Print Friendly, PDF & Email

Para las siguientes dos semanas, seguiríamos la Ruta de la seda, aquella que con tantas dificultades atrajo a multitud de comerciantes en busca de los preciados tesoros y mercancías del lejano oriente. Hacía tan solo 24 horas que aterrizábamos en Beijing y aquella misma mañana poníamos rumbo a Lanzhou. Habíamos leído bastante acerca de que ver en Lanzhou y su estrecha relación en la famosa ruta y por ello decidimos hacía ya tiempo que esta sería una de las escalas en nuestro Asia de ida y vuelta. De aquellos días recorriendo el Noroeste de China en dirección hacia occidente quedan las siguientes bitácoras viajeras:

Recorrido de nuestro Asia de ida y vuelta por China

Día 23. Martes 20 de Septiembre. Beijing-Lanzhou

Comenzábamos, pues, nuestro viaje por la Ruta de la Seda esa misma mañana. Hacía unos años que parte del grupo tuvo la suerte de conocer Xiam, y a pesar de ser conscientes de que el recorrido del codiciado tejido chino partía y llegaba a la antigua ciudad de los famosos guerreros de terracota, evitamos esta escala en nuestro particular periplo. Así, comenzaríamos por Lanzhou, desde donde emprendíamos distintas escalas hacia el este, cruzando Kirguistán y Uzbekistán, y sus famosos enclaves de la antigua ruta.

COMO CONSEGUIR EL VISADO A LA REGIÓN DE XINJIANG EN CHINA

Cuando comenzamos a preparar nuestro viaje, hacía unos tres meses, el máximo atasco con los pasaportes lo sufrimos al solicitar el visado chino. El problema estribó precisamente en este extremo, el paso de la ruta de la seda por el noroeste de China, en la Región de Xinjiang. Poblada mayoritariamente por uigures, fieles al islam, se trata de una zona de tratamiento especial por parte del gobierno chino, y no fueron precisamente facilidades el tratar de atravesar parte de la región. Tras distintas negativas en la embajada de Madrid, nos solicitaron como requisito imprescindible, la presentación de una carta de invitación de una empresa de turismo china debidamente acreditada. Aquí fue donde entró en juego China Discovery y la que ya se había convertido en su mejor trabajadora, Bertina. Nos vimos obligados a contratar un tour organizado con ellos, pero montado a nuestra medida y con nuestras solicitudes, con el fin de conseguir la carta de invitación y así, el visado. Tras muchas demoras, mails e intercambio de información, finalmente se consiguió y por eso aquí andábamos embarcados. De momento, hasta Urumchi nuestro viaje seguía por libre, como nos gusta viajar.

Conseguir el visado especial para atravesar la región de Xinxiang siguiendo la Ruta de la Seda en China fue una de las tareas más difíciles de nuestro #Asiadeidayvuelta Clic para tuitear

A las 3 de la mañana en pie para conseguir hacer el check out sin problemas en el hotel. Allí mismo nos llamaron a 3 taxis, ya éramos nueve con Rosana, y salimos hacia el aeropuerto. Nuestro vuelo Beijing-Lanzhou con China Eastern Airlines salía a las 6:35. También reservado hacía unos meses con Ctrip, como casi todos los vuelos operados por compañías chinas, por 97 euros. El trayecto al aeropuerto se llevó unos 25 minutos y 100 yuanes aproximadamente, ¿quién va a haber en la carretera a esas horas?

Y a pesar de llegar con más de dos horas de adelanto, la apertura de los puestos para facturar y los controles de seguridad, nos llevaron a tener el tiempo justo para llegar al embarque. El nivel de seguridad es elevado, no permiten encendedores ni baterías de litio en el equipaje facturado. Las baterías hay que llevarlas en el equipaje de mano y hasta cierta carga son permitidas. Nosotros no tuvimos problemas con las de 10000 amperios. A pesar de ello, nos revisaron absolutamente todo. Finalmente, a tiempo para embarcar.

Por delante el reto de atravesar China, Kirguistán y Uzbekistán… Como suena, no ¿Acaso viajas sin seguro de viaje?

Haz click en la imagen y llévate un 5% en el mejor seguro de viaje

Dos horas y media de vuelo, bien aprovechadas para un sueño, lectura y retoque de alguna foto, y llegamos al aeropuerto de Lanzhou, a 70 km de la ciudad. Nos sorprendió lo moderno y la aparente reciente construcción del aeropuerto, además de sus considerables proporciones. Habíamos leído que para llegar al centro se puede ir en bus, un trayecto de una hora. Y aunque “en la otra guía” no aparece, existe un tren que lleva a la estación central y que debe llevar muy poco tiempo en marcha. No pudimos comprar los billetes en las maquinas automáticas, entendimos que precisábamos una tarjeta y no nos apareció el menú en inglés. Así que fuimos a las taquillas. Su precio 21.5 yuanes y nos solicitaron los pasaportes para comprarlos. Las salidas, con una frecuencia de 30 minutos, lo convierten en un transporte cómodo para la ciudad. Otro nuevo control y problemas con la mochila de Jaume, vaya día lleva. Pero finalmente llegamos a tiempo. El trayecto, tan solo 45 minutos.

CIUDAD DE LANZHOU

Lanzhou se encuentra en la provincia de Gansù, al igual que otras de las ciudades que iremos visitando como Dünhuang y Zhangyè. En el límite norte de China y en la frontera con Mongolia, la dinastía Chang fue la primera en utilizar el corredor que supone la región para el comercio de la seda. Como consecuencia, se fueron creando los emplazamientos que ahora constituyen los principales núcleos urbanos de la región.

Lanzhou es una ciudad tremendamente desarrollada, cosa que nos llama la atención según llegamos. En las afueras, grandes empresas, chimeneas, contenedores… infraestructura que habla del entramado industrial de la ciudad. Y en la urbe, una nube de contaminación que la envuelve. Llegábamos pues, en un tren que parece habíamos estrenado nosotros, cómodo, limpio, con cafetería… sobre las 10:45 de la mañana.

Nos subimos en una especie de tuk tuk eléctricos y cerrados para dos personas cada uno. Lo del taxi nos parece muy común… Probablemente pagamos algo más, pero nos reímos un rato; en cierto modo pagamos “la turistada”.

Negociando el transporte en Lanzhou, lo peor vendría después…

La ciudad es un caos en lo que a tráfico se refiere. Nuestro destino, el 7days Inn, reservado con Booking por 15 € pp y noche con desayuno incluido. Unos 4 km de trayecto por los que pagamos 30 yuanes cual turistas recién llegados, como digo. El follón viene minutos más tarde: Pura que iba sola en un vehículo, no aparece y la tensión crece con los minutos. Finalmente se soluciona, no podía ser de otra forma. El error del conductor la llevo a otro hotel (al parecer hay más de uno con el mismo nombre…).


Booking.com

Un amplio meandro del río Amarillo cruza la ciudad y en general, los foros y guías la catalogan de una ciudad poco atractiva. Eso sí, la elevan a capital gastronómica de la comida del noroeste. A pesar de ello, nosotros no somos de desaprovechar los momentos y decidimos visitar lo que se recomendaba, ese mismo día.

Para comer, y por la misma calle del hotel en dirección hacia los templos, paramos en un local espacioso y con muy buen aspecto. Parece especializado en comida regional. Plagado de gente local, se realiza el pedido sobre la propia cocina y se recoge para llevarlo a la mesa. No conseguimos saber el nombre del restaurante; creemos que Central Plaza, después de pelearnos con el traductor automático del teléfono del muchacho del local. Pedimos el plato típico de la zona, el Niuroumian, sopa de noodels con ternera y generalmente picante. Mucho ojo en este extremo, lo añaden al final y con media cucharita puede ser suficiente para que conozcas el significado de la palabra picante… Cada plato, rebosante de sopa y noodels, por 7 yuanes. Con la bebida y unos pinchos de los que se ven por toda China, pagamos 20 yuanes cada uno. El restaurante es musulmán y al final de la comida y nuestra sesión particular de fotos, nos invitan a unos dulces. Sin duda unos tipos tremendamente amables, poco acostumbrados a que unos extranjeros entren en su local.

Probando la gastronomía de Lanzhou, Niuroumian, sopa de noodels con ternera

Lanzhou es considerada la capital gastronómica del Noroeste de China. Son muchos los restaurantes donde probar sus platos típicos como el Niuroumian #Asiadeidayvuelta Clic para tuitear

Para después de comer, con fuego en el cuerpo, emprendemos el recorrido por la ciudad de Lanzhou:

Al salir del restaurante, se abre una amplia avenida peatonal, Zhangye,  en la que llama la atención la gente mayor jugando a las cartas en la misma calle.

Un poco más adelante y a la derecha, Chenghuang Miao, un templo que se utiliza como mercado. Un lugar de culto taoísta en el que se vende de todo, sobre todo antigüedades. Tras la plaza y las fotogénicas tiendas, el templo taoísta. Desde luego, difícil no hacer mención al sitio en una guía de viaje: abandonado por las mismas pero sin duda uno de los lugares más atractivos de la ciudad.

Siguiendo la avenida y en la esquina con un gran centro comercial de tiendas de lujo y un Starbucks en el bajo, giramos a la derecha hacia el Templo de la Pagoda Blanca, de religión budista, construido durante la dinastía Yuan en 1448. Antes de llegar, un moderno puente de hierro  cruza el río Amarillo, desde el que se divisa la ladera y los templos. El puente peatonal es conocido como Zhongshan Bridge. Desde esta orilla se ha aprovechado la ribera como playa.

Y por la ribera del río, nosotros accedemos por la puerta sur a través de un teleférico hasta la montaña y parque, en cuya cumbre se encuentra el templo, pudiendo obtener buenas vistas de la ciudad: una nube de rascacielos que pelean el espacio. El teleférico se mantiene operativo de 9 de la mañana a 6 de la tarde. Su precio 35 la subida, 25 la bajada y 45 los dos trayectos. Elegimos sólo subir y haremos la vuelta andando, sin duda la mejor opción si quieres visitar los templos.

Iniciando la bajada y antes de la Pagoda, un pequeño pabellón de 1958 y posteriormente reconstruido, Pabellón Peony o Fullun, sobre la cima de la montaña. Para llegar, descendemos una empinada escalera. Más adelante, otros pabellones como el de la Primavera, rodeado de frondosos árboles y vegetación. El camino no está señalizado y preguntar no es fácil; al menos la gente se esfuerza, y así llegamos. Para los más arriesgados, mientras descendemos, vemos una tirolina de vértigo y con pinta de seguridad justita. Llegamos al templo de la colina, que alberga la famosa Pagoda de piedra, de tonos calizos; desconocemos pues el origen de su nombre. Por debajo otro bonito templo, Fayu Temple. Se oscurece, amenaza tormenta, así que aceleramos el paso a costa de perdernos alguno de los pabellones.

Tras bajar, de nuevo en el puente Zhongshan, esta vez con la skyline de Lanzhou al frente. Consejo, recordar abstenerse de comprar la bajada con el teleférico, sería un error.

El famoso puente Zhongshan sobre el río amarillo en Lanzhou

Durante la visita de Lanzhou, al tomar el teleférico hasta la Págoda de Piedra, no comprar billete de vuelta. Es mejor bajar paseando #Asiadeidayvuelta Clic para tuitear

El paseo junto al río sigue en dirección al Templo de la Nube Blanca, de la época Qing, de religión confuciana. Un gran tronco tallado con la imagen de Confucio preside la entrada. Son las seis de la tarde y lo están cerrando, así que sólo dispusimos de unos minutos para tomar unas fotos. Nos da pena, porque la verdad parece otro de los imprescindibles con bellos edificios de madera tallada. Otra vez será…

Un día más, exhaustos, pero todavía con las fuerzas justas para llegar hasta las Norias sobre el Yantzhe, utilizadas para bombear el agua del río desde tiempos inmemoriales. Hay que recordar que Lanzhou es la única ciudad china cruzada por el gran río. Están a unos 400 metros siguiendo de nuevo la orilla. La entrada gratuita. Cierran a las 18:30 así que nos da también el tiempo justo para unas fotos. Con unos 16.5 metros, se utilizaron durante muchos siglos; y aunque sólo quedan dos en el momento actual, leemos que existían hasta 252 norias en 1952, por lo que Lanzhou era considerada la capital de las norias.

Con estas dos aceleradas visitas, vamos en busca de un descanso y tratamos de tomar unos taxis que nos acerquen al Night Market. Imposible… Finalmente decidimos subirnos a un bus al azar que parece desandar el trozo que llevamos caminado (1 Yuan por persona). Bastante antes, pero habiendo ganado un buen tramo, bajamos en una de las calles céntricas. Primero, conseguir un lugar donde haya cerveza, segundo, conseguir que nos entiendan y saber qué valen… Por fin, las tomamos en un agradable sitio, el Papa+ Bar, por 15 yuanes cada uno, aunque con la oferta pedimos 12 y nos salen a 10… Lo de que esté fría es otra historia, pero desde luego, el sitio reúne a los más modernetes de la ciudad.

Y después de las expectativas de madrugón, nos saltamos el Night Market y nos retiramos a nuestros aposentos…

Lanzhou, la gran ciudad de las norias y la única ciudad china atravesada por el Río Amarillo, resultó ser una agradable sorpresa en nuestro #Asiadeidayvuelta Clic para tuitear

Contando con un día más, la excursión más cercana e interesante es la de las Cuevas de Buda y Terrazas de Bingling Sì. Durante 1600 años fueron muchos los escultores que llegaron a esculpir los nichos que forman el asentamiento, y son de los pocos restos que sobrevivieron a las destrucciones masivas en el siglo pasado. La escultura más importante es la estatua de Maitreya. En la actualidad se encuentran cubiertas parcialmente por el desbordamiento del río, con lo que la visita se realiza en los barcos que parten de Liujiaxia. También leímos que existía la posibilidad de visitarlas en vehículo con magníficas vistas de las terrazas. De todos modos nuestro vuelo llegaba sobre las nueve, tal vez tarde para plantear la excursión y además, nuestra siguiente escala, las cuevas de Zhangyè, esperamos sea uno de los top ten de la zona.

Definitivamente Lanzhou nos ha gustado, y no entendemos el maltrato en otras guías y foros. Probablemente está mejorando su potencial turístico; esta misma semana comenzaba la primera exposición dedicada en Dünhuang a la Ruta de la Seda, que por supuesto incluye Lanzhou.

0 Comentarios

¿Te gustó nuestro artículo? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2018 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com   Aviso legal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas