Ulrico Hoepli; el Oasis de las Mariposas, alrededor del museo; y el Palazzo Dugnani.
  • Hay varias jugueterías que debe ser un placer visitar: Cittá del Sole (juegos clásicos y tradicionales); Nano Bleu (via Vittorio Emanuele 15)
  • Museo della Sciencia e della tecnología Leonardo da Vinci. Via S Vitore 21.
  • Plaza/Loggia dei Mercanti, además del interés turístico-histórico, es curioso porque en su pórtico con columnas, si tú le hablas a una de ellas, tu compañero te escucha tan solo pegando la oreja a otra de ellas, en su diagonal.
  • Museo dei Bambino (precio familiar 4 x 25 e; abierto hasta las 18.30).
  • Y pasearse por el Navigli, el barrio de los canales milaneses. Puedes ver los lugares donde se lavaba en la antigüedad, Vicolo dei Lavandai. Parece que la noche atrae a los visitantes por su gran número de bares, restaurantes y sitios de copas. Nosotros lo visitamos en ese horario y apreciamos bien poco su belleza, además de cenar en un restaurante como cualquier otro…

viajefilos-en-milan-24

La heladería que más recomendada he visto es la Odeon.

Había leído algo sobre una pizzería, Pizería Verdi, en el lateral de la Scala, via Verdi a la derecha…).

Donde nosotras comimos el último día, ya con maletas y todo, fue en un bar de nuestro barrio: Pizzeria Naturale, via de Amicis 24 esquina Cesare Correnti. Bueno, bonito y barato. ¡La mejor comida de nuestra estancia en Italia!

*Los billetes de bus cuestan 1,5 e por persona a partir de los 11 años. Hay tickets de 24h sin límite de viajes por 5 e por persona.

DORMIR EN LOMBARDÍA

Tras buscar y rebuscar en airbnb, homeaway, y booking, nos quedamos con lo que este último nos ofrecía. Nos convenció atendiendo a precio, localización céntrica, opiniones de viajeros. Así:

  • Dimora del Ricco 2, Bérgamo (via Solata 8). Pequeño, reformado, limpio y nuevo. Con todo tipo de detalles (champú, gel, cremas cuerpo, suavizante, compresas, botiquín, geles efecto hielo, discos desmaquilladores, bastoncillos, menaje perfecto y adecuado…). Perfecto.
  • La Casa de Chicca, via Independenza 38, Como. Muy del estilo. Limpio, nuevo y reformado. Pero menos detallitos. Muy bien.
  • INN Perfect Room, via Cesare Correnti 20, Milán. Mixto entre pequeñas reformas y antiguo y cutre. Limpio. Desastre de menaje (sin tazas, sin microondas, cacerola sin asas, etc…), sin gel ni champú, pese a lo que anunciaban. Bastante céntrico (unos 20 minutos andando en agradable paseo al Duomo). Para una noche, bien.

 

No os olvidéis, aunque en Booking lo lees bien, que aparte de la tarifa del alojamiento, hay que pagar, en cash siempre una tasa de turista. En cada ciudad es diferente (2e, 1e, los niños sí pagan, los niños no pagan…). Y no está incluida en el precio del alojamiento. Cuando lo sabes, no sienta mal. A la gente que le pilla por sorpresa, le cabrea mucho (podéis comprobarlo leyendo opiniones…).

Y hasta aquí nuestra pequeña incursión en Italia, en un viaje distinto (primera vez que lo hacemos con la abuela) y especial.

0 Comentarios

Deja un comentario

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2017 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas