Print Friendly, PDF & Email

La última escala de nuestro viaje por libre a Bolivia, sin duda, el lugar perfecto para el mochilero. Atrás quedaban los fantásticos días en la ciudad de Sucre, cargada de historia y bellos paseos, las visitas a los antiguos edificios de Potosí, la que fue capital del mundo, el descanso en Cochabamba, los frenéticos días en La Paz… y hasta tuvimos tiempo de visitar el famoso mercado de Tarabuco y bajar a “toda velocidad” por la carretera de la muerte. Llegábamos al mítico lago Titicaca, visita obligada en cualquier viaje por las tierras bolivianas.

Nuestro recorrido en Bolivia, alojamientos, visitas y más… en estos enlaces

Domingo, 12 de marzo de 2017. La Paz-Copacabana

Para hoy salimos al lago Titicaca, pero aprovecharemos la mañana para conocer algo más de La Paz. Es el primer día que conseguimos desayunar en el B&B, no tenemos prisa y decidimos no madrugar.

Ayer compramos el billete de bus para Copacabana. Existen dos opciones: la más “turística” saliendo con los buses de la terminal; y la más “arriesgada” en micros desde el cementerio. Esta segunda zona parece que es algo más peligrosa sobre todo para salir de noche y con mayor riesgo de extravío del equipaje. Éstos micros salen cada hora. Así que nos decantamos por la fácil y en Vértigo Tours nos hicimos con el boleto. Hay dos salidas: por la mañana con la compañía Vicuña a las ocho y por la tarde con Titicaca a las catorce horas. Decidimos aprovechar la mañana en La Paz y salir al mediodía.

Así, con unas horas por delante, cogemos, tras la plaza de España con la elegante escultura de Cervantes en el centro, el teleférico amarillo para subir primero hasta el mirador de Qhana Pata en el Alto. Como escribimos, ya funcionan tres líneas, pero hay ocho más en construcción. Las líneas y los vagones son nuevos y su fabricación austríaca se nota en el funcionamiento. El mirador en sí no merece la pena, lo mejor es la subida. Frente a la estación, un edifico alto con un restaurante en la planta superior. Promete mejores vistas, así que probamos y sí, las tiene. Ya que estás aquí, merece la pena la subida y un café.

Viajefilos en la Paz, Bolivia 079
Viajefilos en la Paz, Bolivia 078
Viajefilos en la Paz, Bolivia 077
Viajefilos en la Paz, Bolivia 076
Viajefilos en la Paz, Bolivia 074

Bajamos de nuevo con la línea amarilla hasta su conexión con la línea verde. Es una buena manera de darse cuenta de la magnitud de La Paz. En esta ocasión llega hasta el barrio Sur, más residencial y rico. Para nosotros el tiempo en La Paz llega a su fin, nuestro horario de bus a Copacabana, aconseja que emprendamos camino.

Un taxi nos llevará a la terminal: un conglomerado de pequeñas oficinas que dirigen sus autobuses a los sitios más inimaginables, no falta ni un solo destino desde allí. En uno de los también pequeños restaurantes nos tomamos un par de sándwiches y una cola mientras esperamos. A las dos salimos con rumbo al lago Titicaca, el lago de agua dulce más alto del mundo, a 3810 metros de altura. Para salir de la terminal, pagamos 2.5 Bolivianos dentro del propio bus.

Abandonamos La Paz con muy buenas sensaciones. Esa caótica e insegura ciudad que venden otras guías se queda en nuestro corazón como una ciudad llena de vida, de gente amable que trata de sobrevivir en la mayoría de los casos, y que desborda educación en su actitud. La inseguridad la marcas tú mismo, en tus abalorios, en tus horarios, en tu insensatez… y desde luego si buscas un robo, no hace falta estar en La Paz para que se produzca.

Hemos compartido micros, paseado por muchas calles, comido en los mercados con los paceños, tomado taxis y buses, y en ningún momento sentimos esa supuesta inseguridad. Tal vez, una aseveración que puede hacer mucho daño a una ciudad y a sus moradores como es ésta. No dejéis de visitarla, seguro que os resulta sorprendente y, ¿no es eso al final lo que buscamos cuando viajamos?

La Paz, capital de #Bolivia, resultó ser una de las ciudades más fascinantes de #Sudamérica a… Clic para tuitear

Unas dos horas después de salir, llegamos al estrecho de Tiquina, donde es necesario bajar del bus. Hemos ido entretenidos con las vistas y la wifi que dispensa gratuitamente el bus. No da como para subir fotos pero si “whatsapeamos” con los amigos. Los pasajeros cruzamos por 2 Bolivianos en botes distintos al bus, al que volvemos al otro lado del estrecho. Todavía unos 45 minutos hasta Copacabana.

Para las siguientes dos noches hemos elegido hospedaje en el Wendy Mar. Nada especial en nuestras intenciones, salvo descansar lo que queda de tarde y mañana. En dos días teníamos que llegar a Arequipa donde nos juntábamos, como escribimos, con un buen grupo de amigos viajéfilos en un tramo del recorrido por Perú.

Después de dos intensas semanas en Bolivia y magullados del día de ayer, bien merecíamos tiempo libre. Con estas perspectivas llegábamos a Copacabana a las cinco y media de la tarde. Antes de bajar del bus, ya nos damos cuenta de qué va esto: un montón de “guiris” perro flautas y locales con hamacas frente a la orilla. Perfecto, ¡lo que buscamos!

Vistas del lago Titicaca

El Wendy Mar se encuentra cerca de la estación de buses, así que tras bajar las mochilas, nos dirigimos allá para el check in. Bastante buena situación, aunque no creo que haya ninguno muy mal situado. Nos llamó la atención, que al bajar del bus, varios muchachos ofertaban los hoteles a precios muy bajos. Probablemente estaban semi vacíos. El que elegimos, como digo, bien situado y razonable aunque tal vez pagamos de más para la actual temporada.

Después del golpe de ayer con la bicicleta, el brazo no va del todo bien y decidimos buscar solución. Tras dejar el equipaje, y tratar sin éxito contactar con IATI, nuestro seguro, nos acercamos al puesto de salud de Copacabana. Amablemente el médico de guardia, tras realizar la exploración, nos indica la necesidad de realizar una radiografía del codo, aunque “el ya sabe que no estará roto”. Nos cita para mañana, momento en el que el técnico podrá realizarnos el estudio.

Bajamos a la playa. En un local cualquiera, el Café London, nos tomamos unas cervezas para celebrarlo. Está aburrido y no funciona la wifi, así que probamos otro: el Quechua’s Restaurant Café. Casualmente nos tropezamos con las dos muchachas holandesas con las que hicimos la mina de Potosí, así es este gran planeta, no nos cansaremos de recordarlo. Terminamos por cenar aquí. Entre unos y otros se apañó el ambiente.

TIPs VIAJÉFILOS

Para el bolsillo

  • Bus con la compañía Titicaca, La Paz-Copacabana: 50 Bol (7 €); por cierto, con wifi gratuita.
  • Teleférico, trayecto en cualquiera de sus líneas: 3 Bol (50 céntimos).
  • Dos cafés en el restaurante del Mirador de Qhana Pata: 24 Bol (3.5 €). Si has llegado hasta aquí, el café no merece la pena, no así las vistas.
  • Taxi Sopocachi-terminal de buses de La Paz: 20 Bol (3 €).
  • Dos sándwiches, Coca Cola y papas en la estación: 22 bol (3 €). Es la única opción…
  • Cruzar el estrecho de Tiquina: 2 Bol por persona.
  • Cena para dos en el Quechua´s: 108 Bol (15 €). Animado y con buenas pizzas. Toda una aventura esquivar la multitud de jóvenes, la mayoría argentinos que se buscan la vida para continuar viaje, a base de cazar turistas para los restaurantes y alojamientos.

Tiempos y distancias

  • Recorrido completo en la línea verde o la amarilla, 15 minutos cada uno.
  • Entre La Paz y Copacabana, unos 150 km, un total de 3:30 horas. Unos 30 minutos se van en cruzar el estrecho de Tiquina.

Información útil

  • Desde la puesta en marcha de los teleféricos de La Paz, el simple paseo en los mismos, sobre la ciudad, puede ser un espectáculo por sí solo. En la actualidad solo funcionan tres líneas: verde, amarilla y roja, la que sube al Mercado del Alto. Pero se están construyendo ocho líneas más. Económico, limpio y sin duda, ideal para cubrir largos trayectos en la caótica ciudad.

Lunes, 13 de marzo de 2017. Copacabana

Copacabana y el lago Titicaca

El lago Titicaca, dividido en dos partes, prácticamente iguales entre Perú y Bolivia, alberga desde tiempos preincaicos un halo de misticismo que todavía hoy día se respira. Con sus 180 km de longitud y defendido en el este por la Cordillera Real y los “seismiles Bolivianos”, es de un lado, destino turístico habitual para bolivianos y peruanos; mientras que de otro, a la cultura inca y su adoración a las islas de la luna y el sol, se unieron los cristianos con la veneración de la virgen de Copacabana, la Candelaria, patrona de Bolivia. Algún cerro, la famosa Isla del Sol, alguna iglesia, su catedral y la supuesta atracción que supone el lago en sí, son los mayores reclamos de la región.

Sin embargo a nuestros ojos, aparece como un destino de turismo como aquellos españoles de los cincuenta, cuando se comenzó a descubrir el filón del sol y playa. Todo vale si es para ganar algo de dinero. Pero tras nuestro primer contacto anoche con lo que había, me temo que no obtendrá de nosotros gran beneficio: un grupo de argentinos que trataba de pagar sus cervezas con una improvisada representación teatral; un chileno que a golpe, literal, de guitarra pretendía financiar su viaje a “no sé dónde”; y muchos viajeros con pulseras y colgantes que venden, “no sé a quién”, para seguir camino. Así pues, mucha oferta pero poca gente para pagar por todos esos “servicios”. En fin, distintas maneras de viajar o pretenderlo.

Y en éstas, allí andábamos, sin intención de visitar isla alguna, de comprar ningún collar de momento, ni pagar a unos caraduras para que pudieran tomar otra…

Nuestra idea para hoy, escribir, leer, dibujar y en general, descansar para enfrentarnos a una nueva parte de nuestro Mordisco, el Sur peruano y ¡con compañía! Tras levantarnos, nos volvemos a acercar al Centro Médico como nos indicó ayer “el Doc”.

A pesar de los minutos de espera, disfrutamos cotilleando las instalaciones, dos pequeñas habitaciones con camas para ingreso, consultas, laboratorio… todo lo que se puede necesitar pero anclado en unos cuantos años atrás. Los pacientes que van acudiendo también resultan peculiares a nuestros ojos. Una anciana milenaria con una subida de tensión, pero que solo quiere que le den leche, una pareja que sufrió un traumatismo en la cabeza y “probablemente tendrán que mandar a la Paz para una tomografía”…

Finalmente nos toca, me hacen la radiografía y… parece que no hay hueso roto, todo un alivio. La asistencia no quiso cobrarla, la radiografía costó poco.

Para después de esta buena noticia, no nos podemos resistir por la mañana a visitar la catedral de Copacabana, inaugurada en 1670, y donde se custodia la milagrosa virgen tallada por Francisco Tito Yupanqui. Con planta de cruz y cinco capillas cubiertas de azulejos de estilo mudéjar, es uno de los sitios más importantes de peregrinación para los bolivianos.

Catedral de la Candelaria, patrona de Bolivia. Copacabana

Viajefilos en el Lago Titicaca 001
Viajefilos en el Lago Titicaca 002
Viajefilos en el Lago Titicaca 003
Viajefilos en el Lago Titicaca 004
Viajefilos en el Lago Titicaca 005
Viajefilos en el Lago Titicaca 006
Viajefilos en el Lago Titicaca 007
Viajefilos en el Lago Titicaca 008
Viajefilos en el Lago Titicaca 009
Viajefilos en el Lago Titicaca 010

Definitivamente, la catedral resulta muy bonita, mezcla de estilos barroco y renacentista, y encalada en blanco con un amplia plaza en el interior del recinto. Andamos un rato por el mercado y la calle adyacente. Las señoras parece que no terminan de enfadarse por nuestras fotos…

Visto esto y una rica salteña en la plaza de la catedral, dejamos el resto del día al azar.

Paseando por el mercado de Copacabana

Viajefilos en el Lago Titicaca 011
Viajefilos en el Lago Titicaca 012
Viajefilos en el Lago Titicaca 013
Viajefilos en el Lago Titicaca 014
Viajefilos en el Lago Titicaca 015
Viajefilos en el Lago Titicaca 016
Viajefilos en el Lago Titicaca 017
Viajefilos en el Lago Titicaca 018
Viajefilos en el Lago Titicaca 019
Viajefilos en el Lago Titicaca 020
Viajefilos en el Lago Titicaca 021
Viajefilos en el Lago Titicaca 022
Viajefilos en el Lago Titicaca 023
Viajefilos en el Lago Titicaca 024
Viajefilos en el Lago Titicaca 025
Viajefilos en el Lago Titicaca 026
Viajefilos en el Lago Titicaca 027
Viajefilos en el Lago Titicaca 028
Viajefilos en el Lago Titicaca 029
Viajefilos en el Lago Titicaca 030
Viajefilos en el Lago Titicaca 031
Viajefilos en el Lago Titicaca 032
Viajefilos en el Lago Titicaca 033
Viajefilos en el Lago Titicaca 035
Viajefilos en el Lago Titicaca 036

Cruce de fronteras entre Bolivia y Perú

Le dedicamos un rato a decidir cómo realizaremos el cruce de frontera entre Bolivia y Perú por el Titicaca. Mañana haremos Copacabana-Puno (3 horas) y Puno-Arequipa (6 horas). Existen varias posibilidades, en cualquier caso, existirá una pequeña demora al cruzar la frontera con Perú.

En primer lugar, se puede tomar un taxi en la Plaza Sucre hasta Kasani. Serán 4 Bolivianos por 11 km. Éste es el pueblo limítrofe con Perú. Aquí se realiza la entrada al nuevo país, y se toma otro taxi hasta Yunguyo. En esta localidad parten los micro buses a Puno, que salen con frecuencia, según se llenan. Parece más complicada, dentro de lo que cabe, y seguro que más barata, pero nos inclinamos por tomar un bus aquí, en Copacabana y llegar directamente a Puno. Como nos dicen en la Oficina de Turismo, sólo hay que bajar a sellar nuestro pasaporte, pero no cambiamos de autobús.

De las compañías habituales: Titicaca, Huayruro y Tour Perú, nos recomiendan estas dos últimas. Hemos leído mucho acerca de la seguridad en este cruce y de la necesidad de elegir adecuadamente la compañía sin perder de vista el equipaje. Igualmente sobre el hecho de que cambian con frecuencia la categoría del vehículo contratado, de que aunque digan “directo a Cusco”, tendrás que variar de bus…

En fin, muchísimas compañías y en cualquier caso, una lotería. Finalmente y tras un café en el bonito local de La Choza, 100% recomendable, compramos el billete con Titicaca. Las otras dos, sólo salían a las 13:30, tarde para nosotros para conectar con el de Arequipa.

La mejor opción para cruzar a #Perú desde #Bolivia a través del #Titicaca, será el bus… Clic para tuitear

Casi hora de comer, y en la calle donde andan todos los locales, se abre el apetito ante la insistencia de los mochileros que funcionan a comisión por la caza de clientes como dijimos. Bajamos hasta el puerto, y en uno de los que quedan frente al lago, el restaurante Totora, íntegramente llevado por señoras del pueblo, nos tomamos una rica Paceña en la terraza. Con esto sí que nos da la hora de la comida y decididos a probar la trucha del lago, buscamos un sitio.

Viajefilos en el Lago Titicaca 037
Viajefilos en el Lago Titicaca 038
Viajefilos en el Lago Titicaca 039
Viajefilos en el Lago Titicaca 041
Viajefilos en el Lago Titicaca 042
Viajefilos en el Lago Titicaca 043
Viajefilos en el Lago Titicaca 044
Viajefilos en el Lago Titicaca 045

Y tanto nos gustó, que repetimos en el agradable La Choza. Queríamos acercarnos a las cabañas locales junto al lago, pero el viento lo desaconsejaba. La trucha es preparada a la plancha básicamente, y después se le añaden distintas salsas. Elegimos trucha al limón y trucha a la molinera.

La tarde, con una puesta de sol preciosa, la pasamos en el puerto; y la cena, en un local precioso, muy autóctono y con comida boliviana, Juyra. Uno de los que no tenía caza turistas y recomendamos 100%. Localizado entre la plaza Sucre y la plaza de la catedral. En esta zona, algo más alejada del puerto, vimos restaurantes más agradables. Con esto y un frío que pela, nos despedimos de Copacabana prontito. La habitación era otra nevera…

Lago Titicaca

Así terminábamos nuestras dos fantásticas semanas saboreando Bolivia. Para mañana sólo nos quedaba cruzar la frontera en bus hacia Perú. A “fresilla” decíamos nos sabía, una fruta inmadura, que a pesar de sus muchos años de historia, necesita curtirse para el turismo. Ese sabor ácido de inmadurez tal vez la convierta en mucho más atrayente, al menos para nosotros. Una sabrosa fruta que cambia con cada sol que sale y cada noche, cuando se pone.

De mis anteriores viajes al país me quedé con sus gentes, con las que tuve la suerte de trabajar y a las que pude ayudar; gentes que nombran en diminutivo, con cariño, como con pena. De este viaje, me quedo con toda la riqueza arquitectónica y cultural que no conocía. Sin duda un país que no merece ese sentimiento de pena, sino, como rezan la mayoría de sus castristas propagandas, debe estar orgulloso de sus raíces y de lo vivido. Una herencia que a pesar de todo, seguro les hizo crecer, mejorar, porque nada como injertar para hacerse más fuerte. La fresa boliviana nos dejaba con ganas de más, de un buen puñado, como deben comerse las fresas…

Booking.com

TIPs VIAJÉFILOS

Para el bolsillo

  • Alojamiento Wendy Mar: 25 € por noche en habitación doble con baño.
  • Dos salteñas y dos cocas personales en la plaza de la catedral: 14 Bol (2 €).
  • Dos cafés en La Choza Restaurante: 22 Bol (3 €). Un pequeño local en el que tomar un buen café, no estamos seguros de que sea buena elección para una comida “de verdad”.
  • Bus Copacabana-Puno: 30 Bol (4 €).
  • Una Paceña grande en la terraza del restaurante Totora, frente al lago: 25 Bol (3.5 €). Merece la pena subir al atardecer.
  • Comida con dos platos de trucha en restaurante La Choza: 130 Bol (18 €). Tal vez haya locales con mejores platos pero el ambiente de este, y su red… hacen que lo recomendemos.
  • Cena en restaurante Juyra: Pique Macho y una cerveza para dos: 70 Bol (10 €). Uno de los mejores lugares de Copacabana para comer o cenar. Comida tradicional cocinada y servida por una familia local.

Tiempos y distancias

  • Bus Copacabana-Puno: 3 horas y media, o eso creíamos. Finalmente con los trámites de migración de un autobús lleno, fueron cuatro horas.

Información útil

  • En la temporada que viajamos a Copacabana, y no estoy seguro de si en cualquier otra, es mejor llegar sin reserva y negociar el precio de los alojamientos. Pagamos demasiado.
  • Para comer o cenar, salir de la zona del puerto o la calle que desemboca al mismo, con menús y precios muy turísticos. Entre la plaza Sucre y la plaza de la catedral, encontrarás restaurantes, también dirigidos a turistas, pero con comida local y algunos, verdaderamente bonitos. El restaurante Juyra nos encantó.
0 Comentarios

Deja un comentario

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2017 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas