Print Friendly, PDF & Email

Postal-Isa-CroaciaComo siempre, todos nuestros viajes empiezan en un sitio totalmente diferente del que acabamos después. Lo que en principio iba a ser una semanita recorriendo Centroeuropa, se convirtió en 21 días bordeando el Adriático, que este año nos apetecía playeo….

Después de mucho estudiar la situación, idas, vueltas, miles de visitas a la pagina de Skyscanner y de más, el itinerario de nuestros vuelos fue:

Ida: Valencia-Trieste

Vuelta: Dubrovnik-Alicante (con escala en Barcelona)

Domingo 8 Septiembre 2013. Murcia-Valencia

Por fin, y después de tanto tiempo, llego el gran día de nuestra partida. Con nuestras mochilas preparadas nos damos un paseo hasta la estación de tren de Murcia, donde cogemos el Talgo hasta Valencia. 3 horas después estamos en Valencia, desde la estación a nuestro hotel son 10 minutos andando. Nos alojamos en el Hostel DingDong Nuns, en la zona del barrio del Carmen, muy céntrico, en un edificio antiguo restaurado hace bien poco, y por 38€ la noche entre los dos. Aprovechamos para reencuentro con amigos y salimos de cañas por las calles y plazas del centro de Valencia.

Una sola pega, la recepción del hotel está a unos 10 minutos andando de donde nos alojábamos nosotros, lo que puede ser un inconveniente si se te cae la tarjeta de la habitación por el hueco del ascensor a una hora no muy prudente, y después tienes que volver porque la nueva que te han dado no funciona…. Ya con la primera anécdota del viaje, nos vamos a dormir

Lunes 9 de Septiembre. Valencia-Trieste

Dejamos el hotel y andamos a la parada de metro más cercana, en este caso Xativa, q esta justo en la puerta de la estación de tren donde llegamos ayer. Por 4,90 euros sacas el ticket hasta el aeropuerto, aunque si sacas 2, te cuesta 8,80€. El trayecto dura unos 20 minutos, y te deja directo en la terminal. Facturamos, después de la apuesta de siempre, a ver quien se aproxima más al peso de cada maleta, como siempre la mía pesa más, y Ramón gana, esta noche pago yo la cena 🙂

Unas cervezas para amenizar la espera, y 2 horas después ya estamos en Trieste. Justo a la salida del aeropuerto hay una máquina para comprar tickets para el autobús. Desde allí salen en dirección Udine, Trieste y poco más. Por 3,90 € te lleva a la estación central de Trieste en unos 40 minutos.

Mapa Turismo Trieste

Damos un paseo por el puerto hasta llegar al Canal Grande, que esta precioso con la luz del atardecer. Muy cerquita esta nuestro alojamiento, el Hotel Brioni, reservado con antelación desde Booking, habitación doble con baño por 50€. La verdad es que una vez visto el hotel, algo cutrecillo, nos parece un poco caro, pero en relación a los precios que vimos, era de lo mejorcillo. Ducha rápida y nos echamos a la calle en busca de un platazo de pasta. Muy cerca del hotel hay muchas calles peatonales, con bonitos edificios, y multitud de restaurantes y bares para cenar. Nos sentamos en la terraza de La Tecia, donde degustamos deliciosos Ravioli con setas y Tagliatelle a le vongole, acompañados de vino de la zona y cerveza artesana de Trieste, Cittavechia, todo por unos 30€. Después del cenote, breve paseo nocturno hasta la Piazza Unitá d’italia, preciosa iluminada, y callejeamos un poco hasta el hotel. Necesitamos horizontalidad.

mapa turismo croacia

Martes 10 de Septiembre. Trieste-Pula

Tras el bien merecido descanso, nos levantamos y tomamos un café en la placita de debajo del hotel. El señor de recepción nos ha dado un mini mapa, y con eso nos disponemos a patear lo que nos dé tiempo de la ciudad. La verdad es que para no ser el objetivo de nuestro viaje, nos sorprende para bien, y nos alegramos de haber decidido quedarnos una noche aquí. Bien merece la pena dedicarle al menos medio día para pasear por sus calles. Con nuestro mini mapa en mano, subimos por la Scala dei Giganti hasta el Parco de la Remembranza, y de ahí nos encontramos, de casualidad con el Castello de S. Giusto, y al lado la catedral y unas ruinas romanas. Entramos al castillo, y por 1€ puedes recorrer la fortaleza y disfrutar de las vistas de la ciudad. Hay museos con exposiciones dentro, pero no entramos, disponemos de poco tiempo y preferimos dedicarlo a pasear.

Continuamos nuestra ruta bajando hasta la zona del casco antiguo, con estrechas callejuelas de cuento, músicos callejeros, todo muy idílico. Volvemos a la Piazza Unitá, para verla de día y paseamos un rato también por el puerto. Encontramos la oficina de turismo justo en la Piazza Unitá, donde la señora que nos atiende nos recomienda ver lo ya visto, y un par de iglesias más. Descansito para tomar un spritz y una cerve, y decidimos hoy comer a lo barato, pizza y refresco. Vuelta al hotel a por maleta y a la estación de bus a comprar los tickets para Pula. 31€ los 2, hay varios horarios y todos tardan unas 3 horas.

Trieste-001
Trieste-002
Trieste-003
Trieste-004

Al llegar a la estacion de bus, hay un señor con mi nombre en un cartel. :-). Resulta que Aleksander, el dueño del apartamento me escribió un mail para preguntarme la hora a la que llegábamos, pero no me esperaba que e fuera a recogernos!!! Más majo…. Nos lleva en coche hasta el apartamento, Hostel Sonja, reservamos desde Hostelbookers 3 noches por 90 €, genial super céntrico, limpio. tiene 3 habitaciones y 2 baños, una cocina compartida y WiFi, ¿qué mas queremos? Pues al llegar el hijo de Aleksander, Andrea, se tira una hora y media sentado con nosotros diciéndonos sitios de la ciudad para ir, que visitar, donde comer, como llegar a las playas de los alrededores… El padre nos cambia unos 20€ en kunas (1€-7, 5kn aprox) para cenar esta noche… Ya estamos como en casa. Con el subidón del momento, ducha y cena en Pizzería Júpiter, deliciosas y enormes pizzas, muy barato, y con una agradable terraza. Nos dormimos muy contentos por nuestro buen inicio de viaje.

Mapa Croacia

Miércoles de 11 Septiembre. Pula

Después de desayunar, Aleksander nos lleva a cambiar el dinero a una casa de cambio de una amiga suya, que tiene a 7,5 un, cuando las demás lo tienen a 7,3, y después nos lleva en su coche a recoger nuestro.¡Pero qué hombre! De verdad, ya somos sus hijos, jeje. Tenemos que recoger el coche en el Hotel Istra, en Verudela, a unos 3km de Pula. Habíamos alquilado un coche pequeño, rollo Opel Corsa, pero como no quedaban, nos dan un Peugeot 508 deportivo, ¡Toma ya! Por 300 € con franquicia, desde el día 11 hasta el día 22, que lo devolveremos en Dubrovnik. (lo reservamos desde España en la web de Rentalcars). Ya con nuestro super carro tan contentos, y como hace buen día, decidimos ir a la playa.

Vamos a la zona de Lungomare, que es como un paseo marítimo con playa de cemento, y alguna calita de guijarros. Paramos en un chiringuito en una cala para comer, un par de trozos de pizza y cervezas, muy barato, y con musicón. Nos damos nuestro primer chapuzón en el Adriático, disfrutamos un rato del sol y después nos vamos a la zona de Verudela, que aunque es zona de complejos hoteleros, tiene playas muy chulas, y bosques de pinos con rutas para hacer senderismo o en bici.

Pula-001

Siguiendo indicaciones de Andrea, aparcamos el coche en el Hotel Brioni, y de ahí vamos andando a través de una pinada hasta el mar. Justo aquí hay una especie de ermita, donde la gente viene a ver la puesta de sol. Nos sentamos un rato en las rocas a disfrutar de las vistas, pero aparecen nubes, así que nada de atardecer, nos volvemos al Hostel. Al llegar cae un diluvion, y nos quedamos de charla con Andrea y una pareja de Madrid, Jorge y M. Jose en el patio de nuestro hostel.

Esta noche decidimos ir a cenar a un local de comida bosnia que se llama Kod Kadre, deliciosa y muy barata, y nos encontramos allí a nuestros compis del Hostel y después de cenar tomamos unas cerves con ellos en un bar al lado del Arco de Sergi, donde los únicos turistas parece que somos nosotros, y se puede fumar dentro. ¡Qué agustico se está en Pula!

Pula-002

Jueves 12 de Septiembre. Alrededores de Pula, Porec y Rovinj

Hoy nos vamos a visitar 2 pueblos cerca de Pula. El primero de ellos es Porec, en la costa oeste de la región de Istria. Un pueblecito pequeño, de callejuelas empedradas y edificios de estilo veneciano, como casi todos los de Croacia. Tiene un pequeño paseo marítimo que bordea todo el pueblo, con vistas muy chulas de una pequeña isla que hay enfrente. Lo más destacado de Porec es la Basilica Eufrasiana, 30 kn la entrada por persona, e incluye entrada a la basílica y a las salas museo del complejo, donde cuentan la historia de la basílica, y hay mosaicos muy bien conservados.

Porec-001
Porec-002
Porec-003
Porec-004
Porec-005

Tras la visita al pueblo, pillamos algo en una panadería y bajamos al muelle para comer disfrutando de las vistas. Vamos dirección Rovinj, nuestra segunda parada del día por la carretera nacional en vez de coger la autopista, ya que está muy cerquita de Porec y pasamos, bordeando el Fiordo Limski, alucinante.

La ciudad de Rovinj es arquitectónicamente muy parecida a Porec, pero con mas encanto. Aparcamos en un parking al lado del puerto, 5kn la hora, no está mal. Caminamos por el paseo admirando la magnífica vista que ofrecen las casitas de colores pastel de la orilla. Todo el pueblo está construido en una colina, en cuya cima se encuentra la catedral de Santa Eufemia, a la que no entramos. Justo al lado de la catedral y con unas vistas del Adriático preciosas hay un bar-terraza. Callejeamos un rato por los adoquinados callejones de la ciudad, repleta de puestos de artesanía y de turistas. Estos días hay un festival de música por los alrededores de Rovinj, sumando gente a los turistas habituales.

Rovinj-001
Rovinj-002
Rovinj-003
Rovinj-004
Rovinj-005

De vuelta a Pula, antes de llegar a casa, avanzamos un poco mas hasta el Cabo Kamenjak, que tras haber estado allí, nos arrepentimos de no haberle dedicado al menos una mañana entera, ya que se trata de una reserva natural, con multitud de senderos y playas vírgenes. Nos da tiempo a un mini-trekking de una hora antes de que empiece a bajar el sol, llegamos hasta una playa desde donde se ven las islas de Cres y Krk. Si vas andando o en bici es gratis, pero si quieres entrar con el coche hay que pagar.

Tras el provechoso día, esta noche vamos al Anfiteatro romano de Pula, a ver el espectáculo Antiqua, una frikada en donde, a parte de ver peleas de gladiadores a la romana, cuentan la historia del anfiteatro, y es una oportunidad para visitarlo. Nos cuesta 60 kn por persona ( la entrada normal vale 40kn) Es totalmente para turistas, pero pasamos un rato divertido. Acabamos algo tarde, y vamos a cenar otra vez a la pizzería Júpiter, ya que está al lado del anfiteatro, y cierra algo mas tarde. Pedimos pasta, pasable pero no nos triunfa tanto como la pizza del otro dia.

Pula-teatro-001
Pula-teatro-002
Pula-teatro-003

Viernes 13 de Septiembre. Pula-Plitvice

Hoy nos despedimos de Papi Aleksander, nos da penica y to, y tras tomar un café y que nos explique la ruta por carretera que tenemos que seguir, dejamos Pula y nos dirigimos hacia Plitvice por la carretera de la costa. Pozdrav Aleksander!!!

De camino paramos en Labin, otro pueblecito medieval con encanto, mucho menos turístico que Porec o Rovinj, merece la pena dar un paseíto por sus laberínticas calles, por las que andamos prácticamente solos y admirar las vistas del Golfo de Kvarner desde los miradores. En la plaza principal del pueblo, comemos un par de hamburguesas y cervezas por 60 un los dos y continuamos carretera. Si vais con tiempo, sin prisas, recomendamos mucho mucho ir por la carretera de la costa, el paisaje y las vistas son increíbles!!! De lo mejorcito de todo el viaje.

Por recomendación de Aleksander, paramos a tomar un café en Plomin, en el Hotel Flanona, que está sobre un acantilado y la terraza de la cafetería ofrece unas vistas únicas e inolvidables de las islas. Mala suerte que nos pilla la lluvia, y tenemos que terminar el café dentro. Continuamos por la carretera de la costa hasta Senj, donde nos desviamos por un puerto de montaña dirección Plitvice. Pasamos por un pueblo llamado Otocac donde aún quedan casas con señales de disparos y bombardeos de la guerra. Muy triste.

Unas horas más tarde llegamos a la que va a ser nuestra casa durante 2 días, Plitvice House, que reservamos ayer a través de Hostelbookers. Los dueños son una pareja de abuelicos, que no hablan inglés, pero muy amables. Nos enseña la habitación doble, con vistas a las montañas, y baño compartido, que nos cuesta 60€ los 2 días. Grobevac, el “pueblo” es muy pequeño, y en realidad no tiene centro urbano como tal. Sólo hay unas cuantas casas que alquilan habitaciones, pero se respira una tranquilidad especial. Compramos cosas para preparar sándwiches para mañana y cenamos en uno de los restaurantes al lado de la casa. Carne a la brasa, muy rica, y a dormir pronto.

Sábado 14 de Septiembre. PN de los lagos de Plitvice

Preparamos unos sándwiches en la casa y nos dirigimos hacia el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Desde nuestro pueblo nos pilla más cerca la entrada número 1. Allí dejamos el coche (7kn la hora el parking, carero), y compramos los tickets 110kn por persona, también algo caro, pero os aseguro que merece mucho la pena!!!!

Nada más entrar se puede ver una perspectiva desde lo alto de lagos y cascadas que emociona. Hay unos letreros con varios circuitos para que elijas el que prefieras. Nosotros optamos por una mezcla entre el C y el K. La entrada incluye paseo en barco por uno de los lagos más grandes y traslado en autobús desde el final el recorrido a la entrada. Nosotros hicimos el paseo en barco pero la vuelta la hicimos andando, ya que es un agradable paseo por la orilla del lago, con poquita gente y merece la pena hacerlo. Un aviso: hay bastante gente dependiendo del circuito que hagas y por donde vayas, asi que paciencia, y a disfrutar de esta espectacular maravilla natural.

En unas 6 horas con paradas para hacer fotos, tomar un sandwich, más fotos, beber agua, más fotos, paseo en barco…. terminamos el circuito, algo cansados pero fascinados con el día y el paisaje. Volvemos a casa, pasando antes por el super a por unas cervezas (merecidisimo premio), y nos sentamos al solecito en el porche de la casa, disfrutando del momentazo. El hombre de la casa nos trae un cubo con un monton de ciruelas que acaba de recoger de sus árboles, deliciosas, por cierto, nos dice algunas cosas en croata, que no entendemos, le contestamos entre inglés y español, y al final todos acabamos riéndonos 🙂 🙂

Tras una ducha, cena en otro de los restaurantes cerca de casa, buscamos el alojamiento para mañana y a dormir pronto.

Plitvice--004
Plitvice-001
Plitvice-002
Plitvice-003
Plitvice-005
Plitvice-006
Plitvice-007
Plitvice-008
Plitvice-009
Plitvice-010
Plitvice-011
Plitvice-012
Plitvice-013
Plitvice-014
Plitvice-015

Domingo 15 de Septiembre. Isla de Pag-Zadar

Despedida de nuestros caseros, cargamos el coche y carretera otra vez, volvemos a nuestra querida carretera de la costa. Nuestra intención era ir hoy al Parque Paklenica, a hacer alguna rutilla, pero el tiempo no acompaña y andamos algo destemplados y febriles del frío de la sierra, por lo que cambiamos el plan y decidimos ir a la Isla de Pag.

Ya desde la carretera, al llegar a la parte más alta del puerto de montaña, nos impresionan las vistas de esta árida isla, sin vegetación. Una imagen desoladora a la vez que hermosa. Personalmente me encantan los pasajes desérticos, por lo que me fascinan estas vistas, que contrastan con la frondosidad de los bosques de donde venimos.

La isla de Pag está conectada con el continente por un puente, como varias de las islas croatas. Es famosa por sus quesos, y las salinas que hay en el pueblo de Pag. Llegamos al puerto, muy tranquilo, apenas hay turistas en este mini pueblo, y empieza a diluviar cuando pretendíamos pasear por las calles, así que coche otra vez y páramos en el puente que une la isla con el continente, donde hay un puesto de comida con una ubicación inmejorable, y unas increíbles vistas de la isla, el Adriático, la costa y las montañas.

Isla-Pag-006

Isla-Pag-001
Isla-Pag-002
Isla-Pag-003
Isla-Pag-004
Isla-Pag-008

Un par de hamburguesas baratas, una tanda de fotos, y salimos hacia Zadar, nuestra siguiente parada. Se trata de una ciudad no muy grande, y menos conocida que su vecinas Split o Dubrovnik. Llegamos al alojamiento, Apartment Brodarica, un estudio en la zona de enfrente del puerto, en un edificio con un jardín, muy chulo, por 35€ la noche. Al llegar, la dueña muy amable nos da un plano de la ciudad, nos dice qué visitar y nos recomienda sitios para cenar. Con él en la mano, nos echamos a la calle. El apartamento esta a uno 10 minutos andando del puente peatonal que conecta con el casco antiguo de la ciudad, aunque a 5 minutos se puede coger una barquito (Barcajoli) por 5kn que te lleva al otro lado. Nos encanta el ambientillo que hay paseando por las calles de Zadar.

En esta ciudad hay que ver fundamentalmente 2 cosas: el órgano de mar y el saludo al sol. Estan una al lado de la otra, al lado del mar y con vistas a las islas del Archipiélago de Zadar. Con el vaivén de las olas el órgano va sonando componiendo una hipnótica melodía que te engancha mientras ves la puesta de sol… Toda una experiencia. El saludo al sol hay que verlo de noche. Se trata de unas placas solares que recogen energia durante todo el día para proyectar por la noche luces de colores. Otro añadido mas para que te quedes allí embobado, entre las lucecitas y el sonido del órgano.

Zadar-003

Zadar también tiene preciosos monumentos como la iglesia de San Donato, de estilo bizantino, muy bonita, construida en pleno foro romano, del que solamente quedan las ruinas, y la catedral de Santa Anastasia, que tiene un campanario al que se puede subir para admirar las vistas de la ciudad (nosotros no lo hicimos). En la plaza Narodni, en el centro de la ciudad está la Torre del reloj y la antigua Logia. También paseamos por la Plaza de los 5 pozos, la universidad y el parque que hay justo al lado, y atravesamos el arco de la Puerta de la Ciudad, una de las 4 puertas que tiene la muralla. Tras el pateo cenamos en un restaurante, Konoba Somoricka, comida típica de Dalmacia, yo una especie de guiso de pescado y Ramon pasticada, carne con una salsa deliciosa y ñoquis. Nos sale algo caro, pero delicioso. Después tomamos una cerveza en un sitio muy chulo (recomendación de la Lonely, que no falla), que se llama Garden, esta justo encima de donde salen los ferrys, y es un jardín con mesitas, sofás, rollo chill-out, y con muy buena selección musical. En verano organizan festivales de música electrónica en un pueblo de la costa, cerca de Zadar. Desde allí damos un paseo pasando por el puente peatonal, hasta nuestra casa de hoy.

Zadar-001
Zadar-002
Zadar-004
Zadar-005
Zadar-006

Lunes 16 de Septiembre. Sibenik-Split

Otra vez maletas y al coche! Dirección Split, paramos de camino en Sibenik, otro pueblo con encanto de la costa Dalmaciana de callejuelas empedradas y casitas con ventanas verdes. Aparcamos, con suerte en un parking céntrico a 5 kn la hora y a patear la ciudad. Llegamos a la plaza de la República donde, al lado del mar se erige la Catedral de San Jacobo, a la que no entramos porque llevo pantalón corto (se me olvidaron en el coche los largos) ?. En el friso de los muros exteriores aparecen 71 cabezas, retratos de ciudadanos de la época en la que se construyó la catedral. En uno de los laterales está el Portal del León, donde aparecen las figuras de Adán y Eva. Otro de los puntos fuertes de la ciudad es la Fortaleza de San Miguel, que no pudimos visitar ya que estaba en obras, y nos dimos cuentra después de subir unos cuantos escalones y cuestas.

Muy cerca de Sibenik está el Parque Nacional del río Krka, según leímos, muy parecido a Plitvice, con cascadas y lagos, pero menos espectacular, aunque con el añadido de que aquí sí te dejan bañarte. Nosotros decidimos seguir la ruta y dejarlo para el próximo.

Tras 2 horas recorriendo la ciudad, nos montamos en nuestro carro dirección Split, ciudad ya más grande que las anteriores que hemos visitado, y con más vida.

Sibenik-002

Sibenik-003
Sibenik-004
Sibenik-005
Sibenik-006
Sibenik-007

Nuestro alojamiento en Split fue en el CroParadise Green Hostel, a pocos pasos del Palacio de Diocleciano, reservado anoche por Hostelbookers, 70 € 2 noches en habitación doble con baño compartido. El hostel está genial, todas las habitaciones tienen un ordenador dentro y la pantalla es una tele de plasma!!! Alucinamos un poco con eso. Las chicas de recepción son muy amables y nos dicen sitio para aparcar el coche donde no hay que pagar y nos dan un mapa de la ciudad y sitios que visitar. Tras acomodarnos, vamos a conocer Split.

De todas las que hemos visto hasta ahora es la ciudad que más nos gusta. El Palacio de Diocleciano es en realidad el casco antiguo de Split, con sus plazas y monumentos, y multitud de restaurantes, pero todo hecho de forma que no rompe el encanto natural. Esta tarde toca ir relajados, después del paseíto en coche, asi que pasamos de mapa y guías y nos perdemos por las callejuelas.

Entramos por una de las puertas, salimos al paseo del puerto (Riva), repleto de restaurantes, bares, heladerías y puestos de artesanos… volvemos a entrar al palacio por otra puerta, nos perdemos dentro, volvemos a salir… Para comer pillamos un par de trozos de pizza y cervezacas en un puesto muy barato.

Tras un rato de paseo, decidimos ir a un mirador que nos han dicho las chicas del Hostel que tiene bonitas vistas de la ciudad. Para llegar hay que ir hasta el final del paseo , dejando el mar a la izquierda, y un poquito más adelante hay unas escaleras con un cartel que pone “Marjan” que es la zona verde de la ciudad, subida en lo alto de un monte. Unos 10-15 minutos subiendo escaleras, llegamos al mirador donde, afortunadamente hay un bar, perfectamente pensado y colocado, porque después de la subida estamos sedientos, y nos sentamos en los sofás disfrutando de las magníficas vistas de los tonos rosados de Split al atardecer y las islas de enfrente (Brac y Hvar). Todo un momento cervecefilos.

Split-002

Tras el descanso, y ya casi anocheciendo, vamos a pensar sitio para la cena. Nuestros amigos de Pula nos recomendaron el “Pasta2go”, justo al final de la Riva, un sitio pequeño, con una terracita y deliciosa pasta servida en sartén. Todo un acierto, y además súper barato, 90 Kn los dos, cada uno su sartén de pasta y cervezas de medio litro. Muy recomendable!!! Después de nuestro homenaje de cena, paseamos un ratito por el Riva, momento para probar los helados croatas, deliciosos, y de repente nos encontramos con un concierto en mitad del paseo. Ole! Por lo visto era parte de un festival que había esos días en Split, y nosotros sin saberlo. Allí nos quedamos un ratico, nos echamos unos bailes y ya para el Hostel.

Split-006

Split-007
Split-008
Split-009
Split-010
Split-011
Continuará…
2 Comentarios
  1. Autor
    ISA 2 años

    🙂 sin duda un país para volver, infinitas islas para visitar!!!

  2. Gracias Isa! Me ha costado un poquito conseguirlo pero lo bueno requiere su tiempo y desde luego nos has pasado un montón de buena info para no perderse gran cosa desde Trieste a Dubrovnik! Todos tus alojamientos tienen muy buena pinta, así que ya están en un lugar de honor para todos los viajefilos! Por cierto, me molan mucho vuestras fotos! Gracias mil!!!

Deja un comentario

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2017 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas