Print Friendly, PDF & Email

Fruto de recomendaciones de amigos romanos e italianos y de algunos otros que sin ser de por allí conocen bien la ciudad y habiendo probado todos y cada uno de los que enumeramos, aquí va nuestra lista de restaurantes en Roma que no te puedes perder si eres amante de la gastronomía italiana. Nosotros somos unos auténticos apasionados de la misma y esta es nuestra selección con los mejores restaurantes y bares de Roma. De nuevo, como hicimos en el artículo que escribimos para ayudarte a preparar tu escapada a Roma, recomendar el alojamiento en Trastevere. Si te alojas en este barrio tendrás cerca muchas opciones para comer o cenar, de ahí que gran parte de nuestros favoritos están precisamente en el Trastevere. Después, los que fuimos encontrando, recomendados o no, en nuestro recorrido por Roma. Para que no os despistéis y vayáis a saltaros alguno de esos “espectaculares” para nosotros, les hemos añadido tres “likes” delante. También tenéis señalados los que no nos gustaron nada, a los que no debéis asomaros.

Aquí van los que para nosotros fueron los mejores lugares donde comer en Roma, y algunos en los que no tanto. Las pastas, las pizzas, los helados, la pannacota, el tiramisú, los spritz, ¡los cafés! ¿Serías capaz de renunciar a un buen restaurante italiano?

Los mejores y peores lugares donde comer en Roma y el Vaticano

En Trastevere:

Comer mal en Roma es muy difícil. No encontrar el sitio adecuado en Trastevere es imposible. Es brutal la cantidad de locales y elegir será lo complicado… En los alrededores de la plaza de Santa Maria los hay por doquier y en cualquiera de ellos notarás la tentación de quedarte, eso si, ojea primero las cartas. Ahí van los sitios donde nos metimos, para nosotros algunos de los mejores sitios donde comimos en Roma:

Mimì y Cocò Trast. Un pequeño bistrot donde sentarse en la terraza al atardecer y disfrutar de un spritz es casi obligatorio. La esquina que ocupa lo convierte en lugar de paso de todo el mundo, guiris y romanos que deambulan por el Trastevere. Los famosos cocktails italianos por 7 € ya están bien pagados, aunque siempre acompañados por unas bruschetas cortesía de la casa. En la carta, platos de pasta en torno a 9-10 €. Lo mejor, además de lo dicho, ¡los simpáticos camareros! Seguramente los spritz más caros de cuantos tomamos pero a favor nuestro, fue el primer lugar que nos tropezamos.

-Tras la misma plaza de Santa Maria, dos locales nombrados en todos los blogs que llevábamos repasados: Grazia & Graziella y Tonnarello. Las kilométricas colas que liaban en busca de mesa en horas punta hace pensar que mal no lo hacen. Es difícil pasar una y otra vez por allí y no fijarse en la de gente que espera entrar. Una noche que vimos una cola “más razonable” nos plantamos a esperar en Grazia & Graziella . Siendo dos no esperamos más de 15 minutos. El interior del local está decorado muy chulo y no tardaron en atendernos y servirnos. Los Tonnarello caseros Cacio e Pepe (la más clásica de las pastas romanas), unos rigatoni carbonara, la ensalada y una botella de vino. Postre con el famoso tiramisú para compartir (qué hay que probar aunque penséis que explotaréis) y café por 56 €. Chapeau por el lugar y la comida.

Ombre Rosse, junto a los anteriores y sin las exageradas colas de estos. En el interior, en la barra conseguimos tomar un par de spritz el sábado por la noche sin ser asediados con las cartas para cenar. ¡La buena música la tienes asegurada! Los pagarás a 6.5 €…

La Tonneria. Pesce e vino, es lo que vende. Las mini mesas pegadas a la pared, tan pequeñas que las copas cuelgan sobre la pared y, sobre todo, la barra llena de gente que canta los grandes hitos de la música italiana que suenan, hacen presagiar buena comida. Mariscos y moluscos, tartares de pescado, pulpo… y un local francamente apañado. Tres tapas: pulpo, gambas y tártar de atún con una botella de medio de vino blanco costaron 29 €. Buscar sitio al fondo y estaréis en la gloria.

Pizzería Ai Marmi. Algo más alejada del centro de turisteo de Trastevere y donde entramos porque las mesas corridas estaban petadas de romanos. ¡Cero lujo y pizzas increíbles!. Nos comimos una clásica pizza con salchicha y flor de calabaza, ¡tremenda! Calculamos que renuevan mesas cada 45 minutos, eso te da una idea de porqué funciona y tan bien. La pizza y dos birras de medio litro junto con los postres (hay que arriesgar con ellos) por 29 €.

La Prosciutteria, la cantina dei Papi. Si, te puedes llegar a cansar de pasta y pizza. ¡Que se yo! Pues aquí tienes una solución muy apetitosa y chula. A base de tablas de embutidos y quesos italianos. Prosciutto, salami, mortadela, quesos… tablas de todos los tamaños. Ojo con las grandes que lo son y mucho. Pides en barra y lo recoges. El local es chulísimo. Por 28 €, dos tablas “pequeñas” y dos birras, salimos redondos.

Bar S. Calisto en la plaza del mismo nombre. A reventar siempre con gente joven, litronas y spritz en vasos de plástico. Entendemos que más barato y, sin lugar a dudas, bien animado. De volver en un buen grupo, este será un lugar donde probar el tardeo en Trastevere.

Bar del Cinque. Otro bonito local donde tomar un aperitivo, como siempre, la estrella, el spritz. Buen ambiente, buena música, a tiro de piedra de nuestro alojamiento… ¡nada puede fallar en Trastevere! Precio estándar en estas calles, a 7 €.

Trattoria Da Enzo al 29. El último día y por muchas recomendaciones. Como preveníamos estaba a tope y decidimos esperar. Amatriciana, carbonara, un par de croquetas de bacalao rellenas de mozzarella y birra por 54 €. Bueno, se me olvida un postre con crema de mascarpone con fresillas y un tiramisú… El sitio es claustrofóbico pero sin duda, uno de los mejores a este lado del Tíber. Top de las recomendaciones. Si te alojas en Trastevere ¡tienes que venir a probar la comida de este antro!

Dulcería Nonna Vincenza. No exactamente en Trastevere, hay que cruzar el río, pero muy cerca y con unos deliciosos dulces ideales para desayunar. Muy muy destacables ¡los famosos cannolos sicilianos! Visualmente no es atractivo pero lo que manda en esta recomendación es el sabor. Además, muy barato…

En Vaticano

Rione XIV Bistrot, en Borgo Pio 21. Un restaurante muy pequeño, no más de 10 mesas, en el que tuvimos suerte de encontrar mesa para dos tras la visita de los museos. La pasta, unos rigatoni alla carbonara y unos fettuccine ai funghi porcini junto con la entrada de carpaccio, cerveza, vino, pannacota y café por 60 € para dos. El nivel en la escala de Carmen para comida fue el espectacular, un 10 de 10 que raramente otorga a la comida. Imaginamos que nos es fácil encontrar hueco sin reserva. “Por unanimidad”, para Carmen y para mí, el mejor sitio donde comer en Roma.

En la plaza della Rotonda

  Osteria Raviolo d’Oro. En una callejuela cercana al templo de Adriano donde entramos por horario, por casualidad y porque nos gustó el aspecto. Más bien bizarro y no especialmente recomendable, de esos en los que vender al turista es obligatorio para el camarero. Dos lasañas muy normalitas y dos grandes birras con su café por 32 €. Aunque el precio es más que razonable no podemos recomendarlo. Casi todo lo que había por allí nos pareció demasiado interesado en captar turistas… Podríamos dejarlo sin ningún problema como el peor sitio para comer en Roma.

Frente al Coliseo

  La Biga. En lo alto de la colina que lo circunda y toda una tentación para aprovechar las vistas con una cerveza. Pero, los camareros se empeñan en fastidiar el momento. Parece una carrera porque consumas y sin haber terminado de sentarte prácticamente, insisten si quieres beber más, comer algo, ¡repetir! Pero si todavía ¡acabas de empezar la primera! Una pena de vistas para un local tan bien situado. Busca otro.

A un lado de Santa Maria la Mayor

Gran Caffe Maggiore. Coincidía la hora de comer y el hambre cuando pasamos frente al local. Pasta, unos espaguetis a le vongole y una pizza capricciosa con dos grandes cervezas. Correcto, aunque pagamos 50 € por los dos y muy rico. ¡No hay que venir hasta aquí para comer!

En Plaza España

   –Don Nino Gelateria. Ese momento de la tarde en el que sentarse a tomar un helado en las famosas escaleras. Te costará 12 eurazos… o al menos eso nos metieron. Todavía estamos buscando la carta con los precios y un sitio en la escalera donde sentarnos. Desde luego si tu ilusión es disfrutar de un helado en Roma sin estar pensando que te han engañado, este no es tu sitio.

Y si has visitado Roma y quieres aportar alguno más después de tu experiencia, para lo bueno y para lo malo, no olvides añadirlo a nuestros comentarios.

5 (100%) 9 votes
El mejor vuelo para viajar a Roma, haz click aquí
El mejor alojamiento para tu estancia en Roma, en este enlace
No viajes sin seguro a Roma, el mejor y con descuento de un 5% aquí
Si buscas un coche de alquiler para recorrer Roma, haz click aquí
La mejor guía de viaje para viajar a Roma: haz click aquí
Buscas las mejores actividades y excursiones en Roma: Aquí están
La mejor tarjeta débito de viaje: N26. Consíguela con descuento aquí

 

0 Comentarios

¿Te gustó nuestro artículo? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

©2019 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com   Aviso legal

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas