Sarajevo es de esas ciudades con las que te tropiezas en cualquier página de un libro de historia, da igual por donde lo abras. De la historia más “cercana” queda la herencia otomana, seguida de la huella del imperio austrohúngaro. No pensemos que ninguna de estos periodos de hegemonía fueron sencillos ni pacíficos. Pero “lo gordo” parece que estaba por venir…

Sarajevo era para nosotros una de las escalas más interesantes del país y aquella misma mañana nos disponíamos a visitar lo mejor de Sarajevo. Todavía nos quedaban 48 horas por delante y no queríamos dejar nada por ver de la capital Bosnia.

Si quieres saber más sobre cómo organizamos nuestros cinco días de viaje en Bosnia Herzegovina preparamos un post con todos los preparativos: escalas, tiempos, distancias, alojamientos… > HAZ CLICK AQUÍ

Lo mejor de Sarajevo

Breve repaso histórico del Sarajevo más reciente

Ya a principios de siglo un maldito atentado en la ciudad terminó desencadenando la Primera Guerra Mundial. Nada más y nada menos. Años más tarde, con la Segunda Guerra Mundial, la nación y la ciudad terminaron anexionadas al eje nazi. Imaginad como lo pasaron los judíos de la ciudad y como acabó bombardeada por los aliados.

Con el final de la guerra nace la República de Yugoslavia manejada con mano férrea por el mariscal Tito. A finales de los ochenta, con la disolución de la antigua Yugoslavia, la tan publicitada convivencia en la región pendía de un hilo. Los serbios son cristianos ortodoxos, los croatas católicos y los bosnios musulmanes, el cocktail estaba servido y no tardó en atragantarse.

La Jerusalén de Europa se fue al traste cuando un iluminado decidió crear un nuevo estado “la Gran Serbia”. Al final todos acabaron peleando y cada uno se atribuyó su parte de razón, si de razón se puede hablar para comenzar una guerra. De esto ya somos muchos los que nos acordamos…

Pues con todo esto es como llega Sarajevo a nuestros días. Tres presidentes, tres religiones, tres regiones… Muchas cicatrices que tenemos ansias de descubrir. Y la mejor manera de hacerlo o así lo pensamos nosotros, fue de la mano de una muchacha bosnia que se encargó de enseñarnos la ciudad, su historia y sus anécdotas. Aquella primera mañana nos apuntamos a un free tour para conocer lo mejor de Sarajevo y ¡lo mejor para nosotros era que fue en español!.

Sarajevo, La Jerusalem de Europa y su mezcolanza es una de las mejores cosas que apreciar en Sarajevo
Lo mejor de Sarajevo: la convivencia

Día 1: Free tour en la ciudad, lo mejor de Sarajevo

A las 10 de la mañana teníamos la cita en el ayuntamiento con Amila, una joven bosnia que habla un español envidiable. Nos explica como el ejército serbio de la república de Srpska tardó solo un mes en rodear la ciudad en 1992 (aquel en el que con bombo y platillo Barcelona se presentó al mundo)   y someter a un duro confinamiento a su población durante los siguientes cuatro años. Pensando en ello comenzamos nuestra ruta guiada por lo mejor de Sarajevo.

Reserva el free tour con Sarajevo con tiempo. Es un tour muy demandado y fundamental para conocer algo más de la historia de la ciudad > Haz click aquí
  • El ayuntamiento de Sarajevo construido por el imperio austrohúngaro de estilo pseudo morisco. Para su construcción hubo de destruir varias casas, aunque uno de los propietarios se negó y solicitó que su casa fuera trasladada al otro lado y así fue. Todavía se conserva y se conoce como la casa del Despecho, hoy día un restaurante frente al ayuntamiento. Durante la guerra el ayuntamiento que era biblioteca nacional fue quemado y los dos millones de libros de su interior ardieron. En 2014 se reabrió tras su restauración. Se construye en tres pasos como un triángulo representando las tres religiones y naciones que engloba.

  • Desde allí se ven las fortalezas Blanca y Amarilla, lugar al que nos aconseja subir al atardecer. En 2017 se reconstruye también el teleférico a la montaña, frente al ayuntamiento, donde se celebraron los Juegos Olímpicos de invierno de 1984.

  • Caminamos desde aquí hasta la plaza Bascarsija. Para llegar, caminamos por la conocida como la “calle de la comida”. Muchos locales y cafeterías, dos cosas de las que gustan mucho los bosnios: la comida y el café. Una calle de las paralelas es la más antigua de la ciudad, de la época otomana. Es la calle del cobre.

La calle del cobre, uno de los mejores rincones de Sarajevo
La calle del cobre, uno de los mejores rincones de Sarajevo
  • La plaza Bascarsija (traducido, mercado principal) da para pasar todas las horas del día. En el centro la única fuente de agua que se conserva del periodo otomano si bien la estructura actual es de los austrohúngaros. Quien bebe agua de esta fuente volverá a la ciudad.

La plaza Bascarsija, el mercado principal de Sarajevo
La plaza Bascarsija, el mercado principal de Sarajevo
  • Paramos después en la primera iglesia ortodoxa de Sarajevo construida en el período otomano en 1539 sobre un templo del siglo V-VI. Fue permitida por los otomanos pero con las condiciones generales que imponían, básicamente menores que las mezquitas. En el interior una exposición de iconos ortodoxos y un jardín. Todavía se conservan las huellas de las balas de la guerra al igual que en otros lugares de la ciudad.
  • Bajamos a la mezquita de Gazi Husrev Bey. También su bazar, su escuela… el barrio completo construido por este otomano que fue gobernador en el siglo XVI y que es de los pocos que sobrevive 500 años. De él depende la urbanización de parte de la ciudad. Junto a la mezquita se encuentra su mausoleo. Hoy día se mantiene como una fundación. Fue la primera mezquita del mundo con electricidad. Los austrohúngaros la introdujeron al igual que el tranvía. La mezquita permanece abierta para el turismo de 9 a 12 y de 14 a 16. En un lateral, el primer baño público de la ciudad, de 1530.
  • Desde la mezquita se ve la torre del reloj construida en el siglo XVII que marca el tiempo lunar. Todavía funciona desde su instalación debiendo “darle cuerda” cada dos o tres días. Un señor se encarga de subir según entendidos.

  • Saliendo está el mercado Cubierto y se sale hacia la calle Fernandija. En este punto se unen las culturas otomana y austrohúngara. A ambos lados el paisaje urbano cambia radicalmente. Desde un callejón se accede al museo de los judíos. Tras la expulsión de España muchos de los judíos fueron invitados por el sultán a vivir aquí. Son muchos los que se mantuvieron en Sarajevo. Se construyó la primera sinagoga y la primera farmacia en esta zona. Antes de la Segunda Guerra Mundial llegaron a haber hasta ocho sinagogas. Hoy solo queda una en activo y una escasa población de 1000 judíos en la ciudad.

La calle Fernandija, el lugar donde se unen las culturas de la ciudad y lo mejor de Sarajevo
La calle Fernandija, el lugar donde se unen las culturas de la ciudad
  • Caminamos hacia la zona de edificios del periodo austrohúngaro. Llegamos enseguida a la catedral del Sagrado Corazón de Jesús de 1879. De estilo neogótico y muy simple en el exterior. Tiene capacidad para 1200 personas en el interior. Junto a la fachada principal destaca la estatua de Juan Pablo II. En 1997 visitó la ciudad. Pudimos visitar el interior. En general no pareció oscura aunque muy bonita. Combina los colores ocre y salmón en sus pareces, simulando ladrillos, y el suelo. Las vidrieras del altar y las ventanas están restauradas además de las del gran rosetón frontal. Enfrente y en el suelo se puede ver una de las famosas Rosas de Sarajevo, una losa pintada que representa el lugar donde alguna bomba mató al menos tres personas.
La catedral del Sagrado Corazón de Jesús de Sarajevo
  • Una calle más abajo paralela a la principal lleva a las ruinas de un viejo hotel gratuito de la época otomana, el Taslihan. El lugar era gratis para los viajeros por una noche. En 1872 se construye cerca el moderno hotel Europa, igualmente dañado en la guerra pero que actualmente está totalmente reformado.

  • La última parada del tour por Sarajevo es en el famoso puente Latino, donde fue asesinado el archiduque Francisco Fernando y su mujer Sofia, heredero del imperio austrohúngaro el 28 de junio de 1914. Seis jóvenes bosnios llegando desde Belgrado decidieron asesinarlo. En el camino al ayuntamiento sufrió el primer ataque con una bomba que no consiguió acabar con él. Horas más tarde salió de nuevo y esta vez si fue asesinado de dos balazos con su mujer. Eran menores de edad y condenados a la cárcel. Tras el final de la guerra se fundó el nuevo país para los eslavos del sur: Yugoslavia.

El puente Latino de Sarajevo, el lugar donde comenzó la Primera Guerra Mundial
Algunos otros lugares que nos gustaron y visitamos después por nuestra cuenta en Sarajevo:
  • La mezquita del Emperador, la primera construida tras la conquista otomana de Bosnia. Data de 1457 en honor al sultán Mehmed II el conquistador.
  • La madrasa Kursumlija construida en 1537 y que ahora ocupa un museo. Forma parte del waqf y fundación de Gazi Husrev Beg.

Decidimos pagarle 10 € cada uno tras un par de horas de una interesante charla sobre Sarajevo. Un sobresaliente para Amila y Gurú Walks, si bien no nos sorprendió especialmente y, como somos de leer, no nos aportó ningún dato que no supiéramos. Buscábamos ese plus personal de un free tour que no encontramos.

Mediodía y ya los habíamos hecho con la ciudad. Ahora tocaba explorarla más tranquilamente. Ojo, la calle del cobre puede ser adictiva.

Comimos junto a la mezquita y en la calle de la comida en el único sitio que vimos servía cerveza. El rte. Bosanska Kuca, carnaza a la brasa de todo tipo. Como no, probamos en Cevapi, carne picada a la parrilla con un pan, cebolla y salsa de yogur. 10 € en el centro de Sarajevo por unos platos pantagruélicos. Sobremesa y baklavas en Mi Smo, en la calle principal.

Poco antes de que se ponga el sol subimos hasta la fortaleza Amarilla. En el camino el cementerio de Kovaci, donde fueron sepultados gran parte de los muertos en la guerra. Cientos, tal vez miles de tumbas cuyas años de deceso están entre el 92 y el 95. Gente muy joven en muchas de ellas. El camposanto cubre gran parte de la colina. Enfrente, un muro donde cada ladrillo encierra un monte y seguramente una triste historia.

Desde arriba la vista de la ciudad es imprescindible si viajas a Sarajevo. Poco más de un kilómetro de cuesta que merece la pena recorrer.

El cementerio de Kovaci en Sarajevo
El cementerio de Kovaci en Sarajevo

Bajando, lo que eran nubes, comenzaron a añadir truenos y de inmediato lluvia. Esta vez no erró la previsión. Encontramos cobijo en una pequeña cafetería de la subida: Ministry of CEJF coffee roasters.

Por la noche entre llovizna y llovizna dimos un paseo por la ciudad. Y después de muchos kilómetros un local precioso para una cerveza: Michele, con multitud de vinilos clásicos con los que pasamos un buen rato y una decoración envidiable. No es fácil siempre encontrar lugar donde sirvan alcohol en esta parte de Sarajevo y la muchacha es la mar de simpática.

Día 2. Día libre en Sarajevo (no tan libre)

Este era nuestro día 30 de viaje en los Balcanes. Que menos que tomarse un día al mes de vacaciones… Bueno, no es que no fuéramos a no hacer nada, pero entre día nublado y con Sarajevo más que pateada, el día estaba menos “programado”.

El interior del ayuntamiento de Sarajevo

Visitamos el interior del ayuntamiento de Sarajevo. 10 marcos (5 €). Por el audio guía descargable al iPhone hay que pagar 1.99 €. Nada más entrar, el gran hall de recepción techado con 829 piezas pintadas a mano que ocupan un tragaluz de 11.5 metros de diámetro. Aquí, en los arcos, es donde más se nota el estilo español morisco al que se refería ayer Amila. La escalera de subida se encuentra flanqueada con pinturas que simulan azulejos con gran nivel de realismo. Arriba se visitan algunas de las salas con breves exposiciones.

En el sótano se juntan las más espeluznantes fotografías de las matanzas realizadas con las fotos de los responsables sentados frente al tribunal que los juzgó y las sentencias impuestas. Produce escalofríos.

Los tranvías de Sarajevo
Los tranvías de Sarajevo

La exposición Srebrenica. La galería 11/07/95

Situada en la tercera planta de un edificio junto a la catedral, la exposición se basa en fotografías y testimonios reales sobre el genocidio llevado a cabo en Srebrenica en 1995. El precio 12 marcos (6 €), con el audio guía 15 marcos (7.5 €). Abren de 10 a 20 horas.

La mayor masacre en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

En 1993 una resolución de la ONU dictaminó que Srebrenica fuera una ciudad protegida para refugiados musulmanes protegidos por los cascos azules. En el 95 y tras mantener durante meses ataques y bombardeos selectivos, los serbios entraron en la ciudad llevando a cabo la mayor matanza sistematizada de la guerra. A pesar de la supuesta defensa por parte de las tropas internacionales, el sistema falló dando lugar a los hechos que aquí se presentan. En concreto el batallón holandés encargado del área desoyó la solicitud de ayuda de la población. Más de 8000 musulmanes bosnios fueron asesinados. Hoy día todavía no se han aclarado los hechos.

La exposición de fotografías muestra imágenes tomadas por Tarik Samarah durante todos los años siguientes. El fotógrafo dedicó gran parte de su vida a la toma de instantáneas durante las exhumaciones de las fosas comunes y sus familiares.

Durante años se intentó ocultar la matanza incluso con el traslado de los cadáveres a zonas alejadas para justificar las muertes como víctimas en los frentes de la guerra. En las fosas comunes se añadieron minas para dificultar su análisis.

Hay que armarse de valor para escuchar el relato completo y ver el vídeo posterior en la exposición.

Salimos y las nubes han desaparecido parcialmente. El momento invita a subir a la montaña vecina con el famoso teleférico de Sarajevo.

La exposición Srebrenica. La galería 11/07/95
La exposición Srebrenica. La galería 11/07/95

El teleférico a Trebevic, la sede de las Olimpiadas de 1984

Construido para los Juegos Olímpicos de Invierno de 1984 aunque junto con todas las instalaciones y pistas fue destruido en los años que duró la guerra. Se ha puesto en marcha de nuevo en 2014. La ida y la vuelta cuesta 20 marcos (10 €).

La pista de bobsled con sus empinadas rampas de hormigón es hoy día un gigantesco mural de grafitis. Aunque leemos que la zona no es aconsejable explorarla por libre al poder tropezar todavía hoy día con alguna mina, el recorrido y caminos están perfectamente señalizados.

De nuevo en el centro, en el barrio turco. Comemos en el rte. Barhana, justo la calle que baja de nuestro hotel. Íbamos detrás de algo de pasta y pizza. Tremendos platos, incluyendo ensaladas, vino y cerveza: 8 € pp.

Tarde de descanso. Para un buen café, os recomiendo dos locales tan bien situados como con buen café. Los bosnios se declaran muy amantes del café pero preparan un café filtrado que dicen muy distinto al turco si bien a nosotros nos resultó muy parecido. No le añaden azúcar sino que muerden previamente un terrón para beber con él en la lengua. El agua se sirve muy caliente sobre una taza de cobre que la mantiene caliente mucho más tiempo. Y después siempre siempre, o eso dicen, toman una delicia turca (baklava) al terminar.

Para un expreso en condiciones hay dos sitios que nos gustaron como digo, uno muy cerca del otro y ambos en la calle Saraci. El primero La Fabrika que incluso empaqueta y vende su propio café en grano. Muy ácido y bueno el que probamos y en una esquina súper interesante para pasar el rato. El segundo se llama Andar, una pequeña cafetería con una bonita historia detrás. La dueña es la tercera generación de una familia de zapateros. Su abuelo montó aquí una zapatería en 1933 y tras décadas de éxito el negocio de los zapatos a medida cayó en desuso. En 2010 decide abrir este local y os aseguro que merece la pena la parada y el café. Además, la decoración, a base de viejas hormas de calzados, las cartas a modo de suelas de zapato y el ambiente en general lo hacen más recomendable. Se nota cariño en este negocio.

Para la noche una buena cena de despedida. Mañana volaban hacia España Blanca, Maribel y Pedro. No era difícil enlazar un Sarajevo-Eindhoven para después volar a Barcelona y así lo decidieron. Cenaríamos en el rte. The Four Rooms of Mrs. Safija, uno que figura entre los mejores de la capital y que habíamos reservado por la mañana. Ofrece menú degustación pero lo estaban modificando, así que fuimos a la carta. Junto a los aperitivos pedimos platos principales de pasta, de ternera, salmón… Añadid dos botellas de vino y no hubo fuerzas para llegar al postre. En euros 27.75 € cada uno.

Pues así es como concluyó nuestro “día libre”.

Para la mañana siguiente salíamos camino de Mostar, la segunda de las escalas más esperadas en nuestro viaje por Bosnia Herzegovina.

Lo mejor de Sarajevo, los paseos por las calles de la ciudad
Lo mejor de Sarajevo, los paseos por las calles de la ciudad
TE AYUDAMOS CON TU VIAJE A BOSNIA HERZEGOVINA
Encontrarás descuentos en algunos de estos enlaces y a nosotros nos llega una pequeña comisión por tus reservas
COMPARA AQUÍ el mejor vuelo en SkyscannerCONSIGUE AQUÍ el mejor seguro con Hey Mondo
RESERVA AQUÍ el mejor hotel en BookingORGANIZA AQUÍ  la mejor experiencia con Civitatis

Te dejamos los enlaces a los artículos de Viajéfilos sobre Bosnia Herzegovina

About Post Author

Responsable: José Luís Bauset +info
Finalidad: Compartir recomendaciones de viaje. +info
Legitimación: Consentimiento del interesado. +info
Derechos: Tiene derecho a acceder rectificar y suprimir los datos. +info
Información adicional: +info

¿Te ha gustado nuestro post? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

1 comentario en “Lo mejor de Sarajevo”

  1. Impresionante ciudad llena de vida y de hitoria. Donde es muy visible en sus calles la diferencia y riqueza cultural, étnica y religiosa de sus habitantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Tienes lo que necesitas para viajar? KITCASSE

Te enviamos el kit de viaje personalizado a tu destino

Te ayudamos con tu viaje

Ser Viajéfilo tiene muchas ventajas,
haz tus reservas con nosotros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba