Print Friendly, PDF & Email

Sello-Bauset-Napoles-IUnos días libres y las bajas temperaturas de Enero en el Norte de Europa, nos llevaron a decidirnos por una escapada a Nápoles. Conscientes de que tan solo teníamos 4 días para Nápoles y alrededores, nuestro plan era  llegar el Viernes por la tarde, alojarnos 5 noches en la ciudad y tras pasar completos dos o tres días visitando Nápoles, conocer Herculano, Pompeya y el Vesubio. La atractiva Costa Amalfitana la dejaríamos para otro viaje, el verano la hace más vistosa y nosotros teníamos la intención de conocer Nápoles con tranquilidad y aprovechar su rica gastronomía.

El Vuelo de ida desde Madrid, donde casualmente nos encontrábamos fue con la compañía italiana Meridiana. Para la vuelta tuvimos que coger un vuelo a Alicante con escala en Barcelona y con la compañía Vueling. Así lo quiso la situación y así lo hicimos. Aquí os dejo el relato de nuestra escapada de cuatro días a Nápoles, Herculano y Pompeya…

Día 1.- Madrid-Nápoles

Un buen horario del vuelo de Meridiana nos hizo aterrizar en Nápoles a las 17 horas, aproximadamente unas dos horas y media después de nuestro embarque. Así llegábamos a la denostada según qué foros Nápoles, la tercera ciudad en tamaño de Italia y cuyo centro histórico es Patrimonio de la Humanidad.

Alojamiento en Nápoles

Las zonas recomendables de alojamiento en Nápoles son el Barrio Chiaia, los alrededores de la Plaza del Plebiscito y el centro histórico. Menos recomendable la zona cercana a la estación central de Nápoles, alrededor de la Plaza Garibaldi pero también plagada de hoteles.

Mapa Napoles

Una semana antes habíamos reservado mediante booking y gracias a las concienzudas búsquedas de Carmen, el Hotel Piazza Bellini (9.1 en Booking con más de 1000 comentarios). Habíamos barajado más opciones pero este nos convenció tras leer los comentarios en foros, por su ubicación, en la animada y céntrica plaza del mismo nombre y el tratarse de un edificio del siglo XVI recién restaurado. Finalmente la noche salió en 75€ con desayuno incluido, pero bien mereció la pena, impresionante. Reservamos las tres primeras noches para después cambiar a algun otro alojamiento más cerca de la estación para emprender las excursiones hacia el sur. Hay que sumar el impuesto municipal, 2 € por persona y día.

Otras de las opciones de alojamiento en Nápoles que habíamos barajado, siempre basándonos en otros diarios de nuestra red como el de Carmina, y en la puntuación de los clientes en Booking, fueron:

Hotel MedNaples, en el que se alojaron según nos cuentan Carmina y José Manuel en su post. No lo elegimos finalmente pues la zona era algo menos céntrica de lo que buscábamos.

Hotel The Bellini House B&B (9.4 en Booking) que nos convenció desde el principio sobre todo buscando en la plaza que queríamos, pero no tenía disponibilidad. Ofrece habitaciones familiares para 4 ó 5 personas con terraza y vistas a la plaza.

B&B Medea, 8.5 en Booking con 36 € por noche y buena ubicación.

B&B Sanfelice Centro Storico, 8,7 en Booking por 50 € con el desayuno incluido.

B&N Nel Regno di Napoli, 9,7 en Booking en el centro histórico por 50 € y noche.

Grand Tour B&B, un 9,4 en Booking. Espectacular y en la zona de Plebiscito por 58 € la noche con desayuno.

Transporte en Nápoles

Para llegar a la ciudad desde el aeropuerto se puede tomar el bus número 35 pero es mucho más recomendable para ahorrar tiempo tomar el Alibus que por 4€ te lleva a la estación de trenes en la plaza Garibaldi o al puerto. Saliendo de la terminal internacional hacia la izquierda encontramos la parada. El billete se compra en el propio bus y tras validarlo incluye el transporte en metro y bus durante 90 minutos. Frecuencia de salida cada 15-20 minutos.

El metro cuenta con dos líneas, en la línea 2 se puede llegar hasta Salerno. Las dos parten de la Estación Central en Plaza Garibaldi. Además la ciudad cuenta con funiculares que permiten salvar el desnivel de la misma accediendo a las zonas más altas desde donde obtener buenas vistas.

Mapa metro Napoles

Para llegar hasta Herculano y Pompeya en transporte público, lo mejor será llegar en tren. La Circunvesuviana parte de la estación  central y llega por la costa hasta Sorrento en aproximadamente una hora.

La mejor opción para todos estos transportes será hacerse con la Campania Artecard (www.campaniartecard.it) que incluye además, en una de sus versiones, la entrada a Herculano y Pompeya, junto con la mayoría de visitas en la cuidad con un descuento. Se puede adquirir en internet, en la Estación Central y en los museos asociados. Su precio 32€ en el caso de la tarjeta regional y su duración 3 días (34€ para 7 días). Si solo quieres la tarjeta para la cuidad, cuesta 21€ para los tres días.

Así y tras subir al Alibus llegábamos a Plaza Garibaldi tras unos 20 minutos. En la estación central tomamos la línea 1 dirección Piscinola (recuerda que el ticket del bus es válido para el metro dentro de los primeros 90 minutos tras validarlo) y bajando en Dante andamos hasta el Hotel Piazza Bellini que nos sorprende gratamente. Check in y a la calle.

La Plaza Bellini es en la actualidad un área peatonal que ha crecido en torno a la antigua muralla que delimitaba el casco antiguo. Epicentro de bares y locales que lo circundan reuniendo gran cantidad de gente a la hora del aperitivo y la noche. En la misma plaza aprovechamos para un buen spritz (el famoso cocktail italiano con proseco, aperol y soda) en el antiguo café Intra Moenia.

Para la cena probablemente valdrá cualquiera de las pizzerías y trattorias de la animada Vía dei Tribunale. Elegimos al azar la Antica Trattoria da Carmine. El sitio sobre las 9 de la noche se llena de gente local. La cuenta de 30€ para los dos con buenos platos de calamares, bresaola y salchicha napolitana con sus correspondientes Peroni.

Un paseo más tarde volvemos al hotel.

01 Viajefilos en Napoles 40

Día 2.- Nápoles. Casco Antiguo

Comenzamos el día con un magnífico desayuno en el hotel. Saliendo por Plaza Bellini empezamos el recorrido por la Vía del Tribunal.

Iglesia di San Prieto a Maiella

-El Palacio Spinelli del siglo XVIII, accesible a un patio interior circular donde se “conservan” ocho trabajados y elípticos bajorrelieves. Aconsejable visitarlo cuanto antes, el aspecto hace dudar de su durabilidad…

-Callejeando a la derecha de Vía Tribunal, en la Piazzeta Nilo, Iglesia Sant’Angelo a Nilo con un bajorrelieve de la Asunción de Donatello junto al altar.

Basílica de San Domenico Maggiore en la plaza del mismo nombre, donde se alza un obelisco en honor a la Santa tras el final de la peste en 1656. En la sacristía lateral los famosos 45 féretros de príncipes y nobles de Aragón. Justo antes de entrar el altar del napolitano Santo Tomás de Aquino.

01 Viajefilos en Napoles 01
01 Viajefilos en Napoles 02
01 Viajefilos en Napoles 03
01 Viajefilos en Napoles 05
01 Viajefilos en Napoles 09

01 Viajefilos en Napoles 04
01 Viajefilos en Napoles 06
01 Viajefilos en Napoles 07
01 Viajefilos en Napoles 08
01 Viajefilos en Napoles 10
01 Viajefilos en Napoles 13
01 Viajefilos en Napoles 16
01 Viajefilos en Napoles 20
01 Viajefilos en Napoles 24
01 Viajefilos en Napoles 25

Si sales de nuevo a Tribunale, Mazz Bar, un fantástico espresso por 90 céntimos…

-Más adelante y a la derecha, la entrada al Nápoles Subterráneo. Se puede hacer la ruta guiada en español por 10 euros. La duración, una hora y media. Justo al lado San Pablo Maggiore, ¡lo poco que vimos en proceso de restauración!

-El complejo de San Lorenzo Maggiore, desde donde también se pueden emprender rutas por los subterráneos de la ciudad. La entrada al complejo 9€, 7€ con la tarjeta Artecard. Incluye el claustro, el museo, la sala capitular, la sala Sixto V, la basílica, la biblioteca Landolfo Caracciolo y la sala Giovanni Recupido. Se trata de edificios que abarcan el siglo V al XVIII.

Bajo las construcciones se puede acceder a parte de la zona arqueológica subterránea. Una lavandería, una panadería, un horno, el mercado y tiendas… de la época grecorromana.

La Basílica justo antes de la entrada, está considerada una de las joyas del gótico francés con su reconstrucción entre 1270 y 1300.

-Las iglesias de San Gennaro y San Filippo Neri. Ambas junto al Duomo. En la primera numerosas reliquias del santo (el cráneo, la sangre o sus huesos) constituyen uno de los mayores legados barrocos de la ciudad. La entrada al Tesoro cuesta 5€.

María de la Misericordia, junto al Duomo.

01 Viajefilos en Napoles 21

01 Viajefilos en Napoles 11
01 Viajefilos en Napoles 15
01 Viajefilos en Napoles 22
01 Viajefilos en Napoles 23
01 Viajefilos en Napoles 29

Y para comer, tras perdernos en el más tradicional casco antiguo de estrechas calles en las que tender la ropa parece deporte nacional, caemos en una pequeña osteria, en la Piazza Crocelle ai Mannesi, la Antica Osteria Pisano. Totalmente recomendable. Una ensalada de pulpo y unos exquisitos espaguetis frutti di mare con vino y postrazo (panna cota y tiramissu) por 40€.

Para la vuelta, emprendemos camino por la paralela a Tribunal, la otra clásica del casco antiguo, Vía San Biagio dei Librai en dirección a la Plaza Dante y la calle Toledo.

01 Viajefilos en Napoles 30

Iglesia San Filippo e Giacomo, en la que previo pago se puede visitar la cripta.

Iglesia de San Nicola al Nilo, cerrada y al parecer en semiruinas…

El complejo conventual de S. Chiara y enfrente la iglesia de Gesu Nuovo, en la plaza de igual nombre. Un interior barroco repleto de vistosos frescos y ornamentación, probablemente de lo mejor conservado en toda la ciudad. Seguro, una de las imprescindibles. Como curiosidad y dentro del propio templo, una sala dedicada al doctor Giuseppe Moscati, que dedicó su profesión al cuidado de los pobres hasta su muerte en 1927.

01 Viajefilos en Napoles 33
01 Viajefilos en Napoles 34
01 Viajefilos en Napoles 35
01 Viajefilos en Napoles 39
01 Viajefilos en Napoles 41

Varias cafeterías y tiendas más tarde, paramos en la misma calle, camino de vía Toledo para otro buen espresso.

Y una vez en la calle Toledo, salimos a la plaza Dante desde donde nos damos un receso hasta la cena, cruzando por la antigua Port’ Alba donde se encuentran las antiguas librerías de la cuidad y llegando hasta nuestro hotel en Plaza Bellini.

01 Viajefilos en Napoles 31

Una siesta más tarde salimos para la cena. Junto al hotel y con un 10% de descuento para los huéspedes, el restaurante L’Etto, nos informa la recepcionista. Tal vez mañana. Hoy es Sábado y nos tiramos hacia Piazza Gesu Nuovo donde hay varios locales y bastante gente. Un spritz en el Hopera, en una de las calles aledañas a la plaza por 6€ con el correspondiente y abundante aperitivo nos sirve para hacer boca. La calle continúa hasta Monteoliveto y en muchos locales atestados la gente disfruta del partido del Nápoles. La edad media baja considerablemente.

Al final volvemos hacia Gesu Nuovo y en la plaza, entramos en la Trattoria O’Munaciello donde las pizzas tienen una pinta estupenda, y ¿dónde no en esta ciudad…?. Pero… nos equivocamos y ¡por mucho que nos lo dijo el tipo que nos atendió! Van a tardar un rato… Pero tras una hora, una ensalada y dos birras, decidimos buscar otro sitio. A pesar de nuestra intención de salir de allí y evitando el enfado, aguantamos ante la insistencia del camarero y ¡acabamos comiéndonos la pizza! La cena y la hora y media por 28€. Definitivamente buenas pero si te dicen que tardarán… ¡Ni te sientes!

Día 3.- Nápoles. Barrio Español y Santa Lucía

De nuevo un día soleado aunque gélido. Tras el desayuno, visitamos primero la Iglesia de San Severo que ayer nos saltamos sin saber muy bien porque y que es una de las imprescindibles. Su cercanía a Plaza Bellini nos lleva en cinco minutos a sus puertas. Pequeña y difícil de localizar. La entrada 7€ (5€ con la Artecard) ¡Y menos mal que lo localizamos! Increíble profusión de esculturas y frescos originales que no precisaron restauración en el techo. Destaca el Cristo Velato de Giuseppe Sanmartino en el centro que representa el cuerpo de Cristo descansando y cubierto de un fino velo tallado en mármol.

De nuevo en la Vía Benedetto Croce con visita de la Basílica  de Sta. Chiara de enormes proporciones y el Claustro adyacente. Se pagan 6€ por la entrada a este último. El enorme patio del claustro se encuentra decorado con bonitos azulejos y policromia en los pasillos columnados. Desde el pequeño museo se accede al área arqueológica que conserva una zona termal del siglo I.

01 Viajefilos en Napoles 43

_1090694
_1090696
_1090702
01 Viajefilos en Napoles 42

Desde allí descendemos camino del mar por la comercial Vía Toledo. Es Domingo y está repleta de gente. Desemboca en la Plaza del Plebiscito y desde allí se accede al Palacio Real y al Castillo Nuevo. Antes de llegar y a la derecha el Barrio Español.

Pero antes de llegar, una parada en el tradicional Mercado de Pignasecca, el más antiguo de Nápoles. He de decir que tras andar por las sospechosas calles del Barrio antiguo no lo encontramos… Pero tampoco da la seguridad para pasear tranquilamente, seguro que una simple impresión al andar con la cámara al cuello.

Volviendo a vía Toledo y más abajo, la Galería Umberto I, al estilo de las famosas milanesas. En la actualidad en proceso de restauración.

En la Plaza del Plebiscito, el Palacio Real, también en restauración y que no pudimos visitar, y frente a él, la enorme cúpula y las columnas de la iglesia di San Francesco di Paola a imagen del Panteón de Roma. Dicen del Palacio Real construido por los españoles es una de las joyas arquitectónicas de la ciudad. Junto al palacio, el Teatro de Carlo.

01 Viajefilos en Napoles 52

01 Viajefilos en Napoles 46
01 Viajefilos en Napoles 47
01 Viajefilos en Napoles 48
01 Viajefilos en Napoles 49
01 Viajefilos en Napoles 50

Al llegar a la bahía, las imponentes vistas del dormido Vesubio. Bordeamos primero la misma en dirección al Castillo dell’Ovo. Lo pillamos cerrado (cierra los Domingos a las 14 h) y decidimos comer en uno de los restaurantes del puerto deportivo de Borgo Marinaro, con pinta de caros pero inmejorable situación. El curioso nombre del castillo obedece a la leyenda de que el escritor romano Virgilio enterró un huevo en su actual emplazamiento, con la advertencia de que cuando se rompiera, caerían Nápoles y el castillo, cosa que a la vista del resultado, todavía no ha ocurrido. La comida en el hotel Transatlántico con mejillones y dos platos de rica pasta fresca napolitana (scialatielli, un fideo algo más largo y grueso) a la Pescattore nos cuestan 53€ (birra, vino y café incluido). Servicio mejorable.

Para el atardecer y la vuelta, paseamos de nuevo en torno a la bahía camino del Castel Nuovo que ha sufrido varias restauraciones desde su construcción en el siglo XIII. Domingo también lo encontramos cerrado (cierran Domingos)… aun así, la imponente estructura y la puerta principal de entrada finamente labrada en la piedra merecen la pena. Trataremos de visitar el interior en otra ocasión.

01 Viajefilos en Napoles 54
01 Viajefilos en Napoles 55
01 Viajefilos en Napoles 56
01 Viajefilos en Napoles 57
01 Viajefilos en Napoles 58

De nuevo por calle Toledo subimos al casco antiguo y plaza Bellini.

Y como si fuéramos napolitanos ya, después de un breve descanso, nos lanzamos de nuevo al aperitivo con un magnífico spritz. Se nota que es Domingo por la tarde y no hay tanta gente ni tantos sitios abiertos, pero cerca de la plaza del Nilo, entramos en una de las varias enotecas de la zona, Il Mategno. Fabuloso spritz repito (5€)

Y para cenar tras dar una vuelta por la calle trasera del hotel, donde por cierto hay algunos locales donde tomar una copa incluso con música en directo, optamos por la pizza, ¡como no! Y en una de tantas que encontramos nos comemos una rica Diavola por 5€ la que llamamos familiar por allí… Y decir que además de la ciudad más barata de las que hemos visitado en Italia, también tiene amplísimos horarios de cocina, pudiendo comer o cenar prácticamente a cualquier hora de las consideradas “normales” en España. Con ello y un omeprazol nos retiramos…

Para mañana visitaremos Herculano y Pompeya, las famosas ciudades enterradas bajo las cenizas del Vesubio. Todavía con ganas de dedicarle algún día más a la, como todos dicen, “decadente ciudad”, que nos esta maravillando…

01 Viajefilos en Napoles 59

3 Comentarios
  1. mochilear 10 meses

    ¡Gracias por el paseo!
    He estado en dos ocasiones en Nápoles ¡Me muero por volver!
    Muy útil toda la información que aportas para la visita de la ciudad y la tendré muy en cuenta, si hacemos una tercera visita a la ciudad para visitarla. Nos centramos más en la afueras… el ultimo viaje en la costa Marfitana, si me permites una sugerencia, si la visitas en primavera o otoño, mejor que te tomes con calma y que salgas pronto si alquilas un coche, por qué se tarda una eternidad, si vas por la costa, puesto que solo hay dos carriles (uno de ida y otro vuelta)
    El parquin es carísimos en los lugares turísticos de la costa, una buena opción es ir, en transporte publico a los pueblitos y lo demás en coche de alquiler como a las ruinas de Pastum

    ¡Un cordial saludo y felices viajes!

  2. Me apunto a volver contigo Carmen! y a ese Spritz también…
    Italia nunca falla, siempre apetece. Gracias!!!

  3. Me gustó mucho la ciudad de Nápoles, tiene algo especial que no tienen otras ciudades italianas. Quizás le encuentro parecido con Palermo, y , al igual que esta, me enganchó desde el primer día. Pero además, Nápoles tiene a su alrededor una buena colección de lugares interesantes para visitar… Una pequeña gran escapada. PD: Dispuesta a volver para brindar de nuevo con un rico Aperol spritz.

Deja un comentario

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2017 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas