Print Friendly

La región del Veneto, al Norte de Italia es mayormente conocida por la ciudad de Venecia, si bien cinco días nos sirvieron para visitar las vecinas villas de Padua y Verona. Para los que vivimos en la costa de Levante, Ryanair tiene vuelos los Martes, Jueves y Sábados desde Valencia y más recientemente ha comenzado a operar desde Alicante, Volotea los Miércoles y Domingos, ambas compañías con precios interesantes. Dos son los aeropuertos de destino, Marco Polo, cerca de la ciudad de Venecia y Trevisso, al Norte. Ryanair vuela hasta el aeropuerto de Trevisso y ofrece a la llegada buses lanzandera muy frecuentes hasta Venecia por 7 euros, con paradas en Mestre (donde el alojamiento puede ser más económico y a tan sólo 15 minutos de Venecia) y Piazzale Roma en la misma ciudad.

Día 1.- Tras llegar a Trevisso decidimos empezar por Padua y nada más salir del aeropuerto, frente al mismo, puedes tomar un bus que llega hasta la ciudad en aproximadamente una hora por 6 euros (nunca sabremos si nos cobraron la ida y la vuelta…) Desde la estación de bus hasta el casco histórico un agradable paseo de unos 20 minutos nos llevó hasta el Hotel Edén, con muy buena situación y un razonable precio de 70 euros la noche, incluido el desayuno, teniendo en cuenta los precios de la zona y la calidad de los servicios que ofrecen.

Primera tarde dedicada a una toma de contacto con la ciudad, visitando la Iglesia de San Antonio de Padua, con curiosas reliquias del santo (incluida la lengua y su mentón) y llegando hasta Pratto de la Valle, una magnífica plaza ajardinada, bordeada por el río y flanqueada por estatuas de ilustres ciudadanos de la urbe. Desde aquí y volviendo por la Vía Roma, una parada para una birra y probar la más típica bebida de la región, el spritz, a base del vino blanco espumoso local, el Prosecco, Campari o Aperol y soda, a lo que se añade una rodaja de naranja y una aceituna.

Callejear de nuevo por las animadas calles del centro histórico y cena en la Antika Osteria dal Capo, donde sirven platos locales como la pasta con sardinas o el conejo (unos 30 euros por persona). Tras la cena retirada.

Día 2.- Visita de Padua. Tras desayunar empezamos nuestra visita por el antiguo coso romano, la Arena, mal conservado y pegado a la famosa Capilla de Scrovegni, que luce fantásticos frescos de Giotto. Muy cerca la Iglesia degli Eremitani y bajando por Vía Garibaldi, llegas a la Plaza de Bo que alberga la Universidad (la primera de las Universidades, donde se formó entre otros Galileo Galilei) y el Ayuntamiento.

Las animadas plazas vecinas como son la Piazza Della Fruta, con el imponente Palazio Della Ragione, o la Piazza dei Signore, albergan pintorescos mercadillos y bonitos locales donde hacer una parada para degustar un buen café. De nuevo en marcha la Piazza del Duomo y junto al mismo, el Baptisterio. Después callejear por los porticos de las viviendas hasta dar con cualquiera de los numerosos sitios donde parar a comer. Recomendar en Vía Galileo Galilei, el Rte. Pago Pago en donde por unos 25 euros puedes disfrutar de un excelente plato de spaghetti Frutti di mare entre otros buenos platos de pasta.

Al atardecer, cualquiera de los ajetreados bares del antiguo guetto, sirve para el aperitivo y una buena idea terminar en la animada Piazza dei Signore, de nuevo tomar un Spritz, delicioso en el Gran Caffe Diemme y cenar una pizza en el Rte. La Lanterna (dicen la primera pizzería de Padua) por unos 15 euros. Las calles por la noche se animan sobremanera y en nuestro caso fue una casualidad encontrar un buen concierto de reagge en la Piazza dell´ Erbe en el que terminamos con nuestro día de visita a Padua.

Día 3.- La estación de tren se encuentra a unos 20 minutos andando desde nuestro hotel. Tomamos un tren con dirección a Verona a primera hora, tarda unos 45 minutos y costó 17 euros, si bien hay una importante variedad de precios dependiendo del tipo de tren y los horarios. Así que a las 10 de la mañana ya estábamos en Verona. Elegimos un bed and brekfast por ser la opción más económica y mejor situada, Castell Vecchio, 60 euros la habitación doble con baño compartido.

Visita de Verona. A pocos minutos entramos de pleno en la Piazza Bra, centro histórico de Verona donde se encuentra el Arena, uno de los coliseos romanos mejor conservados. Desde aquí y a través de la popular Vía Mazzini llegamos a la magnífica y abarrotada Piazza Erbe, una de las calles adyacentes da acceso a la casa de Julieta, aunque más bien fue un montaje turístico pues nunca vivieron aquí los Capuletos. El imponente Palazzo Della Ragione y de inmediato la Piazza dei Signore, flanqueados por multitud de palacios y casas señoriales.

Camino del río Adige la Iglesia de Santa Anastasia donde merece la pena comprar el bono que por 6 euros te permite la visita de las 4 principales iglesias de la ciudad. Y siguiendo el intrincado camino de calles empedradas, llegada al Duomo, incluido en el mencionado ticket. Bordeando el río y a espaldas de la basílica, el Ponte di Pietra, que da acceso a la subida al Castel San Pietro. Desde aquí y preferiblemente al atardecer se obtienen magníficas vistas de la villa.

De vuelta al casco histórico, subir a la Torre dei Lamberti, permite de nuevo bonitas panorámicas de Verona, la entrada son 4,50 euros pero al menos cuenta con ascensor para ascender hasta sus 84 metros. Un paseo hasta la Iglesia de San Fermo y de nuevo cruzar la urbe hasta Castelvecchio y el famoso puente Scaligero, última de nuestras visitas en esta maravillosa ciudad.

Difícil recomendar un sitio donde parar a comer en todo este maremagnum de turismo, ciertamente y a pesar de tratar de huir de los restaurantes abarrotados de turistas, nos fue difícil no pagarlo. Así que si bien, la comida italiana es por supuesto fantástica, encontrar un sitio razonable en cuanto a precio resulta más bien imposible. Y ya por la noche, cena y a dormir, mañana Venecia.

Día 4.- Salida en tren hasta Venecia, en esta ocasión encontramos un regional que a pesar de tardar dos horas, cuesta tan sólo 7 euros. Salida a las 8:30 horas, aunque hay gran cantidad de horarios disponibles (www.trenitalia.it). Y a eso de las 10:30 horas llegada a Venecia, donde hay demasiados turistas… Nos lanzamos a la visita de Venecia, así que aunque nada más salir de la Estación de Santa Lucía, donde llegan todos los trenes, tienes el Vaporetto (el medio de transporte habitual por el Gran Canal) preferimos evitar la larga cola y llegar hasta el hotel andando. Las distancias en Venecia si bien sobre plano pueden parecer cortas, implican en realidad callejuelas, canales y multitud de puentes, eso sí, a cada cual más fotogénico.

Elegimos por localización, si bien de precio medio alto, el Hotel Belli Arti, junto a la Academia, de inmejorable situación junto a la parada del Vaporetto y en el barrio de Dorsoduro, tal vez el único con ambiente y locales razonables para tomar algo llegado el momento. El resto del día dedicado al pateo en todo rigor y es que son tal la multitud de palazzi, iglesias y plazas las que hay que visitar que sería imposible enumerarlas. Por recomendar algo, nosotros decidimos emprender nuestra visita por el distrito de San Marco, llegando al Puente Rialto y dejando el plato fuerte de la Plaza San Marco para el día siguiente.

Cruzando el puente pasas al bello distrito de San Polo y Santa Croce y de vuelta puedes tomar el Vaporetto para llegar de nuevo a la Academia en un trayecto tal vez menos abarrotado que el que ofrecen los primeros de la mañana. Y es que merece la pena el viaje en el famoso medio de transporte veneciano a través del Gran Canal, 6,50 euros el billete simple pero 18 euros si lo compras para todo un día (también es verdad es que nosotros a pesar de intentar pagarlo no lo llegamos a conseguir….)

Ya al atardecer, una cerveza en el Barrio de Dorsoduro, el Campo de Santa Margherita cuenta con locales adecuados (entre 3 y 5 euros la birra a l ´espina… vamos de barril) y cena en uno de los muchos locales de la zona, algo menos turísticos pero no por ello baratos, nos decantamos por Pane e vino (una cadena muy recomendable por 50 euros). Y sin mucho más que hacer, pues Venecia no ofrece mucha fiesta nocturna (salvo que algún viajéfilo opine lo contrario) retirada hasta el día siguiente.

Día 5.- Desayuno en el hotel y salida a través del puente de la Academia hacia la Plaza San Marco, la luz y la cantidad de turistas en estas primeras horas de la mañana aconsejan empezar el día visitando las islas de Burano y Torcello. Junto a San Marcos tomando las líneas del Vaporetto 14 ó 15 (16 euros el billete para 12 horas y 18 euros el de 24 horas) sigues hasta la estación de Punta di Sabiolo, trasbordas a la línea 12 y llegas a Burano, en total aproximadamente una hora.

Burano es una de las pequeñas islas de la laguna, dedicada en la actualidad al turismo y la pesca. Famosos sus bordados que se ven por doquier en la multitud de tiendas multicolor de sus cuidadas calles y canales. Un colorido arcoiris adorna las fachadas de todos sus rincones convirtiendo la villa en un agradable entorno para el paseo.

Entre Burano y Torcello, tomamos la línea 9 y en menos de cinco minutos atracas en la isla vecina. Quedan dos iglesias románicas de lo que antaño fue una próspera ciudad arrasada por Atila. Destacar y valen la pena los cinco euros de la entrada, los mosaicos bizantinos de la mayor de ellas. Aprovechamos para comer en la isla, en el Restaurante Al Trono di Atila, que por unos 50 euros cuenta con una amplia carta de pasta y pescados excelente. Regreso a Burano donde elegimos esta vez la línea 12 que tras pasar por Murano (la famosa isla donde se fabrica el vistoso vidrio) nos lleva de nuevo hasta Venecia, esta vez al Norte, en la parada Fondamenta Nuova, en el distrito de Cannaregio.

De nuevo por intrincadas callejuelas y canales llegamos a Plaza San Marco, en mejores condiciones de luz al atardecer para las fotos, si bien las hordas de turistas siguen por allí acampadas. Más allá de las cinco ya está cerrada la catedral de San Marcos, así que aprovechamos para subir al Campanille, ocho euros que permiten bonitas vistas de la ciudad al completo. De nuevo paseo por el gran canal para disfrutar de sus orillas (el trayecto sigue incluido en el billete que compramos esta mañana) y finalmente cena en Dorsoduro, muy cerca del hotel, en el Restaurante Taverna de San Trovaso, donde siguen siendo alrededor de 50 euros por pareja pero con platos más bien enormes.

Día 6.- Salida del Hotel, un último paseo, unas últimas fotos que llevarse y vuelta a Piazzale Roma, desde donde salen los buses con dirección a Trevisso (7 euros el trayecto) con una buena oferta de horarios. Regreso a España.

Algunas recomendaciones:

– El alojamiento en Venecia puede resultar muy caro, si bien en el distrito de Dorsoduro y cercano a la Academia puedes encontrar algunos hoteles que permiten una buena situación y están rodeados de locales donde comer y cenar a buen precio. Buscar un hotel cerca de una parada de Vaporetto o un puente por el que cruzar el gran canal es recomendable.

– Tomar un café en Venecia puede ser una experiencia fascinante, tanto porque siempre están muy buenos como por lo abultado de la cuenta. Merece la pena tomarlo en la barra y así puede salir por un euro en muchos de los sitios, sentarse en mesa puede doblar o triplicar su precio.

– El Vaporetto se convierte en un medio de transporte inevitable, así que un bono de día completo es muy buena opción, teniendo en cuenta que son seis euros el trayecto o 18 euros las 24 horas sin límite de uso.

– Existe la posibilidad de cruzar el gran canal por 50 céntimos en los Traghetti, que a modo de góndolas te realizan el paso. Respecto a las góndolas, no podemos opinar pues no pensamos en disfrutarlas si bien el precio que piden por un paseo parece abusivo.

– Y, eso si, preparad las cámaras para abusar de las fotografías, todo lo que cruzas en Venecia merece la pena ser inmortalizado…

12 Comentarios
  1. Autor
    viajefilos.com 5 años

    [Comment imported from blog]

  2. isabel 5 años

    Segundo intento para el mismo comentario: Que decía yo unos días atrás que qué chulada la isla de Burano con sus casitas de colores tan pintorescas. ¡Habrá que volver por Italia otra vez!

  3. Autor
    viajefilos.com 5 años

    [Comment imported from blog]

  4. Autor
    viajefilos.com 5 años

    [Comment imported from blog]

  5. Imagen de perfil de sonia
    sonia 5 años

    Quién hace una entrada de Euodisney??? Bau, anima a Serrano…
    Y Zaragoza???

    • Imagen de perfil de José Luis Bauset Autor

      Te podría hacer las dos… Si yo m acordara! Y al Serrano en cuanto lo vea, dalo por viajefilo!

  6. Autor
    viajefilos.com 5 años

    [Comment imported from blog]

  7. Autor
    viajefilos.com 5 años

    [Comment imported from blog]

  8. Autor
    viajefilos.com 5 años

    [Comment imported from blog]

  9. Imagen de perfil de Gynxa
    Gynxa 5 años

    Parece que lo pasasteis genial… Muy buena “pinta” todo! Bueno… Un poco “asqueroso” lo del monje… ;-).
    Enhorabuena! Buena entrada! (como todas!!!)

  10. Imagen de perfil de Carmen Capdepón

    Guau! Solamente me ha faltado un spritz bien fresquito y te aseguro que creía seguir en el Veneto…Queda pendiente la pasta con sardinas, mmmmmmmmmm… Delicioso viaje.

  11. Imagen de perfil de José Luis Bauset Autor

    Espero que os guste y os sirva para organizar un fin de semana largo por esta preciosa región italiana… Lo de la categoría Asia… pues todavía no he sido capaz de solucionarlo, ¡pero tiempo al tiempo! Por cierto, gracias Carmen por elegir tan bien los alojamientos y ¡por tan fantástico regalo de cumpleaños!

Deja un comentario

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2017 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas