Los consejos para viajar en un crucero (con y sin adolescentes)

Los consejos para viajar en un crucero con adolescentes

Nunca un crucero formó parte de mi viaje ideal. Ni si quiera es una forma de viaje en la que haya nunca pensado. Después de hacerlo nos pareció interesante escribir algunos consejos para viajar en un crucero.

Para todo hay una primera vez en la vida. Y esa vez a mí me ha llegado como fórmula de viaje consensuada entre los cuatro. Mis hijas tienen ya 15 y casi 18 años. Están, o siguen, en esa época odiosa en la que pasan de todo menos de lo suyo. Por lo que irse de viaje con ellas es muy difícil. En el viaje en un crucero encontramos una respuesta a diferentes inquietudes: el lujo y no hacer nada; visitas a algunas ciudades; deporte; convivencia… Así que nos lanzamos a la aventura de un crucero con adolescentes.

Habiendo vivido grandes viajes como nuestra semana de viaje a Nueva York con las niñas o los fantásticos días que pasamos en Suiza, tocaba cambiar de registro.

Una vez decidido nos pusimos a buscar entre las dos grandes compañías que operan en España: la ítalo-suiza MSC, y Costa Cruceros. Y ya es cuestión de acoplar fechas, con tipo de barco, con puerto de salida y llegada y con destinos apetecibles.

Y así nosotros cogimos la opción del 1-8 de agosto, en MSC, barco Grandiosa, zarpando desde Barcelona, y con paradas en Túnez, Palermo, Nápoles, Génova y Marsella. Vuelta llegando a Barcelona.

La aventura de un crucero con adolescentes

A tener en cuenta al contratar un crucero

Con los cruceros hay que tener cuidado. Una cosa es lo que tú pagas para hacerlo, y otra lo que te gastes en total al final. Nosotros cogimos un camarote para los 4. Con terraza. Y el paquete básico de bebidas y de “experiencia”, como ellos lo llaman, que no es otra cosa que lo que te incluye. Es una de las cosas más importantes que tener en cuenta a la hora de contratar un crucero.

Servicio básico de bebidas y experiencia

De esta manera tenemos comida en bufé libre desde las 6.30 am hasta las 12.30 am. Agua de garrafón, que puede ser con hielo, en cualquier momento de ese horario, en la sala del bufé. Igualmente, infusiones. Y en el desayuno, zumos de bote, cafés, leche, chocolate… También puedes cenar en un restaurante el menú (las bebidas no incluidas) y en otro puedes hacer desayuno y comida, también menú. Pero está sujeto a horarios.

Por supuesto el camarote lo hacen al menos una vez, pero siempre tienes al chico por ahí preguntando si deseas otra pasada por la tarde. Gimnasio, teatro, fiestas, clases de danzas, karaoke, piscinas, toboganes de las piscinas, etc…

Los servicios no incluidos en el precio del crucero

Pero a partir de ahí, cualquier otra cosa, es pagando. Quieres una cerveza, la pagas. Quieres una botella de agua, la pagas.

En cuanto a bebidas hay otros paquetes, a diferentes precios, que te van incluyendo más cosas que el nuestro básico. Todo depende de la costumbre que se tenga de beber cerveza, vino, refrescos, etc… Un buen consejo para viajar en un crucero sería que te informes antes de embarcar.

La función diaria de circo, pagando. Internet enganchándote a su wifi, pagando (por persona). Hay fotógrafos a todas horas y en todas partes que usan distintos fondos del barco o artificiales. Retratos de familia, de parejas, personales…, pagando. Las excursiones, pagando. Te dan una toalla para piscina por persona. Si no la devuelves, 30 euros por toalla. Restaurantes, helados, chocolaterías… pagando. Spa, masajes, peluquería, pagando. Dejar el coche en un aparcamiento, pagando.

Así que, desde lo más básico, que fue nuestro crucero y que no está mal lo que incluye, hasta lo que quieras gastarte.

Algunas fotos de nuestra excursión en Túnez

La organización a bordo de un crucero

He de decir, que al menos en esta compañía, MSC, pero imagino que en todas, todo está perfectamente organizado. Puntualidad exquisita, como suizos que son. Miles de personas como miembros de la tripulación haciendo todo ágil, de fácil acceso a información y servicios.

Gente limpiando sin parar, la que quieras. En el bufé, camareros retirando servicios continuamente de las mesas y limpiándolas para liberarlas para nuevos comensales, a mansalvas. Ya he comentado, que cada pasillo de camarotes tiene a su propio filipino o paqui para el aseo de habitaciones, que está desde que salimos de la nuestra por la mañana a desayunar, hasta que volvemos por la noche a acostarnos.

En recepción, aunque veas cola, no es tal, porque salen personas a atenderte mientas que estas esperando al mostrador. El teatro con un vestuario florido, variado y muy abundante. Las excursiones, sin pérdida de dónde y cuándo tienes que ir a los sitios. 

Todo. Todo perfectamente organizado y atendido. 

Y desde luego, diría que los más explotados, el equipo de animación de adultos, a los que también ves desde la mañana en labores de información, luego juegos en la piscina, después karaokes, y más tarde, fiestas y bailes…

Las fotos de la parada en Palermo

Calcula cuanto va a costarte tu seguro de viaje con el 5% de descuento de viajefilos

Las excursiones en nuestro crucero con adolescentes

Para las diferentes paradas, te ofrecen diferentes tipos de excursiones: a poblaciones cercanas a las de los puertos, ruinas históricas, cascos antiguos, vistas panorámicas… Las puedes comprar antes del crucero, teniendo un descuento supuestamente de esta manera, o en cualquier momento durante el mismo. Mejor busca información sobre las escalas antes de subirte al barco.

Las escalas de nuestro crucero

De los puertos por los que pasamos, he de decir que recomiendo excursión organizada, por ejemplo en Túnez, por estar el puerto alejado del centro. Nosotros cogimos una que nos mostró la Medina de Túnez y Sidi Bou Said. Nos mereció la pena porque es una excursión que incluye dos poblaciones distintas y además, como digo, el puerto está alejado de las dos.

En Palermo, el puerto está al lado de la ciudad. De hecho, nosotros fuimos andando con el guía, que además fue malísimo. Así que no merece la pena para nada. 

En Nápoles, si vas a Pompeya, creo que de nuevo sí es útil ir con una de sus excursiones. Del barco subes al bus directo a Pompeya, no te preocupas de colas ni de entradas, y encima, alguien te va explicando la ciudad y sus curiosidades, lo que lo hace muy entretenido y más fácil de imaginar, ya que hablamos de ruinas. 

Los puertos de Génova y Marsella, no están exactamente al lado de las ciudades, pero es fácil llegar y si no quieres andar, hay taxis más o menos cerca. Así que sólo si quieres las explicaciones, o hacer la excursión en bici, o panorámica o algo de eso, merece la pena contratarlas. 

Pompeya, una imprescindible en un crucero

Cinco trucos para un viaje en un crucero

Lleva algunas botellas térmicas

Aunque hay carteles que lo prohíben, nadie te dice nada si las rellenas con hielo y agua del bufé y te las llevas a la excursión o a tu habitación para tener agua fresca disponible sin tener que desplazarte.

1. Las tarjetas personales del crucero

Cuando haces el check in antes de entrar al barco, te dan unas tarjetas de crucero, que son tu DNI y tarjeta de crédito durante todo el viaje. Las necesitas para todo. Son personales. Para subir y bajar del barco, para el gimnasio, para el teatro (hay que reservar la entrada y luego te leen la tarjeta para identificar tu reserva), para todo. 

Muchos tenemos en casa cintas de las que te cuelgas al cuello con un ganchito para tarjetas identificatorias, de, por ejemplo, cursos o congresos. Pues llévatela. De esta manera es cómodo y accesible llevar tu tarjeta, y así siempre cerca y sin posibilidad de pérdida. La puedes comprar allí… pagando.

2. Descargarse la APP cuando embarcas es muy útil.

Toda la información sobre programación, horarios, reservas de teatro (se nota que fuimos muchas noches, ¿no?), facturas de gastos, puertos, excursiones, destinos, etc… viene detallada. Es de fácil manejo y cómoda. Funciona sólo dentro del barco, con una wifi limitada a esta APP y gratuita.

3. Los pagos con la tarjeta de crédito

Cuando embarcas, te obligan a registrar una tarjeta de crédito donde te retienen 250 euros por camarote. Según las compras o consumos que tengas, al final del crucero te devolverán los 250 menos eso gastos. Que no has gastado nada, te devuelven los 250; que has gastado más, pues imagino que te quitan más. 

Para dar de alta la tarjeta, hay unas máquinas disponibles, donde hacerlo es sencillo. Y si no, pues uno de los miles de empleados te ayuda. 

PERO, nosotros quisimos hacerlo con una tarjeta prepago y NO pudimos. Porque las maquinitas y los señores, necesitan una tarjeta física. Nuestra prepago es una virtual. Así que no hubo manera. Al final tuvimos que claudicar y registrar la que llevábamos. Por lo que si tu idea es hacer este trámite con tarjeta virtual, debes hacerlo con anticipación, en casa, con el ordenador, a través de la página web. Si no, vas a necesitar sí o sí una tarjeta física.

Algunas fotos de nuestra escala en Génova

4. El aire acondicionado en los cruceros

Al menos en verano, el aire acondicionado está muy alto. Así que, ve preparado. Ellos te recomiendan que lleves algo de abrigo o sudadera. Pero no especifican que casi para cualquier cosa dentro del barco hace fresco. Así que, si quieres vestirte por la noche, algo que echarte y te pegue con los atuendos, que los llevábamos todos muy veraniegos. O en efecto sudadera para comer o desayunar en el bufet, de manera más informal.

Haz click en la imagen y consigue tu tarjeta para navegar por internet con un 5% de descuento en cualquier lugar del mundo

5. El movimiento del barco navegando

Por muy gigante que sea el barco, que mira que lo es, se nota el movimiento. Y no lo digo yo, que soy especialmente sensible, se nota de verdad. Una noche tuvimos tormenta, y no sólo se notaba, sino que la gente iba bamboleándose, los bailarines no guardaban el equilibrio y las perchas del armario nos dieron la noche chocándose unas con otras. 

En esta especial sensibilidad la mía, he ido a biodramina cada 8 horas y ese movimiento continuo no me ha molestado. Luego bajé incluso a cada 12h, pues es cierto que acabas “acostumbrándote”. Pero sentirse, el movimiento se siente perfectamente.

 Y hasta aquí la información y consejos para viajar en un crucero. La verdad es que es una manera de viajar muy amena depende de qué circunstancias. Desde luego fácil para hacerlo con hijos y abuelos, que estaba lleno de críos y bebés y abuelos hasta en silla de ruedas.

Alguna foto de Marsella

¿Buscando más consejos e información para viajar?

¿Te ha gustado nuestro post? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: José Luís Bauset +info
Finalidad: Compartir recomendaciones de viaje. +info
Legitimación: Consentimiento del interesado. +info
Derechos: Tiene derecho a acceder rectificar y suprimir los datos. +info
Información adicional: +info

Te ayudamos con tu viaje

Ser Viajéfilo tiene muchas ventajas,
haz tus reservas con nosotros

Scroll al inicio