Print Friendly, PDF & Email

Nuestra semana de descanso en Zanzíbar comenzaba aquella misma tarde, nada más llegar al puerto de Stone Town. Dos semanas recorriendo Uganda por libre bien merecían siete días de descanso en Zanzíbar. Mucho más después de lo que costó llegar. El vuelo desde Entebbe a Dar es Salaam fue un calvario de retrasos y la anhelada escala en Dar es Salaam fue un fiasco. La ciudad carecía de atractivo alguno en mi opinión. Y la última prueba, abordar el ferry para llegar a Zanzíbar desde Dar es Salaam fue demencial a ratos. Pero allí estábamos, de vacaciones en Zanzíbar, una semana que habíamos organizado por libre y en la que, a priori, el principal objetivo era descansar…

¡Jambo Zanzíbar!

Fruto de nuestras escalas en el particular Tanzania que nos habíamos marcado, escribimos estos cuatro artículos, tres dedicados íntegramente a la isla de Zanzíbar y uno más a Dar er Salaam, la capital tanzana y que había suscitado tanta curiosidad en nosotros:

Que ver en Dar er Salaam, la ciudad de salida hacia Zanzíbar

La costa este de Zanzíbar, Bwejuu, cerca de las famosas playas de Paje y de Jambiani

Las playas del norte de Zanzíbar, el paraíso mochilero de Ngunwi

Stone Town, la capital de la isla y patrimonio de la humanidad

Martes 20 de Febrero de 2018. Dar es Salaam-Zanzíbar

Habíamos distribuido las siete noches en Zanzíbar de la siguiente manera:

  • Tres noches en la costa este, en Bwejuu al sur, cercano a las famosas playas de Paje, donde se encuentran los resorts y establecimientos de lujo y las playas de Jambiani algo más al sur.
  • Tres noches más en el norte, en Nungwi, donde parece se concentran mejores playas y ambiente mochilero. También el lugar desde donde emprender una jornada de esnorquel en Pemba.
  • Y la última noche antes de volver en Stone Town, para así disfrutar un día de la capital, patrimonio de la humanidad de la UNESCO.

Llegábamos por fin, después de conseguir embarcar a tiempo en el ferry rápido en Dar es Salaam, a las 14:30, con toda la tarde por delante para empezar a contagiarnos del ritmo pausado de las vacaciones. En el puerto de llegada, tocaba de nuevo rellenar un impreso con los datos habituales de migración. Otra vez tocaba presentar la certificación de vacunación de fiebre amarilla. Presentado el pasaporte y ¡otro sello!

Pero nada más bajar a tierra en Stone Town, teníamos que pelear el transporte hasta Bwejuu, en el extremo este de la isla, donde dormiríamos las primeras tres noches en Zanzíbar. Finalmente no resultó muy difícil. Las tarifas estaban fijadas y pagamos 60 $ por una van para los siete. Otra vez el sinvergüenza del hotel que nos pedía 100 $ por el transporte…

Encontrar un transporte en el puerto de Stone Town al llegar a la isla, no resulta difícil. Tal vez sea más barato que contratarlo con el hotel de destino #ViajefilosenZanzibar. Clic para tuitear

Para el que necesite cajero, SOLO hay cajeros en Stone Town, punto a tener en cuenta. Si bien los hoteles aceptan las tarjetas de crédito, la comisión suele ser alta. Así pues, otra parada antes de poner rumbo a la playa… He de decir que nuestro taxista no tuvo ningún problema en llevarnos a un banco y esperar. Sin duda, el ritmo de la isla era otro.

Haz click en la imagen y llévate un 5% en el mejor seguro de viaje

Archipiélago de Zanzíbar

Formado por varias islas, aunque la mayor, Unguja, concentra el 90% del turismo. La segunda en tamaño, Pemba, al norte, acumula algunas de las reservas marinas del archipiélago y es destino habitual para practicar el buceo y el esnorquel. La única ciudad destacable y capital de Zanzíbar, es Stone Town, patrimonio de la humanidad desde el año 2000 como escribimos y el único lugar donde queda algún resto histórico de interés.

Mapa de Zanzíbar y recorrido de viajefilos

El archipiélago próspero en el siglo XIX gracias al comercio de las especias, famosas en todas las islas y al comercio de esclavos, que lo convirtió en una de las mayores potencias de la zona. El nombre derivó, de hecho, de su toponimia en árabe, Zenji bar o “tierra de negros”.

Aproximadamente una hora y por fin en el Bellevue Guesthouse, el alojamiento elegido para las primeras tres noches. El este de la isla cuenta con los grandes resorts, muchos de ellos en cercanía a la más famosa, playa de Paje, si bien leímos que en el norte las playas son mejores. Básicamente la diferencia estriba en las mareas, dependiendo de la época, por la mañana o por la tarde, el mar puede haberse retirado ¡hasta un kilómetro!.

Y que contar del Bellevue. No nos gustó la jugada de no anular la habitación que sobraba y tratar de quedársela para alquilar a pesar de estar pagada. Sabíamos de la política de cancelación, al hacer la reserva en Booking. Como casi todos los alojamientos en Zanzíbar, no era gratuita. Pero… Finalmente, y sabiendo que la habitación sobrante la cobraban si o si y no obteniendo respuesta para negociarla, nos quedamos las cinco contratadas, más anchos estaríamos. Además trató de negociar el transfer por un precio muy superior al coste real, aunque esta jugada no acabó por salirle, pues nosotros acabamos encontrando transporte más barato.

El resto, una maravilla. Huyendo de los estándares de resort al uso, habitaciones muy coquetas con un toque hippy súper gracioso. Unos casi improvisados baños en las habitaciones, muy bien trabajados en cemento y con un toque muy “etnico”. Una terraza amplia para las comidas y cenas. Bar abierto todo el día. Una piscina más que correcta y cuidada. Buena atención. Wifi razonable… En fin, una muy buena elección. Las habitaciones salían a una media en torno a 70 € por la doble con el desayuno y no vimos gran diferencia entre las denominadas “suite de luxe” y en resto. Si tuviéramos que elegir ahora, tal vez, las dos que hay frente a la piscina son de más reciente construcción y más fresquitas.

Clic para tuitear

Es cierto que terminamos en Bellevue porque cuando todavía quedaban unos dos meses para nuestra estancia, gran parte de los alojamientos en estas playas del sudeste estaban completos y este fue el que mejor pinta y relación calidad precio nos dio. Tal vez, sea más conveniente buscar con más antelación, la oferta es amplia desde luego.



Booking.com

Aquella primera tarde bajamos a la playa. Nuestro primer chapuzón en el tórrido Índico y leéis bien, tórrido, nunca habíamos probado el baño en un agua de mar tan caliente. La tarde caía y poco a poco fuimos relajando el cuerpo de la tensión del puerto de Dar, del ferry y de tantas horas y días de viaje. Estábamos ya en Zanzíbar, aquel lugar donde dejar de pensar a donde iríamos mañana…

Playa, piscina, cerveza, lectura, wifi… vacaciones. Para la cena Bellevue ofrece buenos platos, aunque algo caros viniendo de donde veníamos y con raciones justas, pero no hay alternativa. Los principales por 14 $, entrantes en torno a 5 $ y cervezas frías por 2.5 $. Eso si, los platos de pescado resultan espectaculares, como corresponde.

Miércoles 21 de Febrero de 2018. Costa sureste de Zanzíbar. Bwejuu

Y a pesar de no tener nada que hacer, nada, una palabra que aquí cobraba sentido, para casi todos el día comenzó a eso de las siete de la mañana. Un baño con el amanecer tampoco era mal modo de empezarlo. Desayuno, piscina, temprano para una cerveza…

Son las 10 de la mañana y decidimos un paseo por la playa. El objetivo llegar a la población de Paje, la “mayor” de la zona, conscientes de que con el calor que cae, tal vez no consigamos llegar.

La playa nos sorprende por primera vez. La esperada marea ha aparecido y ha retirado el agua ¡más de 500 metros!. A poco menos de un kilómetro en direcciones a Paje, un local que nos encanta desde el primer momento que lo vemos y nos sirve de refugio momentáneo, Kilimani-Kwetu Bar. El muchacho muy atento nos sirve unas bebidas heladas. Tal vez volvamos para cenar. Por unos 6 € ofrece buenos platos.

Rumbo a las playas de Paje

Seguimos, el sol es achicharrante. Algunos guiris han alquilado motos y aprovechan la marea baja para cruzar la playa en dirección sur a toda velocidad. Tal vez sea la mejor opción. Hacemos otra parada en otro chiringuito: Helwa Zanzíbar Restaurant. Una cerve y unas tapas: ¡calamares fritos y pulpo asado! Bañarse llegado este punto sería imposible, llegar al lugar donde permite el agua el baño, supone un kilómetro de caminata mar adentro. Al final y al ritmo que llevan, acabamos por comer unos pollos asados aquí mismo. El calor es imposible. Un consejo: pedir la comida con paciencia y esperar…

Pole Pole es la manera en Suajili de decirte que debes tener paciencia, así que a ello... #ViajefilosenZanzibar Clic para tuitear

Pasan dos horas y parece que el calor hace una tregua así que seguimos hasta Paje definitivamente.

Y nada más llegar, exhaustos como llegamos, una cafetería en la playa, tal cual. Delight Zanzíbar, buen espresso y wifi. ¿Que más pedir?

El ambiente en Paje es sin duda mucho más turístico. Se nota en los locales y se nota en los caza turistas que, aquí, ya se muestran más insistentes. Tiendecitas de souvenirs a pie de playa, escuelas de kite, mucho masai reconvertido a cazador de guiris y en general, un ambiente más descafeinado. Seguramente más divertido.

Y para antes de emprender la vuelta, nos hacemos con una tremenda piña colada en Mahali Beach Bar (unos 4 €). Detrás, por cierto un piscinón en un complejo de apartamentos ¡con pintaza de lujo!.

Cae la tarde, después de todo el día entretenidos en llegar hasta aquí. Para la vuelta negociaremos transporte motorizado, no está la cosa para seguir gastando energías. Subimos hacia la carretera, empleamos un rato entre improvisadas tiendas de paja con originales nombres: Gucci, Harrods, Ikea… y nos subimos en el primer taxi que vemos. Nos pide unos 7 $ por llevarnos a los siete y nos viene bien el precio. Cruzamos el pueblo y de nuevo la cruda realidad de Africa…

Son las seis y nos lanzamos a la piscina.

Pero el descanso dura lo que dura. Tras una ducha y kilos de hidratante, salimos a cenar al Kilimani Beach Bar que nos gustó esta mañana. Muy agradable y con un menú exquisito, como siempre, con mucha paciencia. Unos platos de pasta, unos pescados y las cervezas que le corresponden por unos 10 € cada uno.

Salimos doblados y con la noche cerrada, pero de vuelta al Bellevue, tropezamos con African Sun Sand Sea, un sitio del Benidorm de los 60 donde creo que valdría la pena quedarse alguna noche. A pie de playa, con orquesta en directo y apartamentos orientados a una plaza central donde se desarrolla la fiesta…

Nada más que contar de aquel día.

Jueves 22 de Febrero de 2018. Costa sureste de Zanzíbar. Bwejuu

¡De nuevo sin plan! Y así fue nuestro día en Bellevue: playa, piscina, comer, descansar, leer, escribir…

Hakuna Matata, la famosa frase de la canción, es el don’t worry en suajili. Lo oirás cientos de veces...#ViajefilosenZanzibar Clic para tuitear

Para la comida, caminamos esta vez hacia el norte, tan solo unos 500 metros hasta el Twisted Palms Lodge and Restaurant, un local en la misma playa donde probamos los mariscos de Zanzíbar. Un plato combinado para dos con cigalas, calamares, pulpo, gambas y pescado por 60000 chelines (unos 20 €). Desde luego mejores precios que el Bellevue y con el plus de estar comiendo en la playa. Ya sabéis, “hakuna matata, pole pole”, ¡sin prisas!

Por la tarde, mismo ritmo que la mañana… Arriesgamos con un corto paseo y baño al atardecer cuando la marea nos permitía de nuevo zambullirnos. Sin duda, el mejor baño en esta época era la mañana. Con la puesta, el agua parecía auténtico caldo y no resultaba del todo agradable. Habiendo probado el baño en la costa este, nuestras máximas expectativas quedaban para los siguientes días, en que disfrutaríamos del norte de Zanzíbar.

Para la noche, cena en Bellevue. Dicen las personas mayores que cuanto menos haces, menos quieres…

0 Comentarios

¿Te gustó nuestro artículo? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

©2019 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com   Aviso legal

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas