Print Friendly, PDF & Email

Ya abordo de nuestro flamante crucero en Galápagos, aquel crucero de último minuto por el que habíamos pagado mucho menos de los que a priori costaba y que desde luego estaba siendo todo un acierto, seguíamos nuestro recorrido por el archipiélago de las Galápagos, el que había maravillado a Charles Darwin… Varios artículos salieron de toda esta aventura, ahí van los enlaces…

Embarcar en un crucero de último minuto en #Galápagos fue la mejor opción de nuestro viaje #unmordiscoasudamerica Clic para tuitear

Jueves, 20 de Abril de 2017. Floreana-Santa Fe y Plaza Sur

Despertamos en Floreana. De nuevo navegamos durante la noche. Para la mañana de hoy, en primer lugar visitamos en el norte de la isla, Punta Cormorant. Saldremos igualmente a las 7:30 para una tranquila caminata de un par de horas donde se pueden avistar flamencos en las lagunas. Dos conos volcánicos y un par de peculiares playas volcánicas según nos comenta Javier. Sobre las 10 de la mañana practicaremos una hora de esnorquel en lo que entendemos es un cráter sumergido. Por la tarde, navegamos hasta la Bahía de la Oficina de Correos, un lugar que la gente utiliza desde el siglo XVIII como improvisada oficina postal. Primero con las lanchas bordeamos la costa en la zona conocida como Mirador de la Baronesa. Más tarde desembarcamos en otra playa, lugar para practicar esnorquel de nuevo, muy probablemente con tortugas gigantes con nosotros.

La corona del diablo, Floreana

Isla Floreana

La sexta mayor isla del archipiélago y otra de las pocas habitadas al sur lo cual permite pernoctar a aquellos que decidan emprender el viaje desde Santa Cruz. Además geológicamente es una de las más antiguas al encontrarse más al sur, las primeras en formarse. Las cuatro horas por trayecto y los muchos atractivos de la pequeña isla merecen la pena pasar una noche. Nosotros llegamos de madrugada como escribí. Ciertamente esta vez no llegamos a enterarnos de las horas de navegación y habíamos despertado al abrigo de alguna de sus bahías. Tras el desayuno nos poníamos en marcha siguiendo el planing marcado.

Punta Cormorant

Desembarcamos tras el desayuno para visitar la laguna en la que descansan los flamencos. Es uno de los pocos lugares de las islas donde avistarlos, nos comenta Javier. En la playa donde desembarcamos un grupo de piqueros azules pasan las primeras horas de la mañana. La arena de la playa, más oscura lo cual quiere decir que se formó a partir de las rocas del volcán. Para llegar hasta la laguna caminamos un fácil camino de unos 50 metros. Por desgracia esa mañana la mayoría habían decidido estar en el otro extremo de la laguna y se veían con dificultad, aunque algunos se acercaron para la fotografía. Bordeamos la laguna hasta otro par de miradores. Unos 430 individuos en el último recuento que viven entre las cuatro únicas islas que ofrecen este tipo de lagunas salobres. Floreana es una de ellas y son considerados especie endémica, pues nunca vuelan a ningún otro lugar distinto a Galápagos. La ruta cruza al otro extremo de la isla en unos 10 minutos hasta otra playa. Un área protegida por ser lugar de desove de tortugas. En la arena de esta playa encuentran la temperatura donde dejar sus huevos las grandes tortugas verdes del Pacífico. Solo un 1% sobrevivirán. Paseamos por la orilla en busca de rayas, tal cual, se pueden ver con solo caminar. Unas dos horas después volvemos al barco.

Corona del Diablo

Un aperitivo, otro más… y salimos para una hora de esnorquel en la conocida como Corona del Diablo. Se trata de un fumarola antigua cubierta parcialmente por el mar y que años ha dejado un paisaje intrigante de riscos puntiagudos formando un círculo. Nos comenta Javier que hay fuertes corrientes, aún así nos aconseja realizar la actividad. Tras calcular el mejor lugar donde saltar nos lanzamos. El problema para mí viene al poco. La corriente me desplaza rápidamente y el pánico no es el mejor amigo en el agua. Estamos en medio del Océano Pacífico y solo pensarlo hace que me ponga a hiperventilar. Un mal momento que termina subiéndome de nuevo al bote. Para el resto, multitud de estrellas de mar multicolores, un grupo de mantas raya nadando al unísono, muchos peces de diferentes tamaños y colores e incluso un tiburón. Se acerca la hora de comer y nos subimos al barco de nuevo.

Esnorquel en la corona del diablo

Bahía del Correo

Para después de comer (atún con salsa terayaki), subimos a las lanchas para recorrer la bahía. Pero lo que es llovizna cuando abordamos los mismos, es, en un minuto, un chaparrón en condiciones que obliga a dar la vuelta. Unos diez minutos y abre el temporal, ante lo cual intentamos de nuevo la navegación en los dinguis. Navegamos entre las formaciones de roca y atolones que llevan a la cercana costa. Nos acercamos mucho hacia un islote aislado, lleno de aves y lobos pero nada del que íbamos buscando, los pingüinos de Galápagos. Una pequeña colonia de unos 15 individuos suele estar aquí pero no en este momento.

Navegación en dinguis en Bahía del Correo, Floreana

Finalmente desembarcamos en la playa de la conocida como Oficina Postal. La ancestral tradición de dejar aquí las cartas con noticias importantes para que algún barco las llevara de vuelta a Europa, se ha mantenido hoy día y son muchos los turistas que dejan aquí postales para que otros las lleven en mano a sus destinos. Revisamos un rato las decenas de postales que hay. Muchas americanas, algunas suizas, alemanas… en general de las últimas semanas, que nuestros compañeros de viaje toman para enviar a sus destinatarios. Ni rastro de cartas de españoles.

Javier nos cuenta la aventura de algunos europeos que antes de la Segunda Guerra Mundial se asentaron en Floreana y otras islas en busca de un modo alternativo de vida. Llama la atención de la alemana conocida como la baronesa que se mantuvo aquí muchos años. Un rato más tarde y con los tábanos y mosquitos acechando nos damos un buen baño y practicamos una hora de esnorquel, esta vez más tranquilo. Nuestra mayor ilusión, poder avistar las grandes tortugas entre otras especies de fauna marina, que aquí habitan. Pero la lluvia reciente y el mal tiempo hace que no sea nuestro día de suerte. Atardece y de nuevo en el barco. Tiempo libre hasta la charla de Javier acerca del día de mañana, cena y seguir disfrutando de las islas encantadas.

Para la noche prepararon barbacoa, ¡pescado, mariscos y carne!

TIPs VIAJEFILOS

Tiempos y distancias

  • Excursión a la laguna de flamencos en Floreana: 2 horas
  • Esnorquel en La Corona del Diablo: 1 hora
  • Excursión y esnorquel en Bahía del Correo: 2 horas

Información útil

  • Tras el baño en cualquiera de las playas de Galápagos y mucho más al atardecer, proceder a secarse de inmediato. Los tábanos hacen su agosto con la piel mojada y salada. Y sin muy grandes y pertinaces. Solo te librarás si te secas enseguida y te cubres.
  • Tanto por la mañana como por la tarde los mosquitos pueden amargarte la excursión. Acuérdate de llevar ración extra de repelente a todos los sitios.

Viernes, 21 de Abril de 2017. Santa Fe y Plaza Sur-Seymur del Norte y Santa Cruz

Tras las horas de navegación nocturnas llegaremos para desembarcar por la mañana en la isla de Santa Fe. Madrugamos para un trekking de aproximadamente una hora y media en una playa con una de las mayores colonias de leones marinos que veremos. Igualmente podremos ver iguanas terrestres de coloración amarillenta, endémicas de esta isla. Volveremos para más tarde practicar kayak en la bahía y esnorquel, probablemente con lobos marinos. Navegamos un par de horas hasta Plaza Sur donde llegaremos sobre las tres de la tarde. La pequeña isla, de tan solo 450 metros, la recorreremos por la tarde para ver diferentes especies de iguanas.

Isla de Santa Fe

Tomábamos tierra como todos los días a las siete y media tras el fantástico desayuno. El día estaba nublado y lloviznaba, la peor de las noticias para poder disfrutar de la isla y su fauna. Nuestro crucero soñado iba tocando a su fin, lo notábamos al acercarnos cada vez más a Santa Cruz, destino final. Y es que Santa Fe, se encuentra a solo unos 20 km al sureste de esta mayor. Pero bueno, todavía dos días por delante era un tiempo fantástico que aprovechar. En la playa una colonia con al menos 50 lobos marinos descansan en la orilla. Buena vida la del lobo marino. Un solo macho domina la escena y es el único que emite sonidos para recordarlo a otros machos que hay en la zona. Las hembras amamantan a los pequeños.

Colonia de lobos marinos de Santa Fe

Subiendo la pequeña colina vemos nuestra primera iguana terrestre de Santa Fe, efectivamente con un tono ocre. Las enormes opuntias que dominan el paisaje, con hasta 300 años, sirven de comida a las iguanas. Más arriba siguiendo el sendero circular, nos tropezamos con muchas más, hembras y machos, estos último algo más coloridos y con crestas mayores. La ruta nos lleva a la playa que hay junto la anterior, donde embarcamos. Hemos tenido mucha suerte, pues la lluvia cedió y el sol apareció durante estas dos horas, pidiendo disfrutar de la fauna y flora de la isla con tranquilidad.

Iguana terrestre de Santa Fe

El tiempo justo para ponernos bañador y salimos en kayak por la tranquila bahía. Muy cerca de las rocas los leones marinos. Algún macho se incomoda con nuestra presencia pero no le da mayor importancia. Tras 45 minutos, volvemos esta vez para un fabuloso esnorquel. Las crías de leones, en la misma zona, se acercan y nadan curiosos a nuestro alrededor. Para terminar, un par de grandes tortugas en el centro de la bahía. Sin duda la buena visibilidad de hoy ha hecho que sea un momento perfecto. Comida y… ¡un rato libre! Hasta las tres en que desembarcamos en la pequeña isla de Plaza Sur. Por cierto… camarones al ajillo, ensalada con tomate y queso griego, ternera con salsa de champiñones y de postre ¡panacota!

En la isla de Santa Fe en Galápagos, disfrutamos de algunos de los paisajes más vírgenes de las islas Clic para tuitear

Isla de Plaza Sur

El pequeño y alargado islote donde desembarcamos en un bosque de opuntias, de nuevo los grandes cactus, que tras extinguirse las tortugas gigantes en algunas de las islas, han acabado por desarrollarse mucho más. Bajamos y dos parejas de preciosas gaviotas nos aguardan a la sombra. El color rojo de la vegetación de la isla solo se puede disfrutar de Julio a Noviembre. Ahora las mismas plantas aparecen de un vivo color verde y lucen abundantes flores amarillas que se mezcla con el intenso color de las iguanas de esta isla. Subiendo el sendero varias iguanas, todas terrestres pero de distintas especies. Desde los acantilados de la isla, que alcanzan los 25 metros de altura, avistamos ya la vecina Santa Cruz, además se convierte en un sitio perfecto donde ver volar multitud de aves. Llegamos al extremo en pocos minutos. El recorrido es increíble, con multitud de aves llegando al acantilado.

El vuelo de las aves en los acantilados de Plaza Sur de Galapagos es un espectáculo maravilloso Clic para tuitear

Acantilados de Plaza Sur

Volvemos con el aperitivo de la merienda, alistas de pollo y cangrejos rebozados. Que barbaridad de lujo. Hasta las seis y media descanso, luego nueva reunión, cena y a dormir. Carmen cree que acabaremos, en un par de días, con depresión “post-barco”

TIPs VIAJEFILOS

Tiempos y distancias

  • Trekking en Santa Fe: 1.5 horas
  • Kayaking y esnorquel en la bahía de Santa Fe: 45 minutos por actividad.
  • Trekking Plaza Sur: 1 hora y 45 minutos.

Sea Star Journey

3 Comentarios
  1. Julia 10 meses

    Hola buenas, voy para allá en un mes , me gustaría saber cuánto os costó el crucero

    • Autor

      Crucero Sea Star Journey, 6 días y 5 noches. Recorrido “Sur”: 1550 $ por persona. Para hacerse una idea de lo difícil que es acertar con esto y la paciencia y riesgo que hay que asumir al hacerlo, decir que este mismo crucero se ofrece habitualmente en la red por algo más de 3000 $. Esa misma mañana cuando habíamos pagado el crucero, nos llevó un correo de otra compañía con la que había contactado, ofreciéndome el mismo por 2350 $… Quedaban 24 horas para que zarpara.

  2. Cada post de Galápagos me recuerda lo increíble de esas islas… Si me hubieran dicho que el viaje iba a ser como fue no lo habría creído, superó todas mis expectativas con creces. Ojalá que ese paraíso de la naturaleza siga así por mucho tiempo…

¿Te gustó nuestro artículo? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2018 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com   Aviso legal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas