Print Friendly, PDF & Email

Un vuelo directo por 60 € ida y vuelta desde Alicante y 40 € para tres noches en el centro de Cracovia, fueron argumentos suficientes para montar un viaje de grupo a Cracovia. Que era invierno y temíamos por el frío, no fue un problema. Que el vuelo salía a un hora intempestiva, mejor, más aprovechado el día de llegada. O que éramos 19 los dispuestos, ¡pues más cachondeo!. El empujón necesario para tal locura vino materializado en forma de celebración. Nuestras amigas y compañeras de viaje, Bea y Lucía, cumplían años, y quien se podía negar a celebrarlo en esta bella ciudad. Así que, a las 7:30 de la mañana, de nuevo, cumpliendo con el mejor de nuestros vicios, volar. Esta vez, un largo fin de semana en Cracovia…

El viaje coincidía con el cambio de política de equipajes de Ryanair, de nuevo más ventajas para el cliente… En caso de no hacer el embarque prioritario previamente y pagar los 6 € por trayecto, la cola aumentaba (eso no era noticia) y tu equipaje iría si o si en bodega. Así que entre unas cosas y otras decidimos pagar esos pocos euros, no todos, he de escribir, y nos aseguramos “entrar los primeros”. Sigo preguntándome cuales son las ventajas reales de eso… A favor de los simpáticos ryaneros, habían abaratado el precio de facturación.

Para las once y media llegaríamos a la bonita ciudad de Cracovia. Para algunos una segunda visita, para otros la primera, y eso derivó en distintos intereses en cuanto a excursiones. Las dos clásicas e imprescindibles: La visita de las famosas Minas de sal de Wieliczka y el tour por los campos de Auschwitz y Birkenau, venían reservadas con Civitatis para parte del grupo.

TRANSPORTE DESDE EL AEROPUERTO DE CRACOVIA

También aprovechamos la excelente web de Civitatis para contratar el transporte desde el aeropuerto de Cracovia. Las opciones eran:

  • Un bus con un precio de un euro por trayecto, aunque con 40 minutos de recorrido y el tren por unos 3 € por trayecto de ida y 5 € para la ida y vuelta, más rápido (20 minutos) y que llega hasta la estación de Glówny, en el centro.
  • Siendo un grupo grande, optamos por transporte privado con Civitatis, como digo, y por 8 € cada uno teníamos un minibus para 20 personas esperándonos en la llegada y que nos llevaría directamente al apartamento. El precio incluía la vuelta. Tienen transporte privado para cuatro personas por 22 € el vehículo, cuestión de echar cuentas.

Para un grupo, la mejor opción para llegar a Cracovia desde el aeropuerto es el transporte privado #ViajefilosenCracovia Clic para tuitear

ALOJAMIENTO EN EL CENTRO DE CRACOVIA

Nuestros alojamientos en Cracovia no podían estar mejor situados. Los Mikolajska cuentan con muchas opciones con apartamentos para dos y cuatro personas y fue fácil hacerse con cinco apartamentos unos tres meses antes. Lo mejor, además de lo dicho, el precio, sobre los 50 € para las tres noches por persona. Así que con poco más de 100 € volábamos para un largo fin de semana hasta Cracovia, con salida temprano el viernes y ¡vuelta el lunes por la tarde!.



Booking.com

Y según lo previsto, unas tres horas después de despegar, aterrizábamos en Cracovia. Los cajeros del aeropuerto nos sirvieron para hacernos con nuestros primeros zlotys. Nuestro cambio: 1 € equivaldría a 4 PLN, suerte de que esta vez nos tocó un cálculo sencillo para las cuentas… El conductor con un cartel en el que era más que evidente que esperaba nuestro grupo, no fue difícil de localizar, y en poco tiempo nos pusimos rumbo al casco histórico, donde se encontraban los apartamentos. Unos 20 minutos y ¡por fin en Cracovia!.

Los apartamentos se encuentran a escasos 100 metros de la plaza y multitud de locales a tiro. No costó mucho encontrar donde comer y echar el resto de la tarde entre bar y bar, el frío no daba para paseos…

Paseando por el centro de Cracovia

Para comer elegimos el Bull Pub, unas enormes hamburguesas regadas con grandes pintas. El precio, unos 4-5 € por burguer y el local, perfecto para comer. La cena fue del otro lado de la plaza, un restaurante polaco en el que casi nos empujaron para entrar. Buenas sopas, probamos el arenque y algunas sabrosas carnes. Total: unos 10 € por persona. Restaurante Podkominkiem. No tengo claro que repetiríamos…

Para el sábado, parte del grupo aprovechó para realizar la visita de los campos de Auschwitz y Birkenau por la mañana y las minas de sal por la tarde. Todo el paquete con Civitatis costó 35 € por persona. Para el resto, tocó paseo, sin rumbo fijo por el agradable casco antiguo, buscando abrigo frecuente en las muchas cervecerías con que tropezamos. Comida en la famosa calle de tiendas y comercios de todo tipo, Florianska, en un sitio sin pena ni gloria. La cena y fiesta en Bierhalle Beers, 100% recomendable. La noche se alargó y logramos sobrevivir a las duras temperaturas y a los descabellados momentos que se fueron sucediendo…

El Domingo tratamos de sumarnos a un free tour en español, pero sobre las doce ya habían salido todos y emprendimos la visita de los lugares más emblemáticos por nuestra cuenta. La mañana fue más que suficiente para recorrer la gran plaza, la mayor de Europa, callejear hacia el castillo incluso entrar en alguna de las bellas iglesias de la ciudad. Las vistas desde el castillo y la visita de los exteriores bien merecen el paseo y en pocos minutos puedes llegar hasta allí. De nuevo, tratamos de comer en el famoso Pod Wawelem, pero ni tan siquiera hubo manera de reservar. Lleno hasta la bandera en cualquiera de los horarios que tratamos.

En el castillo de la ciudad de Cracovia

El Lunes, nuestro vuelo salía por la tarde, y todavía tuvimos tiempo para recorrer el Barrio judío. Para llegar elegimos uno de los famosos carros eléctricos que nos asaltaron en la puerta de los apartamentos, y por 35 PLN (9 €), nos llevaron hasta los principales atractivos del barrio, incluyendo audio Guía en castellano. Aprovechamos bien el paseo de la mañana para después emprender el camino de regreso al centro en tranvía. Una vez cruzado el Vístula y llegando hasta el gueto judío, en la famosa plaza de las sillas, el número 3 llega hasta el casco histórico (3.80 PLN el billete sencillo).

En el barrio judío de Cracovia

Tampoco falló nuestro bus de vuelta, el mismo servicio con Civitatis que en unos 15 minutos nos llevo hasta el aeropuerto.

Sin lugar a dudas un largo fin de semana en Cracovia, bien aprovechado y en muy buena, y abundante compañía.

LAS PRINCIPALES VISITAS EN EL CASCO ANTIGUO DE CRACOVIA

  • La Plaza del Mercado, Rynek, epicentro de Cracovia y por dónde es inevitable pasar muchas veces, sin que eso sea importante. Cada momento del día se convierte en un buen momento para cruzarla. Un trajín continuo de locales y turistas, la convierte junto con la belleza de los edificios circundantes, en un lugar siempre apetecible. Con 200 metros por cada lado, está catalogada como una de las mayores del mundo, confluyendo hasta once calles en la misma. Destacan, la Basílica de Santa Maria y la famosa lonja de los paños en la parte central. Algunos otros puntos de interés, emblemas de la ciudad como: la iglesia de San Adalberto, el monumento al poeta Adam Mickiewicz o el ayuntamiento. La torre del ayuntamiento es un bello lugar dispuesto para nuestras fotografías. Las fachadas que conforman la enorme plaza abarcan distintos siglos y estilos: la casa gris, de las más antiguas de Cracovia, la casa Hetman del siglo XVI, el palacio Zbaraski, neoclásico del siglo XVIII o el palacio Potocki. Además, algunos museos, que no visitamos. Sin duda, el lugar y punto de encuentro en cualquier viaje a Cracovia.
  • La Barbacana y la puerta de San Florián, la única de las puertas que se conserva del antiguo muro defensivo de la ciudad medieval. Una mole de ladrillo rojo construida como defensa avanzada en 1499. Tras ella, la puerta de San Florián, del siglo XVII que con sus 35 metros de altura se ha convertido en una de las mejores estampas de Cracovia.
  • La siempre animada calle Florianska, paraíso de tiendas y en la que pasamos muchos ratos. Culpa tiene, entre otras cosas, el Starbucks de una de sus esquinas.
  • Caminando desde la plaza hacia el sur, la calle Grodzka y una de las más impresionantes iglesias de Cracovia, la de San Francisco de Asis. Al otro lado, la plaza Dominikanski y la iglesia de la Santísima Trinidad. A medio camino, la iglesia De San Pedro y San Pablo, el primer templo barroco de Cracovia en cuya fachada destacan esculturas de los Santos jesuitas. Junto a esta, la más modesta iglesia de San Andrés de estilo románico.

Postureo en Cracovia

  • La colina de Wawel, protegida por el sempiterno dragón, emblema de la ciudad. Lugar de descanso de los reyes polacos y con enormes edificios fundamentales para conocer la historia de la ciudad, como la catedral de San Estanislao y San Venceslao y el castillo de Wawel. Las enormes murallas que sirven de defensa y basamento a la colina ofrecen buenos miradores hacia el Vistula. En uno de los extremos, la torre Sandomierz ofrece vistas del castillo, previa subida de sus 137 escalones…

LOS PUNTOS MÁS EMBLEMÁTICOS DEL BARRIO JUDIO DE CRACOVIA

Kazimierz, fundado como ciudad independiente por el rey Casomiro III, mantuvo su privilegiada posición para el comerci hasta el XIX en que quedó anexionada y como un distrito de Cracovia. El auge de sus mercados y comercios surgió a partir del siglo XV en que se promovió el establecimiento de la población judía en este lugar. La desgracia llegó con la Segunda Guerra Mundial y la destrucción de edificios y sinagogas llevó al barrio a prácticamente su abandono. La famosa película la lista de Schindler y Spielberg consiguieron la restauración del mismo y poner de nuevo este animado barrio en el mapa. Hoy día, con buenos restaurantes, bares y galerías se ha convertido en uno de los preferidos para los polacos y muchos turistas.

Muchas son las sinagogas restauradas, algunas de ellas visitables y que no lograron escapar al esterminio nazi. La sinagoga Remu, renacentista y construida en 1555, la sinagoga Vieja reducida a ruinas en la guerra, la sinagoga Tempel restaurada gracias a fondos judíos neoyorquinos, la sinagoga Kupa, centro hoy día de la vida religiosa judía.

Pero sin duda lo mejor está en sus calles. Y si queremos ver el mayor y más bonito templo cristiano, sin duda, la visita de la Iglesia del Corpus Christi es la joya católica del barrio y probablemente de toda Cracovia. Merece la pena la visita del interior.

Desde aquí, cruzando el río, el guetto, donde fueron deportados los judíos de Kazimierz. Lo más destacable, la plaza de los Héroes, donde un memorial compuesto por sillas en una gran plaza, recuerda a aquellos que terminaron en los campos de concentración.

ALGUNOS SITIOS DONDE COMER Y BEBER QUE NOS GUSTARON

  • Bierhalle Beers, junto a la gran plaza de Cracovia. Una buena carta de cervezas tradicionales y comida polaca. Celebramos los cumples de Bea y Lucía y no estoy seguro de si podríamos volver…
  • Club Pod, en la misma plaza. Una cafetería durante el día y local de copas más tarde. El lugar, albergado en un antiguo edificio de amplios techos y espacios, merece la pena.
  • Re. Un local en los bajos del apartamento con buenas cervezas. Pintas por poco más de 2 € y sala de fumadores. Los locales cierran bastante tarde, por cierto. Dicho esto, cualquier subterráneo encierra bares animados…
  • Papryczki 5, un italiano bajo el apartamento, con buenas, muy buenas pizzas, y grande para grupo. Un detalle curioso, en los lugares donde comimos, cobran un 10% más por ser un grupo grande.
  • Alchemia, un lugar confortable donde hacer una parada en la visita del barrio judío. En la famosa plaza del mercado, donde por solo 1 € puedes probar los famosos zapiekanki, baguettes de pan sobre el que puedes elegir el condimento, habitualmente en una base de queso.

Así entre pinta y pinta y entre capa y capa con la que abrigarnos, concluyó aquel perfecto fin de semana. Sin lugar a dudas, Cracovia, será para nosotros siempre, un buen lugar donde celebrar un cumpleaños con amigos. ¡Y Natalia cazó al vampiro!

NUESTRAS FOTOS DEL FIN DE SEMANA…

La plaza del Mercado, Rynek

La Universidad

La calle Grodzka y el camino hacia el castillo

La Barbacana y la puerta de San Florián

La colina de Wawel, la catedral y el castillo

Kazimierz, el barrio judío de Cracovia

¡Nuestra fiesta de cumpleaños, felicidades!

4 Comentarios
  1. idoia 6 meses

    Eskerrik asko ya tengo el gusanillo gracias a vos

    • Autor

      Gracias por seguirnos y gracias por tu comentario. La verdad, es que esa ciudad es un buen destino para un fin de semana espectacular!

  2. Oscar Gascón 6 meses

    Un país que tengo pendiente desde hace mucho tiempo. Tomo nota de los consejos!!

    • Autor

      Te aseguro que para pasar un buen fin de semana es una ciudad perfecta: económica, con gran atractivo turístico y un buen ambiente para salir. Por cierto, se come muy bien también!. Para mi, Polonia es un destino 10 y desconocido en muchos casos. Gracias por tu comentario

¿Te gustó nuestro artículo? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2018 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com   Aviso legal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas