Print Friendly, PDF & Email

Otro de los vuelos que tenía comprados desde hace un tiempo. Un regalo para Carmen por su cumpleaños al que le di bastantes vueltas. El lejano archipiélago de Colombia, pegado a Nicaragua, no es precisamente barato y barajé probar alguna otra isla caribeña para terminar el Mordisco. Pero, qué diablos, vinimos a conocer Colombia y ésta era la guinda que buscábamos. Así que nos disponíamos a pasar unos días en el archipiélago de San Andrés, conocer el caribe colombiano, el lugar ideal donde terminar un viaje a Colombia y terminar de conocer toda la diversidad de este inmenso país.

Probablemente el último madrugón: un vuelo a las 7:30 es lo mismo que levantarse a eso de las cinco de la mañana. Nos saltábamos el desayuno pero, no daba ninguna pena.

Todos los artículos y escalas que surgieron de nuestro viaje por Colombia, son los siguientes:

Nuestra ruta de viaje por Colombia. Un mes recorriendo lo mejor de Colombia

Jueves, 18 de mayo de 2017. Cartagena de Indias-Isla de San Andrés.

Una vez facturado y ya en él área de embarque, se debe pasar por el mostrador de la puerta de salida para pagar la tarjeta de turismo de ingreso en San Andrés. No es posible pagar con tarjeta de crédito, así que menos mal que teníamos apartada esta cantidad: no quedaba claro en ninguno de los correos de la compañía.

Archipiélago de San Andrés

Situado a unos 720 km de la costa colombiana y a unos 240 de Nicaragua, el grupo, formado por tres pequeñas islas, ha sido objeto de conflicto entre ambos países. Además de las principales, (San Andrés, la mayor, y Providencia y Santa Catalina, las otras dos), se pueden encontrar alrededor multitud de pequeños islotes, conocidos como cayos y formados por arena blanca.

San Andrés es la más explotada y con mayores servicios. Para llegar a Providencia, a unos 60 kilómetros, se debe navegar en catamarán unas tres horas y media. También se puede arribar en pequeñas avionetas que resultan, por supuesto, más caras. El mestizaje en las tres islas, es más que evidente, y aglutina una mezcla de descendientes de los esclavos africanos traídos del continente, junto a colonizadores españoles y piratas y filibusteros ingleses, holandeses y franceses. Y en la historia más reciente, con el establecimiento de su condición de puerto libre, la llegada de numerosa población china y turca. ¡Todo un cocktail!

Nosotros veníamos a visitar San Andrés. Si bien Providencia es más paradisiaca según los foros, nuestros últimos tres días serían de descanso, o eso pretendíamos, y no queríamos andar liados con más transportes y cambios de alojamiento. Con sus doce kilómetros de largo y tan sólo tres de ancho, se presentaba como ideal para alquilar algún vehículo, motocicleta o similar, y recorrerla de cabo a rabo sin esfuerzo.

Debe su nombre a su descubrimiento, en 1527, precisamente el día del santo. En 1822 fue anexionada definitivamente a Colombia, aunque el litigio duró muchos años. Una decisión conflictiva del tribunal de La Haya en 2012, estableció la titularidad de los siete islotes a Colombia, mientras que perdía la mitad de las aguas territoriales en favor de Nicaragua. No tengo claro si los de La Haya fueron a explicárselo a los pescadores del archipiélago.

Desde 1953 San Andrés es un puerto libre, lo que lo ha convertido en paraíso de las compras. Esto, unido a sus bellos paisajes naturales, ha hecho del turismo la más importante fuente de ingresos de sus habitantes. En el año 2000 una gran área circundante fue declarada Patrimonio Mundial de la Biosfera, convirtiendo la reserva marina en la mayor del planeta. Esto, sin duda, ha hecho aumentar la presión turística sobre el lugar, además de permitir la mejor conservación del entorno.

Sus playas más famosas son las de North End, en el noroeste de la isla, donde está el principal núcleo de población y donde nos alojaríamos. El hotel Molino de Viento fue el elegido y no tenía nada que ver con la omnipresente cadena Decameron, a donde iban la mayoría de colombianos a por su pulserita “todo incluido”. Parecía el mejor en cuanto relación calidad y precio, y se localiza en este enclave.

Es antes de las diez de la mañana y llegamos a nuestro hotel, el Hotel Molino de Viento. Llovizna, cómo no… Nuestro check in a las tres nos obliga a dejar mochilas y salir a conocer el pequeño núcleo urbano. Básicamente todas las calles están dedicadas al comercio. Los precios en productos de cosmética y perfumería, relojes, gafas de sol, ropa náutica y deportiva, electrónica… y los descuentos publicitados que alcanzan el 70 %, son parte del reclamo para el turismo nacional. Un lugar como Andorra, para que nos hagamos una idea.

Entre paseo y paseo se nos hace la hora de comer y lo hacemos en Seaweed. Por fin salió el sol, aunque no estaba seguro de querer celebrarlo en ese momento con esta rotunda afirmación, y por fin encontramos nuestra habitación disponible.

Nos acomodamos, bajamos a la playa, llueve, subimos, para… en fin, la lluvia es nuestro destino. Lo mejor, nuestro hotel en la misma arena de la costa, y la terraza de nuestra habitación hacia el mar que nos deja ver cómo va cambiando el tiempo. A media tarde salimos de compras y nos feriamos escarpines, fundamentales para visitar los cayos, y equipo de esnorquel, que tanto nos costó y no encontramos a buen precio en Galápagos.

Llegamos al extremo de la playa, unos 10 minutos, no vayamos a pensar. Atardeciendo acabamos con una cerveza en Beer Republic, un local al que no se le puede negar una de las mejores localizaciones de San Andrés.

Cena en un local italiano y vuelta el hotel. Ese ambiente “familiar” que habíamos leído está presente en San Andrés. Tranquilo y agradable desde luego, aunque alejado de los estándares de sol y playa a los que estamos acostumbrados. Una experiencia diferente sin duda.

¿Un seguro que te cubre los 5000 msm de altitud? Haz click en la imagen y llévate un 5% en el mejor seguro de viaje

TIPs VIAJÉFILOS

Para el bolsillo

  • Taxi Getsemaní en Cartagena al aeropuerto: 15000 COPs (5 €).
  • Tarjeta de turismo de ingreso en San Andrés: 105000 COP (35 €) por persona que sólo se puede pagar en efectivo.
  • Vuelo Cartagena-San Andrés-Bogotá: 132 €.
  • Taxi aeropuerto-centro ciudad San Andrés: 14000 COPs (5 €).
  • Hotel Molino de Viento. Habitación doble con baño y desayuno incluido por unos 120 € la noche. Si bien es caro para los estándares del archipiélago, la verdad es que dimos muchas vueltas para encontrar una opción aceptable a un precio razonable. Muy difícil… Pero por localización e instalaciones fue lo mejor que encontramos.
  • Ceviches, sándwiches y wraps. Barato y muy bueno. Lo descubrimos a través de uno de los comentarios de Trip Advisor y nos convenció. Los dos comimos por 40000 COPs (13 €).
  • Restaurante Café café. Entramos, como podéis imaginar a por un café y tomamos dos buenos espresos por 9000 COPs (3 €). La carta con pizzas y comida americana hace que esté lleno, y la verdad es que tiene buen aspecto.
  • Escarpines por 10000 COPs (3 €) y equipo de esnorquel por 28000 COPs (9 €).
  • Beer Republic. Dos cervezas y unas patatas con ají para acompañar por 18000 COPs (6 €). En la misma playa, mientras atardece y oyes buena mú Indudablemente merece la pena la visita. Lo peor, el servicio. Ármate de paciencia para que te llegue la cerveza.
  • Cenamos en un italiano, L’Italia nelle isole. Una pizza y la bebida nos costó 40000 COPs (13 €). La calidad en la isla y me temo que en San Andrés en concreto, no es comparable a lo que veníamos de disfrutar en Cartagena.
  • Catamarán entre San Andrés y Providencia: 50 € por trayecto. En avión, por encima de los 150 € cada trayecto, por unos 20 minutos de vuelo.



Booking.com

Tiempos y distancias

  • El taxi del barrio de Getsemaní al aeropuerto de Cartagena tardó unos 10 minutos en llegar.
  • Vuelo Cartagena-isla San Andrés: una hora y media.

Información útil

  • El viaje en catamarán entre las dos principales islas lleva unas cuatro horas por trayecto. Eso hace que sea más que aconsejable pernoctar en Providencia si se emprende esta excursión. Las dos empresas de catamaranes que realizan el camino son “el Sensation” y “el Splendor“, con capacidades para 65 y 71 pasajeros. La salida desde San Andrés se realiza a las ocho de la mañana mientras que desde Providencia sale a las dos y media de la tarde.

Los enlaces que aparecen en azul de alojamientos y transporte nos dan ese pequeño beneficio. ¡Gracias!

Viernes, 19 de mayo de 2017. Isla de San Andrés.

Para hoy nos proponemos darle la vuelta a la isla, y la mejor manera es alquilando uno de los peculiares vehículos que ofrecen para hacerlo: un carrito de golf o similares. Desayunamos en un local del centro, Cositas Ricas, de los pocos que hay abiertos temprano.

Dando un paseo no es difícil comparar precios en los carros. A medida que caminas, te asaltan ofreciéndote distintas marcas y modelos. Sin entender nada de nada de este mundo, la marca que triunfa es Kawasaki y funcionan todos con gasolina, incluidos los cochecitos de golf. Provistos de enormes ruedas, hay que tratar de alquilar uno capaz de subir a algún cerro más elevado.

Llegó la hora de elegir y nos inclinamos por uno cualquiera, uno que el día de antes nos había hecho una oferta en la calle. No teníamos criterio para decidirnos pero nos resultó simpático, simplemente.

Isla de San Andrés

Comenzamos el recorrido circular por la isla de San Andrés, siguiendo el sentido de las agujas del reloj.

Lo primero que vemos aunque no paramos, es el PN Old Point. Un sendero que te da la posibilidad de alquilar un kayak y hacer un recorrido entre manglares.

Algo más adelante la iglesia Baptista, localizada en la loma y donde más población afroamericana vemos. La primera construida en América, en 1844 y realizada en madera de pino traída de Alabama.

Una media hora y estamos en una de las más famosas playas de la isla, San Luis. Al frente, a unos 200 metros Rocky Cay, un cayo al que se puede acceder andando con el agua hasta la cintura. Un barco hundido junto al pequeño islote, mejora la fotografía en caso de que llegues con la cámara. El día está regular, mucho viento y amenaza tormenta, lo cual hace que no nos animemos a llegar. Aprovechamos para nuestro primer baño en el mar de los siete colores.

Más adelante, el pueblo de San Luis. Paramos a tomar algo en el restaurante de Francesca, pero hoy está reservado para un evento y no nos sirven nada. Sin lugar a dudas el sitio es perfecto para un rato de descanso, si es que andas cansado…

Y al poco de salir, la lluvia que hasta entonces era una amenaza, arranca con fuerza. Tenemos que improvisar y parar con nuestra “mula” en un lateral de la carretera donde hay un pequeño techado. La lluvia cae por todos los lados y en estos vehículos, de poco sirve el techo. En un pequeño claro en la tempestad, nos movemos unos cientos de metros y entramos en el Miss Janice Place, un restaurante con una carta llena de platos de ceviches, pescados y mariscos.

Una hora más tarde, la lluvia cede. Arrancamos de nuevo y llegamos al Hoyo Soplador en el extremo sur. Una curiosidad natural desnaturalizada por la aglomeración de turistas. Y es que un agujero en la roca, provoca ráfagas de aire hacia arriba con las envestidas de las olas contra la orilla. Curioso sí, pero atiborrado también.

Más adelante, la Piscinita, una zona que se ha hecho famosa por el esnorquel, pero que también han reventado. Entre chivas, vehículos y demás, la cola para acceder hace que nos lo saltemos. Unos dos kilómetros por la carretera y parada en West View, famoso por la misma razón e igualmente lleno. No nos podemos resistir al rayo de sol que asoma y nos metemos. Se paga por entrar y no está del todo mal. Una zona donde practicar esnorquel, “caretear” llaman, en la que hay buena cantidad de peces, que no sé muy bien qué hacen ahí con todos nosotros bañándonos. El sitio cuenta con un trampolín y un tobogán donde los más descerebrados disfrutan como enanos.

Aguantamos el rato de un buen baño y decidimos dar la vuelta para comer en alguno de los sitios de la playa de San Luis. Al menos ya no llueve. Cruzamos los dos kilómetros de ancho de la isla y en muy poco tiempo encontramos lugar. El restaurante el Paraíso está justo en la playa, y aunque lleno, conseguimos mesa. La comida tardó demasiado pero nos entretuvimos con una despedida de soltera que comía al lado, bueno, trataba de comer, porque su comida tardó mucho más que la nuestra.

Volvemos hacia San Andrés, ante la evidencia de que el tiempo ni mejora ni tiene aspecto de hacerlo. ¡No es que andemos con mucha suerte con las lluvias en este sitio tampoco!

Tarde vaga, que al fin y al cabo es que lo que vinimos a hacer. Tratamos de salir de noche a cenar, pero no podemos llegar mucho más allá del Rosa del Mar, bajo el hotel. La lluvia empieza a preocuparnos…

TIPs VIAJÉFILOS

Para el bolsillo

  • Desayuno en Cositas Ricas. Jugos, sándwich y comidas locales si es lo que buscas. A eso de las ocho de la mañana no encontramos mucho más abierto y nos gustó. Gastamos 20000 COPs (7 €) por desayunar los dos.
  • Coffee Break. Buen café y buena wifi. También lo encontramos abierto temprano. Dos espresos por 6000 COPs (1 € cada uno). Si buscas barato, hay barato.
  • Alquiler de “mulita”, como llaman a los vehículos: 130000 COPs (43 €) por todo el día Incluye el seguro obligatorio.
  • Por aparcar en playa San Luis: 7000 COPs (2 €).
  • Miss Janice Place. Un sitio junto a la playa, saliendo de San Luis, donde probamos un buen ceviche de camarón. Amplia carta de ceviches, pescados y mariscos. La tapa con dos cervezas valió 24000 COPs (8 €).
  • Entrada West View: 4000 COPs (algo más de un euro).
  • Restaurante el Paraíso, en la playa de San Luis. En la carta, la especialidad, la paella española… El resto: filetes de pescado, camarones, calamares y otros arroces. Nos recordó a los chiringuitos de playa de España que tenían un encanto especial y se cargaron. Comimos bien por 71000 (24 €). Una pena que estuvieran desbordados y tardarán más de lo razonable.
  • Restaurante Rosa del Mar. Una sencilla taquería con buenas tapas y menú básico pero suficiente. Un par de tacos, birras y unas bravas por 50000 COPs (16 €).

Tiempos y distancias

  • Un día es más que suficiente para recorrer la isla de San Andrés.

Información útil

  • Una buena manera de conocer la isla es alquilando uno de los carritos de golf o similares. Con cambio automático resultan sencillos de conducir, y el tráfico en la carretera que circunda la isla y en los tramos que suben hacia el interior, no es ni intenso ni peligroso. En un día puedes merendarte los principales atractivos de la isla y disfrutar de sus playas.

Sábado, 20 de mayo de 2017. Isla de San Andrés.

Pues podemos dejar un día para recorrer la isla y otro para los cayos…“. Si a esto le ponemos el tono de dos viajeros ilusionados pocos días antes de llegar a San Andrés, ésos éramos nosotros… Estos pensamientos tenía yo a la una de la madrugada mientras tronaba, llovía, relampagueaba en nuestra terraza “frente al mar”.

No tengo clara la diferencia entre lluvia tropical, tormenta caribeña y huracán… Pero aquello iba aumentando los grados y subiendo en el escalafón de temporales, eso lo tenía bien claro. Sin dejar de llover hacía ya unas buenas horas, había aumentado la intensidad de modo más que notorio y los achiques de agua de la terraza no daban a basto.

No es que estuviese demasiado preocupado pero algo sí, y lo que tenía claro, era que no vería los famosos cayos de San Andrés, al menos en este viaje.

Mala suerte con el tiempo de San Andrés pero colores caribe 100%

Así pasó la noche. Ya por la mañana, amanecía y… después de la tempestad, llega… ¡más tempestad! A la lluvia le siguió el viento. Nunca pensé que tendría frío en estos días caribeños. Salimos temprano a pesar de todo en busca de desayuno. Cambiamos de lugar, sólo por probar y cambiar la rutina, a ver si influíamos en el clima…

La mañana la pasamos entre café y café. Para comer nos decantamos por el restaurante la Barcarola, junto al hotel. Hace ya unas horas que dejó de llover; sigue nublado y con viento, pero hemos visto algún avión salir esta mañana, lo cual nos alivia.

Tras la comida y aprovechando que sigue sin chispear, nos arriesgamos bajando a la playa para la siesta. Y al menos sacamos un par de horas. Igual que todo el mundo, que aprovecha los minutos sin agua para lanzarse a la playa. Lo bueno, cero calor: hasta da cosilla meterse en el agua.

Al atardecer volvemos a la terraza de nuestra habitación y allí pasamos lo que queda de día. Al fin y al cabo nunca se puede estar mal de vacaciones. Sólo quedaba bajar a cenar.

Y siendo sábado y con el paseo a rebosar, nos subimos al Memo’s Place, un lugar perfecto para tomar una copa y aprovechar para ver el ambientazo que se lía abajo. Y es que la gente va cargando toda la tarde ya en la playa. Con esto y un rato de risas nos retiramos. Mañana sería el último día en que Carmen escuchase: “¿las trensitas…?” Y es que venir a San Andrés y no hacerse unas trencitas en la cabeza si eres mujer, es igual que no haber venido. Auténtico furor causa y claro, las señoras encargadas no pueden soportar una cabellera con ese volumen y sin trencitas…

TIPs VIAJÉFILOS

Para el bolsillo

  • La Sanduchería, un pequeño local para desayunar. Los dos habituales sándwich y dos jugos, peores que los de ayer, por 14000 COPs (5 €).
  • Restaurante la Barcarola. Una variadísima carta en el local donde más se ha invertido en decoración de toda la isla. Un oasis de buen gusto junto a la playa. No es lo más barato pero andábamos ya desesperados de aburrimiento. La pena es que los camareros no tienen muy claro lo que venden y a la pasta, que fue lo que pedimos, le sobraban unos minutos. Comida para dos: 68000 COPs (23 €).
  • Cena en Beer Station, ese lugar junto a la playa en que hoy las olas le dieron un plus de peligrosidad. Unas alitas y sus cervezas por 50000 COPs (17 €).
  • Los cocktails en Memo’s Place los cobran a 18000 COPs (6 €). Un sitio donde bailar, para nosotros un sitio donde observar.
¿Te gustó el contenido?
0 Comentarios

¿Te gustó nuestro artículo? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

©2019 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com   Aviso legal

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas