Print Friendly, PDF & Email

Cuando pensamos en viajar a Italia, el primer destino que se nos viene a la mente es Roma, con su Coliseo, su Fontana de Trevi, sus helados, sus increíbles pizzas y su gran cantidad de monumentos al aire libre y completamente gratuitos. Si nos dejan un poco de tiempo para pensar en el destino, ciudades como Nápoles, Milán, Turín, Catania o Palermo, Bolonia o Venecia revolotean hasta nuestra mente. También lo hace Florencia, la ciudad de Dante y el Renacimiento, cuyo esplendor actual no podría entenderse sin remontarnos a la familia Médici, intelectuales entre los que se encuentra el creador de juegos como la bassetta o il frusso y sin cuya aportación jamás podríamos disfrutar de la basílica de San Lorenzo o de obras de autores como Donatello, a quien promocionaron como artista.

Fuente: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Bomarzo_Park_Elefant.JPG

Grandes ciudades, plagadas de lugares espectaculares en los que se puede respirar las historias sucedidas hace siglos. Sin embargo, no es necesario viajar hasta las capitales para disfrutar de espacios verdaderamente únicos. En Bomarzo, en la provincia de Viterbo, a tan solo una hora de Roma, se encuentra uno de los parques más espectaculares y peculiares de toda Europa: el Parco dei Mostri, que traducido al castellano significa Parque de los Monstruos.

Fuente: https://it.wikipedia.org/wiki/Parco_dei_Mostri

La historia de este parque se remonta a la propia historia del municipio de Bomarzo, que en sus inicios fue un feudo controlado por la familia de nobles Orsini, una de las más importantes y con mayor poder en la Italia de la Edad Media y el Renacimiento. Los Orsini contaban con un castillo, situado en la actualidad en uno de los bordes de la ciudad. En 1552, Vicino Orsini, señor de Bomarzo en aquella época, decidió construir un jardín para honrar el recuerdo de su esposa fallecida hacía poco. El nombre original del parque fue Sacro Bosco di Bomarzo, y estuvo ideado por el propio Orsini con la ayuda de famoso arquitecto Pirro Ligorio. La construcción de un jardín en esta época no era nada llamativo, era habitual que las familias nobles optasen por crear espacios naturales (o artificiales, según se mire) a su gusto con el fin de poder pasear con tranquilidad huyendo de la atenta mirada de la gente que habitaba Bomarzo. Sin embargo, mientras la gran mayoría de estos jardines a la italiana presentaban un diseño y una estructura racional y geométrica, el Parco dei Mostri huía de estas convenciones para erigirse como un laberinto de cuidados espacios naturales sin seguir ningún tipo de patrón. Pero esto no es lo más llamativo del bosque, ya que lo realmente sorprende son las criaturas esculpidas en piedra que habitan en él.

Fuente: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Neptune_in_the_park_of_monsters,_close_to_Bomarzo.jpg

Como si estuvieran escondidas al paseante, el bosque cuenta con una sucesión de enormes esculturas que representan a seres fantásticos, personajes de la mitología, animales o incluso una casa inclinada. Pasear por el Parco dei Mostri es pasearse por las páginas de los libros de fantasía que leíamos de pequeños: tras pasar por una entrada decorada con la cabeza de dioses antiguos como Fausto y Saturno, giras a la derecha y te encuentras con un elefante gigante con un guerrero entre su trompa, más adelante te sorprende una tortuga que en nada se parece a las amigables tortugas de Buscando a Nemo mientras hacia atrás dejas sobre tus pasos a un ser, mitad mujer, mitad dragón. Pero sin duda, la escultura más llamativa es la de cara de un hombre con la boca abierta que funciona a modo de puerta. Así, pasar a través de ella es como dejarse engullir por un gigantesco ogro de cuento.

Fuente: https://it.wikipedia.org/wiki/Parco_dei_Mostri#/media/File:Nn0019_Bomarzo.jpg

Además de con estas esculturas, el parque también cuenta con diferentes edificaciones, como la ya mencionada casa inclinada, que sin duda se posiciona como una de las más bonitas y espectaculares. Además de esta casa que contradice las leyes de la gravedad, también podemos visitar el Templo de la Eternidad, una construcción que fusiona arquitectura etrusca con renacentista y que alberga la tumba del restaurador del parque, Giovanni Bettini. Y es que a pesar de su increíble belleza, este parque estuvo abandonado durante muchos años hasta que Bettini lo restauró en el siglo XX.

Fuente: https://it.wikipedia.org/wiki/Parco_dei_Mostri#/media/File:Bomarzo_-Parco_dei_Mostri,_tempietto-.JPG

La mejor manera de disfrutar de este espectacular bosque es pasear por él sin una ruta prefijada, dejando que las diferentes esculturas nos sorprendan durante nuestro recorrido. Además, el espacio cuenta con una zona de picnic por lo que es ideal para ir por la mañana y comer rodeado de seres de piedra que te trasladan a otra época y lugar.

Lo único negativo es que la entrada al Parco dei Mostri no es gratuita. Los adultos deben pagar 10 euros, mientras que los niños de 4 a 13 años, 8 euros. El horario de visita es de 08:30 a 19:00 de la tarde de abril a agosto, y de 08:30 hasta el atardecer (sobre las 17:30) en los meses de septiembre a marzo. El parque abre todos los días, incluidos los fines de semana, así que si estás pensando en viajar a Italia no dudes e incluye su visita entre las imprescindibles.

0 Comentarios

¿Te gustó nuestro artículo? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2018 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com   Aviso legal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas