Ir a la barra de herramientas
Print Friendly, PDF & Email

Tras más de un viaje a China y después de haber disfrutado del país, sus paisajes y su diversidad de punta a punta, son muchas las cosas que nos siguen sorprendiendo de tan ancestral como peculiar cultura. Después de seguir los pasos de los grandes exploradores y viajar por la Ruta de la Seda, nos trajimos muchas de esas curiosidades en forma de artículo que queríamos compartir con vosotros…

-En muchas ciudades vimos gente, sobre todo de edad avanzada y en vecindad a los templos, caminando hacia atrás… Todavía no conocemos el sentido de esto.

-El nivel de picante de la cocina, básicamente cordero por tratarse de poblaciones de mayoría musulmana, es elevado. A pesar de que te empeñes en pedir “gula” o no picante, siempre lleva bastante.

La sabrosa y picante comida del noroeste chino

-A las mujeres de mediana edad les chifla la permanente, suponemos que siguiendo la regla aquella de que nos gusta lo que no tenemos. La mayoría de chicas tienen un pelo lacio y no hemos visto ni una sola mujer con el pelo rizado, salvo aquéllas de en torno a 60, en las que el rizzi hace furor como digo. Y si llevas barba durante tu viaje por la zona, prepárate para recibir los flashes.

-La gente, de todas las edades, se reúne al atardecer a bailar en la calle. Practican una especie de aerobic-gimnasio en el que no tenemos claro quién lleva la voz cantante. El ritmo, pues, como en cualquier lado, a unos se les da mejor que a otros.

-En las principales plazas y avenidas de muchas ciudades, vimos grupos de mayores jugando a las cartas. Juegan con baraja americana y multitud de cartas por jugador. No vimos dinero por medio en cualquier caso.

La afición por las cartas de los “jubilados” chinos

El tráfico… Como casi en cualquier sitio de Asia, la ley del más grande. Pero elevado a un país con mil millones de habitantes, locos por tener el coche o moto más potente. En estas condiciones, cruzar una calle es toda una aventura, incluidas las que ofrecen semáforos para peatones. El secreto, localizar a un local con tus mismas intenciones y seguir sus pasos sin titubear. Una aventura más que vivir en el gigante asiático.

Arrancar “cualquier contenido” existente en vía aérea y si es posible con mucho sonido, para después escupir en el suelo de cualquier sitio donde se tercie, es deporte nacional. En segunda categoría de más seguidores, obturar una fosa nasal para, con un esfuerzo máximo de la caja torácica, vaciar completamente la fosa nasal libre…

El shopping, eso sí que es devoción. Lo más caro a ser posible. Centros comerciales por doquier, prendas de firmas que no conocíamos pero que tienen todo el aspecto de ser intocables, coches cuyas marcas y modelos no se conocen en ningún otro lugar; eso sí, en demasiadas ocasiones reñidas con el buen gusto.

Motos eléctricas por todos lados, lo cual es de agradecer, al nivel de población que andan y la velocidad de consumo que gustan. Todo el mundo quiere tener vehículo propio. No sabemos si es política del gobierno o no, pero lo cierto es que está abarrotado de silenciosas motos y bicis eléctricas, lo cual lo convierte en un peligro: nunca sabes por dónde vienen, llegan sin avisar… Lo que sí avisa es la marcha atrás de los coches y motocarros: una pegadiza cantinela que intuimos dirá algo así como “cuidado, que voy para atrás…”

Los silenciosos motocarros chinos

Adoran saltarse las colas. Pero nada de disimular: llegan por cualquier lado y en menos de un segundo tienes otro chino delante. No sólo nos la jugaban a nosotros, cosa la cual hubiera sido doblemente indignante, sino que entre ellos actual de igual manera. Lo sorprendente es que casi nunca suelen enfadarse por ello, alguna mirada desafiante y poco más. El que pierde turno acepta su derrota.

Fuman mucho y con muy pocas restricciones; a decir verdad, existen, pero se encienden un cigarro debajo del mismo cartel de prohibido si les place… Por otro lado son muy aseados a la hora de deshacerse de las colillas, raramente en medio de una acera o lugar público; buscan las papeleras a tal efecto localizadas por todos los sitios.

Internet lenta y mala por lo general, y olvídate de twittear, colgar nada en Facebook y hasta en ocasiones recibir tu mail, especialmente gmail. Como buscadores, Google no suele funcionar, utilizábamos Yahoo con parcial éxito. Hay una manera de conectarse a Facebook pero no la exploramos…

Servilletas… En los restaurantes hay que pedirlas y en muchos casos, pagarlas. Lo de los rollos de papel higiénico en la mesa, con el gracioso contenedor al que mejor no acercarse, son un lujo (tienes más papel de repente).

Los baños. Una explosión de colores y olores. Hay muchos públicos, de hecho muchos sitios en las ciudades de la ruta los tienen, así que te tendrás que apañar en los que vayas encontrando o aguantar hasta el hotel. Baños turcos en los que entrar es una lotería…

Los arcos de seguridad. A pesar de que están por todos los lados (lugares de interés, restaurantes, hoteles…) y se hallan custodiados siempre por seguridad y policía, no parece que sirvan de mucho. “Si no pita, no pasas”… en todos se emitía el sonido de alerta y en ninguno llegaron a controlarnos. Realmente en la región de Xinjiang, este extremo es más llamativo, con mayor número de controles, pero siguiendo la misma tónica en los mismos.

-En todos los hoteles, en las habitaciones y en recepción, te facilitaban máscaras antigas, extintores y, en general, material utilizable frente a catástrofes. El verlo en el armario del hotel realmente generaba algo de tensión…

¿Y que más te vas a encontrar en este enorme país? Sobre todo un lugar que tal vez no tiene tanto que ver con la China que esperas…

1 Comentario
  1. Pedro Raygal. 8 meses

    Sorprendente y particular. Mezcla del los tópicos pero con todo el aderezo de la adaptación a las nuevas tecnologías y al capitalismo.
    Para repetir.
    Interesantísimo!!!

¿Te gustó nuestro artículo? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

©2020 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com   Aviso legal

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account