Print Friendly, PDF & Email

Para personas meridionales, europeos del sur,  visitar Japón es una experiencia muy intensa, fascinante y que inexcusablemente recomendamos.

Los contrastes con nuestros paisajes, costumbres, actitudes vitales y ambientes son de gran impacto. Un choque que en buena parte de los casos sitúa a Japón en un nivel diverso de Europa y por ende de Occidente. Un país como Japón a nosotros nos ha llegado a través de potentes tópicos pero resulta curioso cómo esos tópicos vividos allí se diluyen en un fluir natural de las cosas.

En general son un pueblo educado, amable, delicado e incluso simpático. A nosotros nos ha llamado la atención el cuidado extremo que tienen hacia todo lo que es común: los jardines, la calle, los servicios públicos, … Generando de este modo un estado de agradabilísimo bienestar para el visitante y la sensación de que “todo funciona”. No es gratuita su actitud respetuosa y todo lo que hay detrás de ella: Con la inclinación en el saludo comienzan por respetarse a sí mismos ya que es un modo de indicar que se esfuerzan por hacer las cosas bien y el esfuerzo es algo que asumen desde la infancia.

Siempre se ha dicho que viajar a Japón es muy caro. Realmente pueden encontrarse vuelos con Iberia y con Emirates que no llegan a los 600€ ida y vuelta. Nosotros volamos con Iberia via Londres y el viaje duró, incluido el transbordo 15 h. Es preciso cambiar el dinero a Yen, que es lo que aceptan en todos sitios. El cambio se puede hacer fácilmente en el mismo aeropuerto sin problemas.  Desde el aeropuerto de Narita hasta Tokyo puede irse en ten, autobus y taxis. La opción más cara es esta última, siempre dependiendo de los que se sean puede no resultar tan cara.

Los alojamientos se pueden plantear de dos modos de partida: el hotel occidental y con servicios semejantes a los de sus equivalentes en Europa en cuanto a la catalogación por estrellas. Suelen ser de características semejantes a sus homólogos españoles  en los que el desayuno suele ser un extra, y la otra opción es el hotel o alojamiento tradicional japonés que se llaman ryokans y suelen incluir la cena y el desayuno. En esta ocasión, nuestros alojamientos han sido en hoteles occidentales de 4 estrellas y los precios  no han pasado de 70 € habi/noche, es decir, no tan caro como nos habían comentado.

En los primeros no se echa de menos nada de lo que en Europa o, por precisar más, en España estamos acostumbrados. Los segundos, aunque no hemos hecho uso de ellos por las características peculiares de nuestros acompañantes, son de servicios comunes – baños, jacuzzi -, con tatamis y dormitorios con “futón” (colchón de suelo) y se siguen los hábitos de vida japoneses. Tenemos idea de que también está la posibilidad de encontrar alojamientos  en régimen de “Bread & breakfast” en las dos modalidades: occidental y japonesa, pero no los hemos experimentado. En cualquier caso, consideramos que será fácil utilizarlos por su respeto hacia el otro y porque, aunque muchísimos japoneses no tienen ni idea de inglés, hacen el esfuerzo por entenderte y hacerse entender, así que el idioma en este pais, aunque no se conozca  no es un problema.

En las carreteras es bastante fácil circular. Han traducido al alfabeto occidental todos los nombres de las ciudades y lugares de interés. En todos los carteles de las carreteras siempre puedes ver las dos versiones, lo que hace la conducción mucho más fácil.También están escritos an nuestro alfabeto los nombres de las estaciones de tren. Un elemento de gran potencia urbana en Japón es la estación de ferrocarril, generalmente compuesta por los servicios básicos de la red ferroviaria y grandes centros comerciales y de ocio, donde se encuentran desde restaurantes hasta hoteles, cines, salas de concierto, centros básicos culturales, etc. Este tipo de instalaciones se dan en edificios singulares con una potente  imagen local.

El tren en Japón es un elemento esencial en la comunicación intermunicipal. Hay diferentes fórmulas de contratación y en todas ellas el servicio es espléndido. Se ha convertido en parte de la imagen del actual Japón. Las mismas pautas de orden y control de otros medios se mantienen en los trenes, desde los de cercanías hasta el “high Speedy train” o tren bala.  Desde España debes sacar, si vas a viajar en tren, el Rail Pass, por 7, 14 ó 21 dias, que te permite realizar cualquier trayecto en tren, desde cercanías hasta el tren bala. Para 7 dias cuesta 243 € para todos los trayectos que hagas. Los trenes  tienen vagones con asientos reservados y otros que no lo son. Si deseas reservar asiento, para lo que no es preciso pagar, solo se debe llegar un poquito antes a la estación y resevarlo. Si se conoce el itinerario que se seguirá durante el viaje, la primera vez que se utiliza el Rail Pass se pueden reservar todos los trayectos de larga distancia.  Para los cercanías sólo es necesario enseñar el Rail Pass al acceder.

Los transportes públicos urbanos son de una precisión e higiene llamativas,  de costo barato. La frecuencia entre autobuses no supera los dos minutos, las ciudades con metro mantienen la frecuencia con una exactitud espectacular. En todos los servicios públicos se sitúan los usuarios en puntos prefijados y según se llega se forman las colas sin impaciencias, ni empujones y es impensable que haya quien pretenda “colarse”. Los taxis son un poco más caros pero igual de limpios y correctos. Para moverte por las ciudades japonesas, se puede sacar el bono de metro y/o autobus. El de metro se saca, al igual que en las ciudades europeas en las máquinas de la estación que ofrecen la posibilidad de inglés. Tambien se puede preguntar en las informaciones turísticas que hay en las estaciones. Hay bonos de 10 viajes o en taquilla se pueden sacar bonos de un dia. En el exterior de las estaciones de tren suele estar situado la estación de autobús. En los mostradores se puede sacar también abonos de viajes combinados o de días.

Lo que dicen los cánones japoneses es que el procedimiento de un viaje sin abono en autobús es el siguiente: haces cola ordenada, subes por la puerta de atrás cogiendo un billete con un numero de la máquina que esta en la misma puerta. Una vez llegado al destino, al lado del conductor hay situada una caja en la cual introduces el precio marcado en los paneles, correspondiente a tu numero de billete. La maquina solo acepta monedas pero hay una máquina de cambio para tus billetes de 1000 yenes. La realidad que nosotros vivimos es que, como no lo sabíamos, entrabamos por la puerta de atrás porque no hay otra posibilidad y en nuestro destino poníamos el dinero en la caja al lado del conductor y siempre poníamos el mismo!!. Como anécdota comentaremos que los taxis emiten factura y el metro franquea la salida recogiendo los tickets, así que no tirarlos, perderlos ni arrugarlos hasta la salida!!.

La comida japonesa, tan de moda ahora en occidente, no se reduce al “sushi” (rodillos de arroz, algas y cualquier otro producto), y al “sashimi” (comida cruda, especialmente pescado), sino que sorprende la gran variedad de verduras, fruta, pasta  y sopas que componen sus menús. Naturalmente la comida tradicional tiene sus pautas y ritual. Una de las tareas del cocinero japonés es hacerlo todo troceadito y cómodo para poder utilizar los palillos por lo que no sorprende que el menú habitual se componga de muchos cuenquitos con carne, pescado, verduras, pasta, y como alimento de apoyo y complemento al modo del pan nuestro, el alimento básico por excelencia: el arroz.

Hay muchos sitios para comer de forma tradicional, más o menos rápido, comida preparada que va perfectamente empaquetada, ya que en su forma de vida, la comida se realiza frecuentemente fuera del hogar. Recomendamos 2 formas muy baratas para comer bien en las grandes ciudades. Una es comprar un Obento que venden en puestos de la calle. Son cajas de compartimentos con diferentes porciones incluyendo verdura, pescado y carne. Todo acompañado con arroz, palillos y servilletas listo para tomar. Y segundo, la comida rápida y barata que puedes encontrar en Japón. No estamos hablando de hamburguesas o tacos, nada por el estilo, sino arroz y fideos principalmente. Tenemos el gyudon (Ternera con cebolla encima de un bol de arroz acompañado con sopa de miso), ramen (sopa de fideos, copiosa), udon (fideos mas gruesos combinados con verdura), soba (fideos de harina de sarraceno, se toman fríos)…El mecanismo en estos restaurantes suelen ser el mismo: en el exterior hay modelos impecables y muy realistas de los distintos platos acompañados de números. A la entrada del restaurante se sitúa una máquina tipo expendedora en la cual selecciones el número e introduces el dinero. Una vez finalizada la compra nos sentamos y esperamos a que nos sirvan el pedido.

En todos los lugares en los que hemos estado no ha habido inconveniente en encontrar comida al modo occidental, y como siempre mucha italiana. Al sentarse a la mesa siempre se comienza con agua para refrescar y no es frecuente el consumo de alcohol en las comidas. En cambio se suele tomar una gran variedad de refrescos y tes, sobre todo té verde. Hay una buena variedad de cervezas japonesas de calidad, nosotros recomendamos “Asahi” y “Sapporo” pero en general son buenas y mejores que las de otros lugares del mundo con más fama. El “sake” es un licor con distintos niveles de graduación alcohólica y usos variados, desde el estrictamente ritual hasta el festivo, pero hay otros muchos tales como “Awamori”, “Söchü”,”Umeshu”, etc. Casi todo son destilados de arroz y plantas comunes allí como el loto o el bambú.

La sensación de seguridad es absoluta por las calles y los servicios públicos como metro, autobús o taxis son lugares donde se atiende al usuario con cortesía y total higiene.

El comercio es muy variado y va desde el centro comercial de alto standing al puesto de mercadillo. En todos los casos la corrección en el trato, la transparencia en la venta y el cuidado con lo vendido sorprenden con lo que normalmente acostumbramos por estas latitudes. En las ciudades que hemos visitado hemos comprobado que hay pasajes comerciales donde se pasea entre comercios de todo tipo, desde el de pura tradición japonesa a la galería de moda. Las pautas en una venta, desde una carrera en taxi, la compra de un abanico o la consumición en un bar son las siguientes: te dicen el precio, aceptan tu encargo, una vez  realizado te presentan la factura, dejan tu dinero a tu vista y te dan el cambio y la factura cotándote el dinero y al final recogen tu dinero. A título de curiosidad comentamos acerca de locales de juego que hay en todas las ciudades visitadas llamados “Pachinko”, en los que se reúnen muchas personas a jugar a las maquinitas, se juega mucho dinero, se fuma y tienen un ruido ensordecedor. Estos lugares, siendo públicos, no les gustan que se fotografien y no parece ser de los que se sientan especialmente orgullosos.

En ciudades como Tokyo hay barrios cuasi especializados donde se encuentran mayoritariamente concentradas áreas comerciales: desde alta tecnología hasta pescado o artesanía. En cualquier caso se cuida mucho la presentación de los productos y no es una costumbre que funcione la del “regateo” tan meridional y nuestra. Hemos comprobado que una característica muy marcada del comercio japonés es que se sienten muy orgullosos de la calidad de sus trabajos: “la mejor garantía de calidad es que sea japonés”, desde un reloj hasta una prenda de vestir.

En este viaje, el primero y esperamos poder hacer muchos más, hemos estado en las tres capitales históricas: Nara, Kyoto y Tokyo y además en Kanazawa.  Para hablar de los lugares seguiremos el mismo orden de nuestra visita y comenzaremos por comentar en cuatro trazos  Tokyo.

Sin duda la ciudad de Tokyo es una gran ciudad del siglo XXI, donde es perfectamente compatible la tradición y la vanguardia, su peculiaridad geográfica al estar surcada por cauces de agua ayuda a la identidad de los barrios. La arquitectura de grandes edificios rascacielos perfectamente convive con estructuras de dos plantas de madera.

En cualquier caso no es una ciudad caótica, sus calles son perfectamente transitables, con un tráfico fluido donde el vehículo privado es poco frecuente, perfectamente substituido por los medios de transporte públicos. El aparcamiento es caro y suele estar ubicado en edificios para ese uso de modo que las calles se ven mucho más despejadas que las que acostumbramos nosotros.

Los mejores barrios para alojarse  dependen del ánimo con el que se vaya: los barrios de Shibuyya y Shunjiku son muy ruidosos, muy comerciales, parece que en tiempos fueron de los yakuza, mientras que los de la zona de Asakusa , Ueno y los situados en la zona de la Estación de Tokyo y al este de ésta son mas tranquilos. En cualquier caso es una ciudad muy transitada peatonalmente y en transporte público.

Carmina Japo?n, Tokio 02
Carmina Japo?n, Tokio 03
Carmina Japo?n, Tokio 04
Carmina Japo?n, Tokio 05
Carmina Japo?n, Tokio 06
Carmina Japo?n, Tokio 07
Carmina Japo?n, Tokio 08
Carmina Japo?n, Tokio 09
Carmina Japo?n, Tokio 10
Carmina Japo?n, Tokio 11
Carmina Japo?n, Tokio 12
Carmina Japo?n, Tokio 13
Carmina Japo?n, Tokio 14
Carmina Japo?n, Tokio 15
Carmina Japo?n, Tokio 16

Hay jardines urbanos que cumplen la función de reconciliar al ciudadano con la naturaleza, con la belleza y el sosiego. Los hay desde los estrictamente Zen (rocas y grava peinada) hasta los Daimio (estanques, árboles esculpidos, plantas, y paseos a ninguna parte). Recomendamos el de Kyu Shiba Rikyu. El cuidado de los jardines es continuo y hay momentos en que se tiene la sensación de que esa rama de aquel árbol no podría tener otra forma porque rompería la armonía del lugar. Los templos coexisten de varias épocas en función de la durabilidad de las maderas con que fueron construidos. Éste es un punto acerca del que nos explicó un señor japonés una razón curiosa: Mientras en occidente la arquitectura simbólica – templos, fortalezas, palacios –  se hacía con materiales de gran durabilidad – piedra, ladrillo, etc. – ellos usaban la madera por ser un material vivo y no temían que el tiempo, el fuego o los terremotos lo derribasen porque lo que sí mantenían vivo es el oficio que podía volver a construirlo exactamente igual. Es una forma muy gráfica de explicar la mirada japonesa y cómo se plantea la transcendencia de las cosas.

En Tokyo recomendamos la visita a los templos como el de Sensoji donde se aprende el ritual de los palillos de la ventura y del lavatorio de manos, cara y boca para estar en disposición de orar. Estos rituales se repetirán en la mayoría de los templos sobre todo los de rito budista sintoísta o templos “yin”. Al salir de visitarlo vimos un grupo de personas de la tercera edad realizando unos bailes tradicionales en la explanada aledaña. También es interesante la visita al templo “Zojoji” donde asistimos a un rezo de los monjes. A su alrededor se encuentra la zona de mercado urbano de Asakusa y se puede coger un barquito para hacer varias ofertas de minicrucero por el rio, que es una forma de pasar de un lado a otro de la ciudad. Cerca de la zona de los museos y zoo en Ueno – los hay muy interesantes – se encuentra el barrio de Ameyoko con calles que se convierten en mercadillos populares y palpitantes dignos de ser visitados. Visitar la zona de la estación de Shibuya es una experiencia que merece ser vivida y además de cruzar el paso cebra más transitado del mundo, se puede visitar la estatua de “Hachico” el perro akita del profesor Ueno que esperó su regreso tras morir éste durante nueve años en el mismo sitio donde lo había recibido hasta ese momento. Otra curiosidad es visitar el mercado de pescado de Tsukiji donde se puede ver la lonja de pescado más grande del mundo.

En el caso de la ciudad de Kyoto la situación es semejante pero matizada por su impronta más tradicional, la huella de su pasado imperial marca a la ciudad de un carácter especial. La ciudad en sí misma es la suma de barrios tradicionales –Goin, zona muy tradicional y buena para hospedarse al igual que la zona comprendida desde este barrio hasta la estación- con viviendas en madera de dos plantas y zonas de arquitectura contemporánea con pasajes y grandes galerías comerciales. Es una ciudad paseable y acogedora donde la presencia de la tradición es muy potente. Se pueden hacer baños públicos en los hoteles tradicionales o en la calle. En cualquier caso, aunque publicos están muy limpios y cuidados y se disfruta apreciando como el japones/as valora el momento del baño y su acicalamiento personal.

La ciudad tiene lugares que recomendamos visitar tales como el conjunto del palacio imperial por sus magníficos jardines y la estructura castrense del recinto de los palacios (éstos no suelen ser visitables).  Kinkaku Ji fue el pabellón de descanso de la familia imperial y allí  se encuentra el maravilloso pabellón dorado situado en un estanque de cuidados jardines que recomendamos especialmente.

Carmina Japo?n, Kyoto 01
Carmina Japo?n, Kyoto 03
Carmina Japo?n, Kyoto 04
Carmina Japo?n, Kyoto 05
Carmina Japo?n, Kyoto 07
Carmina Japo?n, Kyoto 09
Carmina Japo?n, Kyoto 10
Carmina Japo?n, Kyoto 11
Carmina Japo?n, Kyoto 12
Carmina Japo?n, Kyoto 13

En Kyoto se encuentran cenobios budistas de gran importancia para todo Japón tales como el santuario de Kiyomizu con sus templos, oratorios y pagodas entre las colinas, o también templos de gran tradición como el de Sanjusangendo de las 1001 estatuas de Kannon (misericordia) es impresionante ver la galería de figuras doradas dispuestas en gradas con una primera fila de daimones de la tradición budista. También es interesante conocer el castillo Nijo donde se descubre el modo de vida del Shogun y su corte a la vez que se puede experimentar el encuentro entre la arquitectura militar y el jardín como tránsito hacia el paisaje.

En Kyoto nos alojamos en el hotel Kyoto Century Hotel, junto a la estación de ferrocarril, zona muy comercial también y con ambiente… hasta las 10 más o menos. Se trata de un hotel de cuatro estrellas, ubicado en un punto neurálgico de la ciudad, con acceso inmediato a todos los medios de transporte público y con un servicio espléndido.

La visita a la ciudad de Nara, la primera capital histórica de Japón en época medieval, es recomendable de todo punto. Se trata de una ciudad patrimonio de la humanidad, donde sus templos, santuarios, jardines y palacio justifican ese valor. Son característicos los ciervos sika que deambulan con absoluta naturalidad por sus parques, en perfecta convivencia con las personas que los acarician y alimentan. En Nara se encuentran conjuntos tan singulares como los templos y pagodas de Köfuku-Ji formando un conjunto donde se incluye el museo histórico que recupera los restos de los templos primitivos perdidos en el tiempo y se sigue la historia del budismo en Japón.  También aquí se encuentra el templo de mayor volumen de madera de todo Japón: el fabuloso templo Todaiji con su monumental figura de Buda sedente, rodeado de jardines y el bosque de Kasugayama, ideal para pasear y descansar. Otro lugar para visitar el santuario Wakamiya Jinja con su acceso flanqueado de linternas rituales que desembocan en un templo Yin que acoge un pabellón de linternas de bronce. Dicen que tiene más de 200 linternas y una vez al año las encienden todas a la vez. Debe ser espectacular.

Es común una experiencia muy simpática casi inevitable en estos lugares: A los turistas occidentales  es frecuente que se les acerquen pequeños grupos de escolares con sus cuadernos de prácticas de idioma preguntando en inglés nombre, lugar de procedencia y datos sencillos para rellenar en sus tareas, acabando por fotografiarse con nosotros como prueba ante sus profesores. Suelen hacerlo con mucha gracia y simpatía.

Carmina Japo?n, Nara 01
Carmina Japo?n, Nara 02
Carmina Japo?n, Nara 04
Carmina Japo?n, Nara 05
Carmina Japo?n, Nara 06
Carmina Japo?n, Nara 08
Carmina Japo?n, Nara 09
Carmina Japo?n, Nara 10
Carmina Japo?n, Nara 11
Carmina Japo?n, Nara 12

Por último una ciudad fuera del circuito más turístico de Japón: Kanazawa. Se trata de una ciudad encantadora, de tamaño medio, situada en el centro occidental de Japón, con un pasado tradicional de gran peso y lugares emblemáticos sobre los que destacan el parque Kenroku – en (segundo en importancia de Japón) y el castillo – fortaleza, que representa su pasado samurai, situado en un punto elevado junto al parque y está perfectamente integrado en el conjunto de la ciudad. Se convierte en una visita recomendable por lo que tiene de información histórico.  El parque de Kenroku – en acoge en su interior el lago de la tortuga, la casa de la mujer del shogun, una gran variedad de árboles y plantas donde se componen jardines y senderos flanqueados por esculturas.  Entre esos arboles se encuentran ciruelos centenarios, espectaculares ahora que no están florecidos. En primavera debe ser una maravilla contemplarlos. El símbolo de esta ciudad es una pespecie de tienda de campaña que representa uno de estos arboles con unas cuerdas que se les ponen encima para que la nieve que cae copiosamente en invierno no les dañe. En el perímetro del parque se pueden encontrar restaurantes de buen servicio y variedad, asi como tiendas de cerámica y artesanía del pan de oro, típico de la ciudad.

Carmina Japo?n, Kanazawa 05
Carmina Japo?n, Kanazawa 06
Carmina Japo?n, Kanazawa 09
Carmina Japo?n, Kanazawa 12
Carmina Japo?n, Kanazawa 13

En Kanazawa coexisten de forma admirable barrios como el de las geishas o los samurais, absolutamente tradicionales y encantadores, con edificaciones de vanguardia y profundo sabor japonés como la estación de Kanazawa con su espectacular pórtico de acceso Tsuzumimon. Nosotros estuvimos alojados en el hotel KKR – Kanazawa en el perímetro del parque, se trata de un hotel de tres estrellas con un servicio espléndido.  Como siempre, existen unas galerias comerciales, el mercado Omicho, en el centro del Kanasawa en donde se puede encontrar de todo: ropa, comida,…. Por la noche, al menos en fines de semana, hay bastante marcha en la zona de Katamachi. Es muy frecuente que en los establecimientos de bares o cafeterias te debas descalzar y dejar los zapatos al entrar en unas estanterias hechas para ello.

Como siempre, otro lugar al que será interesante volver.

Carmina Japo?n, Kanazawa 02
Carmina Japo?n, Kanazawa 03
Carmina Japo?n, Kanazawa 04
Carmina Japo?n, Kanazawa 08
Carmina Japo?n, Kanazawa 11
7 Comentarios
  1. EvaCy 3 años

    Hola! Veo que viajaste en Junio, mi pareja y yo vamos este año en Junio también. Te importaría comentarme que tal el clima (ya que se supone que es la epoca de lluvias). Gracias

    • Autor
      Carmina 3 años

      Buena temperatura. Es época en la que puede llover según decían pero a nosotros no nos ocurrió. Estuvimos todo el tiempo alrededor de los 15- 20º. Muy bien!

  2. Vero 4 años

    Dios!!, que de cosas!!!. Nos va a venir genial para nuestra próxima escapada!!. Mil gracias.

  3. Tomo buena nota Carmina, y me llevo toda tu información para nuestra próxima visita a Japón.
    ¡ Gracias !

  4. Asclepia 4 años

    ¡Qué detallado! Me encanta Carmina, un relato de viaje genial! Me guardo el link como oro en paño para un próximo viaje! ¡Gracias!

  5. sonia 4 años

    No puedes negar que te ha fascinado…
    ¡Peaso entrada!

  6. Muchísimas gracias Carmina! Seguimos ampliando la info en la red y… además nos viene de cine para el mes que viene!!! Muy buena información y fotazas! Gracias de nuevo por compartir

Deja un comentario

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2017 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas