Print Friendly, PDF & Email

Acabábamos nuestro viaje por Bolivia con mochila. Habíamos recorrido por libre Bolivia y seguíamos con algo más de dos meses por delante para seguir con nuestro particular “Mordisco a Sudámerica”. Tras Bolivia, nos tocaba conocer Perú, para mi, una segunda vez en este fantástico país, pero esta vez con mucha más gente y con algún otro destino nuevo. Viajar por Perú no podía ser más fácil, recorrer Perú en autobús era muy sencillo y después de alguna búsqueda en Booking ya teníamos los mejores y más baratos alojamientos en Perú reservados. El grupo se ampliaba en esta fase del viaje por Sudamérica y no era plan de arriesgar a no encontrar buenos alojamientos en Perú.

Este es el resumen de los artículos que le dedicaremos a Perú contando con todo detalle las escalas de nuestro viaje con mochila por Perú y las mejores recomendaciones e información para no dejarse nada:

No olvides viajar con el mejor seguro mochilero: Hey Mondo

Martes, 14 de marzo de 2017. Copacabana-Puno-Arequipa

Frontera terrestre Bolivia-Perú

A las 8:30 estábamos en la oficina de Titicaca, a escasos 100 metros del Wendy Mar. ¡Menudo frío! Similar en la habitación y en la calle. Quedaba acomodar las mochilas y preparar los papeles de salida de Bolivia y entrada en Perú, antes de ponernos en marcha. Respecto a los trámites para la salida de Bolivia, es muy importante recuperar la tarjeta de migración de Bolivia, que rellenamos y sellaron al ingreso. Su pérdida o no presentación parece que está multada con 300 Bolivianos.

En caso de haber entrado con carnet, por ejemplo ciudadanos de otros países sudamericanos, es necesario aportar una fotocopia de esta tarjeta. Éste no era nuestro caso. Además, rellenamos un nuevo documento de salida, declaración jurada de la no salida de divisas, que nos facilitan en la oficina de Titicaca.

En cuanto a los trámites de entrada en Perú, debemos rellenar la tarjeta andina de migración (TAM) que también nos facilitan y sin la cual, en caso de entrar al país, deberemos pagar el 18% de impuesto de valor añadido en todos los productos que compremos, incluido en alojamientos. Ésta debe tener menos de 60 días desde la fecha de emisión. A partir de este tiempo, pagas el impuesto como cualquier peruano.

Es importante saber que para ciudadanos de la Unión Europea, no se precisa visado previo y tanto la entrada en Perú, como la salida de Bolivia, son gratuitas, si bien hemos leído que algún oficial de migración se puede probar a pedir una tasa de en torno a 30 Bolivianos, que hay que negarse a pagar.

Con todo esto en orden, a las nueve nos ponemos en marcha. Hemos elegido asientos en el lado derecho del bus, para así poder disfrutar de las vistas del lago, durante las tres horas de trayecto. En quince minutos llegamos a Kasani, el último de los pueblos bolivianos y punto de migración. Los trámites y sello de salida sin problemas. Caminamos unos 200 metros, cruzamos bajo el arco de Kasani y… ¡ya estamos en Perú!

En la frontera de Bolivia y Perú

La Oficina de Migración abre a las 8 am. En Perú, en este momento, tenemos que retrasar una hora el reloj. E igual que en Bolivia, los trámites de entrada en Perú, sin incidencias y en pocos minutos. El problema es que el bus va lleno y hay que esperar a todos los pasajeros.

Allí mismo, cambiamos los pocos bolivianos que nos quedan (1 sol equivale a 2.20 bolivianos en este momento) y esperamos a que todo el pasaje termine los trámites. 10:30 y salimos hacia Puno por fin. La buena noticia es que hemos ganado una hora con solo cruzar la frontera y llegaremos a tiempo para enlazar el bus a Arequipa.

El recorrido podía sonar extraño, pero como escribimos, mañana nos reuníamos con un grupo de amigos en Arequipa para emprender el clásico circuito del sur de Perú. Así, desandaríamos el camino entre Arequipa y Puno en unos días, para, con mayor tranquilidad esta vez, cruzar el Cañón del Colca antes de emprender camino a Cusco. Por ello, hoy era un día “de transición”: descanso en el bus para así poder dormir ya en Arequipa, a la espera de aumentar nuestro grupo.

Poco antes del mediodía peruano, llegábamos a la estación de buses de Puno. A las 12:45 con Econociba, sale un bus que tarda unas seis horas en llegar a Arequipa. Pero nosotros preferimos esperar al bus de Cruz del Sur, que sale a las 15:00. Más confortable y también más caro, pero sin ganas de subirnos a otro inmediatamente y con la intención de hacer más cómodas las seis horas. Por la noche y con cientos de horarios, hay muchas compañías operando desde aquí. Te puedes perder, aunque no lo creo, ante la insistencia de los vendedores.

Así que nos hicimos con dos billetes, dejamos las mochilas en las taquillas vigiladas de la estación de buses y tomamos un taxi a la plaza de Armas, donde pasar las siguientes dos horas. En la misma estación de buses encontraras cajeros donde poder tener soles para todo esto…

Transporte en Puno

No llegó a ser ni un paseo por la plaza de Armas, y entramos en el restaurante Pizza Andina a comer y matar el tiempo hasta la salida de nuestro bus. Y así, entre espagueti, wifi y café, a las dos estábamos de nuevo en la estación de buses dispuestos a llegar a Arequipa. Seis horas tendrían la culpa.

Los buses de Cruz del Sur, desde luego marcan la diferencia y vale la pena la inversión para trayectos intermedios y largos. Amplios asientos y más o menos reclinables según precio. Todos con pantalla individual, películas, juegos, algunos con wifi, azafata y refrigerios. Un dinero bien invertido desde luego en un trayecto nocturno o de muchas horas, algo que puede ser muy común en Sudamérica.

Y por fin, a las nueve de la noche llegamos a Arequipa. Hacía 12 horas desde que esta mañana salimos de Copacabana. Teníamos reservada habitación para las próximas tres noches en la Casa del Sillar, y un taxi nos llevó desde la estación de buses. Llegamos derrotados y con las ganas justas para un mate y poco más…

TIPs VIAJÉFILOS

Para el bolsillo

  • Para ciudadanos de la UE, los trámites en entrada y salida de Perú y Bolivia son gratuitos.
  • Bus Puno-Arequipa en compañía económica: 20 Soles (6 €). Con Cruz del Sur: tiene mucha diversidad de tarifas, la que conseguimos sin reserva, 42 soles (12 €).
  • Tasa de embarque estación bus Puno: 1.5 soles.
  • Taquilla para la mochila en la estación de bus: depende de tamaño. Las nuestras costaron 3 Soles (80 céntimos) cada una.
  • Taxi estación de bus-Plaza de Armas Puno: 3 Soles.
  • Menú con dos platos, postre y bebida en restaurante Pizza Andina: 18 Soles (5 €). Bastante bueno, fue en realidad el primero que encontramos.
  • Cusqueña 620 ml: 10 Soles (2.5 €).
  • Taxi estación buses-centro Arequipa: 13 Soles (4 €).

Tiempos y distancias

  • Cruce de frontera y trámites: unos 30 minutos o una hora, dependiendo de lo lleno que vaya el bus, entre ambos controles.
  • Bus Copacabana-Puno, con los trámites de migración, en nuestro caso: 4 horas.
  • Taxi estación bus Puno-Plaza de Armas: 5 minutos.
  • Bus Puno-Arequipa, Cruz del Sur: 6 horas.
  • Taxi estación buses-centro Arequipa: 10 minutos, por la noche sin tráfico. 

Información útil

  • Hay una hora de diferencia entre Bolivia y Perú.
  • La oferta de autobuses es variadísima y ello hace que la competencia sea importante. En general se deben encontrar buenas compañías, eso sí, debiendo pagar más por los trayectos, cosa que agradecerás en los largos recorridos. Cruz del Sur ofrece tarifas elevadas comparativamente, pero muy buenas condiciones para viajar.

AREQUIPA, LA CIUDAD DE ROCA DE SILLAR A LOS PIES DEL MISTI

Miércoles, 15 de marzo de 2017. Arequipa

Un buen desayuno en el hostel, tal vez lo más destacable del mismo, junto con la amabilidad de su dueño, fue lo que nos animó a salir. Eso y los nervios de juntarnos con el grupo en las próximas horas.

El chasco inicial de anoche al llegar a nuestra habitación, se maquilló al amanecer. Amablemente se brindaron a cambiarnos de habitación por el mismo precio, sin solicitarlo, y finalmente conseguimos agua caliente para la ducha. El WhatsApp echaba chispas y nos decía que los amigos ya habían aterrizado en Lima. Las condiciones climatológicas de Perú en los últimos días, con intensas lluvias y desgraciadas inundaciones, hacían peligrar su enlace hasta Arequipa, pero nos confirmaban su llegada para la tarde.

Utilizamos la mañana para ubicarnos en la ciudad y recoger información para los próximos días, a la espera de la llegada del resto del grupo, pues. Súper recomendable acercarse a la oficina de información de la plaza de Armas, que además de mapas, nos informa de los horarios y visitas de los principales edificios de la ciudad y de las opciones habituales para recorrer el valle del Colca.

Con esto, algún café y preparar la ropa para la lavandería (hay muchas en las cercanías del hostel), pasamos la mañana. Sólo con perder el tiempo en la calle Mercaderes tienes suficiente, animada con tiendas y restaurantes.

Para comer, de vuelta al hostel, elegimos el Hatunpa, un pequeño y coqueto local en el que la especialidad son las patatas andinas. Eso mismo fue lo que comimos: patatas de distintas variedades en las que eliges de qué las quieres cubrir: pollo, res, alpaca, verduras, quesos… Todo eso lo acompañamos, cómo no, con una cerveza Arequipeña. Muy recomendable la manera de cocinar las patatas, y sobre todo por el tipo de las mismas que utiliza.

Las buenas patatas del Perú

Y antes de la gran recepción de los colegas en el hostel, hacemos un parón a pocos metros ya del mismo: Cafetería Nación, buenos espressos 100% peruanos.

Hicimos tiempo, esperamos noticias, buenas queríamos… pero no. Finalmente el vuelo de enlace con Arequipa desde Lima, para nuestros amigos, se anulaba. Así que tocaba buscar alternativas. Gracias a la ayuda del tipo del hostel, de la red, de todos los que andaban en el grupo apretando… una opción válida: vuelo Lima-Tacna y seis horas de bus a Arequipa. Previsión de llegada: 3 am, vaya paliza. Nosotros no teníamos más que esperar, y así lo hicimos.

La cosa estaba gris. Empezó a llover a media tarde y no paraba, lejos de ello, arreció con más fuerza. Salimos con la intención de no quedar congelados en la habitación donde hacia más frío que en la calle. Compramos paraguas porque nuestro chubasquero no daba para más.

Arequipa realmente sorprende por los buenos locales. Leyendo recomendaciones terminamos en Mistika, un local precioso en una terraza que da al claustro de la Compañía. Sin duda una buena idea la que tuvieron y una manera perfecta de aprovechar un lugar tan especial.

Los claustros fueron terminados en 1738 para la Compañía de Jesús. Pero tras su expulsión, pocos años más tarde, se aprovecharon primero como hospicio y después con distintos fines, hasta el momento actual en el que albergan bonitos locales para el turismo. Probamos, por recomendación del camarero que había vivido mucho tiempo en Pamplona, una cerveza artesanal: Sierra Andina. Nos dice que las artesanales están de moda en Arequipa y Perú. Y realmente han acertado con ésta.

Seguimos preocupados y esperando noticias de nuestros amigos. Hace minutos debieron aterrizar en Tacna, esperemos que con tiempo de tomar el bus hacia Arequipa.

En el mismo sitio y sin querer perder la red, aprovechamos para cenar: unos tequeños y unas torrejitas acevichadas. Sin duda, la gastronomía peruana se ha hecho un hueco merecido en el panorama mundial.

Volvemos en taxi. Nos acostamos, pero pendientes del teléfono y las noticias de nuestros viajéfilos. Hoy será una larga noche…

TIPs VIAJÉFILOS

Para el bolsillo

  • Alojamiento en Arequipa, Casa del Sillar: 20 $ la habitación doble con baño compartido. Incluye el desayuno.
  • Lavandería cercana con secadora: 14 soles (4 €) por 3.5 kg.
  • Un espresso en alguna terraza de la plaza de Armas: 6 soles (cerca de 2 €).
  • Un espresso en Starbucks de calle Mercaderes: 4.5 soles (1.5 €).
  • Comida para dos en Hatunpa, con cerveza: 50 soles (14 €). Nos gustaron mucho las patatas, tanto que repetimos otro día. Tienen otro local en Arequipa y la fama bien merecida.
  • Un espresso en cafetería Nación, mucho mejor que los anteriores: 4 soles (poco más de un euro). Un café peruano con el perfecto toque ácido. Pequeña y bien decorada, además de con buena wifi.
  • 25 bolsitas de mate de coca para infusión: 2 soles, menos de un euro.
  • Cenar en Mistika, claustros de la Compañía: 74 soles (22 €), con buenas cervezas. Pijo y con ambiente en concordancia, pero si quieres ver la “gente guapa” de la ciudad, este debe ser uno de los sitios. Pagamos más por la cata de alguna cerveza artesanal.


Booking.com

Jueves, 16 de marzo de 2017. Arequipa

Sobre las cuatro de la madrugada llegan ¡por fin! nuestros amigos a Arequipa: 40 horas de viaje desde España, con seis horas finales desde Tacna en bus, reflejadas en sus semblantes, mezcla de agotamiento y alegría. Nuestra noche pasó entre ratos en los que conseguíamos conciliar el sueño, momentos en los que volvíamos a mirar el móvil por si acaso y largos minutos escuchando el incesante sonido de la lluvia. Pero por fin estábamos juntos y todos podíamos dedicarnos unas horas de sueño. Después de su corto pero más que merecido descanso, hoy nos levantamos con la idea de visitar algunos de los muchos atractivos turísticos de la ciudad de Arequipa.

Primer desayuno peruano

Ciudad de Arequipa

Arequipa, la cuidad que creció a los pies del volcán Misti, de 5825 metros y al que debe su característica tonalidad blanca. De hecho, la mayoría de los edificios del casco histórico, protegido por la Unesco desde el año 2000, se hallan construidos en piedra del sillar, roca volcánica blanca de las montañas circundantes, el propio Misti, el Pichu Pichu y el Chachani.

Históricamente, la ciudad se encuentra habitada desde tiempos preincaicos, y está emplazada en un lugar propicio para los desastres naturales, que ha sufrido sucesivamente. A pesar de ello, fue en 1540 cuando los españoles, por orden de Pizarro, se empeñaron en mantenerla en esta ubicación. Ya en el siglo XIX, el comercio de la lana propició la migración de numerosos vascos e hicieron florecer la economía local. Si bien numerosos terremotos posteriores la han asolado de nuevo, aún se conservan gran parte de los edificios de la época colonial. De los más destacables y que visitamos, nuestro recorrido por la ciudad nos llevó a los siguientes:

Comenzamos el día en la fantástica plaza de Armas y con la visita de la catedral, la catedral basílica de Santa María (abierta de 7-10 h y 17-19 h) y el museo de la misma (10-16 h). La entrada a este último cuesta 10 soles e incluye la subida al campanario para las vistas de la ciudad. La actual estructura del templo data de una reconstrucción de 1848.

Catedral de Arequipa

Al entrar, el imponente órgano, fabricado en Bélgica; y antes de llegar al sagrario, el púlpito neogótico fabricado en madera. El altar principal con columnas de mármol de carrara, resulta igual de impresionante. A ambos lados las figuras de las vírgenes, bellamente ataviadas. La visita a la nave principal termina con la capilla de Jesús del Gran Poder, y de ahí se accede al museo, con numerosos objetos litúrgicos de distintas épocas de la ciudad. Curiosa la exposición de cuadros de tres obispos de Arequipa, los dos primeros de los cuales no llegaron con vida a la villa, muriendo en el camino.

Tras el museo subimos a la segunda planta del mismo, desde donde se aprecia el interior de la catedral vista desde arriba. Se puede visitar de cerca el enorme órgano y sus más de 1200 tubos. Y tras ello, subimos al campanario y tejados de la catedral. Aprovechamos los escasos rayos de sol de los últimos días para tener una magnífica vista de la plaza de Armas de un lado y en general, del resto de la ciudad del otro. El día nublado nos impide avistar los volcanes que la rodean y que en días despejados se pueden apreciar.

Puerta de la catedral de Arequipa

Los guías no cobran por el recorrido, pero aceptan propinas. Nos aconsejan dos soles por persona, y así lo hacemos antes de salir. En general una visita interesante, probablemente gracias a que el guía hizo la misma bastante rápida.

Plaza de armas, Arequipa

Cruzamos la plaza de Armas y vamos, en una de las esquinas, a visitar la Compañía de Jesús de 1698. La imponente y recargada fachada no hace más que esconder un espectacular interior con un magnífico retablo dorado central y otros dos más laterales, finamente trabajados. Sin duda, sólo la portada tiene para toda una tesis de interpretación. Salimos y, justo al lado, entramos en los claustros, esta vez de día. De nuevo hacia la plaza de Armas, caminamos bajo los antiguos soportales, sin duda emblema de la ciudad. Salimos de la misma por la calle Santa Catalina, la que nos llevará a la mejor de las visitas de Arequipa, el monasterio del mismo nombre.

Antes paramos para un refresco en el pasaje de la catedral, una bonita calle peatonal, eso sí, probablemente con los locales más caros y turísticos de la ciudad. Cruzamos la calle del Moral donde se puede visitar la la Casa del Moral (abierta de 9-17 horas, 5 soles), que cuenta con una interesante exposición de antiguos objetos, según leemos.

El monasterio de Santa Catalina (abierto de 9-18 h, 40 soles). La visita guiada se paga aparte, pero se puede hacer por libre en un recorrido que lleva unas 2 horas. Fundado en 1570, se mantuvo como monasterio de clausura durante 400 años, siendo abierto al público el 1970. Con sus 20000 metros cuadrados de superficie constituye una auténtica ciudadela en sí misma, lugar donde las familias ricas y poderosas enviaban con cuantiosas dotes a algunas de sus hijas.

Tras acceder, se nos ofrece la visita guiada que rechazamos. Preferimos hacerla por nuestra cuenta. Y con la abundante cartelería explicativa, nos resulta suficiente para hacernos una idea, aunque sea aproximada, de la vida de clausura: los locutorios, el único contacto con el mundo exterior, las salas de costuras, los amplios patios donde podían asomarse a la luz exterior, como el elegante claustro de las novicias adornado por antiguos lienzos. Y por supuesto, vistamos también las celdas, donde vivían.

Monasterio de Santa Catalina

Las calles de la ciudadela tenían nombres de ciudades españolas, y conducen a las distintas secciones de celdas, más o menos amplias y dotadas, en función de la dote de la monja. En algunos casos se incluía espacio para el servicio de la monja adinerada. Tras callejear por la pequeña ciudad, la visita termina en la Plaza Zocodover, que servía para el intercambio de productos entre las hermanas, y dos amplias salas, antiguo dormitorio comunitario, con pinturas de los siglos en que funcionó el convento.

Una vez fuera, enfilamos de nuevo la calle Santa Catalina, esta vez en dirección al barrio y mirador de Yanahuara. Antes de cruzar el puente Grau, aprovechamos en uno de los muchos locales que hay para comer. Por muy poco dinero, unos generosos platos de pollo o lomo con sus guarniciones. Salimos con esta necesidad cubierta y cruzamos el puente para subir más tarde a la derecha, por calle Lima. Unos 15 minutos desde el puente, que se llevan con facilidad, hasta el famoso mirador de Arequipa. A pesar de que el esfuerzo no es grande, la vista no merece la pena ni lo más mínimo, al menos el día nublado que nos tocó.

Un café y ninguna foto más tarde, tomamos un taxi hasta la iglesia de San Francisco (la ciudad hasta allí no tenía mucho que ver). A la derecha y muy cerca del río, el convento de la Recoleta (abierta de 9-17 h, 10 soles) que decidimos no visitar. Con la entrada se ofrece acceso a nuevas vistas de la ciudad, además de la poder visitar una gran colección de libros antiguos.

Bajamos en la tercera Iglesia de la orden franciscana, San Francisco. Decidimos verla por dentro y, no sabemos muy bien cómo, nos vemos envueltos en una visita guiada. Visitamos el templo principal, dedicado a la Virgen de Chapi y la sacristía junto con el claustro principal y una amplia sala adjunta, la sala de Santa Isabel de Hungría. Por último, una pequeña biblioteca con libros del siglo XVI en adelante.

Salimos por un lateral y nos metemos de lleno en el mercado de artesanía de Fundo el Fierro en el que aguantamos muy pocos minutos. Lo vemos más bien desierto y algo “descafeinado-“.

Nos quedamos con ganas de visitar el museo Andino (abierta de 9-18 h, 20 soles), cuyo máximo atractivo es la momia de “Sarita”, en regular estado de conservación. Su hermana “Juanita” parece que está actualmente en la universidad, restaurándose. Y probablemente otra de las visitas obligadas que no hicimos: el mirador de Carmen Alto, tomando un micro en la calle Puente Grao en dirección Cayma-Carmen Alto. Desde aquí, dicen, se obtienen vistas de la ciudad y los tres volcanes, pero tras la experiencia en el otro mirador preferimos desestimarlo.

Hora de cerrar el trato con Juan Carlos, en el hostel, para el tour que emprenderemos mañana por el Cañón del Colca. Así pues, nos acercamos con esa intención.

Por la tarde, con casi todo lo que queríamos visitado, salimos a tomar unas cervezas. Primera parada en restaurante Manolo, en calle Mercaderes. Para una segunda, en una de las terrazas de la plaza de Armas, disfrutando de la bonita iluminación de la catedral. Y para cenar, tras descartar varios locales con pinta de caros y sosos en Santa Catalina, tropezamos con otro Hatunpa en la misma calle Ugarte y no nos pudimos resistir a sus patatas…

Plaza de Armas, Arequipa

A gusto con todo ello, nos fuimos a dormir.

TIPs VIAJÉFILOS

Para el bolsillo

  • Museo de la Catedral: 10 soles (3 €). 5 soles con el carnet de estudiante.
  • Monasterio de Santa Catalina: 40 soles (12 €).
  • Convento de la Recoleta: 10 soles (3 €).
  • Casa Del Moral: 5 soles (1.5 €).
  • Museo Andino: 20 soles (6 €).
  • Micro en calle Puente Grao en dirección Cayma-Carmen Alto, al mirador: 1 sol.
  • Comida en cualquiera de los restaurantes locales de la calle Grau: en torno a los 10 soles (3 €). Lo mejor para comer rápido, bueno, barato y además empaparte de la comida local.
  • Templo de San Francisco: 5 soles.
  • Cerveza en Rte. Manolo: 7 soles (2 €).

Tiempos y distancias

  • Visita guiada a la catedral y su museo: 40 minutos.
  • Visita Monasterio de Santa Catalina por libre: en torno a una hora.
  • Subida desde el centro al Mirador de Yanahuara, dos kilómetros, unos 20 minutos caminando.

Información útil

  • Como siempre, no olvides el carnet de estudiante. Con él obtendrás buenos descuentos en todas las visitas de la ciudad.




Booking.com

3 Comentarios
  1. Juan Castañer 4 meses

    Buenas Bau y compañía. Como siempre, es una gozada leer vuestros diarios. Para mi, son lectura obligada antes de organizar mis viajes. Este verano quiero ir a Perú con mi chica y otra pareja. Estamos pensando alquilar un coche para ir más a nuestro aire, pero hemos leído opiniones e historias de todo tipo. La idea sería ir a Iquitos en avión y luego a la vuelta pillar el coche en Lima y hacer : Lima-Paracas-Nazca-Arequipa-Colca-Puno-Cuzco en unos 15 días; y luego volar del Cuzco a Lima. Que nos recomendáis? Lo vais muy arriesgado? Gracias Un abrazo

    • Autor

      Hola! Me alegra muchísimo saber que nos sigues! Ya sabes que tratamos de ser un blog colaborativo y quedas invitado a compartir algunos de tus fantásticos viajes, que no son pocos. Por seguridad, no deberías tener problema ninguno. Es un país afable y muy seguro, plagado de mochileros y gente que viaja por libre. Pero… el recorrido que planteáis es muy ambicioso. Las distancias por carretera se hacen enormes y hay alguno de los destinos que os merece la pena hacer en avión, muy baratos si lo reservas con tiempo. Hay muy buenas compañías de bus, como Cruz del Sur, con azafata, wifi y camas. Eso hace que algún trayecto merezca la pena hacerlo de noche y “matar dos pájaros de un tiro”. Ten en cuenta que es un país tremendamente montañosos y atravesar 50 km te llevará horas. Creo, que siendo Peru, un país tan preparado para el transporte público, lo podéis organizar en bus y avión más fácilmente. Los buses también tienen buenas web con las que hacer las reservas. Voy a seguir colgando los artículos del resto del viaje. Espero os ayuden. ¡No dudes en preguntar vuestras dudas! Un placer

  2. El tiempo no acompañó demasiado pero Arequipa es un imprescindible por el Perú, una ciudad muy agradable y con muchos atractivos turísticos, además de buena comida. Gracias por el recuerdo.

¿Te gustó nuestro artículo? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2018 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com   Aviso legal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas