sello-lucia-chiang-maiTras nuestros días de luna de miel en Bangkok aprovechando para visitar en un día la ciudad de Ayutthaya, nuestro viaje nos llevaba hacia el Norte de Tailandia, para visitar Chiang Mai y desde aquí emprender alguna excursión hasta Chiang Rai. Así fue como lo hicimos…

Día 4. Viernes. Chiang Mai.

Tras una hora y 15 minutos de vuelo tranquilo con Air Asia llegábamos a Chiang Mai al medio día (para amenizar la espera en el aeropuerto, nos dedicamos a leer un post en viajefilos sobre nuestro proximo destino… )

Llegamos a un aeropuerto pequeño y sin afluencia de gente comparado con BKK me despertaba buenas sensaciones y mucha tranquilidad…

En la puerta, varios taxis ansiosos por recoger los turistas, por lo que no fue nada difícil encontrar nuestra oportunidad. En unos 10 minutos y tras recorrer brevemente una pequeña parte de la ciudad, nos encontrábamos en nuestro hotel situado en frente de la puerta norte, a la izquierda de una calle sin salida, el GoldenBell

Chiang Mai se encuentra a unos 700-800 km al norte de Bangkok y cuenta con unos 300.000 habitantes, muy buena parte de ellos inmigrantes retirados.

Se construyó en torno a al 1296 por el Rey Mengrai, protegiéndola de los ataques birmanos por una muralla y un foso de agua. En ese tiempo, fue capital del Reino Independiente de Lanna, antes de la unificación y la formación de Siam (actual Tailandia).

Actualmente es la ciudad más importante y la más visitada del Norte de Tailandia. Se dice de éste lugar que todavía conserva la esencia de la cultura y las costumbres del país (también llamada La Rosa de Tailandia).

La muralla aguarda la Ciudad Antigua, que se puede recorrer en moto, bici o en un agradable paseo. Chiang Mai cuenta con más de 300 templos, situándose muchos de los más visitados dentro de la muralla.

Más que hambrientos, sedientos, andamos hacia la derecha de la puerta norte, en dirección al rio, donde encontramos un pequeño restaurante de comida Americana “Butter is better bakery & restaurant” y ¡sin gluten! El local es pequeño, no ambientado con música, pero si que llamaba la atención por el humor en sus carteles y en su carta. Pudimos disfrutar de unos spaguettis carbonara, unas ensaladas, una lasaña de verduras y pan con mantequilla acompañada por su puesto de una rica y fresquita shinga por un precio bastante asequible…

Tras quedar más que satisfechos con la comida y después de 10-15 minutos hacia el hotel rematamos la siesta con un baño en una acogedora piscina, unos coktails y buena música.

Al caer la tarde, cogimos nuestras mochilas y nos adentramos en la zona Antigua para visitar sus templos.

Mapa Chiang Mai

El Wat Phra Singh (en él se encuentra el buda mas venerado de la ciudad); Wat Chedi Luang (antes, albergada el Buda Esmeralda, actualmente en Bangkok); Wat Chiang Man ( el más antiguo de la ciudad, 100% lanna); Wat Ketkaran; Wat Phan Tao (pequeño templo de teca, el más antiguo) y Wat Inthakhin, son algunos de los que no deben pasar desapercibidos y nosotros visitamos. Acompañados del atardecer, encontrándonos con varios bares que invitaban a entrar, varias tiendas de artesanía y masaje, nuestra experiencia fue bastante satisfactoria. Nos atrapó el ambiente de sus calles, la cultura, la gente…

Después, en un agradable paseo, visitamos el Night Market de Chiang Mai, muy cerca del río. Cientos de puestos de ropa, artesanía, relojes… acompañados de puestos de comida, bares y algún que otro grupo de música amenizando el ambiente.

Invita a perderte regateando… ¡Para volverte loco y repetir todas las noches!.

Día 5. Sábado con elefantes.

La mañana siguiente tocaba excursión a la naturaleza, reservado desde nuestro hotel el día anterior.

Como casi en todas nuestras excursiones nos esperaba en la puerta de nuestro hotel a las 07:00h, una furgoneta con varios turistas.

A nuestra llegada, un paseo en una plataforma de madera por el río alrededor de la selva, donde nos indicaron que se rodaron varias escenas de la película “Rambo”. Después, un espectáculo con elefantes, donde posteriormente nos dejaban montarnos y bañarlos. En Tailandia los elefantes son animales sagrados, utilizados para el transporte, y generalmente en las visitas al país, suelen ofrecer este tipo de actividades. La polémica está en que en muchos de estos lugares pueden maltratar a los elefantes, por eso, asegúrate de que tu visita sea a un lugar donde no se enseñen a los elefantes mediante el maltrato, generalmente evita los lugares donde se realizan cualquier tipo de espectáculos con estos animales… Dos de los lugares que se recomiendan por no realizar shows con los elefantes son el Elephant Nature Park y el Baan Chang Elephant Park.

Después de pasar un rato con los elefantes, nos ofrecieron visitar a las “mujeres jirafa o de cuello largo” , las mujeres con varios collares en forma de anillo que les da la apariencia de tener un cuello muy largo.. una atracción habitual en Tailandia.

Se supone que te llevan a sus casas para ver como viven y contar a los turistas historias sobre esta llamativa costumbre. Pero lo cierto es que suelen estar alejadas del lugar donde te encuentras, pidiéndote al menos 500 bth para poder llegar hasta ellas… La mayoría son refugiadas birmanas, que el gobierno de Tailandia las obliga a realizar esta función para mantener viva esta atracción. Un timo turístico, imagino así como un zoo de personas… ¡0% recomendable!

Tras una buena comida en el lugar, disfrutando de la naturaleza volvimos a Chiang Mai sobre las 17:00h.

Lucia en el Norte de Tailandia, Viajefilos 164

Llevábamos la idea en la cabeza de alquilar una moto, sobre todo para nuestra visita a Doi Suthep que teníamos pensada para el domingo, ya que nos había parecido más emocionante realizarla por nuestra cuenta sobre todo para disfrutar del paisaje y de las cascadas que se encontraban a lo largo de la montaña. Por 200 bth alquilamos una motocicleta para 24h (desde el mismo hotel, a la hora teníamos la moto allí, pero de manera mas fiable hay muchísimas casas donde las alquilan, pidiéndote a cambio solamente que seas portador del carnet internacional… nosotros no lo teníamos).

Contentos por la facilidad de la compra y por tener un medio de transporte para movernos a nuestro antojo, conduciendo esquivando coches, motos y personas, nos recorrimos la zona Antigua y alrededores de las puertas principales de Chiang Mai.

Improvisando bastante, disfrutando de las mejores terrazas, nos perdimos con eso del atardecer y el encanto de la ciudad, hasta bien entrada la madrugada…. Fue muy guay!!

Día 6. Sábado. Dui Sutep.

Por la mañana, nuestro reto era subir el monte de Doi Suthep, donde se encuentra el Templo de Wat Phra That Doi Suthep a unos 18 km (1073 m de altura). En google maps, nos pareció asequible e interesante abordar esta excursión en moto, así que nos subimos a las dos ruedas y tiramos! A la media hora aproximadamente y disfrutando mucho del camino, dejando atrás bicicletas, corredores y pequeñas cascadas de agua, por fin, llegamos al Templo. Aparcamos nuestra moto, y subimos las aproximadamente 300 escaleras hasta llegar a él.

Es muy venerado por los autóctonos, de visita obligada en el norte de Tailandia. En él se encuentra una replica del Buda de Esmeralda, y entre otras atracciones un centro budista que ofrece cursos de meditación.

La mezcla de colores que ofrece el lugar, le da un toque muy apetecible y tranquilo para disfrutar de las increíbles vistas de Chiang Mai.

Es recomendable visitarlo antes del atardecer por las vistas súper bonitas que ofrece. Me encantó ese lugar….

Lucia en el Norte de Tailandia, Viajefilos 034

Seguimos subiendo montaña, y a unos kilómetros, nos encontrábamos el Bhubing Palace, una residencia real donde se puede pasear por los jardines y disfrutar de la flora… los pabellones estaban cerrados (Se recomienda la visita de diciembre a marzo por estar las flores en todo su esplendor, aunque pueden encontrarse allí la realeza por lo que puede estar cerrado…)

Subiendo aún más, y por lo que habíamos leído, tras algún tramo de camino sin asfaltar, se encontraban algunas aldeas interesantes de ver, como la de los Hmong, una etnia pobre que se asienta en el norte de Thailandia, China, Laos y Vietnam, con su lengua propia (más parecida al chino) y sus propias costumbres, según dicen bastante auténtica y recomendable de visitar (nosotros no lo visitamos…).

Decidimos hacer el camino de vuelta y visitar alguna cascada que habíamos visto en nuestro mapa. Por 100 bth por persona, nos moló mucho la experiencia. Unos kilómetros en moto y nos encontramos con un salto de agua donde habían algunos turistas y autóctonos. Seguimos andando por un camino difícil, hasta encontrarnos con otro salto más grande e impresionante…

Tras parar en algún mirador a tomar algo fresco, llegamos a nuestro hotel con muy sabor de boca. Sin movernos del sitio, nos decidimos por un plato de espaguetis carbonara para cada uno (riquísimosss) y tras devolver nuestra preciosa moto, a seguir nuestra aventura por la ciudad (ya andando).

Tras descansar un rato, nos adentramos en busca del Sunday Market, dentro de la Ciudad Antigua. Abriendo el Mercado, un espectáculo de baile típico del país, de niñas pequeñas y alguna que otra más adolescente, rollo escuela de baile o algo así… numerosos puestos, sobre todo de artesanía y pintura moderna, con paisajes típicos tailandeses, tuk tuk, elementos sagrados… No era difícil encontrarse grupos de gente escuchando a algún artista callejero. Encontramos en una de las calles, una terraza de un pequeño hotel “Villa Duang Champa” con música española y latinoamericana en directo, replete de turistas y de cerveza. Por supuesto no dudamos en sentarnos a tomar algo y a echarnos unos bailes. ¡Un rato bestial!

Para cenar, una rica hamburguesa con patatas y una Chang bien fría en la terraza del “Parasol Inn Hotel” con certificado de excelencia de Tripadvisor en 2012 y 2013. ¡Buenísimo!, una vueltecita por el Night Market y a dormir.

Día 7. Lunes. Chiang Rai.

Esta vez, la excursión al norte la reservamos en una de las numerosas agencias que puedes encontrarte por la ciudad. A las 07:00h ya nos estaba esperando una furgoneta con varios turistas en la puerta del hotel.

A media mañana, llegamos al Templo Blanco (Wat Rong Khun), a unos 12-14 km de Chiang Rai. (Lo único que nos gusto del viaje, imprescindible echarle un vistazo).

Se trata de un Templo budista contemporáneo, cubierto por cristales que le dan un aspecto blanco y resplandeciente con la luz del sol, representando los valores de Buda desde la perspectiva más actual. Empezó a construirse por 1997, por un famoso artista tailandés (Charlemchai Hositipat… casi ná) y se estima que estará totalmente terminado por el año 2070. Sus dibujos y su decoración deja totalmente anonadados a todos los turistas. Para entrar a la sala principal del recinto que no es para nada espaciosa, hay que pasar por una pasarela, dejando a los lados unas figuras que representan al sufrimiento “para ir al cielo hay que pasar por el infierno”. En la sala principal, se puede ver distintas pinturas que representan imágenes de comics y películas, aún no terminado y varias personas trabajando en ellas. En los alrededores, algunas salas aún no abiertas al publico y un edificio de color oro que para nuestra sorpresa… ¡eran los baños! Muy guay…

Lucia en el Norte de Tailandia, Viajefilos 109

Después, nueva visita a las mujeres jirafa que nosotros por supuesto nos negamos a hacer, Triangulo de Oro del Opio (recorrido en barca a los diferentes puntos más importantes donde se llevaba a cabo los intercambios y visita a un mercadillo en Laos con vendedores ansiosos por pillar a turistas) y POR FIN vuelta a casa de noche, en una mala carretera, un mal conductor y mal tiempo…

Mala experiencia, poco recomendable (a no ser por el Templo Blanco) y más cuando vimos que nos saltábamos otra de las joyas del Norte, El Templo Negro y no visitábamos Chiang Rai... 

Última noche con una estupenda cena italiana en un restaurante que ya habíamos fichado desde hace días en Tripadvisor (con muy buena puntuación) el Piccola Roma Palace, situado a pocos metros de la zona este del Mercado nocturno, cerca del río. Disfrutamos de una exquisita lasaña y una fabulosa pizza cuatro quesos, con un tiramisú de infarto, en un ambiente tranquilo, 100% recomendable, destacando aparte de la comida, la amabilidad del persona y el trato personalizado de su chef,

Un paseo por el Night Market y a pensar en el próximo destino… con la sensación de que esta ciudad encaja conmigo!!! Volveré sin duda!!!

Algunas de nuestras fotos en el Norte de Tailandia

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Responsable: José Luís Bauset +info
Finalidad: Compartir recomendaciones de viaje. +info
Legitimación: Consentimiento del interesado. +info
Derechos: Tiene derecho a acceder rectificar y suprimir los datos. +info
Información adicional: +info

¿Te ha gustado nuestro post? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

2 comentarios en “15 días en Tailandia por libre. Parte III Chiang Mai”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes lo que necesitas para viajar?

Como buenos viajéfilos sabemos cuáles son las imprescindiblers para cada destino.

Te ayudamos con vuestros kits de viaje especialmente pensados para cada destino.

Te ayudamos con tu viaje

Ser viajefilo tiene muchas ventajas,
contrata tus extras con nosotros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba