Print Friendly, PDF & Email

Tras pasar unos años muy duros, tomamos la decisión de escaparnos en las peores circunstancias personales. Preparar el viaje a Islandia en esos momentos fue nuestra tabla de salvación.

Estando en un hospital planeamos marcharnos a Islandia, era diciembre de 2016 y decidimos irnos  en septiembre de 2017 pasara lo que pasara, nos lo merecíamos.

Decidimos irnos del 8  al 16.

Compramos los vuelos  con la compañía WOW. Los billetes ida y vuelta, nos costaron 245 € por persona. Alquilamos con la compañía Sixt un coche por 538,18 €. Elaboramos nuestro circuito recorriendo la N1, ajustando las etapas en función de los días disponibles.

N1, la carretera circular de Islandia

Día 1: viernes 8 de septiembre. REIKIAVIK

Salimos de Alicante a la 01:30 horas de la madrugada, llegando al Aeropuerto de Keflavik a las 04:15 horas. Las oficinas de Sixt están en un edificio fuera del aeropuerto.

Teníamos alquilado un Chevrolet spark, pero como no lo queríamos automático el empleado nos lo cambió por un Toyota Corolla, por lo que salimos ganando. Contratamos un seguro a todo riesgo más llenado de depósito de gasoil por la compañía por 184,80 €.

A las 06:00 horas  llegamos a Reikiavik y aparcamos el coche en la puerta del Arcturus Guesthouse, nuestro alojamiento en la capital. Una de las condiciones sine qua non de mi hermana Mariajo era que los alojamientos fueran muy agradables. Dormir allí nos costó 135 €.

El día lo dedicamos a pasear por la ciudad, visitamos el Museo del Arte. La entrada incluye las visitas a 3 museos: el Hafnarhús, el Fimmtudagar y el Asmundarsafn y costó 25,94 € las dos entradas. Los edificios son muy luminosos y resulta muy agradable su visita.

Entramos a la Hallgrimskirkja, que es considerada la catedral de Reikiavik. El arquitecto intentó emular las construcciones basálticas de la naturaleza pero no le salió y el resultado se parece más a una desangelada nave espacial. Lo único que nos gustó del interior fue el órgano.

Paseamos por la ciudad, nos tomamos un café en un establecimiento en el que tú te servías el café a tu manera. Ahí descubrimos que  los islandeses, el concepto de leche caliente, no lo tienen integrado, y resulta muy difícil disolver terrones de azúcar con la leche fría.

Todo en Islandia es caro. Nosotras compramos la comida  que íbamos a consumir durante gran parte  del viaje en un supermercado.

MUSEO copia
REIKIAVIK 2 copia
REIKIAVIK 3 copia
REIKIAVIK copia


Booking.com

Día 2: sábado 9 de septiembre. REIKIAVIK – BLÖNDUÓS

Salimos dirección Borgarnes (1.875 habitantes) y atravesamos un túnel de 6 Km que hay que pagar 8,11 € por atravesarlo. Allí contemplamos el fiordo desde la colina. Dimos un corto paseo por el pueblo y continuamos nuestro camino por carretera. El paisaje es precioso. Pequeños riachuelos recorren las montañas, en los campos pacen ovejas y caballos, todo el espacio está lleno de paz y serenidad.

Llegamos a Bönduós (813 habitantes) a la 16:00 horas. Es un pueblo que está junto al mar y tiene casas del año 1.900 traídas desde Noruega para ser montadas allí. Dedicamos la tarde a pasear por la playa y encontramos una tienda de productos artesanales y aprovechamos para comprar algunos regalos.

Nos alojamos en el Guesthouse Kiljan por 72,64 €. Un lugar muy tranquilo y agradable.

Día 3: 10 de septiembre. BLÖNDUÓS – MYVATN

Salimos de la casa a las 09:00 horas, paseamos por la playa y nos pusimos en camino hacia Akureyri (18.000 habitantes). Es la segunda ciudad en importancia de Islandia. El día está lluvioso. La ciudad se asoma a un fiordo y aunque llueve y las nubes están muy bajas. Akureyri aparece repleta de belleza. Aparcamos el coche cerca de la iglesia diseñada por el mismo arquitecto que construyó la nave espacial de Reikiavik. Ésta no le quedó mucho mejor a pesar de ser su segundo intento. Caminamos hasta el jardín botánico pasando frente a una pequeña iglesia católica construida en madera. Volvimos sobre nuestros pasos para tomarnos un café en “Eymudsson y Penninn” un delicioso local mezcla de librería, tienda de regalos y cafetería, un lugar muy agradable. Aquí compramos un libro de fotografías de Islandia precioso. Paseamos por las calles principales de la ciudad pero como continuaba lloviendo entramos a la cafetería “Bláa Kannan” que está en un edificio de madera azul marino de principios del siglo XX.

A las 16:00 horas nos fuimos dirección Myvatn, en el trayecto nos detuvimos a contemplar la catarata de Godafoss. Esta catarata nos la encontramos de repente y fue una sorpresa y un regalo. Hacía un frío espantoso, pero mereció la pena caminar tanto para contemplarla.

Catarata de Godafoss

Seguimos nuestro camino, atravesamos paisajes de lava, de fumarolas inactivas, salpicados aquí y allá por pequeños lagos. Un paisaje sereno y lleno de soledad. En el lago Myvath nos hospedamos en una cabaña de madera frente a un mar de lava que se perdía en el infinito y que surgió de la profundidades en el siglo XVIII. Nuestra cabaña pertenecía al Hlid Hostel  (154 € por noche).

Akureyri copia
GODAFOSS copia
MYVATN 2 copia
MYVATN copia

Día 4: Lunes, 11 de septiembre. MYVANT – BORGARFJÖROUR EYSTRI

Mi hermana y yo, somos muy urbanas y es la primera vez que hacemos un viaje  en el que el protagonista absoluto es la naturaleza. Por esta razón nuestro viaje no está enfocado a realizar largas caminatas  atravesando colinas y planicies.

Antes de ponernos en marcha damos un paseo por el lago Myvant. Nos encontramos una piscina natural de aguas termales. Esta mañana hace 4º C. Nos ponemos en carretera y nos encontramos las fumarolas activas de Hverir, la zona olía fuertemente a azufre y la tierra ofrecía toda la gama de los naranjas, como imaginamos que debe ser la superficie del planeta Marte. El espectáculo era bellísimo.

Nuestro siguiente destino es la catarata de Dettifoss, el trayecto que nos lleva a ella está lleno de contrastes. Mares de lava dan paso a tremendos paisajes con toda la gama de  ocres. En Dettifoss, los 3º C, la lluvia y el viento, nos dejaron sin alma. Dejamos el coche en el parking y caminamos por un sendero rodeado de rocas volcánicas y columnas basálticas. La catarata impresiona por su potencia, pero en dirección contraria nos ofrecía una imagen más elegante y bella.

Abandonamos la zona y cruzamos un auténtico desierto de arena volcánica, para pasar a contemplar montañas ocres, verdes y negras. De pronto la N1 pasó del asfalto a la gravilla y no la abandonamos hasta llegar a Borgarfjorour Eystri (86 habitantes). Para llegar a este pueblo hay que subir empinadas montañas con bajadas dificultosas, pero contemplar la bahía desde lo alto te deja sin respiración. Aquí nos hospedamos en el delicioso Blabjorg Guesthouse, una antigua fábrica de pescado que dio trabajo a toda la gente de la zona. El edificio totalmente remodelado se asoma a la playa y desde la ventana de nuestro cuarto sólo veíamos el mar, incluso desde la ducha. Dormir escuchando el sonido de las olas no tiene precio. Alojarse aquí con desayuno incluido son 157,36 €. La propietaria nos explicó que ella misma hacía los distintos tipos de panes, mermeladas y skirt que nos sirvió. Nos apasionó estar aquí.

Pueblo de Borgorfjorour

BORGORFJOROUR copia
BORGORFJOROUR2 copia
DETTIFOSS copia
HVERIR copia

Día 5: Martes 12 de septiembre. BORGORFJOROUR EYSTRI – HOFN

Tras un magnífico desayuno nos despedimos de nuestra casera y vamos a echar gasoil a nuestro Toyota en una gasolinera N1 que tiene como opción el español en las instrucciones.

Un aspecto a destacar de Islandia es que todo se puede pagar con tarjeta y a lo largo de nuestro viaje no hemos llegado a ver ni a necesitar una corona islandesa.

Por una carretera de alta montaña con curvas cerradas y bajadas de vértigo sin asfaltar y con mi hermana al borde del colapso llegamos a Seyoisfjorour (658 habitantes). Detenemos el coche en lo alto de la montaña para contemplar el valle y la bahía. Las montañas se han ido erosionando en terrazas y el contraste del negro sobre el verde es impactante. El pueblecito de casas de madera pintadas de bonitos colores parecía deshabitado. Lucía el sol y todo resplandecía. ¡Qué montañas más bellas!.

Pueblo de Seyoisfjorour

Salimos del pueblo por la misma dificultosa carretera por la que habíamos entrado. Vimos lagos y más y más riachuelos. Los últimos 100 Km los hicimos por la costa. Inmensas playas de arena volcánica nos acompañaron hasta llegar a Hofn (1.700 habitantes). Nos recibieron las vistas del magnífico glaciar nada más entrar en la ciudad. Paseamos por la playa y entramos en las tiendas artesanales.

Nos hospedamos en el Old Airline Guesthouse con desayuno incluido por 153,36 €. Desde nuestra cama podíamos contemplar el glaciar.

HOFN copia
SEYOISFJOROUR copia

Día 6: Miércoles 13 de septiembre. HOFN – SKÓGAR.

Tras un estupendo desayuno, nos dirigimos a Jökulsárión. A una hora de Hofn se encuentra esta preciosa laguna de 25 Km2 y 260 metros de profundidad, cubierta de bloques de hielo que se han desprendido del glaciar y que pueden pasar hasta 5 años en la laguna.

Aquí pudimos ver focas.

Laguna de Jokulrason

A 45 minutos está el Parque Nacional de Vatnajökull y entramos por Skaftafell. Dejamos el coche en el parking y fuimos al Centro de Visitantes a pagar la entrada. Esto se hace de forma electrónica. Metes la tarjeta en el datáfono seleccionas el tipo de vehículo (de 1 a 5 personas son 600 Kr), indicas la matrícula del coche y tu correo, y tras pagar recibes por email la confirmación del pago en tu móvil.

Alguien dijo que si te pierdes en un bosque en Islandia, sólo tienes que ponerte de pie. Entendemos que un país sin árboles (con el 75 % de su superficie deforestada) esté orgullosa de éste parque. Caminamos por un sendero muy empinado en un día muy caluroso, sin posibilidad de sombra alguna ya que los árboles son de muy baja altura y llegamos hasta Svartifoss.

Svartifoss

Tras comer en el parque nos fuimos hasta Vik (276 habitantes). Atravesamos un paisaje de arena negra sobre una planicie de fin de mundo que se perdía en el horizonte. La arena dio paso a la lava y a campos de fumarolas inactivas.

Dejamos atrás Vik y llegamos hasta Skógar, aquí dormiremos en Skógar Guesthouse (154,60 € desayuno incluido), una granja al pie de la montaña rodeada de altos árboles.

GLACIAR copia
SVARTIFOSS copia

Día 7: Jueves 14 de septiembre. SKÓGAR – FLUDIR.

Desayunamos y nos encaminamos hacia  Skógafoss que está a pocos metros de nuestro alojamiento. Esta catarata es diferente a las demás pues te puedes colocar debajo de ella si eres valiente. Subimos a lo alto de la colina y contemplamos un paisaje perfecto.

Continuamos nuestro camino para conocer la catarata Gullfoss, es una catarata doble de gran belleza. El único inconveniente es que está masificada pues reúne a gente que hace el círculo dorado en grupos organizados. Pero es tan hermosa que puedes abstraerte de la multitud. Junto al parking hay una cafetería y una gran tienda de regalos.

De aquí nos fuimos hacia Geysir y nos encontramos con cientos de ovejas que ocuparon totalmente la carretera, mientras eran conducidas por pastores a caballo. En Geysir contemplamos el fenómeno del mismo nombre, y la verdad es que fue muy divertido vernos a todos con las cámaras y móviles preparados para captar el momento.

Abriéndonos paso entre la multitud

De Geysir nos dirigimos a Fludir y nos hospedamos en el Gardur por 112,75 € la noche. Este establecimiento se encuentra al lado del “Gamla Laugin”,la piscina termal más antigua de Islandia, activa desde 1.908.

Al lado de nuestro alojamiento habían invernaderos geotermales dedicados al cultivo del tomate y resultaba llamativo ver las instalaciones tan iluminadas por la noche.

GEYSIR copia
GULLFOSS copia
OVEJAS copia
SKO?GAFOSS copia

Día 8: Viernes 15 de septiembre. FLUDIR – REIKIAVIK.

No hay palabras para describir todo lo que este viaje nos ha ofrecido, hemos contemplado espacios de gran belleza, pero deseamos volver a pasear por la capital.

A las 11:30 horas nos encontrábamos en Reikiavik, dejamos el coche frente al Arcturus Guesthouse y nos fuimos a visitar la Galería Nacional de Islandia. Y como siempre no nos defraudó.

Comimos en el Hard Rock Café y al terminar recorrimos las tiendas de ropa, nos perdimos en los cafés y acabamos frente al mar.

GALERI?A copia
REIKIAVIK  4 copia

Día 9: 16 de septiembre. REGRESO A ESPAÑA

Nos dirigimos a Keflavik para dejar el coche en Sixt y tras realizar los trámites pertinentes nos fuimos hacia el aeropuerto a esperar la salida de nuestro avión.

Salimos con un poco de retraso sobre la hora prevista 17:40 horas, llegando a las 11:50 horas  a Alicante.

Nuestro viaje ha sido tranquilo y relajado. Nos gustaría poder volver pronto a este país donde nadie cierra las puertas de sus casas.

1 Comentario
  1. José Luis Bauset 4 semanas

    Cada vez que abro en alguna red un relato de Islandia o alguien me manda una foto de este país, más me empuja a visitarlo. Pero sin duda las experiencias de mis amigos, como esfa tuya Pura, son las que más me animan a hacerlo. Se nota que fue un viaje especial y me encanta que te hayas animado a compartirlo aquí. ¡Gracias infinitas por hacerlo!

Deja un comentario

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2017 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas