Objetivo Birmania (Myanmar). Segunda parte: Bagán, Lago Inle, Bago y Yangón

Print Friendly

Seguimos recorriendo el país…

Día 11.- Visita en bici de los Templos de Bagán

Temprano salimos tras el desayuno a buscar acomodo para la noche. Por 1500 Kyats cada una alquilamos dos bicis para todo el día. Hasta Nyaung U tenemos 2 Km, el terreno es todo llano. Tras la tercera intentona en vano de reservar, nos lanzamos a una cutre guest House, Pann Cherry, que si tiene habitación, son 10 dólares la doble sin baño y nos apremia empezar la visita de los templos… Mañana tal vez busquemos otra cosa.

 

Desde aquí camino de Old Bagan, visitando multitud de templos, grandes, pequeños, todos con encanto desde luego. Imposible recomendar recorrido alguno, seguimos indicaciones de Lonely y nos guiamos por un mapa comprado el día de ayer en el aeropuerto por 1000 Kyats. Agotador si bien el tiempo nos respeta, algo nublado lo cual agradecemos. El terreno aunque llano, en ocasiones se pone difícil por estar embarrado con las recientes lluvias.

En nuestro camino mucho turista, algunos en carros de caballos (guiados y desde luego con menor esfuerzo) y otros en bici. También mucho puesto de venta de souvenirs y bastante agobio en este sentido, esto ya está abarrotado de turismo y se nota… La hora de comer se nota y calcular un sitio cercano donde parar no es fácil a veces, nosotros elegimos un restaurante cercano a la puerta de Old Bagan, el Sarahba II (7 euros cada uno, buscando algo occidental me temo)

Dejamos las bicis tras intentar fallidamente ver la puesta de sol junto con todos los turistas de la zona, las nubes lo impiden, tal vez mañana. Recogemos del Golden Expres nuestras mochilas y una pareja nos recoge haciendo autostop pues no vemos modo de recorrer los dos Km hasta el centro. Ducha y… ¡cena! La conocida como Restaurant Road, alberga varios restaurantes bastantes de ellos con buen aspecto y cuidada ambientación, supongo que cualquiera de ellos serviría después del esfuerzo del día.

Día 12.- Más bici por los Templos de Bagán

De nuevo decidimos cambiar de alojamiento, demasiado cutre… Frente a la Guest House desayunamos un café y un excelente pancacke de frutas (en Weather´s Spoon´s muy agradable), alquilamos las bicis por igual precio para todo el día allí mismo y salimos a buscar hotel. El recomendado en Lonely, New Park tiene buena pinta pero esta lleno, piden 35 dólares. Allí mismo nos envían a un hotel cercano, una calle más arriba, el Yar Kinn Tha Hotel que por 25 dólares nos ofrece una estupenda habitación y nos enseña la de 35 dólares con un porche enorme y desde luego mucho mejor aspecto que la publicitada en Lonely, es lo que tiene a veces esta guía… Reservamos dos noches.

Salimos a cambiar al banco cercano (847 Kyats por dólar, muy buen cambio, a pesar de que pensábamos sería peor en Bagán) y de nuevo nos lanzamos a los Templos en Bici. El día de hoy es más soleado y por supuesto más caluroso.

Disfrutamos con un ritmo menor al de ayer del paseo en bici, la verdad es que los Templos “básicos”, los más importantes los visitamos ayer, y hoy dedicaremos el día a perdernos entre caminos. Llegamos hasta Myinkaba, donde entramos en alguna tienda valorando la compra de alguno de los famosos lacados de esta zona, pero no nos convence ni el diseño ni sobre todo el precio.

Comemos en el mismo sitio del día anterior, nos gustó algo de comida “occidental” y repetimos de nuevo en torno a 7 euros cada uno. Se acerca el atardecer y el día hoy promete. Llegamos hasta un Templo menos abarrotado que el que visitamos ayer que nos ha recomendado un tipo de aquí para la puesta, el Templo de Buledi. Todo encaja, subimos, pero… después de alguna buena foto, parece nublado, empieza a llover, mejor nos vamos… Y cinco minutos después se lía el diluvio, literalmente. Llegamos empapados hasta el Hotel, ¡es lo que tienen estos climas!

Cena en Restaurant Road, elegimos y recomendamos por sus estupendos fried noodels el Restaurante Novel (4 euros cada uno) ¡los mejores que hemos probado hasta el momento en Myanmar! mañana Monte Popa, maybe…

Día 13.- Bagán

Amanece y definitivamente pasamos del Monte Popa, no andamos convencidos, estamos cansados y lo que leemos en foros termina por echarnos atrás. La excursión en transporte privado para un día desde Bagán cuesta 30000 Kyats, es aproximadamente una hora y media para llegar y otro tanto para volver. Sales a la hora que pactas con el conductor y la visita dura entre dos y tres horas excluido el recorrido.

Dedicaremos el día a organizarnos para los días en el Lago Inle. A partir del 16 de Octubre comienzan unas fiestas al parecer importantes en la zona y se prevé bastante gente. De ello nos damos cuenta al intentar reservar alojamiento, todo está completo y finalmente conseguimos reservar en Teak Wood por 30 dólares la habitación.

Queremos hacer un trekking de dos días desde Kalaw. La idea es salir por la mañana desde Bagán hacia Inle, inicialmente pensamos que en avión, pero el billete cuesta en torno a 80 dólares que unidos a los 30 que nos costaría el taxi desde el aeropuerto de Heho hasta Kalaw disparan el presupuesto. Al final optamos por bus, 10000 Kyats (la señora del Hotel nos los vende rebajados a 9000), sale sobre las 7 AM, nos recogen en el hotel y llegamos en 6-7 horas (nadie concreta tiempos previamente) a Kalaw, eso si, nos aseguran en un bus en buenas condiciones…

Y andamos en ello con un buen café expreso en el Rte Little Bagán cuando nos encontramos con Marga y Ramón, llegan desde Inle así que dedicamos el día entero a intercambiar experiencias y consejos. Han llegado en bus nocturno desde el lago, sale a las 19 horas y llega a las 3 de la madrugada a Bagán por 12000 Kyats, según nos cuentan en un bus bastante confortable.

Damos un paseo por el mercado, nos tomamos una cerveza “de las caras” en el Rte The Beach Pagán en una bonita terraza junto al río, comemos en un restaurante chino cercano y decidimos salir al atardecer hacia el muelle para contratar un bote que nos lleve hasta los templos del Norte y después a contemplar la puesta de sol desde el río. Por 20000 Kyats conseguimos la barcaza para los cuatro y en una hora aproximadamente visitamos los tres bonitos templos más alejados del Norte de Bagán. Sobre las 18 horas el sol se pone sobre el río dejando una inmejorable estampa en nuestros recuerdos. Caminata de vuelta hasta el hotel y momento de despedidas y buenos deseos. Mañana rumbo a Kalaw para nuestro anhelado trekking.

Día 14.- Bus Bagán-Kalaw y paseo corto alrededor de Kalaw

Salimos a las 8 de la mañana y tras las 7 horas de rigor de viaje (parece que todos los viajes en bus en este país duren 7 horas), llegamos a Kalaw tras un tramo final de ascenso hacia las bonitas montañas de esta zona. El bus sin ser una maravilla, ha sido un transporte aceptable al precio pagado. Son las 15 horas y decidimos lanzarnos al primer alojamiento con el que nos tropezamos, son 20 dólares, estamos en el centro y para una sola noche nos parece buen sitio. El nombre Parami Motel, a priori una buena opción. Una turista belga nos recomendó por precio y calidad otro cercano, el Eastern Motel por 18 dólares la habitación, pero no podemos opinar.

Como nos han recomendado y también lo leemos en Lonely Planet nos acercamos hasta el Rte. Sam´s Family, donde se organizan trekkings hasta las cercanías del lago Inle, nuestro próximo destino. Lo mejor es hacer la ruta en este sentido, pues el camino por ser de bajada es menos duro. Decidimos el trekking de dos días y una noche pues el de dos noches con tres días nos han dicho que es algo repetitivo, además está lloviendo al atardecer y el camino promete de barro en cantidad.

El tío Sam resulta ser un anciano encantador que se nota atesora toda la experiencia de los primeros trekkings del lugar. Al final y sobre el mapa que el hombre comparte pero no permite copiar ni fotografiar… empezaremos por trasladarnos en coche hasta Lasmine (este primer tramo desde Kalaw es duro y preferimos evitar las dos primeras horas). Desde esta población unas 5 horas entre distintos pequeños pueblos de diferentes etnias de la zona para dormir en un Monasterio en Pattupark. Al día siguiente otras 5 horas de caminata hasta Tonle donde termina con una buena panorámica del lago.

El precio para los dos solos es de 14000 Kyats por persona y día, es decir 56000 para los dos días en total. Si se une más gente saldremos a 10000 por persona. Una vez en Tonle nos trasladarán en bote hasta nuestro hotel en el Norte a través del lago, ello suma 15000 al presupuesto. Y además hay que agregar 3000 por cada uno para que nos trasladen nuestra mochila hasta el TeakWood. Como hemos decidido evitar el primer tramo y llegar hasta Lasmine en taxi serán 20000 kyats más de no compartir gastos. En total unos 95 euros si hacemos el trekking solos.

Aprovechamos para comer en el Restaurante donde la señora Sam nos sirve una excelente comida a base de tomates, noodels y pollo agridulce (7 euros los dos) y observamos un ir y venir de turistas reservando más y más trekkings. Prácticamente de inmediato Sam nos confirma que tendremos compañía en el trekking, lo cual quiere decir dividir gastos, taxi y bote entre dos y sólo 10000 por el guía. Supone pues ahorrar sobre 35 euros, ¡una suerte!

Un paseo por el mercado, una tranquila cena y a descansar, mañana hacia el Lago Inle…

Día 15.- Primer día de trekking hacia Inle. Noche en Pattupark

No dormir es jodido, pero no hacerlo antes de un trekking parece mucho peor, y es que los monjes de la vecina pagoda ¡no han cesado sus oraciones en toda la noche y las retransmiten por altavoz! Un sonsonete repetitivo que se mete en tu cabeza… En fin, cumpliendo años y esta vez en Myanmar… ¿Me secuestrarán?

Salimos a eso de las ocho como estaba previsto en una van hasta el punto en el que iniciaremos el trekking. Una hora más tarde llegamos y nos ponemos a caminar. El recorrido discurre entre poblaciones de distintas etnias birmanas como los paos, la segunda en volumen por detrás de los shan. Característicamente se les reconoce por su ropa negra y una especie de turbante naranja lo cual hace muy vistosas a sus mujeres. Al principio cruzamos bellos campos de arrozales, campos de maiz, de sésamo, de chilis…

Llegamos tras unas tres horas hasta el pueblo donde comeremos en casa de uno de sus habitantes. Todo muy agradable en un ambiente de lo más acogedor. Como dicen nuestros compañeros de viaje, Adrian and Shona, ¡simple!, me temo que lo del inglés es urgente… Seguimos con una corta sobremesa nuestro camino entre montañas, cruzando pequeños riachuelos y complicándose cada vez más si cabe. El barro por la lluvia de los días previos hace muy difícil caminar y cuando el terreno se pone hacia arriba es francamente agotador.

A poco menos de una hora de nuestro destino una atronadora lluvia nos sorprende llegando finalmente unas 7 horas después de nuestra salida, empapados, con todo el barro del mundo y alguna sanguijuela en nuestros pies. Nos alojan finalmente en casa de la maestra del poblado pues parece que el monasterio previsto está lleno. Cena mientras oímos caer la lluvia afuera, hoy iremos pronto a dormir…

Día 16.- Segundo día de trekking. Llegada al lago Inle

Pues vale que lo de dormir en el suelo era superable, pero dormir entre una maraña de gatos que no cesan de maullar… en fin que a eso de las 6 con el desespero en el cuerpo salimos de la cama. Tom Tom, que es como se llama el muchacho que nos acompaña y prepara la comida se curra unas tortillas y un arroz frito de buena mañana del que damos buena cuenta. La guía, de nombre imposible de retener nos dice que salimos sobre las ocho.

Y así es, salimos para unas cinco interminables horas con una mínima parada de quince minutos. Llegamos exhaustos pero disfrutando de paisajes desde los altos de las montañas de unas vistas magníficas del lago. Comemos en Tonle poco antes de tomar nuestro bote sobre las 13 horas. Al llegar tenemos que pagar la tasa de 5 dólares que exige la estancia en el Parque Nacional del Lago. Han sido finalmente ¡unos 45 kilómetros! y podemos asegurar que no sé en temporada seca pero desde luego en cuanto llueve se pone difícil…

Una hora en bote, nuestro primer contacto con el maravilloso Lago Inle y pronto nos damos cuenta de que nos va a gustar. Llegamos a Nyaungshwe, al Norte del lago y donde existe mayor disponibilidad de alojamientos y posibilidades para organizar los días de estancia en el lago, alojamiento en Teak Wood donde enseguida conocemos a la peculiar dueña y a su hija… Ducha, por fin, y algo de descanso, hay buena wifi… (o eso creíamos)

Salimos a cenar con Andrei y Senna, una pareja tremendamente simpática que han salido para viajar ¡8 meses por Asia!. Cenamos en Green Chili Restaurant y por unos 7 euros por pareja tomamos un excelente pescado servido en uno de los mejores restaurantes que hemos pisado en Myanmar. La compañía es muy buena y decidimos tras la leve presión que notamos por parte de la Sra. Teakwoods reservar para mañana una excursión de día completo por el lago con barca, nos sale por 30000 a repartir.

Día 17.- Lago Inle. Día completo en el lago

Las barcas que te transportan por el lago son francamente cómodas, llevan unas sillas con reposabrazos que hacen que los largos trayectos sean agradables, salvo por el ruido del motor, el lago mide 19 Km de largo por 10 Km de ancho. Navegar por el mismo es maravilloso pues la multitud de paisajes que se entremezclan en el agua es una fantasía. Las casas construidas sobre pilotes en el agua, los típicos pescadores que se ayudan de una pierna para remar, los campos de tomates que crecen prácticamente sobre el agua y un sinfín de ir y venir de gentes en sus botes, hacen que la cámara no pueda prácticamente parar.

Además estamos de suerte, ayer día 16 de Octubre empezó el festival de la Phaung Daw Oo Paya (la pagoda de los cinco budas) que se celebra una vez al año y podremos disfrutar de procesiones en el lago como más tarde veremos. De momento y a primera hora salimos en dirección a Inthein, a la Shwe Inn Thein Paya donde se están preparando los cuatro budas que saldrán en procesión por el lago. Todo un espectáculo lleno de colorido.

Más tarde nos dirigimos a un Monasterio alejado del Sur y a un telar donde se confeccionan magníficas telas de seda, algodón y loto. Paramos a comer cerca de la págoda de los cinco budas hacia donde se dirigirá la procesión. Unos buenos platos de comida birmana por 10 euros por pareja, algo caro en nuestra opinión. Y finalmente el momento deseado, la tremenda procesión de barcas que preceden a la ornamentada embarcación que transporta los budas. Realmente un momento fascinante. Agotados al atardecer volvemos de regreso a nuestro hotel.

Cena muy cerca del hotel en el Htoo Htoo Aung, local que nos recomendaron Marga y Ramón y que se convertirá en nuestro sitio preferido para los próximos días. La cena, unos 10 euros por pareja.

Día 18. Lago Inle, ruta alrededor en bicicleta

Decidimos para hoy con ritmo más tranquilo emprender el día para recorrer el lago en bicicleta, continuamos viaje con Andri y Sanne. Salimos sobre las 10 de las mañana tras el buen desayuno que sirven en el Teak Woods. Las bicicletas alquiladas allí mismo, 1500 Kyats para todo el día. La ruta, que emprende la mayoría de turistas y nos indican en el hotel, empieza en dirección hacia las bodegas de vino Red Mountain, una explotación a unos 5 Km del centro donde llegamos después de una empinada subida. La degustación de sus cuatro principales caldos con una tapilla de queso nos cuesta 5 euros los dos, supongo que todavía falta tiempo para que hagan unos vinos adecuados…

Seguimos ruta y unos 11 Km después de nuestra salida llegamos a la segunda de las paradas recomendadas, en Maing Thauk, donde se haya ubicado el Masa Thouk Forest Monasterio, cuya visita nos lleva algo más de una hora y media después de un duro ascenso que tal vez no nos mereció la pena. Al bajar decidimos comer en un restaurante situado justo antes de la subida al Monasterio, se llama Maing Thouk Image y por 5 euros la pareja nos comemos unos magníficos noodels.

A partir de aquí cruzamos el lago en bote, 7000 Kyats el recorrido, paralelamente a un puente de madera de al menos 1 Km tremendamente fotogénico al atardecer. Quedan unos 11 Km más para la vuelta y de camino paramos en las Hot Springs, unas piscinas termales donde teníamos pensado un baño pero finalmente no nos convence y seguimos camino.

El tramo final hasta Nyaungshwe es algo más duro pero se aprovecha la proximidad del lago y la buena luz de la tarde para bonitas fotos de las gentes que lo habitan. Llegada tras los 22 Km aproximadamente y unas 7 horas de ritmo lento sobre las 17 horas. Ducha, descanso y … cena en una ¡pizzeria italiana!. La Star Flowers, pero es lo que tiene el exceso de expectativas… 7 euros cada uno y no fue lo que esperábamos… La compañía inmejorable pues coincidimos de nuevo con Rebecca, una joven australiana de agradable conversación.

Día 19.- Descanso en Lago Inle

Mañana dedicada al descanso. Organizamos nuestros próximos días y finalmente optamos por volar el Domingo para Yangón. La opción de Pindaya nos parece difícil, aconsejan únicamente llegar en taxi (50000 Kyats el viaje), y el alojamiento en la zona es más caro de lo habitual. Nos ofrecen un ida y vuelta con tres horas por viaje para una visita de un día. Por otra parte la opción de trekking en la zona ya nos viene cuesta arriba. Así que finalmente volaremos el Domingo a las 11:55 desde el aeropuerto de Heho hasta Yangón, con Yangón Airlines por 110 dólares. Llegar al aeropuerto lleva una hora y cuesta 15000 Kyats. La otra opción económica para llegar hasta Yangón desde Inle es en bus nocturno, cuesta 15000 Kyats, sale a las 16 horas y llega a las 4 AM aprox, demasiadas horas en nuestra opinión.

Escribimos nuestras postales, llegamos hasta la oficina de correos (500 Kyats hasta España, veremos si llega), y nos acercamos hasta el Monasterio Shwe Yaunghwe Kyaung, de las Ventanas Ovaladas, 2 Km al Norte de la ciudad en un agradable pequeño paseo en bici cerca del mercado. Allí disfrutamos de la fotografía con los momentos de oración de los novicios. Volvemos al pueblo para comer de nuevo en el Htoo Htoo por unos 8 euros por pareja (tienen buenos menús shan y de especialidades del lago Inle)

Nos despedimos de Andri y Sanne, salen en bus ya para Yangón y descansamos por la tarde. Cena en View Point, probablemente el sitio más exclusivo de la pequeña ciudad y también el más caro, junto al puente. Optamos por un menú degustación de comida shan, al final ¡40 euros los dos!, no creo que mereciera la pena…

Día 20.- Ultimo paseo en bote por el Inle

Tras un tremendo desayuno sin prisas en Teak Woods (café, tostadas, huevos, sandía, plátanos, churros, samusas, tortitas con garbanzos… uffff) salimos a eso de las 9 AM tras negociar directamente en el embarcadero para medio día. Pagamos 12000 Kyats pactando la vuelta para las 14 horas, lo cual viene a confirmarnos que la Sra Teak Wood nos engañó el primer día.

Comenzamos el paseo de nuevo por el atractivo lago Inle y lo primero con lo que nos tropezamos son unos simpáticos pescadores con sus redes cónicas trabajando que no dudan en posar para nuestras fotos. Decididamente son gente tremendamente simpática.

Nuestra primera parada en el pueblo donde está el mercado hoy, en Maing Thauk, hay que preguntar antes, pues se trata de un mercado itinerante. Allí nos tropezamos con pocos turistas si bien bastantes puestos de artesanía que hacen por supuesto que mengüen nuestros Kyats. Disfrutamos de los puestos del mercado, coloridos con gente de las distintas etnias.

Salimos tras más de una hora en el mercado de nuevo en el bote rumbo a… Nuestra sorpresa del día es tropezarnos con el fantástico espectáculo que supone las carreras de barcazas que se celebran en el lago y pensábamos serían en los próximos días. Al menos 100 remeros con su peculiar modo de remar con los pies en una frenética carrera por equipos. Compiten dos barcazas y el griterío y alboroto en las barcas que acuden al espectáculo es inimaginable.

Tras ello una visita a un grupo reducido de mujeres padaung, las “mujeres jirafa” que también habitan estas tierras del Sur de Myanmar al igual que las vecinas tailandesas. Visita que tal vez desmerezca, pues aunque se vuelcan en sonrisas hacia los turistas que allí llegan, no son más que el reclamo de la tienda que les sirve de escaparate. Al menos compramos alguno de sus tejidos, cosa que nos parece lo menos que podemos hacer.

Vuelta hacia Nyaungshwe, previa visita de nuevo de los curiosos floating gardens, ingenioso sistema de cultivo sobre el agua. Comida y descanso, han pasado ya 6 horas en el lago. Por la noche salimos a cenar, nuestra última oportunidad en el Htoo Htoo, disfrutando de especialidades de comida shan. Pagamos 8500 Kyats los dos (la cerveza de 640 ml a 2000 Kyats, nos tomamos dos, y la comida 4500…)

Día 21.- Vuelo Heho-Yangón

En unos 40 minutos llegamos desde el lago hasta el aeropuerto de Heho. Nuestro vuelo sale a las 12 del mediodía así que tomamos alguna cosa en los locales de enfrente (no esperéis gran cosa…). Son dos horas de vuelo puesto que hace una parada de camino en Thandwe, hecho frecuente en los vuelos de Birmania, a modo de autobús, para en una ciudad donde bajan y suben pasajeros sin moverte tu del asiento.

De nuevo en Yangón sobre las 14 horas. Cambiamos algunos dólares en el aeropuerto, esta vez a 844, muy bueno. Allí mismo nos reservan desde la “oficina de turismo” el hotel que elegimos: el Beautyland II, sobre todo por su buena localización aunque pagamos 35 dólares. Tras llegar con una negociación encarnizada de 6 euros el taxi, dejamos mochila y salimos para buscar algo para comer. Yangón no nos entusiasma, es Domingo, la ciudad está abarrotada lo cual nos agrada, pero venimos de una zona muy tranquila y agradable, y eso se nos nota.

Tomamos un triste sándwich de atún en Mr Brown café (6 euros con las bebidas) y regresamos al hotel para organizar nuestras últimas 72 horas en el país. Al fin nos decidimos por Bago mañana, tal vez en tren, así que nos acercamos hasta el Tokio Fried Chicken y nos atiborramos por 10 euros de pollo con dos coca colas que aquí se pagan a precio de oro… Un rato de mala conexión a Internet en el hotel (como casi siempre) y a dormir, mañana habrá que intentar comprar los billetes de tren…

Día 22.- Tren hacia Bago y visita de la ciudad

La estación de trenes se encuentra frente a la Sakura Tower, muy cerca del hotel donde nos alojamos. Frente a la misma torre de oficinas existe un puesto de venta de billetes al que nos acercamos sin éxito para comprar nuestros tickets. Nos envían directamente a la estación que está justo detrás.

Llegamos sobre las 7:45 y cual es nuestra sorpresa al ver la negativa en vendernos el billete para el tren de las 8 AM. En seguida entendemos sus explicaciones pues tras decidir que nos venderán el de las 11 AM, observamos atónitos el proceso de elaboración de los billetes. Lleva bastante más de 15 minutos, pasaportes necesarios, multitud de copias, hojas de calco que van y vienen… en fin, Birmania en estado puro. Finalmente no conseguimos el billete de primera de 4 dólares, parece que está completo, y compramos uno de 3 dólares “superior”.

Decidimos dar una vuelta por el Centro, pues la estación está a tiro de piedra del Mercado (no abren hasta las 10 AM). Café y hacer tiempo… Y como de perderlo se habla, tras leer en Lonely la promesa de una buena conexión en el Hotel Traders, allá que nos vamos con esta pinta mochilera que llevamos. Y efectivamente 6 dólares tienen la culpa de dos excelentes expresos y una muy buena red, así que, si de hacer tiempo hablamos, este es el mejor sitio de toda la ciudad… (si no tenéis tiempo de mucho más allá y queréis una conexión buena y un buen café, Traders… sin duda)

Y con el tiempo justo, salimos para la estación de trenes de nuevo, llegamos y ¡alucinamos con el trayecto! Desde luego, el que no ha subido en tren, no ha estado en Birmania. ¡Vaya saltos, menudo traqueteo, que buenos vecinos de vagón! Dos horas y destino: Bago. Nada más llegar a la estación, varios individuos intentando vender su producto, básicamente la visita de los templos en moto. A pesar de la presión a la que ya venimos acostumbrados, nos damos un paseo hasta el centro de poco más de diez minutos desde la estación y el primer hotel recomendado, pese a lo cutre es el elegido: el Emperor, por 20 dólares no merecidos salvo por estar bien localizado.

Ofrecen el trayecto para un día en 10000 Kyats por persona, nos parece caro, intentamos alquilar unas bicis, y nos advierten de los 2000 Kyats de alquiler más los 10 dólares cada uno que pagaremos en los templos si no hacemos la visita con ellos… ¿Extraño? Pues al final conseguimos que por 5000 Kyats nos lleven a los templos a los dos en trishaw… Y el secreto está en entrar siempre por alguna de las puertas laterales de los mismos, nunca la principal, sobre todo en el más famoso del enorme buda que mejor dejarse para el final (sobre las 16:30 es gratuito). De todos modos y en definitiva no nos apasiona la visita. En unas 2-3 horas hemos visitado todos los principales templos y págodas, supongo que al principio del viaje hubiera sido mejor…

Un apalanque en un local “extraño” con wifi, pero con gente superamable, buena cerveza y al final hasta buena cena… el Frappe, coffe and snack, de donde salimos unas horas más tarde… Muy recomendable ¡para unos huevos fritos con patatas!

Y a la cama… Si bien lo de dormir se pone cuesta arriba, el aire acondicionado imposible de regular y bajo cero en plan demostración de que lo tienen en la habitación, el ruido de la calle principal justo debajo ensordecedor, camiones, jaurías de perros, pájaros, la llamada a la oración de las 4 de la mezquita contigua… y la guinda la ponía el estado cochambroso de todo lo que nos rodeaba… Los individuos de recepción únicamente se molestaron en vendernos la visita de los templos en mototaxi de sus colegas y no fueron capaces ni tan siquiera de informarnos del horario de trenes de vuelta a Yangón… ¡No vayáis por allí!

Día 23.- Bago-Yangón y de aquí… ¡hasta el final!

El tren sale a las 7 AM así que tras la tremenda noche vivida, salimos por piernas llegando a Yangón sobre las 9 AM, más vale malo conocido… y de nuevo el recorrido en tren, esta vez en Primera se convierte en un desafío a los escrúpulos. Intentamos al llegar localizar algún otro hotel en el centro aunque haya que pagar un poco más, el Panorama por poner un ejemplo nos pide ¡110 dólares la habitación!, así que nos volvemos a quedar en el Beautiland II.

Mañana de Shopping en el Mercado de Bogyoke Aung San, donde se puede encontrar todo tipo de artesanía y últimas compras, si bien muchas de las cosas huelen a manufacturas chinas… Comemos allí mismo unos noodels y dos cocas por 5600 Kyats, bastante recomendable, sobre todo por el ambiente (mientras comes, la misma camarera se dedica a abanicarte…)

Tras la siesta, ¡si siesta! nos acercamos al bullicioso mercado nocturno. Diferente, animado, especial… como todos los que vemos en Asia. Y tras esta avalancha de olores y colores nos subimos al piso 20 de la Sakura Tower, al Sky Bistro. Desde las 16 h hasta las 22 h tienen su happy hour, recomendables sus mega entradas a solo 4000 Kyats con las que puedes cenar. Nos decidimos por una tempura de verduras y un excelente pollo frito que junto una Myanmar bien fría costó 13000 Kyats, una delicia de cena disfrutando de la Shwedagon Paya iluminada a lo lejos.

Día 24.- Ultimo día en Myanmar, los animados mercados de Yangón

Por la mañana temprano llegamos hasta el matutino mercado del pescado… pescado, carne, flores, verduras, frutas, multicolor y fotogénico escaparate de la vida birmana. Paseo hasta un nuevo mercado, fotos y más fotos, todo un examen de reválida en fotografía y un gustazo poder practicar con tan coloridos modelos.

Ultimo paseo, comida, Myanmar beer… ¡Birmania nos despide con una fantástica tormenta! Y mañana… ¿Por qué no volar hasta el Norte de Tailandia…?

8 Comentarios
  1. Elisa 1 año

    Recordando mi viaje, ummmm, que recuerdos tan geniales!. Nosotras fuimos en julio, o sea, monzón a tope!, los días de treking daba igual goretex, que bambas de verano…el agua caía como un río y te entraba por doquier, creo que es por esto que nosotros no vimos apenas turismo, además de que en octubre es el famosísimo festival del que disfrutasteis pero cuyo precio es más turismo. Fantástico relato y estupendas fotos. Que gusto da leeros!
    Me recomendaron dos cosas solo antes del viaje, aunque yo lo hice con una agencia de aventura, sandalias de dedo y paraguas…y si se rompe te compras uno por 1 €.

  2. Silvia 2 años

    Hola! En que epoca hiciste el Trekking??? Siempre está tan embarrado de ffango??? Nosotros vamos en Enero, epoca que no es de lluvias. Gracias.

    • Imagen de perfil de José Luis Bauset Autor

      Nosotros recorrimos el país en Octubre, nos pillaron buenas lluvias pero en una época en que el monzón estaba terminando. Creo que en Enero no pillareis demasiada lluvia. No dudéis en hacer ese trekking hasta Inle, no es muy duro y disfrutareis mucho de los paisajes birmanos.

      • Silvia 2 años

        Muchisimas gracias Jose Luis.
        La unica duda que nos queda es que tipo de ropa tenemos que llevar. Que nos recomiendas? Ropa de invierno, verano…? Y el tipo de calzado. Como son los caminos?
        No sabemos si llevar zapatos de trekking con goretex o solamente de montaña sin aislamiento de agua. Estamos en un mar de dudas.

        GRACIAS DE NUEVO!!! 😀

        • Imagen de perfil de José Luis Bauset Autor

          En general la temperatura debe ser buena y no os harán falta grandes prendas de abrigo. Respecto al calzado, en mi opinión, cualquier cosa que sea impermeable mucho mejor, aunque creo que debe ser la estación seca, los caminos suelen ser bastante dificultosos. Nosotros hemos viajado muchas veces con sandalias de trekking y pueden ser una opción (siempre con calcetines aunque la estética quede regular…). No me hago mucha idea de la temperatura que podéis encontrar en Enero, pero me imagino que caluroso a pesar de subir a algún punto de mayor altura. Tal vez un forro para la noche.

  3. Imagen de perfil de Gynxa
    Gynxa 5 años

    Parece que el Lago Inle es súper divertido. Me ha encantado la foto de la carrera de las dos barcazas…
    Genial entrada de Birmania!

  4. Hey there, You have done a great job. I will certainly digg it and in my view suggest to my friends. I am sure they will be benefited from this site.

Deja un comentario

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2017 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas