Print Friendly, PDF & Email

Y ya de vuelta y tras haber recorrido lo permitido de este bonito país…

NUESTRAS RECOMENDACIONES

– Nuestro recorrido de 25 días en Myanmar fue más que suficiente en nuestra opinión, 21 días de ruta por Myanmar hubieran sido suficientes. Pensábamos en visitar Mrauk U pero se cerró en nuestras fechas por conflictos con la población musulmana al parecer. La alternativa planteada de algunos días en la playa de Ngapali Beach para nosotros, que vivimos cerca de la costa, no nos mereció la pena ante las expectativas de precios “altos”. En definitiva empleamos:

o 2 días, llegada y uno más para visitar Yangón

o 3 días en Mandalay, dos inicialmente que luego ampliamos a uno más para visitar Mingún

o 4 días con la llegada en Hsipaw, nos encantó “perder el tiempo” aquí

o 4 días en Bagán con el de llegada, que bien podrían haber sido dos pues no llegamos hasta el Monte Popa

o 2 días para el trekking desde Kalaw hasta el lago Inle

o 5 días en el lago Inle, nos costó mucho salir de este fascinante destino

o 1 día de transición entre Lago Inle y retorno a Yangón

o 1 día en Bago para el tren y la visita

o 2 días más en Yangón antes de la vuelta

-Para la obtención del visado, dada la carencia de embajada birmana en España, es, en nuestra opinión, mucho mejor llevarlo ya tramitado a través de la Embajada en Berlin. La página oficial ofrece toda la información y en unos 20 días te devuelven sin problemas tu pasaporte preparado. Recuerda que tendrá validez para hacer tu viaje en los siguientes 3 meses desde que fue expedido y para no más de 28 días de estancia.

-En cuanto al dinero, recuerda, no encontrarás cajeros que acepten tarjetas extranjeras ni podrás hacer ningún pago con ellas. Tienes que llevar dólares cuanto más nuevos mejor (posteriores al 2006) sin arrugas, ralladuras ni roturas (tómate esto en serio, pues en más de un sitio no nos aceptaron alguno por mínimas tonterías). Si son billetes grandes, de 100, obtendrás mejor cambio que con los pequeños. Y para cambiar, cualquier banco o aeropuerto, en contra de lo previsible, ofrece buen cambio, con lo que será mejor opción que lo de ir al mercado negro salvo para cantidades pequeñas. Los euros también son cambiables y en sitios oficiales y hoteles te cobran en dólares sin necesidad de cambiarlos.

-Armarse de paciencia con los cambios que pueden sufrir los planes, donde pensabas en un trekking hacia una zona, se suspende por supuestas revueltas para reiniciarse milagrosamente al día siguiente. Un bus, un vuelo, se cancela por falta de clientes pero sale al día siguiente. En general, difícil hacer planes de antemano y siempre contar con posibles alternativas.

– Todos los alojamientos donde hemos dormido ofrecían la posibilidad de reserva del siguiente destino por teléfono, cosa la cual es muy de agradecer, pues en los mismos te hacen la llamada y hacen la reserva, evitando así la posibilidad de no encontrar alojamiento a la llegada como puede ocurrir en Bagán o Inle que siempre están ocupados por mayor número de turistas. La mayoría de alojamientos carecen de páginas web y por lo tanto la posibilidad de reserva por esta vía es nula.

– Asegurarse al reservar un trayecto en bus que el mismo es “air con”, no por el aire, que probablemente hará más bien que pasemos frío en su interior, sino porque quiere decir que es algo más moderno y confortable. En ningún caso toméis el Mandalay-Hsipaw de la mañana que no lo es…

– El recorrer Mandalay durante un día con una bicicleta de alquiler es fascinante, si bien hay que ir con cuidado. Permite acceder a todos los puntos de interés de la ciudad empleando el día completo y con un ritmo tranquilo. Bagán es, igualmente, un lugar ideal donde alquilar una bicicleta para recorrer sus templos en uno o dos días. Así mismo la bicicleta es la mejor opción para un buen día alrededor del Lago Inle. Está prohibido en todo el país el alquiler de motocicletas a extranjeros…

– Hsipaw ofrece multitud de posibilidades de trekking por la zona. Sin poder opinar sobre otras opciones de trekking de mayor duración, la realizada de un día hasta la cascada, poblados shan y final en un tour por el río en bote nos pareció perfecta. El trekking entre Kalaw e Inle de dos días y una noche nos pareció duro aunque increíble. Son entre 40 y 50 Km en unas 12 horas en total de caminata repartidas en los dos días. Imprescindible, calzado de trekking, preferible bota, impermeable, muda completa de ropa seca y poco más… Compartir gastos, de lo contrario sube mucho el precio.

– Para la vuelta en Yangón, ese o esos días en los que necesitas a lo mejor algo más occidental entre rato y rato, recomendamos: Perder algún buen tiempo en la cafetería del Traders, 3 dólares por un excelente café expreso con pastas con la mejor wifi de todo Myanmar, subir a cenar alguna noche al piso 20 de la Sakura Tower, grandes entradas por 4 euros con buenas vistas de la ciudad.

NUESTROS ALOJAMIENTOS

Yangon: Dos alojamientos escogimos uno a nuestra llegada y otro en los últimos días…

o Motherland Inn 2 (28 dólares la habitación doble con baño). Tal vez no demasiado bien situado, pero lo mejor es que, además de permitir vuestra reserva por Internet previamente, os recogerán en el aeropuerto de Yangón incluido en el precio, lo cual es de agradecer el primer día.

o Beautyland Hotel II (35 dólares la habitación doble con baño). Buena localización y limpias habitaciones si bien nos pareció caro con toda probabilidad por estar céntrico. Localización a ese precio inmejorable, a escasos 50 m de la Sakura Tower, para esos días de vuelta…

Mandalay: ET Hotel (25 dólares la habitación doble con baño). Buena opción por precio y localización. Te organizan las excursiones, alquilan bicis, reservan buses… en general completo, si bien demasiado pendientes de “ofrecerte las mejores ofertas”. Además muy cerca del restaurante Rainbow, muy buena opción para las cenas.

Hsipaw: Mr Charles Guest House (20 dólares la habitación doble con baño. Incluye un buen desayuno) Excelente, cuidado porque tiene amplia variedad de precios y habitaciones. También más económicas con baño compartido en muy buenas condiciones. Todos los turistas andan por allí y la organización de cualquier opción de trekking es fácil aquí mismo.

Bagán: Hasta 3 alojamientos pisamos en 4 días…

o Golden Expres (35 dólares la habitación con baño) No lo recomendamos, por localización ni por relación calidad-precio

o Guest House Pann Cherry (10 dólares la habitación doble con baño compartido). Muy austero pero adecuado para presupuestos limitados, en el Centro de Nyaung U.

o Yar Kinn Tha Hotel (25 dólares la habitación doble con baño) Tras el tercer intento en esta ciudad por fin acertamos, buen precio, buena situación, muy recomendable.

Kalaw: Parami Motel (20 dólares la habitación con baño) Pensábamos que aceptable para una noche, buena situación frente al mercado donde nos dejó el bus y cerca de Sam´s Family donde empezamos el trekking. Pero justo delante tiene la págoda más importante de la villa y no sé si pasará todas las noches pero aquella fue de oraciones… Mejor buscar otro más lejano.

Lago Inle: Teak Wood (30 dólares la habitación con baño. Los mejores desayunos de Myanmar) La habitación perfecta, incluso con un porche para echar el rato. La dueña y su hija peculiares personas con demasiadas ganas de vender sus productos. Repetiríamos seguro por calidad y localización.

Bago: Hotel Emperor (20 dólares la habitación con baño) No repetiríamos la ciudad y de hacerlo, nunca este hotel.

NUESTROS VUELOS

– Valencia-Paris-Bangkok con Air France 750 euros (i/v)

– Bangkok-Yangón con Air Asia 106 euros (i/v)

– Yangón-Mandalay con Yangón Airlines 114 dólares (ida)

– Mandalay-Bagán con Bagan Airlines 52 dólares (ida)

– Heho-Yangón con Yangón Airlines 110 dólares (ida)

NUESTRAS SENSACIONES  

Por si alguno ha llegado hasta aquí…

Viajar a Myanmar es igual que viajar a otros tiempos y desde luego viajar a lugares donde vive la gente más amable de cuantos países he visitado, en los primeros días notas esta afirmación… También es viajar a un país de fuertes sensaciones para nosotros “los occidentales”.

Al principio te ves sorprendido por la gran cantidad de monjes budistas con los que tropiezas en el camino, dicen los textos que algo más de 500.000, aunque se estiman muchos más. En la infancia son muchos los niños de familias pobres que son acogidos en los monasterios y de ahí que prácticamente cada pueblo cuente con uno de estos templos que de alguna manera actúa como internado para ellos. Les educa, les alimenta y en cualquier caso, pueden abandonar el monasterio cuando lo estimen oportuno, al menos eso nos cuentan.

A la edad de 20 años son ordenados como monjes “oficialmente” compartiendo el tiempo de estudio con la meditación. Cada amanecer es impresionante contemplar decenas de monjes con túnicas de vivos colores naranja, amarillo y rojo, en fila, en busca de alimentos, comida que la población, por pobre que sea, cede a los mismos. Este acto no considerado como limosna ni mendicidad, sino más bien un acto de acercamiento al nirvana, permite a los monjes llenar su despensa para la única comida del mediodía, que comparten en el monasterio, siendo a partir de las doce prohibido para los mismos el alimentarse. Este es su único sustento y propiedad, pues para ellos no está permitido el trabajo remunerado.

También las mujeres optan en casos por la religión como modo de vida, distinguiéndose las mismas por sus túnicas rosadas en las calles. No son igualmente consideradas y llenar sus cuencos de comida les suele ser más difícil.

Muy sorprendente es vivir el ambiente de bares y cervecerías. Los hombres son buenos aficionados a la cerveza y la degustan sin medida en las Beer Stations, de barril o de botella, bien tirada y muy fría, incluso con jarras congeladas en la nevera previamente como acostumbramos en España para mantener más si cabe su baja temperatura. Ya de vuelta a casa compran algo más de cerveza para el domicilio e incluso en bolsas de plástico admiten tal bebida para su transporte.

La gente fuma unos puros locales que se pueden comprar especialmente en la zona Norte y por supuesto, ello está permitido en los bares. Curioso el mechero que cuelga en la mayoría de los bares de un hilo con un sistema artesanal para que suba o baje a demanda, mechero que es compartido por toda la gente del local.

No resulta agradable no obstante compartir mesa con estos grandes consumidores de betel. Esta sustancia estimulante que tinta de color anaranjando las bocas de sus infatigables usuarios, a la vez que destroza sus dentaduras, produce salivación excesiva, restos que no dudan en escupir sin disimulo del consecuente ruido, cada vez que tienen oportunidad, en la calle, o lo que es peor, en una bolsa en los autobuses o en un cubo en los restaurantes. Aficionados también al eructo y una curiosa manera de llamarse en la distancia, pues utilizan un sonido similar a un beso para ello…

Respecto a las mujeres, gran parte de ellas embadurnan todas las mañanas las mejillas y buena parte de la cara de tanaka, una sustancia extraída de la rama de un árbol y que utilizan para evitar el exceso de pigmentación de la piel por el sol. Es llamativo el modo de colocarse esta crema puesto que no pretenden disimularla, de modo que es francamente visible en la cara de las mujeres, y también de algunos hombres.

En cuanto a la seguridad y después de haber recorrido cientos de Km por el país, varias ciudades y muchos caminos alejados, podemos decir que nos sentimos tremendamente seguros en todo momento. Esta circunstancia probablemente derivada del régimen político que somete al pueblo y del propio carácter de su población, hace que cualquier trayecto, cualquier zona o cualquier visita que pretendamos sea viable por complicada que parezca.

En definitiva un país cargado de sensaciones, si bien muchas de las cuales chocan con nuestros preceptos, se convierten inmediatamente en motivo de asombro y cargan nuestros recuerdos, recuerdos que vendrán sobre todo repletos de sonrisas sinceras, pues es la mejor y más abundante de las sensaciones que traeremos… Y aunque tal vez os cansaréis de leerlo en todos los foros… ¡Lo mejor de Myanmar es su gente!

6 Comentarios
  1. Un viaje muy interesante y muy bien detallado.
    Birmania siempre me ha atraído mucho y de hecho es unos de los países que tengo como prioritarios en mi agenda.
    Me parece un lujo poder contar con experiencias como la que habéis contado a la hora de emprender la aventura de viajar por uno de estos países.
    ¡Espero poder ir pronto!

  2. sonia 5 años

    Y esa felicidad reflejada en sus caras, no tendrá que ver con la religión que profesan, el budismo?

    • Autor

      Ya sabes Sonia aquello de… no es más feliz el que más tiene, sino el que menos desea…

  3. Gynxa 5 años

    Realmente interesante… Buen trabajo!!

  4. Volvería mañana mismo para ver de nuevo todas esas sonrisas retratadas y tantas otras que llevo en mi memoria… Birmania es una auténtica joya del sureste asiático que no te puedes perder.

  5. Autor

    Esperamos sea de ayuda para muchos de los que tenéis dudas a la hora de organizar vuestro destino, nosotros tropezamos con algunas cuestiones que esperamos haber resuelto para otros, después de terminar este viaje y su relato. Sin duda, un viaje totalmente recomendable, desde luego a precio mucho menor de lo ofertado en numerosas agencias en las que podréis consultar y con todas las garantías de una gente deseosa de conocer el exterior y saludarnos… ¡Gracias Birmania!

Deja un comentario

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2017 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas