Print Friendly

Postal-Ricon-NoruegaIntroducción:

Noruega y los fiordos. Eso es lo que venden todos los viajes a este país nórdico, pero una vez ahondas en él, te das cuenta que los fiordos solo es una pequeña parte de lo que puede ofrecer. Eso sí, una parte masificada y totalmente explotada por hordas de turistas que desembarcan cada día de los numerosos cruceros. Buscando un poco más en profundidad, y por supuesto ayudado por la Lonely, ofrece una naturaleza impresionante, muy cuidada y protegida, y lo que más me gusta, con pocos turistas.

Como primera aproximación a este extenso país, decidimos centrar el viaje en la zona comprendida entre Oslo y Bergen, sobretodo para evitar largos desplazamientos en coche que al final hacen el viaje muy pesado. Alquilamos un coche “económico” en categoría, que no en precio (750 euros por 9 días con seguro ampliado), un Ford Fiesta, eso sí, nuevísimo, en Hertz, con el que recorrimos unos 1500 Km. La ruta circular que elegimos, empezaba en el aeropuerto de Gardermoen, donde llegamos a las 11:00 de la mañana tras 4 horas de vuelo con Norwegian Air Lines, por menos de 100 euros al ser a finales de junio, es decir, temporada baja aun.

Aunque Noruega dispone de ciudades bastante interesantes, el objetivo del viaje era sobretodo disfrutar de la naturaleza, por lo que, sin recalar en la capital, Oslo, nos dirigimos hacia el norte, hacia el Parque Nacional de Jotunheimen (cuyo nombre significa “hogar de los gigantes”, lugar de donde moran los enemigos de Thor). En este parque nacional donde se encuentra el pico más alto de Noruega, el Galdhopiggen (2469 mtrs) y más de doscientas cimas que superan los 2000 metros se encuentra una de las rutas senderistas más populares de Noruega, el ascenso al Besseguen, que nos propusimos completar. La siguiente parada fue el Parque Nacional de Jostadelsbreen, considerado el glaciar más grande de la Europa continental, donde pudimos observar y en muchos casos tocar varias de sus más famosas y espectaculares lenguas glaciares, como la idílica Nigardsbreen, las accesibles Supphellebreen y Boyabreen o la escondida e impresionane Austerdalbreen, siempre en la parte sur del parque.

Kart_sornorgeTras tanta naturaleza, tocaba volver a la civilización, y para ello pernoctamos en Bergen, con su barrio histórico declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco, el muelle hanseático de Bryggen y su concurrido mercado de pescado, no sin antes pasar por el fiordo de los sueños, el Sognefjord y sus brazos más espectaculares el Nærøyfjord y Aurlandsfjord

La siguiente parada fue en el Parque Nacional de Folgefonna, donde otra vez las visitas a los glaciares ocuparon nuestras excursiones. En este caso los elegidos fueron el Bondhusebreen y el poco accesible Buerbreen.

Ya de camino a Oslo, y en el tramo final del viaje, elegimos el Parque Nacional de Handargervidda, una hermosa y desolada planicie en la que nos adentramos en la zona del valle Veigdalen y a partir del refugio de Dynarut para completar nuestro master en senderismo.

Llegamos a Oslo, tras este recorrido circular de 9 días, el día antes de nuestro regreso, también con Norwegian, pero esta vez por casi el triple de euros, al ya encontrarnos en julio, temporada alta en Noruega. Oslo es una capital cara y no especialmente bonita, donde quizás la gran atracción son sus museos, que aunque no nos dio tiempo de visitar todos los que queríamos, sí pudimos entrar en el espectacular Museo del Barco Vikingo y complementarlo con el interesante Museo de Historia.

Consejos sobre el alojamiento:

Noruega no es precisamente un país donde resulte barato alojarse. Hay que estudiar las diferentes opciones que te ofertan y ver cual se adapta mejor a tus necesidades y a tu bolsillo. A parte del hotel tradicional, que suele tener precios elevados, en Noruega puedes optar por:

Albergues (Vandrerhjem): suelen cobrar a parte las sábanas, funda de almohadas y limpieza de la habitación

Camping: Noruega cuenta con más de 1000 campings. A parte del alquiler de la parcelas, también ofertan la posibilidad de alquilar sencillas cabañas con 2/4 camas. Limpieza y ropa de cama corren de tu cuenta sino quieres pagar un recargo adicional. En algunos alquilan apartamentos con baño y cocina. Esta una opción muy a tener en cuenta ya que comer en este país es bastante caro si lo comparamos con España, por ejemplo una pizza básica en la famosa cadena Peppe’s Pizza cuesta unas 160 NOK (20 EUR) y un 1/3 de cerveza a partir de 65 NOK (7 EUR)

Casa de huéspedes (gjestehus): habitación con baño compartido que suelen incluir en el precio la ropa de cama y el desayuno y suelen tener servicio de comidas.

DNT / Refugios de montaña: El club turístico de montaña de Noruega opera una red de 460 refugios de montaña separados por un día de excursión. Los hay con y sin personal y algunos con buenos niveles de servicio. Nosotros no nos alojamos en ninguno pero sí nos encontramos alguno en alguna de las caminatas y nos sorprendieron gratamente, anotándolo como una seria opción en la próxima escapada a este país.

Parque Nacional de Jotunheimen

Tras recoger el coche en el aeropuerto de Gardermoen, cogimos la carretera E16 dirección Honefoss, hasta alcanzar la carretera 51 que nos llevo hasta Beitostolen, lugar donde teniamos reservado hotel para pernoctar la primera noche en Noruega. Unos 200km que se tardan unas 4 horas, teniendo en cuenta que el estado de las carreteras es bueno pero el límite de velocidad era de 80 km y 50 en los pueblos. Conviene respetar los límites porque encuentras gran cantidad de radares y al conducir un coche de alquiler, no te preocupes si no te paran, ya tienen el número de tu tarjeta de crédito en la compañia de alquiler.

Beitostolen es un pequeño pueblo orientado básicamente para la práctica de esquí en invierno y el excursionismo en verano, muy interesante por estar muy cerca del Parque Nacional de Jotunheimen. En él encuentras todo tipo de servicios y una oficina de turismo donde muy amablemente y en un perfecto inglés te proporcionan toda la información que necesites, así como mapas y servicio de reserva de alojamiento.

Nos hospedamos en el hotel Bergo. Un apartamento con 2 habitaciones, salón, terraza, cocina y baño por 90 euros. La ropa de cama y la limpieza de la habitación corría por nuestra cuenta. Esta será una constante en Noruega… Aprovechando que teníamos cocina, la cena decidimos prepararla nosotros mismos. Frente al hotel había un Spar y aprovechamos para llenar el coche de víveres.

La elección de esta localidad fue porque se encuentra a unos 30 km de Gjendesheim, que es el aparcamiento-tienda-cafeteria desde dónde sale el ferry a Memurubu para hacer la ruta más famosa de noruega, Besseggen. También hay un hostal-cabaña de la DNT, donde uno se puede alojar, al igual que en Memburu, pero ahí que tener en cuenta que no hay nada alrededor, salvo naturaleza. En esta página www.gjende.no podéis encontrar el horario de los ferrys así como información sobre esta ruta y otras de los alrededores. El ferry recorre unos 30 km por el lago Gjende y cuesta120 NOK (14EUR) por persona a lo que hay que añadir 100 NOK (12EUR) más por el parking.

BesseggenKarte

Tras 30 minutos de viaje, llegamos a nuestro punto de partida para iniciar la ruta: Memburu. Desde aqui hay 14’6 km que te llevan al parking de nuevo pero para ello debes alcanzar los 1743 m de altura y cruzar la cadena de Besseggen que separa el lago Bessvatnet, de color azul profundo del lago Gjende de 18 km de largo y y color verde, fruto del limo del glaciar que le llegan a través del río Memurubu.

Aunque la guía lonenly planet te indica que se necesitan 6 horas para realizar la travesía, en la oficina de información y turismo nos dijeron que tardaríamos unas 8 horas y eso fue lo que tardamos nosotros en hacerla: 8,30 horas realizando varias paradas. La suelen calificar como difícil y realmente tiene un tramo que corresponde con la trepada al Besseggen en el que tienes que escalar para llegar a la cima y donde cuentas con unos 10 metros de ancho lo que te da mayor sensación de peligro. Menos mal que íbamos bien preparados con ropa de montaña, porque nos llovió y nevó, e incluso tuvimos que atravesar senderos nevados en numerosas ocasiones y la zona de trepada no podríamos haberla subido sin unas buenas botas de montaña.

1 viajefilos en Noruega, Besseguen 02

Es recomendable realizarla en el sentido que lo hicimos nosotros ya que a la inversa debes tener en cuenta la hora de regreso del barco de Memurubu a Gjendesheim (a las 17:45 salía el último barco) y además, si el ascenso al Besseggen es complicado, su descenso debe serlo mucho más. La verdad es que las vistas en la zona de la cresta del Besseguen valen la pena, aun a pesar del frió, la lluvia, la niebla y el cansancio.

1 viajefilos en Noruega, Besseguen 01
1 viajefilos en Noruega, Besseguen 03
1 viajefilos en Noruega, Besseguen 04
1 viajefilos en Noruega, Besseguen 05
1 viajefilos en Noruega, Besseguen 06
1 viajefilos en Noruega, Besseguen 07
1 viajefilos en Noruega, Besseguen 09
1 viajefilos en Noruega, Besseguen 10
1 viajefilos en Noruega, Besseguen 11
1 viajefilos en Noruega, Besseguen 12
1 viajefilos en Noruega, Besseguen 13
1 viajefilos en Noruega, Besseguen 14
1 viajefilos en Noruega, Besseguen 16
1 viajefilos en Noruega, Besseguen 18
1 viajefilos en Noruega, Besseguen 19

Al bajar, cogimos el coche hacia Lom, 1 1/2 hora aproximadamente. Allí teníamos reservada habitación en el camping Lom, con baño y pequeña cocina por 550 Nok (65 EUR), muy cerca del pueblo y situado a la orilla del río.

Lom es un pequeño pueblo de 2500 habitantes, en una preciosa ubicación entre montañas y cuyo centro está atravesado por rápidos. También destacan por la gastronomía, sobre todo por la cocina tradicional noruega del restaurante del hotel Fossheim, cuyo chef parece ser muy popular en Noruega y por su panadería Bakery in Lom cuyo chef también es muy destacado dentro de la repostería en Noruega..

Los principales puntos de interés turístico de Lom se encuentran en el centro, entre ellos la una bonita iglesia de madera estilo normado del siglo XII que nos recordó a un barco vikingo y es una de las Stavkyrje (iglesia de madera) más destacadas de Noruega.

Al día siguiente nos acercamos a la oficina de turismo de Lom, que comparte ubicación con el museo de la montaña noruego, muy cerca de la stavkyrje. A las 9:00 abrían la oficina de turismo y decidimos ver que ruta nos recomendaban, que fuera bonita, nos llenara la mañana pero sin demasiada dificultad ya que estábamos todavía agotados después de subir al Bessegen. Spiterstulen era la zona que parecía cumplir los requisitos. Antes de partir, no dejamos de pasar por la afamada Bakeri Lom. Efectivamente todo tenía un aspecto maravilloso, también ofertaba servicios de café, helados y comidas en una estupenda terraza con unas vistas estupendas. Realmente merece la pena hacer una pequeña parada en ella.

Seguimos por la carretera 55 hasta el desvío en Roysheim. Allí la carretera es de tierra pero en buenas condiciones. En Spiterstulen, que se encuentra en el interior del parque nacional, a los pies del Galdhopiggen, la montaña más alta de Noruega, es el lugar desde donde parten rutas para su ascenso. Aquí hay una zona de camping, apartamentos e incluso un hotel cuya recepción funciona como oficina de información y en ella fue donde nos aconsejaron sobre las posibilidades que nos ofrecía la zona.

Spitersulen

Nos decantamos por la ruta que termina en el refugio de Leirvassbu, aunque no la hicimos por completo, si no que a las 2 horas y media regresamos a Spiterstulen. Esta ruta discurre por el valle Visdalen, bordeando el río, sin apenas dificultad pero con buenas vistas de las lenguas glaciares que caen del Galdhopiggen como de numerosas montañas nevadas. En este enlace podeis obtener mapas de la zona y descripción de las rutas, aunque un poco pobres: www.scandinavianmountains.com/areas/10-galdhopiggen-massif/map.htm

2 viajefilos en Noruega, Spitersulen 05

2 viajefilos en Noruega, Spitersulen 01
2 viajefilos en Noruega, Spitersulen 02
2 viajefilos en Noruega, Spitersulen 03
2 viajefilos en Noruega, Spitersulen 04
2 viajefilos en Noruega, Spitersulen 06

Tras la caminata volvimos a coger la carretera 55 dirección Sogndal. Un trayecto espectacular. La carretera de Sognefjellet está considerada una de la 18 rutas turísticas nacionales de Noruega por su belleza y es una carretera de montaña poco transitada, serpenteante, que trenza las alturas bordeando preciosas montañas nevadas sobre lagos en proceso de deshielo. Pasa también cerca de estaciones de esquí nórdico, donde pudimos ver algunas personas practicándolo y termina descendiendo hasta los fiordos… Precioso.

3 viajefilos en Noruega, Sognefjellet 01
3 viajefilos en Noruega, Sognefjellet 02
3 viajefilos en Noruega, Sognefjellet 03
3 viajefilos en Noruega, Sognefjellet 04
3 viajefilos en Noruega, Sognefjellet 05

Parque nacional Jostedalbreen y Sognefjord

El formidable Jostedalbreen es el glaciar más grande de la Europa continental a pesar de encontrarse en retroceso, preside las tierras altas de Sogn og fjordane (fiordo de los sueños). El glaciar principal y otros secundarios forman parte del parque Nacional de Jostedalbreen.

La noche anterior nos habíamos alojado en el Jostedal hotel, recomendado por Lonely Planet. Habitación doble con baño costaba 1090 NOK (129 EUR) con desayuno en un pequeño hotel muy agradable con restaurante localizado en la cara este del parque nacional. Una vez allí nos dimos cuenta que había más opciones de alojamiento, como algun camping por los alrededores, que posiblemente fuese más económico, pero el miedo a quedarnos sin alojamiento por temporada alta, nos hizo reservar este hotelillo a través de booking.

La situación es muy buena para explorar este parque y así tras desayunar abandonamos el hotel a las 8:30 y fuimos directamente a ver una de las lenguas del glaciar Jostedalbreen, la de Nigardsbreen. Es de muy fácil acceso y se encuentra bien señalizada porque hay que pasar por delante del centro de visitantes. En la carretera hacia Gjende encuentras el desvío que te conduce a un parking con el que te ahorras una buena caminata ( 40 NOK, puedes pagar con tarjeta). Desde el parking hay un agradable paseo de 45 minutos hasta el pie del glaciar, pero si te quieres ahorrar este paseo, hay un pequeño barco por otras 40 NOK.

Para acceder al glaciar es necesario contratar un guía pero desde el centro de visitantes del parque o incluso desde el propio hotel no había ningún problema en contratar una excursión. Esta pequeña excursión es muy popular ya que se trata de la más espectacular de todas las lenguas glaciares que hay en el parque. Tuvimos suerte al madrugar y ser casi los primeros en llegar esa mañana pudiendo disfrutar sentados en unas rocas escaso 30 metros él.

4 viajefilos en Noruega, Nigardebreen 07

4 viajefilos en Noruega, Nigardebreen 01
4 viajefilos en Noruega, Nigardebreen 02
4 viajefilos en Noruega, Nigardebreen 03
4 viajefilos en Noruega, Nigardebreen 04
4 viajefilos en Noruega, Nigardebreen 05
4 viajefilos en Noruega, Nigardebreen 06
4 viajefilos en Noruega, Nigardebreen 08
4 viajefilos en Noruega, Nigardebreen 09
4 viajefilos en Noruega, Nigardebreen 10
4 viajefilos en Noruega, Nigardebreen 11

El siguiente glaciar del día fue la lengua de Bergsetbreen. Desandamos el camino por la carretera 604 hasta encontrar el desvío hacia Bergsetbreen. Aquí no hay que pagar por dejar el coche en un pequeño parking y el paseo que te conduce al glaciar es de 7 km de dificultad baja para el que se tarda 1 1/2 a ritmo de paseo (3 horas ida y vuelta). Si bien no resulta tan espectacular como el primero, no por ello desmerece ni el paseo ni el glaciar.

5 viajefilos en Noruega, Bergstetbreen 01
5 viajefilos en Noruega, Bergstetbreen 02

Dejamos el valle de Jostedal y nos dirigimos otra vez por la carretera 55 dirección Sogndal donde cogimos la carretera 5 hacia Fjaerland. Allí se pueden ver otras dos lenguas del Jostedalbreen: la Supphellebreen y la Boyabreen. Ambas las encuentras señalizadas en la carretera, suponiendo un pequeño desvío, y se puede llegar a ellas en coche. La primera te permite caminar hasta tocar el hielo pero la segunda resulta más espectacular. Frente al Boyabreen se encuentra un restaurante con vistas al glaciar estupendas.

6 viajefilos en Noruega, Suppehellebreen y Boyabreen 01
6 viajefilos en Noruega, Suppehellebreen y Boyabreen 02
6 viajefilos en Noruega, Suppehellebreen y Boyabreen 03
6 viajefilos en Noruega, Suppehellebreen y Boyabreen 04
6 viajefilos en Noruega, Suppehellebreen y Boyabreen 05

Esa noche la pasamos en el Lunde Turiststasjon, donde reservamos una habitación con baño, wifi y esta vez con toallas y sábanas por 650 NOK. Muy recomendable por su relación calidad precio pero sin servicio de comidas. es importante saber que los restaurantes más cercanos se encuentran a unos 10 km, uno frente al glaciar que hemos comentado antes y otro en el hotel Best Western en Skey. El Lunde T. te ofrece la posibilidad de utilizar una cocina, pero como era domingo no habíamos comprado nada y no nos quedaban reservas de comida en el coche.

Al día siguiente continuamos explorando el sur del Parque Nacional Jostedalbreen. Decidimos ir a la caza del glaciar Austerdalsbreen que ha sido considerado “The finest ice scenery in Europe” por el montañero ingles W.C. Slingsby. Quizás no es tan popular como los que visitamos ayer porque no es tan accesible y para llegar a él se debe realizar una caminata catalogada de nivel medio de unas 4-5 horas aproximadamente ida y vuelta.

Para llegar al punto de partida de la caminata, Tungestolen, se debe coger la carretera de Sogndal a Gaupne RV55 y desviarte a la izquierda en Veitastrond. Allí encuentras una carretera comarcal de un solo carril que cruza un valle, bordea un río y que atraviesa varios túneles pero que resulta tan espectacular como cualquiera de las catalogadas como rutas turísticas nacionales (1 hora aprox.) Para acceder a Tungestolen hay que pagar 50 NOK al final de la carretera, eso sí, los noruegos confían en el turista ya que eres tú mismo quien deposita el dinero en un sobre y lo echas a un buzón, vamos, como en España….

Se debe continuar la carretera hasta el final, a unos 200 m de la zona en la que puedes dejar el coche se encuentra una caseta WC público en el que vemos un mapa del parque nacional y puedes ver las rutas a seguir. Un poco más adelante cruzas un pequeño puente tras el cual verás el ” parking” ( no está señalado como tal, pero es el final de la carretera)

6 viajefilos en Noruega, Austerdalsbreen 03

Desde allí ya se puede ver un cartel con una flecha que nos indica el trayecto hacia el valle Austerdalen. Cabe señalar que el camino no está señalizado con flechas rojas como en otras ocasiones, pero esta muy bien delimitado con lo que es imposible perderse, a parte de que transcurre paralelo al río y a la montaña. Se trata de un valle precioso, especialmente el primer tercio, abundante vegetación, montañas nevadas y río caudaloso. Posteriormente disminuye la vegetación pero el terreno es llano y sólo debes sortear las piedras y riachuelos por el camino así hasta iniciar una pequeña subida de te dirige a la vista espectacular de las dos lenguas del glaciar Austerdalbreen, la de la derecha la que llaman de Thor y la del centro la de Odin. Hay una tercera a la izquierda, la de Loki pero no es visible desde el camino. Las lenguas se unen al bajar de la montaña y llegan hasta el valle por lo que puedes bajar y tocar el glaciar. Un impresionante lugar para descansar y comer tu bocadillo mientras disfrutas del ruido del agua y el crujir del glaciar casi en soledad. Ese día solo visitaron ese glaciar 6 personas y dos de ellas nosotros.

6 viajefilos en Noruega, Austerdalsbreen 01
6 viajefilos en Noruega, Austerdalsbreen 04
6 viajefilos en Noruega, Austerdalsbreen 05
6 viajefilos en Noruega, Austerdalsbreen 06
6 viajefilos en Noruega, Austerdalsbreen 07
6 viajefilos en Noruega, Austerdalsbreen 08
6 viajefilos en Noruega, Austerdalsbreen 09
6 viajefilos en Noruega, Austerdalsbreen 10
6 viajefilos en Noruega, Austerdalsbreen 11
6 viajefilos en Noruega, Austerdalsbreen 12

Tras la excursión nos dirigimos a Sogndal donde nos quedamos a dormir. Sogndal es también una buena base para realizar excursiones y se trata de la localidad con mayor número de servicios de los alrededores Aquí alojamos en el Sogndal Vandrerhjem, un albergue con apartamentos afiliado a HI y recomendado por Lonely Planet. Por 620 NOK (73EUR) teníamos una habitación con dos camas, lavabo, Wi-Fi y desayuno compartiendo cocina y baño. Instalaciones nuevas. muy recomendable relación calidad/precio

EL día siguiente era de descanso, sin caminatas importantes quizás de turisteo, camino a Bergen. De Sogndal nos dirigimos por la carretera 5 hasta Kaupanger, donde merece la pena parar a visitar su iglesia de madera del siglo XII. Posteriormente cogimos ferry Mannheller hasta Fodnes, que tiene una frecuencia de algo más de media hora. Continuamos hacia Aurland y Flam pero no por el túnel de 24’5km¡!!, sino por la serpenteante carretera Aurlandsvegen (Snovegen) o carretera de la nieve ya que puedes encontrar zonas de más de 2 metros de nieve a ambos lados de la carretera. En esta carretera de 45 km y nombrada Ruta Turística Nacional, encontramos varios miradores pero en concreto uno de ellos, el mirador de Stegastein, a 8 km de Aurland es sorprendente por su diseño, con una plataforma que sobresale de manera vertiginosa y que ofrece una vistas preciosas del Aurlandsfjorden.

Desde aqui nos dirigimos a Flam, que se trata de un pueblo en un emplazamiento espectacular al final del fiordo de Aurland, un afluente del gran Sognefjord. Sinceramente nos pareció un parque temático debido a las hordas de turistas que lo invaden a través de autobuses y cruceros y el marketing montado alrededor de ellos, numerosas tiendas de souvenirs, excursiones por el fiordo, restaurantes, hoteles,…

Desde allí se puede coger el famoso ferrocarril de Flam (Flamsbana). Dicen de él que sus 20 km de línea férrea son unos de los más bellos de Europa, con un desnivel de 865 metros, sigue un precioso recorrido que discurre hasta la estación de montaña de Myrdal.

Nosotros cogimos el ferry hasta Gudvagen, que nos permitía llevar el coche, atravesando el Aurlandfjord y el Naeroyfjord. Un trayecto de 2 horas en el que pueden verse las idílicas vistas de abruptos acantilados y cascadas e incluso alguna foca. Repleto de turistas, merece la pena subir con tiempo para conseguir un buen sitio para hacer tus fotos y poder sentarse en la cubierta exterior.

Una vez en Gudvagen cogimos la E16 hasta Bergen, una carretera plagada de túneles y con algunos tramos de peaje, donde teníamos reservado el alojamiento. Continuará…

4 Comentarios
  1. Imagen de perfil de Lucía González

    lo apunto en mi lista sin dudarlo….

  2. Imagen de perfil de sonia
    sonia 3 años

    Uauuuuh! Vaya trekings! Yo quiero!
    Interesante, sí…
    Besos

  3. Imagen de perfil de pura perez vigueras

    ME HA ENCANTADO LEEROS. ME TRAEN MUY BUENOS RECUERDOS VUESTRA LÍNEAS. GRACIAS.

  4. Imagen de perfil de José Luis Bauset

    Gracias Javi y Mariola! Un viaje que no tenía en la lista tal vez por desconocimiento pero que acaba de entrar de lleno en esa lista! Fantásticas rutas y perfectamente contadas. Desde luego con muy buenas fotos, las hacen super apetecibles.

Deja un comentario

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2017 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas