Print Friendly, PDF & Email

Muchas semanas, días y horas dedicadas a organizar nuestro recorrido por Europa en tren y el momento de salir había llegado. Con las mochilas cargadas poníamos rumbo a Londres donde comenzaríamos nuestro particular Orient Express Low Cost. Ya os contamos como los habíamos montado: las reservas de los alojamientos en todas las ciudades europeas, la compra de los trenes a buen precio, el diseño de la ruta… ahora tocaba disfrutarlo! Un resumen con los seis artículos dedicados al Orient Express Low Cost o como también se le podría llamar Interrail Hight Glam:

Orient Express Placeholder
Orient Express

Podéis viajar a las ciudades de nuestro recorrido y leer nuestras recomendaciones pinchando en el mapa

El índice de las escalas de la primera semana cruzando Europa en tren

29/08/2018 MURCIA-MADRID

A las 19:05h sale nuestro primer tren de Murcia del Carmen a Madrid (14€ en la web) en el que vamos provistos de cena y poco antes de las 23:45h estamos en Chamartín donde cogemos, por los pelos, el último tren con destino al aeropuerto T4 y de allí tomamos el bus gratuito que conecta las terminales hasta la T1… y nos toca esperar porque hasta las 4h para poder facturar la maleta con lo que intentamos dormir entre los muchos pasajeros que esperan la salida de los vuelos low cost. Nuestro vuelo de Ryanair Madrid-London Stansted lo compramos a través de www.skyscanner.es por 100€ con maleta y asiento incluidos.

30/08/2018 MADRID-LONDRES

Tras un vuelo en el que intentamos dormir sin conseguirlo, por los constantes avisos por la megafonía del avión, llegamos a Stansted a las 7:45h.

Del aeropuerto tomamos un tren a Tothemham Hale que compramos, de oferta, por 8€ en www.stanstedexpress.com al mismo tiempo que compramos el billete de avión (en el mes de mayo). De allí vamos en metro hasta con la Victoria Line hasta St Pancrass-King Cross, la estación más cercana a nuestro alojamiento.

Para viajar en el Metro hay varias opciones:

  • Tarjeta Oyster.
  • Pagar en la Taquilla.
  • Pagar con tarjeta de contacto. Solo se puede pagar el pasaje de la persona titular.
  • Pagar con el móvil. Apple Pay.

Como solo vamos a estar un día en Londres optamos por pagar el billete sencillo a 4,9 Libras en la taquilla para Jaume y 3,8 Libras para Pedro que si que tiene tarjeta de contacto.

A las 10h llegamos al alojamiento Hostel Generator, contratado a través de www.booking.com en el que pagamos 66,6 Libras por una habitación doble con literas y baño compartido. El hostel es grande y forma parte de una cadena por toda Europa… aunque se respira ambiente de hostel en las zonas comunes… se trata de un hotel. Como es temprano no nos dejan hacer el registro y nos dirigen a unas taquillas que hay en el sótano por las que hay que pagar 2 Libras la hora o 8 Libras el día completo. Tras todos los trámites emprendemos nuestra visita a Londres sin grandes pretensiones pues es la 4ª vez que visitamos la ciudad y sabemos que se trata de una metrópolis muy cara.

Nuestra primera parada la hacemos en un bar el Moreish Café Deli en la esquina de Travistock Place con Marchmont Street. Dos personajes especiales sirven un delicioso café que pagamos a precio de Londres; 4,8 Libras. Aunque todos los precios son relativos porque después pagamos 12,8 Libras por un paquete de Marlboro Red.

Lo mejor de Londres

Recorremos la zona centro de Londres: Convent Garden, Chinatown, Soho, Oxford Street, Regent Street, Picadilly Circus, Haymarket, Trafalgar Square, National Galery. Un montón de kilómetros a pie por una ciudad que nos fascina y que reconocemos que no se puede ver en un día, ni en dos, ni en tres… y por muchas veces que vayas siempre habrá espacios por descubrir. Es vibrante, cosmopolita, liberal y tiene todos y cada uno de los ingredientes que hacen que nos guste tanto.

Acabamos cenando en “The Kind Of Falafell” muy cerca del hostel (6,1 Libras por persona) y tomamos cervezas en el Pub Rusell (3,9 Libras la pinta) y en el bar del hostel (4 Libras la pinta). Estamos reventados nuestra aplicación del móvil dice que hemos hecho 19,9 Km… pero nos vamos a la cama re-descubriendo que viajando se rompen muchos mitos porque Londres tiene un clima oceánico y menos lluvías que otras ciudades como Roma… nos ha hecho un día estupendo.

Trafalgar Square. Un día soleado en Londres

31/08/2018 LONDRES-PARIS

Nos levantamos temprano como de costumbre cuando estamos de viaje. Un café y croissant en Moreish Café Deli… y nos vamos al Museo Británico (Bristish Museum). Pasamos más de tres horas recorriendo sus salas llenas de trozos de otros países y que nos hacen viajar en el tiempo y en el espacio sin movernos del centro de Londres. Sin lugar a duda un lugar impresionante para divertirse y culturizarse de manera gratuita.

Tras la cultural visita nos vamos a Dillons Coffee, una librería-café de esas que están muy de moda, en la tomamos café mientras escribimos el diario y publicamos nuestras experiencias en las redes sociales.

El Eurostar entre Londres y Paris

Compramos comida en un pakistaní para nuestro viaje a París que sale a las 13:31h pero por motivos de seguridad hay que estar en la estación entre 45-60 minutos antes.

Compramos el billete del EUROSTAR (tren que atraviesa el Canal de la Mancha) en la web www.eurostar.com Comprando el billete con tiempo hacen ofertas interesantes: a nosotros nos costó 64 € por persona con 4 meses de antelación.

De Londres St. Pancrass a París Gare Du Nord tarda 2h y 16 minutos. En un principio nos debatimos entre el romanticismo del Ferry que cruza el canal entre Dover y Calais o el Eurotunel… pero al final ganó la opción moderna (bueno.. muy moderno no es porque se construyó en 1994 pero sigue siendo el tramo subterráneo más largo del mundo).

De Londres sale de la bonita estación de Saint Pancrass en la que, como ya hemos dicho, hay que estar 45-60 minutos antes de la salida. Con el billete en papel o en el móvil se abren las compuertas y pasas a una sala en la que te hacen el control de Rx de las maletas y después pasas por el control de adunas francés (Sí, hay un policía francés en la estación de Londres que te controla la documentación antes de subir al tren). Por último una pequeña sala de espera en la que 20 minutos antes de la salida del tren te indican por que andén va a salir y en función del vagón que te hayan asignado tienes que tomar una puerta o otra para subir a la zona superior, que es donde están los trenes.

Solo decir que a nosotros en el último momento nos cambiaron de vagón y al pasar el BIDI por la pantalla nos imprimieron un billete de color amarillo con la nueva ubicación.

Al contrario que en los aeropuertos en el tren se puede subir agua, líquidos, y comida… toda la que quieras.

El tren va muy rápido y hace que las vistas desde las ventanillas sean un poco pesada ( por el movimiento constante de los ojos) pero vemos grandes prados y ovejas por casi todo el camino… hasta que llevamos a Dover donde vemos una multitud de camiones esperando a pasar por la carretera paralela a la vía del tren. Lo único reseñable del trayecto es que los oídos se taponan casi todo el recorrido y que el túnel lo atravesamos en unos 20 minutos.

A las 16:47h., según lo previsto, llegamos a Paris Gare Du Nord. Desde allí vamos andando hasta la estación de metro Barbes-Rochechouart donde compramos dos billetes (1.8€ cada uno) en la máquina expendedora fácil de utilizar y muy intuitiva. De allí vamos a Couronnes que está a 200m. de nuestro alojamiento en París.

Nos alojamos en el Hostel Les Piaules contratado a través de www.hostelworld.com en una habitación de 8 con baño compartido por 30€ la noche cada uno… al llegar nos encontramos con la sorpresa de que nos han un “upgrate” y nos han recolocado en una habitación de 4. El alojamiento está muy nuevo y tiene un bar en el que nos invitan a un “chupito” de cerveza que nosotros acompañamos con una pinta ;). Tras los trámites nos vamos a dar un paseo por el Barrio de Le Marais, hasta la Plaza de la República y descubrimos un montón de locales chulos en la calle que lleva del Hostel hasta allí (Rue de la Fontaine du Roi)… optamos, por intuición, por La Caravane un lugar lleno de gente joven en el que creíamos que solo servía bebidas… pero que también ofrecen cena. Como nos sentimos a gusto no quedamos a cenar por 22.5€ por persona:

  • Tabla de quesos franceses deliciosa
  • Pastel Provenzal
  • Botella de vino

El ambiente es buenísimo, la música espectacular, el personal se esfuerza por hablarnos en español ¿qué más podemos pedir? ¡¡¡Le Caravane es un lugar de referencia, para nosotros en París!!!

1/09/2018 PARIS

Desayunamos en el hostel por 7€: café, zumo de naranja, croissant, pan, mermelada y nutella. Con mucha energía salimos a visitar la ciudad… como ya hemos estado otras veces nuestra opción es pasear, andar sin metros ni bullicios… pero paseamos tanto que al final del día la aplicación del móvil “dice” que hemos andando 30 Km ¡Una locura!

Lo mejor de Paris

Hostel Les Piaules à Plaza de la República à Hôtel de Ville à Notre Dame à Concergerie à Quai François Mitterrane à Louvre à Jardín de Tuillerias, donde hacemos un stop para tomar un café en el “recomendabilísimo” Mercado de Saint Honoré (Bar Maison Plisson 35 Place du Marché St. Honoré) a precio de París (2.5€ el expreso).

Tras el descanso vamos hasta Almacenes Lafayette donde, entre risas, nos echamos todas las colonias que no conocemos… y disfrutamos viendo como la gente compra piezas que para nosotros no son alcanzables.

Comemos en un Kiosco del principio de Champs Elysées (Plaza de la Concordia), justo al lado de la Embajada de Estados Unidos: Crêpe de queso y tomate, salchichas, coca-cola y agua por 6.5€.

Seguimos por Champs Elysées viendo cochazos y escaparates de lujo mientras cantamos “Champs Elysées” de Joe Dassin hasta llegar al Arco de Triunfo para tomar la Avenue Kléber que nosotros consideramos que es más lujosa que la anterior. El summum del lujo lo encontramos en el Hotel Península que tiene aparcados en la puerta algunos Rolls-Royce que solo hemos visto en fotos: Corniche, Continental, Cabrio o el Bugatti Chiron.

En el arco del Triunfo de Paris

Seguimos hasta Trocadero desde donde se tienen unas vistas espectaculares de la Torre Eiffel y paseamos hasta sus pies que comprobamos que están mucho más protegidos que hace 10 años. El paseo nos lleva hasta la École Militare y el Hôtel des Invalides… y de allí hasta la Rue Du Bac.

En la Rue du Bac está la Capilla de la Virgen de la Medalla Milagrosa que por una “promesa” tenemos que visitar cada vez que vayamos a París. Para nosotros es un momento emocionante pues nos retrae a la infancia cuando nos contaban la historia de la aparición de la virgen mientras nos ponían diapositivas de la capilla que ahora estamos viendo. El tiempo nos ha hecho mayores, pero no podemos contener las lágrimas… ni coches, ni perfumes, ni dinero… son los recuerdos y las personas lo que hacen los momentos y los sitios especiales.

Seguimos por Rue du Bac y no podemos resistirnos a entrar en la tienda de diseño The Conrad Shop donde nos “feriamos” un cargador porque el de nuestro móvil ha decidido dejar de funcionar.

Vamos a Saint Germain Des Pres, Iglesia St. Sulpice y acabamos tomando un cafelito “baratito a 4 €” en Jardins de Luxemburg. Parece que medio París ha decidido venir aquí y hay un montón de críos disfrutando de su día de descanso antes de que se les acaben las vacaciones.

El único lugar al que teníamos planeado entrar era el Pantheón pero cuando llegamos está cerrado. Allí están enterrados 72 personajes ilustres de Francia (el lema es: “A los grandes hombres de una patria que los reconoce”). Hacen muchas exposiciones sobre ellos y estábamos muy interesados… pero es la excusa perfecta para volver a París en otra ocasión.

Volvemos hacia el hostel con los pies reventados, pero no sin antes visitar la anodina Plaza de la Bastilla y la especialísima Place Des Vorges que nos encanta y está llena de gente.

Una cerveza con un fuet (Sausage Catalan) en el Bar del Hostel y volvemos a nuestro bar de cabecera en París: La Caravane.

Hoy compartimos habitación con un chico y una chica de unos 20 años que, a pesar de nuestros intentos, no nos dirigen la palabra y pensamos que es una pena porque lo “chulo” de compartir habitación es conocer a gente de alrededor del mundo.

2/09/2018 PARÍS-LAUSANA

Desayunamos en el Hostel, hoy por 3.5€ (la mitad) porque hemos contestado una encuesta sobre los nuevos colchones.

Vamos andando hasta Montmatre y subimos hasta la Basílica del Sacré Coeur para bajar por las escaleras de un barrio que vemos algo más “descafeinado” que en anteriores visitas. Volvemos hasta el hostel paseando por las calles de París en domingo… un gustazo.

Un café en el hostel antes de irnos a la Estación de Lyon de París en metro con transbordo. Nuestro tren con dirección a Lausana sale a las 13:57h. Lo compramos en la web de la compañía de trenes de Francia porque es muchísimo más barato, para el mismo tren, que en la web de trenes de Suiza. Hacemos acopio de galletas y patatas para el trayecto. El recorrido es muy chulo y a la hora prevista estamos en la capital del Vaud.

Al llegar el día es triste y oscuro y hace incluso frío. Vamos andando, mejor dicho “escalando” hasta nuestro alojamiento el Laussane Guesthouse Centre. Se trata de un hostel-hotel con un precio de 84 CHF (37€ por persona y noche) por habitación doble con dos literas y baño, lo más barato que hemos encontrado.

Tras los trámites y con un mapa, malísimo, que nos ofrecen en el hostel nos vamos a visitar la ciudad. Todo está cerrado. No tenemos francos suizos y la movilidad en la ciudad es un poco “difícil” por las cuestas y las escaleras… aunque en nuestra contra hay que decir que con el alojamiento va incluida una tarjeta de transporte para la ciudad.

Tras un cálculo aproximado de gastos sacamos 100CHF en un cajero y para celebrar nuestro “capital” nos vamos a tomar una cerveza a la Place de la Madelaine a un bar, el único que hay lleno de gente (The Great Escape), por 13€.

Cena en Burguer King por 10CHF y nos vamos a dormir un poco decepcionados con la ciudad… porque al llegar al hostel comprobamos que tiene menos vida que un cementerio.

3/09/2018 LAUSANA

Anoche, antes de dormir, hicimos cálculos y llegamos a la conclusión de que Lausana se podía cargar nuestro presupuesto del viaje por lo que debemos ajustarnos el cinturón… algo que no nos gusta mucho en un viaje.

Al levantarnos nos vamos al COOP, supermercado, a comprar pan de molde, queso, fruta… para hacernos unos bocatas para el día. Tras prepararlos volvemos al súper para tomar un café y un croissant.

Lo mejor de Lausana

Una visita a la oficina de turismo en la Gare (hay otra en Ouchy) para recoger un buen mapa para orientarnos e iniciamos la visita a la ciudad… sin grandes pretensiones… pero por suerte nos sorprende!!!.

Visitamos:

La Catedral (Cathédrale Notre Dame): Edificada entre 1150 y 1275 está considerado como el edificio gótico más bello de Suiza. Las pinturas de la puerta sur son espectaculares y no os las podéis perder. Desde su torre, de las 22h a las 2h, el “guet” chilla las horas desde hace 600 años. La entrada es gratuita y vale la pena. Las vistas de la ciudad desde la plaza de delante son espectaculares, tiene bancos elevados para poder verla sentado sin que la muralla te impida la vista. Nos tomamos un café y bebemos agua mientras miramos la belleza de la ciudad con la que nos estamos reconciliando después de la experiencia de ayer.

La Antigua Academia que se creó en 1579, tras la Reforma protestante, para formar a los pastores.

El Castillo de Santa María (Château Saint Marie), contruido entre 1397 y 1427 para servir de Palacio Episcopal, con una magnífica plaza

Bajamos de la Ciudad Alta por las chulísimas Escaleras cubiertas del Mercado (Ecaliers du Marché) hasta la pintoresca Plaza de la Palud que en otros momentos era donde se hacía el mercado. En la plaza están el ayuntamiento (Hôtel de Ville) y la espectacular estatua de la Justicia sobre una fuente; la actual es copia de la original de 1585. Subimos por la Rue de la Madeleine para tomar el metro en Riponne-M. Béjart para ir hasta Ouchy.

Ouchy es el barrio del puerto de Lausana. El paseo por el Quai de Belgique y el de Ouchy hasta la Torre Haldimand… uno metros tras la torre paramos en una playa para comernos nuestros sandwichs. Casi al final del Quai de Belgique está el Museo Olímpico que tiene unos jardines espectaculares y un montón de atracciones en las que hacerse fotos!!!.

Tras el paseo volvemos a coger el metro para volver a la estación Riponne-M. Béjart y visitamos el resto de la ciudad: Plaza Pépinet, Rue Du Bourg, Plaza de Saint François y el Quartier du Flon…

Sin lugar a duda la ciudad es muy bonita y como todo en Suiza limpio y ordenado. Nos que quedamos con la plaza del Castillo, la de San Francisco, el barrio de Flon y, como no, Ouchy.

Como no nos queda mucho dinero nos vamos hasta COOP a comprarnos unas cervezas (1.7 CHF) y nos vamos a la Plaza de la Madelaine a tomárnoslas, donde podemos comprobar que no somos los únicos pues está lleno de gente haciendo lo mismo que nosotros. Como estamos a gusto volvemos al súper a comprarnos otras, esta vez, por 1.5 CHF (¡Vamos a conseguir el reto de encontrar la cerveza más barata de Suiza!!!)

Ahora ya sabéis donde os podéis beber la cerveza más barata de Suiza…

4/09/2018 LAUSANA-TURIN

Nuestro EUROCITY37 sale puntual a las 8:18h de Lausana. El billete del tren lo compramos en la web de Trenitalia por 29 € el tramo Lausana-Milán y 12.45€ Milán-Turín (Si se compran por separado y en la web italiana, no en la Suiza, el trayecto sale uno 15€ más económico). Atención porque debemos bajarnos en Milano Centrale, una macro estación en la que no es difícil perderse por lo que al llegar hay que estar muy atento para no perder el siguiente tren.

Nos llama la atención que nuestros puestos van indicados en una pantalla electrónica que dice de dónde a dónde vamos. Desayunamos en el tren un picnic que nos hemos preparado, chocolate suizo y vamos a buscarnos un café a la cafetería del tren donde aceptan euros en territorio suizo… pero no tienen cambio por lo que tenemos que pagar con la tarjeta de crédito.

El viaje se nos hace muy ameno porque las vistas de los Alpes, que estamos atravesando, son espectaculares. Vamos solos, de manera enfrentada, hasta Domodossola donde suben una pareja con dos niños que hacen que el viaje sea un poco más entretenido. El tren, al llegar al Lago de Como, lo bordea y nos regala impresionantes vistas… sin lugar a duda un trayecto chulísimo.

Llegamos a Milán Centrale a las 11:47h (10 minutos más tarde de lo previsto) y nuestro tren Regionale Veloce con destino a Torino-Porta Nuova está estacionado en la vía de al lado solo nos da tiempo de comprarnos agua y fumar un cigarrillo antes de que a las 12:18h se ponga en marcha.

A las 14:10h entramos en la estación de Torino Porta Nuova y nos vamos a nuestro alojamiento: Stylish Loft Gioia (calle Melchore Goia, 4) contratado a través de booking. Se trata de un apartamento en la buhardilla de un edificio a unos 10 minutos andando de la estación. Nos costó 53 € la noche para dos personas. Aunque a nosotros los apartamentos no nos gustan en exceso, nos gustan mucho más los hostels en los que podemos interaccionar con más personas, esta era, a priori, la opción más barata en Turín. Decimos a priori porque lo tuvimos que dejar a las 10h del día siguiente gastándonos un pastizal en una consigna para las maletas: la consigna está en la Estación mirando a las vías a mano izquierda y cuesta 6€ las primeras 4 horas y 2€ la hora a partir de ese momento. Hay que tener en cuenta todas estas cosas porque si lo sumamos nos hubiera salido más barato el Attic Hostel que tanto nos había llamado la atención.

Tras los trámites nos vamos a visitar la ciudad de Turín.

Lo mejor de Turín

Torino es la capital de la Región de Piamonte y merece muchísimo la pena. Tiene un aire a París y Viena, con grandes avenidas y arquitectura impresionante. Italia le debe muchísimo porque en ella se unificó, se inventó el primer chocolate sólido, tiene la sábana Santa y, para nosotros lo más importante, la Fábrica de FIAT.

Iniciamos nuestro recorrido en la Plaza Carlo Felice donde nos tomamos un café en Malabar Café, un lugar con encanto en el que sirven un café impresionantemente bueno por 2 €. Paseamos por los soportales de la Via Roma hasta Piazza San Carlo y seguimos, piano piano, hasta el Palacio Real… y a través de él llegamos a el Duomo de San Giovanni Battista para ver la “Sábana Santa” (Hemos leído varias cosas sobre ella y la historia nos parece interesantísima).

Los Jardines Reales y la chulísima Via Po nos llevan hasta el símbolo de la ciudad; la Mole Antonelliana. Un edificio de 167m contruido en aluminio y que podemos ver en las monedas de 2 céntimos de Euro con origen italiano. En principio se diseñó como Sinagoga pero nunca lo fue. Actualmente es la sede del interesantísimo Museo Nazionale del Cinema.

Nos compramos un helado de Gianduja y Bonét en Gelateria Alberto Marchetti una de las empresas llamadas “Slow Food” término que dicen, los turineses, se acuñó en esta ciudad. Saboreándolos llegamos hasta la orilla del río Po frente a la Iglesia de la Madre de Dio.

Nuestra vuelta la hacemos varias paradas: en una enoteca (por desgracia no apuntamos el nombre y no lo recordamos) donde probamos vermú de Turín, que también dicen que se inventó aquí, nos parece muy dulce y muy rico y que, evidentemente, no tiene nada que ver con el Martini o el Cinzano Turineses que todos conocemos. La segunda parada la hacemos en Casa Del Barolo (Via Andrea Doria, 7) donde nos tomamos un Riesling del Piamonte por 5€ la copa… acompañado de patatas y cacahuetes. Este segundo lugar es mucho más fino y exclusivo… pero estamos haciendo el Orient Express… que se note en algo (jajajaj).

Buscamos un lugar para cenar que este bien… y vamos comprobando como nos están cerrando los restaurantes por lo que optamos por una pizza en Rossopomodoro ; una cadena de pizzerías que utiliza muchas clases de tomates en sus recetas. Por 15 € una pizza y una cerveza.

Han cerrado todos los negocios y la calle está muy apagada. Nos vamos a dormir.

5/09/2018 TURÍN-MILÁN

Por la noche hemos pasado calor y los mosquitos nos han picado… pensábamos que haría más frío!

Un café y una ducha y nos vamos a dejar las maletas en la consigna de la estación (junto a los andenes a la izquierda). La consigna está abierta de 8-20h.

Decidimos ir andando hasta el Museo del Automóvil y tardamos unos 50 minutos desde Porta Nuova hasta la puerta del Museo. El camino es entretenido excepto en la parte final que recorre la zona de los hospitales; hace calor y no hay ni una sombra.

El Museo Nazionale dell’Automobile (Corso Unitá d’Italia 40) tiene un costo de 12€ (10€ con el carné de la Universidad). Para nosotros es una visita obligada y hemos hecho un cambio en nuestra ruta para poder visitarlo. El museo tiene una estructura didáctica que incluso a las personas a las que no les gusten los coches pueden disfrutarlo.

Museo Nacional del automóvil de Turín

Empieza en la segunda planta donde se muestra la historia de los coches desde los caballos hasta el futuro. Vemos modelos míticos que hacen flipar a Pedro… pero que no superan a los modelos únicos. Al final hacen una reflexión sobre el futuro: la destrucción o la utilización correcta de los recursos.

En la primera planta nos explican como la industria del automóvil ha hecho de Turín la ciudad que es hoy. Después explica como son los coches por dentro (motores, tecnología…). La publicidad, cómo se construye un coche, las normas de tráfico, el mundo de las carreras y el diseño, que es lo que más nos gusta.

En la Planta 0 hay una exposición temporal sobre Ferrari y el Salón del Automóvil de Ginebra (nosotros tuvimos la oportunidad de visitar y si quieres leerlo clica aquí).

Emocionados tras la visita vamos hasta Lingotto que es la antigua fábrica de FIAT que ha sido convertida en un centro comercial. En la planta superior está el circuito en el que hacían las pruebas de los coches… para poder visitarlo hay que comprar la entrada a la Pinacoteca Agnelli (8€). La pinacoteca no vale la pena y si quieres ver el circuito sube hasta la taquilla… mírala a través de los cristales y cuando te llamen la atención di que te vas.

Salimos de Lingotto por la puerta lateral donde se ve la rampa de acceso a la pista y que es muy fotogénica.

Solo cruzar la calle está EATALY el lugar en el que se gestó el movimiento slow food. En realidad es un supermercado gourmet de productos locales en el que hay diversos restaurantes. Comemos pasta calamari (el tipo de pasta) de la marca Afeltra; uno con salsa de pulpo, calamares y tomate y el otro con ragú de conejo y pistachos… regado con cerveza… riquísimo!.

Tras comer nos damos una vuelta por el súper y flipamos con todas las referencias que tienen… una cantidad de pasta y de vinos que nunca habíamos visto. Nos compramos una botella de vino para la cena Cascina Valle de Asinari de 2016 y una bolsita de Nocciolini de Chivasso y tras un café, por 1€, en su cafetería nos vamos hasta el metro.

El billete del metro cuesta 1.7€ y vamos desde Lingotto a XVIII de Dicembre y de allí andando hasta la Basílica de María Auxiliadora.

Andando y recorriendo casi toda la ciudad volvemos a la Estación Porta Nuova para recoger nuestras maletas.

El tren de Alta Velocidad Frecciarossa nos lleva de Turín a Milano Centrale en una hora por 14 €, comprado en la web de Trenitalia y de manera puntual llegamos a la capital de la Lombardía.

Nuestro alojamiento Ostello Bello Grande está a 5 minutos andando de Milano Centrale (Via Lepetit, 33). Lo reservamos a través de Booking dormimos en una habitación de 6 con desayuno y cena incluidos por 50 € la noche. Te dan una bebida de bienvenida y en la 6ª planta hay una cocina en la que te ofrecen comida para hacerte, galletas, fruta, café y té. Un lugar muy recomendable y de lo más baratito en Milán. Para nosotros la ubicación, al lado de Milano Centrale, es inmejorable.

Tras una ducha nos tomamos nuestra bebida de bienvenida y justo entonces empieza la Apericena (cena de aperitivos típica de muchas ciudades del norte de Italia) en la que puedes comer todo lo que desees de las 19 a las 21 horas. Tras la cena nos subimos a la terraza para tomarnos nuestra botellita de vino rodeados de un ambiente buenísimo de gentes de muchos lugares del mundo con los que establecemos conversación.

En la planta baja hay un Karaoke grupal que nos mantienen despiertos hasta tarde que decidimos subir a nuestra habitación donde nuestros compañeros de cuarto están todos durmiendo.

6/09/2018 MILÁN

Sobre las 8h estamos en pie, desayuno correcto en el hostel y empezamos nuestra ruta a pie por la ciudad.

Lo mejor de Milán

Primero visitamos la Estación Central de Milán (Milano Centrale), a 3 minutos de nuestro hostel, es un monumento en si misma. Finalizada de construir en 1931 por Stracchini sobre la base de la Union Station de Washington (USA), Musolini quiso convertirla en símbolo de su megalomanía dándole más complejidad y majestuosidad. Introdujo grandes cúpulas de acero, 24 andenes, una cúpula de 72 metros y una fachada de 200m. Sin lugar a duda un espacio ideal para los amantes de los trenes. Una advertencia: Cuidado con los cacos aunque estemos rodeados de policía durante la visita.

Recorremos la Vía Pisani encontrando un gran contraste entre la gente vestida con traje de la zona financiera y los mendigos durmiendo en los soportales… recorremos hasta los Jardines Públicos de Porta Venezia y la via Turati y Manzini nos lleva hasta la Scala y los lugares más “turísticos” de la ciudad: Las Galerías Victorio Emmanuelle y el blaquísimo Duomo con su plaza. (Obviamos la descripción porque son de obligada visita y cualquier guía os la va a dar).

La temperatura se está elevando y empezamos a sentir calor y paramos a tomar café y agua por 4.5€ por persona en el Bar Castello que debéis borrar de vuestros mapas!

Tras aclimatarnos vamos hasta el Castello Sforzesco y el Paque Sempione donde podemos disfrutar de algunas sombras.

Castello Sforzesco de Milán

Buscando las sombras llegamos hasta la Basílica de San Ambrosio de Milán lugar imprescindible en Milán y que la mayoría de personas se salta. En ella se conservan los restos del Patrón de Milán y la construcción, a base de retales, es realmente impresionante en su detalle más que en su totalidad. La entrada es gratuita y no está llena de turistas, que prefieren el Duomo.

Un paseo hasta el Naviglio nos deja exhaustos. La antigua Milán estaba surcada por canales que abastecían todo el territorio. El mayor sigue descubierto, ofrecen paseos en barca y se ha creado un bello paseo alrededor. El calor hace no lo apreciemos tanto como deberíamos… y nos metemos en un bar en el Corso Genova: Se trata de un barecito familiar en el que comemos milanesa y pasta con verduras con coca-cola y dos cafés por 10.5€.

De nuevo emprendemos camino hacia la Plaza del Duomo y las Galerías, que creíamos que estarían vacías, pero están llenísimas de gente.

Otros 20 minutos de caminata hasta la Cafetería Moleskine que queríamos visitar desde su inauguración de la que nos enteramos por los newsletters de la marca: Café buenísimo preparado y servido con buen gusto a un precio correcto de 1.5€.

Tras el café decidimos volvernos al hostel porque la temperatura está haciendo que no disfrutemos de la ciudad. En el camino encontramos una tienda de ropa MATIA’S con rebajas del 70% donde nos “feriamos” más de lo que cabe en nuestras mochilas por muy poco dinero.

Al llegar al hostel; una ducha, una lavadora y secadora (7€) que mientras se hacen nos permiten acercarnos a la oficina de correos (Posta Italiana) para enviarnos a España todas las cosas que hemos comprado por uno 16€.

Una cerveza con la “apericena” y hoy la actividad es música en directo de Giuliano Vozella. Empieza a llover y nos vamos a la cama con los iones positivos.

07/09/2018 MILÁN-VENEZIA

A las 6:30h estamos de pie, duchados y con todas las cosas preparadas para seguir el camino.

Desayunamos en el hostel y nos vamos hasta la cercana estación de Milano Centrale para tomar el tren Frecciarosa 9707 con destino Venezia-Mestre, que compramos en la web de Trenitalia por 14.5 €. Elegimos Mestre porque los alojamientos son más baratos, la conexión con Venecia buenísima, sabemos que la capital del Venetto se queda vacía durante la noche y nuestra conexión con la siguiente ciudad es más conveniente desde Mestre.

La intención de esta parada es disfrutar un día de la Serenísima y recordar el tiempo de residencia en la ciudad de Jaume… hace ya la friolera de 20 años.

Nos alojamos en el Anda Venice Hostel, un hostel de nueva construcción situado muy cerca de la estación de Mestre por 18€ la cama en habitación de 9 con dos baños. Los espacios comunes son espectaculares. Sin lugar a duda lo recomendamos 100% para una estancia en Venecia.

Tras el Checkin dejamos las maletas en una habitación habilitada para ese uso y nos vamos de nuevo hasta la estación de Mestre donde compramos un billete de ida y vuelta a Venezia Santa Lucia por 2.6€ y en menos de 10 minutos estamos en el Canal Grande.

Lo mejor de Venecia

Nuestro paseo sigue las indicaciones de Rialto y Piazza San Marco. Llueve y hay mucha, mucha gente… pero Venecia es especial esté como esté.

La plaza de San Marco en Venecia

Lo primero rendir culto a Santa Lucia… porque parece que últimamente no vemos muy bien. El cuerpo de la santa está en la iglesia de San Geremia (no busquéis en el mapa Iglesia de Santa Lucia).

Sigue lloviendo y el suelo resbala… pero reiteramos… Venecia es bonita tanto si llueve, nieva, hace niebla, ventea o sol…

Elegimos la mejor opción para comer en Venecia: Los Bacari (el equivalente, salvando las distancias, de los bares de tapas en España) para tomar cichetti (el equivalente italiano de las tapas).

La primera parada en Un Mondo di Vino en Cannaregio 5984/A … bastante imposible de explicar donde está! Tomamos 2 Spritz Apperol, polpetta de melanzane, Arancini, bacalá mantecado y costrini por 7€ por persona ¿Quién dijo que Venecia es cara?… solo hay que buscar, saber elegir y salirse de los circuitos habituales.

Seguimos hasta Rialto para ir al Bacari Sepa (San Marco 5482) donde tomamos ½ litro de vino del Venetto, rissoto a la veneciana con verduras, polenta a la plancha, sarde in saor (sardinas marinadas con cebolla), polpette de melanzane con atún y tortilla de patatas con Gorgonzola por 13€ cada uno.

El paseo por la ciudad mejora en cuanto nos separamos de San Marco y Rialto. No hay que dudar en perderse por las calles de la ciudad… y por muchas indicaciones que os den/demos os perderéis… pero la perdida será para encontrar un rincón especial que hará que recordéis Venecia por mucho tiempo.

Tras más de 5 horas andando nos vamos hasta la ferrovía (estación), no sin antes pasar por la Pasticceria Nobile de Cannaregio 1818 para tomar un café y un cannoli (dulce siciliano… pero que nos encanta) por 3.9€. La decepción ha llegado cuando les hemos pedido dos botellas de agua y nos han puesto dos vasos del grifo que nos han cobrado a 0.6€… pero bueno todo sea por el buen sabor del cannoli.

Volvemos en tren hasta Mestre en 10 minutos (no olvidéis validar el billete en la estación). Nos pasamos por el súper a comprarnos algo para prepararnos la cena:

  • Queso bastardo de Grappa
  • Baccalá Manrecato (el de esta mañana nos ha encantado y es uno de los platos más típicos de Venecia)
  • Mortadela
  • Grissinis
  • Melocotones
  • Botella de vino Venetto

Una ducha y cervecita en el hostel. Conocemos a nuestras compañeras de habitación que son 2 mexicanas con las que nos hemos reído muchísimo y han enriquecido nuestro camino.

Cenamos, la hemos preparado en la macrococina del hostel, y nos relajamos mientras comentamos como nos gusta Venecia y que hubiera sido un error saltársela del recorrido como teníamos pensado. Volveríamos una y otra vez. También reflexionamos sobre el alojamiento ¿en Venecia o en Mestre? Pues que cada uno elija: el precio y la comodidad de Mestre o el romanticismo de Venecia y la posibilidad de poder ver la salida del sol sobre el Adriático como la última vez que estuvimos.

5.0
11
El mejor alojamiento en Londres, en este enlace
El mejor alojamiento en Paris, en este enlace
El mejor alojamiento en Lausana, en este enlace
El mejor alojamiento en Turin, en este enlace
El mejor alojamiento en Milán, en este enlace
El mejor alojamiento en Venecia, en este enlace
No viajes sin seguro, el mejor y con descuento de un 5% aquí
La mejor guía de viaje para el Orient Express: haz click aquí
Reserva las visitas y freetours de tu viaje en Civitatis. Click aquí
La mejor tarjeta débito de viaje: N26. Consíguela con descuento aquí
0 Comentarios

¿Te gustó nuestro artículo? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

©2019 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com   Aviso legal

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas