Lo mejor de Paris en cinco díasA París nos llevó un aniversario. Y la Pandemia. Teníamos vuelos comprados con KLM para pasar la navidad de 2020 en Alsacia. Pero llegó el “bicho” y se cancelaron los vuelos a cambio de un bono que expiraba en diciembre de 2021. Gracias a aquello nos hicimos con los billetes para viajar a la capital francesa, una escapada de cinco días en la que pudimos conocer lo mejor de París.

Canjeamos el bono, casi en el descuento del partido, por vuelos con Air France con destino París. El 08/10/22, Valencia (VLC) 06:10h. París (CDG) 08:20h y el 12/10/22 París (CDG) 21:00h Valencia (VLC) 22:55h. 169,76€ ida/vuelta por persona. Incluía bolso de mano y maleta de cabina. A continuación os contamos cual fue nuestra ruta conociendo lo mejor de Paris en cinco días.

El recorrido para conocer lo mejor de Paris en 5 días

Cómo llegar a Paris desde Charles de Gaulle

Llegamos a la terminal 2F buscando las indicaciones de “Sortie” y RER. Desde Aéroport CDG (Terminal 2) Gare Aéroport CDG2 TGV con la intención de subir al tren RER B (Massy – Palaiseau, 3 paradas; o Saint-Rémy-lès-Chevreuse, 11 paradas) 35/40 min hasta Estación de tren París Norte Gare du Nord. Para después caminar 9 minutos por Rue de Dunkerque hasta cruce con Rue Gérando hasta el Hotel Gérando, 11 Rue Gérando, 75009 París.

Una puntualización. Se puede subir al tren tanto en la terminal 2 como en la terminal 3. Pero no en la terminal 1. Puede llevar a confusión. En la terminal 2 se encuentra la estación Aeroport Charles de Gaulle 2 – TGV, y en la Terminal 3 la estación Aeroport Charles de Gaulle 1.

He leído en la web información incorrecta diciendo que se puede subir al tren tanto en la terminal 1 como en la 2. Pero en la terminal 1 no hay estación del RER, por lo que se tendría que tomar el Shutle (bus) N1Navette N1 que las conecta a todas.

El billete (10,30€ por trayecto) hay que comprarlo en las máquinas azules, las amarillas son para el TGV. No hay posibilidad de comprar el billete por adelantado en ninguna web.

Todo lo que indico más arriba es lo que deberíamos haber hecho. Nosotros desconocíamos que el día de nuestra llegada había obras de acondicionamiento (que se van a prolongar al menos hasta diciembre de 2022, con determinados días y horas) de la línea B del RER que conecta el aeropuerto con París centro. En las escaleras para bajar a la estación había carteles indicando “No Service today, Please buy your ticket and go to the bus Station Terminal 2F Gate 4”. Hacia allí nos fuimos, algo desconcertados, todos los viajeros. La cola de espera para el Bus era kilométrica.

Finalmente, con una hora de retraso, montamos al bus que, para sorpresa de todos, no nos lleva a París, sino a Saint-Denis. Nos hacen bajar a todos del bus al lado del Estadio de futbol y seguimos unas pegatinas azules en el suelo que nos llevan hasta la estación RER La Plaine – Stade de France. Menos mal que éramos cientos de personas, una detrás de otra, todos con la misma cara de perplejidad. No parecía un lugar muy recomendable para un “turista accidental”. A empujones, y no sin dificultad, conseguimos subir al primer tren que nos dejó en París Norte Gare du Nord.

Versalles, lo mejor de Paris en cinco días
Versalles, entre lo mejor de Paris en cinco días

El alojamiento en Paris

El Hotel Gérando lo habíamos reservado hacía casi 10 meses. 4 noches, habitación doble. 88,29€/noche. Al llegar el recepcionista nos dijo que el precio que habíamos pagado por 4 noches (353,16€), es lo que se estaba pagando ahora por dos.

El hotel está bien situado, a 100 metros de la estación de metro 2 Anvers y 9 minutos a pie de la Gare du Nord por donde pasan las líneas 1 y 5. Habitación relativamente amplia. Cuarto de baño pequeño, pero con ducha muy grande. Totalmente reformado recientemente. Muy limpio y personal atento y amable.

El check in era a las 15:00h, y nosotros llegamos sobre las 11:00h pero nos dieron la habitación porque la tenían preparada. El desayuno cuesta 9 €, que se queda en 7 € si pagas en efectivo. Teniendo en cuenta el precio medio en París del “petit déjeuner” que solo incluye el café, tostada o bollería y un zumo, este sale bastante a cuenta al ser tipo bufet. Y es donde desayunamos todos los días.

Cómo utilizar el metro de Paris

Los billetes de metro se compran en las máquinas expendedoras que hay en la entrada de las estaciones, son fáciles de utilizar, y puedes elegir el idioma. El billete sencillo cuesta 1,90€ y “el taco” de 10 tickets t+ cuesta 16,90€. Realmente no es un taco, ni bono, son 10 billetes sueltos. Poco práctico.

Pero no compensaba, para cinco días, la opción de la tarjeta Navigo, que no es por días naturales, sino de lunes a domingo, por lo que sería necesario comprar dos semanas si tú visita, aunque sea para menos de 7 días, comprende dos semanas distintas.

Hicimos cuentas y la París Visite tampoco era una buena opción para nosotros. Atención a los transbordos que se pueden realizar durante 90 minutos. Metro/metro, metro/RER y RER/RER dentro de París, autobús/autobús (incluso entre las redes RATP y OPTILE), autobús/tranvía y tranvía/tranvía, estos dentro de un intervalo de 1 hora y 30 minutos entre la primera y la última validación. Pero NO se pueden realizar transbordos entre metro/autobús, metro/tranvía, RER/autobús o RER/tranvía con el mismo ticket t+. Un galimatías.

Para rematar la jugada es posible que el billete se desmagnetice (nos pasó más de una vez) y no puedas salir por el torno. Hay que ir a los agentes de las taquillas para que te lo reemplacen. A nosotros nos pasaba alguna vez que uno de los dos billetes se desmagnetizaba y con el que si funcionaba, lo pasábamos dos veces por el torno y se abría la barrera. Bastante extraño.

Paris Musseum Pass 96 horas

Nosotros compramos el París Museum Pass 96 horas por 66€ que te da acceso directo, sin pasar por taquilla a más de 50 museos y monumentos de París y su región. Los cuatro días de validez se activan, y comienzan su cuenta atrás, la primera vez que lo escanean en los lectores de entrada al primer monumento que visites. Te ahorras al menos una de las colas, y en muchos casos también te ahorras la de entrada porque hay acceso preferente para los que presentan el pase.

Te lo pueden enviar a casa, con un coste de 13€. Pero si llegas, como nosotros, a la Gare du Nord la puedes retirar, sin coste, en el Point de retrait Gare du Nord, 18 rue de Dunkerque 75010 París, de lunes a sábado, entre las 9h y las 16h30. El otro punto de recogida se encuentra en Point d’accueil Hôtel de Ville 29 rue de Rivoli 75004 París, todos los días de las 10h a las 18h.

Hay que tener en cuenta que, aunque tengas el Pass, hay museos o monumentos en los que es obligatorio reservar día y hora de entrada. No quiere decir que no puedas entrar después de esa hora, pero solo te reservan el acceso preferente si llegas como máximo, media hora después de la que reservaste. Si no lo haces, tendrás que hacer la misma cola que el resto que ha comprado su entrada en la taquilla.

Mapa con las visitas por días en un viaje de 5 días

 

Día 1 en Paris. Sábado: Montmartre, Arco de Triunfo, Torre Eiffel, el Los Inválidos y el museo Rodin

Dejamos las maletas y desde Hotel Gérando nos dirigimos hacia Montmartre por la Rue de Dunkerque, a la derecha por Blvd M de Rochecchouart, para llegar desde Rue de Steinkerque, después de 5 minutos hasta la Parvis, explanada delantera de la basílica, a la que se asciende por 270 escalones, o en funicular, antes de llegar a La Basilique du Sacré-Cóeur (06:00-22:30h. Gratis; Cúpula 08:30-20:00h may-sep; 09:00-17:00h oct-abr. 8,00€).

Iniciada en el XIX y terminada en el XX, de inspiración Bizantina y romana, para “expiar” los pecados de la Guerra franco-prusiana de 1870. Se puede obtener un audio guía gratuita en diversos idiomas descargable desde Sacre Coeur en español. Hay códigos de QR Translator en la Basílica del Sagrado Corazón (Sacré Coeur) para guiar a los visitantes. Estos códigos proporcionan información del lugar traducida a diferentes idiomas. Acceso WiFi gratuito.

La cola considerable para entrar, pero iba bastante rápida. También había infinidad de puestos de comida callejera en la explanada y en las calles que llegaban hasta la place du Tertre. No sé si por ser sábado o es que era habitual. Pero el ambiente festivo era magnifico. Los precios para ser en la calle me parecieron caros (10/12€ por ración y bebidas entre 5/7€), pero más adelante nos dimos cuenta de que eran los más baratos que íbamos a encontrar.

Dejamos a nuestra espalda, lado derecho, la basílica y llegamos a la Place du Tertre. Antigua plaza de Montmartre. Es el punto más alto de la ciudad. Detrás de la plaza se encuentra el Dalí París. (Lu-do 10:00-18:00h, 13,00€). No entramos.

Hacia el norte, unos 300 metros, está Le Moulin de la Galette. Muy apreciado por los pintores, conoció su momento de gloria cuando Renoir lo pintó, (el baile del Moulin de la Galette), pero inspiró también, entre otros, a Toulouse-Lautrec y Picasso. Situado en una co-propiedad privada, el Moulin de la Galette solo puede verse desde la rue Lepic. Y eso es lo que hicimos.

Ahora bajando nos dirigimos al Café des deux Moullins. ¡Aquí trabajó Amelie! Protagonista de la inolvidable película. Y en apenas 2 minutos llegamos al Moulin Rouge (función diaria. Solo espectáculo 87,00€). Se nos iba de presupuesto. El cabaret más famoso de la Belle Epoque.

Seguimos caminando cuesta abajo 2 minutos, hasta la estación de metro Blanche subimos a 2 Porte Dauphine (Maréchal de Lattre de Tassigny) 8 min (7 paradas) hasta Charles de Gaulle – Étoile.

Nada más salir de la estación tenemos el Arco de Triunfo casi enfrente. Arc de Triumphe (10:00-23:00h abr-sep; hasta 22:30 oct-mar. 13€). Con el París Museum Pass te evitan pasar por taquilla sin necesidad de reserva on line.

50 metros de altura, con unas vistas increíbles de París. Construido en el XIX para conmemorar la victoria de Napoleón en Austerlitz (1805). Nunca lo vio terminado. Pero si pasaron por debajo sus cenizas. Algo es algo. Solo te das cuenta de lo grande que es, cuando estás a sus pies, o en la cima después de subir sus 286 escalones hasta la cima por esa infernal escalera de caracol. Yo resoplaba como un búfalo, haciendo “caravana” detrás de mí. Y Pilar, sonriente, delante, se giraba de vez en cuando, para hacerme el signo del fumador con la mano en la boca.

Al salir del Arco de triunfo caminamos 2 minutos a la parada de bus Ch. de Gaulle – Étoile – Wagram y subimos al 30 (Hopital Europeen Georges Pompidou) 9 min (7 paradas) hasta la parada Tour Eiffel justo enfrente de La Tour Eiffel. (Lu-do 09:30-23:45h; última subida 1h15m antes del cierre. Escaleras 2º piso, 10,70€. Ascensor 2º piso. 17,10€. Ascensor a la cumbre, 26,80€. 2º piso por escaleras y cumbre ascensor, 20,40€).

Parte de la Exposición Universal de 1889. Muy criticada en su momento. Hoy símbolo de París. Compramos, nada más bajar del bus a la derecha, en un quiosco, algo de comida rápida, que no barata. 1 perrito, 1pizza “mini”, patatas fritas y una cola. 32€, casi nada. Y son sentamos a comer en los Champs de Marte. Bueno en la parte que no estaba vallada y revuelta como si fuese un barbecho. Estaba todo de obras patas arriba. Día soleado, sentados en la hierba, y con vistas a la torre, ni tan mal.

Seguimos por los jardines Champ de Marte buscando la Pl. Joffre, donde al frente tenemos la École-Militaire. Se visita durante las Jornadas europeas del patrimonio, el 3er fin de semana de septiembre. Las visitas son gratuitas. Es la actual academia militar de los oficiales de la armada francesa.

Continuamos por la Av. De la Motte-Picquet, unos 800 metros, para llegar a Hótel des Invalides (abr-oct 10:00-18:00h; nov-mar 17:00h. cerrado 1er domingo cada mes. 14,00€). Con el París Museum Pass te evitas la taquilla y sin necesidad de reserva on line. Los restos de Napoleón Bonaparte reposan en la Églesie del Dôme. A estas alturas ya sabemos que Napoleón se quería mucho a sí mismo. Lo hace todo a lo grande. También se encuentra aquí el Musée de l’Armée con la mayor colección del mundo de objetos militares. Si te gusta la historia, y en concreto lo relacionado con la historia militar. Este es tu museo. Es verdad que a los franceses se les va la mano dándole pompa a su resistencia y al ejército de la Francia Libre. Pero La realidad es que su papel fue residual en el devenir de la guerra. Pero obviando ese delirio chovinista. El museo es de diez.

Al lado del Musée de L’Armée se encuentra el Musée Rodin Paris. (Ma-do 10:00-18:30h, 12,00€). Con el París Museum Pass se evitan las colas de taquilla y no es necesaria la reserva on line. Compuesto por una mansión del siglo XVIII y un jardín de esculturas de casi tres hectáreas, el museo alberga muchas de las esculturas de Rodin. La perfecta armonía del jardín de esculturas y el encanto de la arquitectura rococó de su hotel Biron lo convierten en un lugar único en París. Ojo, que aunque indica que cierra a las 18:30 h, como no entres antes de las 18:00h te quedas fuera.

Merienda/cena de un Carrefour express y regreso al hotel desde estación metro Varenne 13 (Saint-Denis-Université) 9 min (6 paradas) hasta Place de Clichy aquí trasbordamos a 2 (Nation) 4 min (3 paradas) hasta Anvers a 100 metros del Hotel Gérando.

Día 2 en Paris. Domingo: Santa Capilla, La Conciergerie, Notre Dame, Institut du Monde Arabe, El Panteón, Jardin du Luxembourg

5 minutos a pie Desde el hotel Gérando hasta la estación de metro Barbès – Rochechouart y subimos a 4 (Bagneux – Lucie Aubrac) 12 min (10 paradas) hasta Saint-Michel Notre-Dame.

Caminamos 4 minutos, cruzando a la Île de la Cité por el Pont Saint-Michel, emblemático puente con vistas a Notre Dame, hasta Sainte Chapelle (abr-sep 09:00-19:00h; oct-mar 17:00h. 11,50€). Hay que reservar franja horaria, on line, aunque lleves el París Museum Pass. Entrada reservada en la página del museo para las 09:30 h. Nosotros llegamos un poco tarde, pero no hubo problema para entrar.

A mediados del siglo XIII, Luís IX mandó edificar la Santa Capilla en pleno corazón de su residencia parisina, el Palacio de la Ciudad. Considerada como un relicario monumental, acogía por aquel entonces la Corona de Espinas de Cristo. Decorada con un conjunto exclusivo de quince vidrieras y una rosa, formando auténticos muros de luces, la Santa Capilla es la cumbre del gótico francés. Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Para mí, con lo monumental que es París, es lo más impresionante que he visto en la ciudad. Si te falta tiempo borra lo que quieras de tu visita a París, pero esto no te lo puedes perder.

A unos pasos está La Conciergerie (lu-do 09:30-18:00h, 11,50€). Hay que reservar franja horaria, on line, aunque lleves el París Museum Pass. Entrada reservada en la página del museo para las 10:30 h. Imponente palacio gótico del siglo XIV. Durante la Revolución francesa fue el centro del terror. Se conserva la celda donde fue encerrada María Antonieta.

A espaldas de la Sainte Chapelle y La Conciergerie se encuentra el Palais de Justice. (Lu-vi 08:30-18:00 h. Gratis). Ocupa una superficie de más de 4 hectáreas y se extiende con sus pisos por más de 200.000 metros cuadrados. En el interior, hay aproximadamente 24 kilómetros de pasillos, 7 000 puertas y más de 3 150 ventanas. Residencia de los reyes de Francia hasta 1358.

Seguimos hacia el extremo occidental de la ille de la Cité llegamos a la Place Dauphine, plaza triangular que es un buen rincón para parar a tomar algo relajadamente. Continuamos hasta el Pont Neuf que curiosamente es el puente más antiguo de París. 1607 inaugurado por Enrique IV. Y en el extremo oeste nos encontramos con la Plaza de Vert-Galant, al lado del puente y con vistas del Louvre y de la orilla derecha.

Volvemos por el lado opuesto de la Île, 10 minutos, en dirección este hasta la Catedral de Cathédrale Notre-Dame de Paris. (Cerrada al público por obras. Programada su reapertura en 2024). Es el corazón de París. También literalmente. Se inició su construcción en 1163. Reconstruida en 1841. En 2019 un incendio destruyó su famosa espiral de 96 metros y parte de la cubierta.

Nos tenemos que conformar con la visita de la Crypte archéologique de l’Île de la Cité. (Ma-do, 10:00-18:00h. 9,00€). Con el París Museum Pass se evitan las colas, aunque no había ese día, de la taquilla sin necesidad de reserva on line. Pero en su página recomiendan reservar. Reservamos a las 11:00h.

Ofrece un panorama sobre la evolución urbana del centro histórico de París. Como el Muelle del puerto de la antigua Lutèce, baños públicos galorromanos, muralla de principios del siglo IV. Cuando nosotros la visitamos había una exposición de Victor Hugo y de la importancia que tuvo la obra del escritor para salvar Notre Dame en el periodo post-revolucionario.

Seguimos hacia el este, con Notre Dame a nuestra espalda, cruzamos el puente de Saint-Louis hacia la Île St-Louis llegamos a Berthillon, la mejor heladería de Francia, o eso dice la guía. Discrepo. Pagar 7€ por dos “mini bolitas” de helado, que no se distingue del que te comerías en la Jijonenca, me parece un atraco. Os recomiendo que vayáis a la “Ramoneta” en la Canyada. Eso sí es helado de verdad, y a menos de la mitad de precio. Aquí mi primer consejo “cuñao”.

Al lado de la heladería timo está la Églesie St-Louis-en-l’Île. (Lu-sa 09:30-13:00h, 14:00-19:30h domingo hasta las 19:00h. Gratis). Preciosa iglesia barroca del XVII en la que destaca un reloj de hierro sobre la entrada de 1741.

Cruzamos el Pont de Sully y enfrente tenemos el Institut du Monde Arabe (ma-vi; 10:00-17:00h, sa-do hasta las 19:00h. 8,00€). Con el París Museum Pass evitas pasar por taquilla y sin necesidad de reserva on line. Un puente cultural entre Francia y el mundo árabe. El Institut du Monde Arabe fue creado en 1987 por Francia y los Estados de la Liga Árabe para promover y difundir la cultura árabe.

Me llamó especialmente la atención la colección de monedas de diferentes épocas. Sentados al sol en las escaleras del Institut improvisamos otro picnic. Tuvimos la suerte de tener buen tiempo los cinco días.

Estamos al lado del Boulevard Saint-Germain para entrar en el Barrio latino, Quartier Latin que sigue siendo el núcleo de la vida académica de París. Desde Bd Saint-Germain en 10 minutos llegamos caminando por la Rue de la Montagne Ste Geneviève hasta el Panteon (abr-sep 10:00-18:30h todos los días; oct-mar 10:00-18:00h todos los días. 11,50€). Con el París Museum Pass se evitan las colas de tener que pasar por taquilla sin necesidad de reserva on line. Pero en su página recomiendan reservar. Reservamos a las 15:00h. Nos saltamos una considerable cola de entrada.

Es el lugar donde reposan los restos de las grandes figuras de la nación. Entre otros, Victor Hugo, Alexandre Dumas, Emile Zola, Voltaire, Rousseau. En origen era una iglesia Neoclásica que no se finalizó hasta 1790. De dimensiones dantescas. Y aquí está el Péndulo de Foucault. ¡Viva Umberto Eco! Si te lo has leído sabrás que el “Código Da Vinci” es su versión de hacendado. Y si no has leído “El péndulo de Foucault”, deberías hacerlo. Aquí mi segundo consejo “cuñao”.

Dejando a nuestra espalda el Panteon y a la derecha la Sorbona por Rue Soufflot llegamos al Jardin du Luxembourg. (Abre entre 7:30 y 8:15 y cierra entre 16:30 y 21:30, según la temporada. Gratis).

Visitas guiadas animadas por uno de los jardineros del Jardin du Luxembourg, generalmente el 1er miércoles de cada mes, de abril a octubre. En su web están los detalles. El encuentro es a las 9.30 h en el jardín, por el lado de la place André Honnorat, delante de las rejas del Observatorio.

Tiene casi 25 hectáreas y amplias terrazas. La fuente de los Medici es una de sus joyas. Pero no me quito de la cabeza que hay demasiada grava y poco verde. Estos jardines rodean el Palaix du Luxembourg. (Solo visita con guía previa reserva) que actualmente alberga al senado francés. Se terminó en 1621 inspirado en el palacio Pitti de Florencia.

Próximo al Palacio está el Musée du Luxembourg. (Solo abre durante las dos exposiciones temporales que hacen al año. 13,00€). En 1750, el Musée du Luxembourg se convirtió en el primer museo francés abierto al público. Ahora, presenta dos exposiciones por año. Los temas son el periodo del Renacimiento en Europa, las relaciones entre arte y poder, así como el papel de París como capital de las artes. Es lo que tiene el chauvinismo francés.

A unos 3 minutos se encuentra la Église Saint-Sulpice. (Lu-do 07:30-19:30h. Gratis). Construida en el siglo XVII, sobre cimientos del siglo XII, la iglesia de Saint-Sulpice es una de las más grandes de París. Es uno de los lugares parisinos donde se sitúa la acción de la novela « El código Da Vinci » de Dan Brown. Los 3 cuadros de Eugène Delacroix de la Chapelle des Saints-Anges están accesibles al público.

A unos 7 minutos, por Rue Bonaparte, en la plaza con el mismo nombre, se encuentra la Église Saint-Germain-des-Prés. (Lu-do 08:00-19:45h. Gratis). Consagrada en 542, aunque el actual templo data del XI. La magnífica nave de la iglesia de Saint-Germain-des-Prés es el único vestigio del arte romano que subsiste en la capital. El coro de la iglesia, en cambio, es de estilo gótico primitivo. No hay que perderse los capiteles góticos del deambulatorio.

Lo que sí que perdí aquí fue la mochila. Había un coro y un organista dando un concierto y se me fue de la cabeza que la había dejado en la silla de al lado. Aunque no me di cuenta que la había olvidado hasta que llegamos a la siguiente parada y me dispuse a sacar los pases para el museo Delacroix. Entré en pánico corriendo por las calles como Robert Langdon hasta llegar a Saint German des Pres. Mi mochila seguía en su sitio, pero la mayoría de la gente que se había dado cuenta de que había una mochila sin dueño en una silla (las iglesias en parís tienen sillas, no bancos corridos) se estaba separando de ella mirándola con cierto temor.

Al verme llegar sofocado, con cara desencajada al principio, y de alivio después al verla, desistieron en su intento de no dejar que me acercase a ella. Mientras me la colgaba al hombro me pareció entender, por sus gestos vehementes mientras se dirigían a mí, que no estaban muy contentos conmigo.

A 3 minutos de la Église Saint-Germain-des-Prés está el Musée National Eugène Delacroix. (Mí-lu 09:30-17:30h. 7,00€). Hay que reservar franja horaria, aunque lleves el París Museum Pass. Reservamos a 17:00h. Aunque no creo que hubiese sido necesario por la escasa afluencia. En su página dice que la colección del museo es la única en el mundo que presenta todas las facetas del talento de Delacroix, que fue pintor, dibujante, grabador y también escritor. A tener en cuenta que su obra más universal, “La libertad guiando al pueblo”, se encuentra en el Louvre. No sé si por el susto que todavía llevaba en el cuerpo, o por lo escaso de la colección, me pareció una visita prescindible si no tienes mucho tiempo.

Nos quedamos por el barrio latino, que estaba muy animado, a tomar algo en una terraza, buscando sitio en una esas pequeñas mesas redondas. Parecía casi una tarea imposible, hasta que en el Café Lola, 1 Rue de Buci, se levantó una pareja y Pilar, de un salto felino, se adelantó a una señora de aspecto nórdico con los pies menos ligeros. Menos mal que la señora no venía de Kriptón porque nos fulminó con la mirada. Los precios como todo en París, sin sentido. Un combinado de granadina, con no sé qué, para Pilar, 14€. Y un café frappe, que no era otra cosa que un café del tiempo (con hielo), para mí, por 7€.

Caminamos 3 minutos hasta la estación de metro Odeon y subimos a 4 (Porte de Clignancourt) 14 min (11 paradas) hasta Barbès – Rochechouart. Después caminamos unos 5 minutos para llegar al hotel Gérando, donde tomamos, de nuevo, una cena fría comprada en supermercado.

Día 3 en Paris. Lunes: Louvre, Musée de l’Orangerie, Concordia, La Madeleine, Lafayette y Pompidou

Desde el hotel Gérando caminamos 5 minutos hasta la estación de metro Poissonnière y subimos a 7 (Mairie D’ivry, Villejuif-Louis Aragon) 7 min (5 paradas) hasta Palais-Royal – Musée du Louvre.

Enfrente tenemos el Musée du Louvre (09:00-18:00h lu, ju, sá y do; 09:00-21:45h mí y vi; cerrado ma, festivos. 17,00€). Hay que reservar franja horaria, on line, aunque lleves el París Museum Pass. Entrada reservada en la página del museo para las 10:00 h.

Según donde leas, tiene desde 35.000 a 350.000 piezas de incalculable valor. Haría falta varias semanas para verlo al completo. Nos centramos en los “hit parade”. Como el Código de Hammurabi (sala 3, planta baja, ala Richelieu). La estatua sedente de Ramsés II (sala 12, planta baja, ala Sully). La Venus de Milo (sala 345, planta baja, ala Sully). El escriba sentado (sala 635, 1er piso, ala Sully). La Victoria de Samotracia (sala 703, escalera daru, 1er piso, Ala Denon). La Gioconda (Sala 711, 1er piso, Ala Denon). La consagración del Emperador Napoleón I (David), La balsa de la Medusa (Gericault), La gran odalisca (Ingres) y La libertad guiando al pueblo (Delacroix) se encuentran en las salas 700 en adelante del 1er piso del ala Denon. Terminamos con la Encajera de Vermmer (sala 837, 2ª planta, ala Richelieu).

Por el recorrido, de casi tres horas, para encontrar las obras te tropezabas con otras que llamarán tu atención, pero es inabarcable en tan poco tiempo.

Salimos del Louvre y nos dirigimos hacia el oeste por la Rue de Rivoli. Esta gran calle une el Museo del Louvre con los Campos Elíseos. Pasamos por el Musée des Arst Décoratifs. (Ma-do 11:00-18:00h. 14,00€) sin detenernos en él porque cierra los lunes. No nos llegó el tiempo para acoplarlo a otro día.

A unos 9 minutos del Louvre está el Jardin des Tuileries. (7:30-19:30h, desde el último domingo de Septiembre hasta el último domingo de marzo. De 7:00-21:00 h, de último domingo de marzo a último sábado de septiembre. Gratis).

Lleva su nombre a causa de la fábrica de tejas que existía en el lugar donde la reina Catherine de Médicis hizo edificar el Palais des Tuileries en el año 1564, hoy en día desaparecido. El famoso jardinero del rey, André Le Nôtre, le dio su actual aspecto de jardín a la francesa a partir del año 1664. Me sigue pareciendo que hay mucha gravilla y poco verde en los jardines a la francesa.

El jardín, que separa el Musée du Louvre de la place de la Concorde, es un lugar de paseo para parisinos y turistas, y se puede ver estatuas de Maillol, otras de Rodin o de Giacometti. En su extremo se encuentra el estanque hexagonal y el Musée de l’Orangerie. (Mí-lu 09:00-18:00h. 12,50€) Hay que reservar franja horaria, on line, aunque lleves el París Museum Pass. Reserva a las 13:30h. Famoso por los oleos gigantes de Monet. Pero también hay obras de Cezzane, Picasso, Renoir y Modigliani.

No nos comimos unos bocadillos en el bar del museo porque los precios nos parecieron abusivos, así que nos fuimos a las dos terrazas que hay en los jardines. La dos con precios todavía más abusivos. Cuando ya nos resignábamos al Carrefour de todos los días, vimos, al final de los jardines, justo en la puerta a la derecha, antes de llegar a la Place de la concorde, Rosa Bonheur la Crêperie. Era un autoservicio, con precios más caros que los del bar del museo, pero no íbamos a caminar más. Estábamos hambrientos y bastante cansados. Dos sándwich Croque-Monsieur, que no deja de ser un mixto con queso gratinado, a 12,50€ cada uno, y 4€ cada Coca-Cola. Otro atraco.

Nada más salir del Jardin de las Tullerias nos encontramos en la Place de la Concorde. Enorme, de forma octogonal. Su estatua de Luis XV fue sustituida por una guillotina en la que fueron ejecutados Luis XVI y María Antonieta. El Obelisque central, tiene 23 metros, procedente de Luxor, regalo de Egipto.

En la misma plaza se encuentra el Hôtel de la Marine. Desde la Revolución Francesa hasta 2015, ​ fue la sede administrativa de la Marina Francesa. Bajo el Segundo Imperio, los salones oficiales que dan a la Place de la Concorde fueron redecorados en un pomposo estilo neobarroco apto para la celebración de bailes y recepciones. Hay que reservar franja horaria, on line, aunque lleves el París Museum Pass. Reserva a las 16:30h. Llegamos antes, pero no nos pusieron problemas en la entrada.

Dejando el obelisco a nuestra espalda caminamos 7 minutos hasta la Place de la Madeleine. Aquí se encuentran históricos restaurantes y distinguidos lugares, con escaparates que rivalizan de elegancia. La plaza está dominada por la imponente Église de la Madeleine. (Lu-do 09:30-19:00h. gratis), de estilo clásico. Su aspecto de templo griego, sin cruz ni campanario, es poco común en la arquitectura religiosa. En su interior, además de las esculturas y las pinturas, no hay que perderse el célebre mosaico de estilo bizantino, compuesto por Charles-Joseph Lameire.

Seguimos por la Rue de Sèze, a la izquierda por el Bd des Capucines y enseguida de nuevo a la izquierda por Rue Scribe para llegar en 8 minutos a la Opéra National de Paris – Palais Garnier. (10:00-17:00h todos los días; hasta las 19:00h med jul-med sep. 12,00€). Pero es mejor consultar el calendario de cierres excepcionales. Con gran variedad de estilos, desde el clásico hasta el barroco. Llegamos tarde, no pudimos entrar.

Detrás de la ópera, cruzando el Bd Haussmann están las Galeries Lafayette. (lu-sa 10:00-20:00h, do 11:00-20:00h. Unos grandes almacenes que abrieron en 1894, rematados con una fabulosa cúpula de hierro y acero. Tiene un buen supermercado y estupendas vistas desde la séptima planta. Arrancamos de nuevo, de espaldas a las galerías, y dejando a nuestra derecha la ópera, nos dirigimos hacia la Rue du 4 septembre cruzando a la derecha en Rue Vivienne para, 15 minutos después, llegar a las Galerie Colbert y Galerie Vivienne. (10:00-20:00h todos los días). Dos magníficos soportales del XIX que albergan tiendas, cafés, aulas para estudiantes.

Al salir de Vivienne, justo a la izquierda está la parada de bus Mairie du 2ème, nos subimos al 29 (Porte de Montempoivre) 12 min (6 paradas) bajamos en la parada Centre Georges Pompidou justo enfrente del Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou, conocido como Centre Pompidou. (11:00-21:00h mi-lu, 23:00h ju. 14,00€). Con el París Museum Pass se evitan las colas de tener que pasar por taquilla sin necesidad de reserva on line. Había un acceso exclusiva para el París pass Museum, con lo que nos ahorramos un buen tiempo de espera viendo las filas de gente que había. Ten en cuenta que no da acceso a las salas 3 y 4.

Es uno de los ejemplos de arquitectura moderna más famosos del mundo. Inaugurado en 1977 su idea era la de “volver del revés” al edificio. Aquí se encuentra la colección del Musée National d’Art Moderne, la mayor de Europa, con obras de Picasso, Matisse, Chagall, Kandinsky, Kahlo, Warhol, Pollock, etc, un cine, librería, tiendas y espacios para representaciones.

A Pilar se le acabó la paciencia cuando se quedó mirando un cuadro de Miró titulado “retrato de bailarina” en el que sobre un fondo blanco, lo único que había era una pluma sujeta con una aguja de pelo pinchando un corcho. Me agarró de la mano y me dijo: “ala, ya está bien, a cenar”.

Cenamos enfrente del centre Pompidou en el Restaurant Beau Bourg, 5 Pl. Edmond Michelet. En realidad era un Kebab que hacía de todo, pizza, crepe, tacos, Burger, pasta, falafel. Pero por 22€ nos tomamos dos crepe salado de dos ingredientes, y dos medias pintas. Calidad floja, tirando a muy floja.

Después de un paseo por la animada zona de Marais llegamos a la parada de bus Bourse de Commerce. Subimos al 85 (Saint-Ouen – Les Docks) 10 min (7 paradas) hasta Condorcet – Trudaine a 200 metros del Hotel Gérando.

Día 4 en Paris. Martes: Versalles, Musée d’Orsay, Bateaux Parisiens y La Tour Eiffel.

Desde el hotel Gérando caminamos 5 minutos hasta la estación del metro Barbès – Rochechouart y subimos (9:06/9:22/9:36h.) a 4 (Bagneux – Lucie Aubrac) 12 min (10 paradas) hasta Saint-Michel Notre-Dame. Caminamos unos 4 minutos hasta la estación de tren RER Saint-Michel Notre-Dame y subimos al C (Vity) 37 min (13 paradas) hasta Versailles Château Rive Gauche (3,60€/trayecto) a 300 metros de la entrada del Château de Versailles, Palacio de Versalles. (Abr-oct 09:00-18:30h ma-do; nov-mar 09:00-17:30h ma-do. Jardines 07:00-23:30h, inv. 08:00-18:00h. 27,00€). Hay que reservar franja horaria, on line, aunque lleves el París Museum Pass. Entrada reservada en la página del museo para las 10:30 h.

Se comenzó en 1664 por Luis XIV. Tiene una fachada de 580 metros de largo, y cuenta con 700 habitaciones. En él destaca la Galerie des Glaces, Galeria de los espejos salón de baile de 75 metros de largo, y los Grandes apartamentos del Rey y la Reina que eran los aposentos privados de Luis XV y Luis XVI.

En mi opinión, si dispones poco tiempo y has visitado el Palacio Real de Madrid, te puedes ahorrar el palacio Versalles. No porque este último y espectacular palacio no merezca una visita, sino porque te parecerá que ya lo has visto en Madrid. Pero el castizo es todavía más grande (casi el doble) y lujoso. Tercer consejo “cuñao”.

Los jardines y parques que lo rodean tienen 900 Ha. Y son, en mi opinión, lo mejor de la visita. Aquí había menos gravilla y más verde. Muy bien.

Volvemos a la estación Versailles Château Rive Gauche y subimos de nuevo al tren RER C (Versailles Chantiers) 33 min (12 paradas) hasta Musée d’Orsay justo enfrente del Musée d’Orsay. (09:30-18:00h ma-do; 21:45h ju. 16,00€). Con el París Museum Pass no pasas por taquilla y tampoco hay que reservar horario. Con el acceso preferente nos ahorramos una cola considerable.

Es una antigua estación de tren convertida en museo que alberga una gran colección de obras impresionistas y posimpresionista, de Van Gogh, Manet, Monet, Degas, Toulouse-Lautrec, Renoir, Gauguin. También Art nouvau.

Mis pies ya no podían más, y creo que Pilar se quería vengar de tanto museo e iglesias. Cuando le dije que nos fuésemos a comer, pareció realmente interesada en los muebles art nouveau. Dignos de la casa de la familia Adams. No dejó de ver con atención desmedida cualquier mueble, silla, cabecero, cama, mesa, escritorio, perchero, armario, que pasó por delante de sus ojos. Cedió ante mis suplicas y nos fuimos a comer.

A unos 400 metros del museo está el café-bar L’Espérance, 36 Rue de l’Université. Tenía la formula mediodía de entrante + plato, o plato + postre por 18,50€. Poulet roti (pollo) con puré y tiramisú para mí, y quiche con patatas y tarta de manzana, para Pilar. Claro, a esto le añades una cerveza por 3,90€ y una cola por 4,70€, y suman 45,60€. Pero estaba todo muy rico, postre casero, y trato amable de la propietaria.

Al salir volvemos a la estación de tren RER Musée d’Orsay y subimos de nuevo a C (Saint-Quentin en Yvelines – Montigny-Le-Bretonneux) 7 min (3 paradas) hasta Champ de Mars Eiffel Tower y caminamos 4 minutos hasta Port de la Bourdonnais donde subimos al barco Bateaux Parisiens (16,00€ en civitatis por adelantado). Pero también lo puedes comprar en la página del Bateaux al mismo precio. Sale cada hora, pero es recomendable llegar 20 minutos antes, para subir de los primeros y sentarte arriba, en la parte delantera.

El itinerario comienza a los pies de la Torre Eiffel. Navega durante una hora por el río Sena hasta la Isla Saint Louis, regresando después al punto de partida. Durante el trayecto pasamos por Los Inválidos, el Parlamento, el Museo de Orsay, Notre Dame, el Louvre, el Gran Palais, y bajo los puentes más conocidos de París.

Terminado el paseo en barco bajamos en Port de la Bourdonnais y por el Quai Branly, hacia la Avd. De la Bourdonnais, a unos 200 metros, hay un Franprix, 11 Av. de la Bourdonnais, donde compramos comida para hacer un picnic en los campos de Marte antes de que se haga la hora de subir a la torre. Cenamos sentados en la hierba viendo cómo se iluminaba la, según Pilar, torre de alta tensión gigante. Un gran momento en el que brindamos por nuestro 4º aniversario.

Con pocas ganas de subir escalones me fui remoloneando a La Tour Eiffel. Tiene dos accesos y salidas. Nos dirigimos al más cercano. La Entrée 2 por Allée Jean Paulhan. Habíamos comprado las entradas hasta el 2º piso por las escaleras (10,70€ por persona) para las 21:00h. No quedaban en la página entradas para subir por ascensor. Craso error. Si sois personas de bien, de mediana edad, o más edad, sedentarios y fumadores, no subáis, nunca, después de cenar, o antes, da igual. Hacerlo con ascensor.

Otro consejo “cuñao”. Los 674 escalones son muchos escalones. Leeréis que la recompensa final merece el esfuerzo. No lo puedo confirmar, porque no llegué al segundo piso. En el primero decidí que una retirada a tiempo era una victoria.

Al Salir, entre el Sena y la torre, está la parada de Bus Torre Eiffel. Subimos al 30 (Pigalle) 28 min (17 paradas) hasta Pigalle. Después caminamos unos 8 minutos para llegar al hotel Gérando.

Día 5 en Paris. Miércoles: Free tour en Paris y Montparnasse

Ultimo día, desayunamos en el hotel, como los días anteriores. Hacemos el check out y nos guardan las maletas hasta la tarde.

Desde el hotel Gérando caminamos 5 minutos hasta la estación del metro Barbès – Rochechouart y subimos a 4 (Bagneux – Lucie Aubrac) 9 min (9 paradas) hasta Châtelet. Caminamos 7 minutos hasta Place de l’Hôtel-de-Ville, justo a la salida 5 del metro con el mismo nombre, donde iniciamos un free tour con Civitatis.

Ya sé que lo normal es hacerlo al principio, pero a mí me gusta hacerlo al final, si se puede. Te da otro punto de vista de lo que ya has visitado. O recomiendan cosas que no has hecho, para que te quedes con ganas de más.

Desde el ayuntamiento, cruzamos el río Sena para dirigirnos hasta la île de la Cité, donde vemos la fachada de la famosa catedral de Notre-Dame.

En esta céntrica isla sobre el río Sena también vemos desde el exterior otros monumentos como la Sainte-Chapelle, los edificios de La Conciergerie y del Palacio de Justicia y el Pont Nuef.

Siguiendo por la ribera del Sena, pasamos por el Pont des Arts y nos dirigimos hacia la explanada del Museo del Louvre para admirar la arquitectura exterior de este palacio. Nos hablaron además de algunos personajes ilustres, como el famoso Rey Sol o Napoleón Bonaparte, entre otros.

Seguimos el recorrido en los jardines de las Tullerias, donde vemos el Arco del Triunfo del Carrusel. Además, nos contaron algunas curiosidades sobre la Revolución Francesa y sobre otros hitos que marcaron la historia del país galo.

Finalizado el free tour comemos en Rivoli.fr Self Service Tuileries, Rue de Rivoli, con cierta prevención porque era recomendación de la guía del free tour, pero fue un acierto. El menú incluía ensalada, un plato principal, postre, bebida y pan, por 16€ y muy cerca del Louvre. Personal amable y baño limpio. Relación calidad-precio me pareció excelente.

Caminamos 7 minutos hasta la estación de metro Concorde y subimos al 12 (Mairie D’issy) 9 min (7 paradas) hasta Montparnasse

Prácticamente enfrente tenemos la Tour Montparnasse. (09:30-23:30h; invierno hasta 22:30h. 17€) Una torre con 210 metros de altura que ofrece unas panorámicas espectaculares de la ciudad, sin heroicidades teniendo que subir centenares de escalones. En el último piso de la torre se encuentra el restaurante “Le Ciel de París”. Mirarlo de lejos, por si os cobran por acercaos.

Casi al lado de la torre se encuentra el Cimentière du Montparnasse, donde, entre otros, están enterrados Simon de Beauvoir, Jean Paul Sartre, Boudelaire y Samuel Beckett. Puede parecer raro, pero pasear por este cementerio es agradable y relajante. Era llamativo ver a una gran cantidad de ancianos franceses visitando las tumbas con su guía en la mano. Como vi a unos cuantos rodeando una tumba con muchas flores, no puede evitar acercarme a mirar. Una amable señora me dijo, al ver mi interés, que era la tumba de Serge Gainsborourg. Disimulé mi ignorancia e hice una exclamación de sorpresa. Como la señora estaba encantada por mi reacción se vino arriba y me señalo la tumba de Jacques Chirac. No tuve más remedio que acercarme donde descansaban los restos del expresidente de la República Francesa. La señora seguía, con mirada atenta, mis movimientos y no tuve más remedio que plantarme delante de la tumba y hacer una pequeña reverencia, que fue premiada con una sonrisa de mi cómplice señora. Cuando parecía que se iba a convertir en nuestra guía improvisada del cementerio, Pilar me agarra de la mano diciendo “vamos a por un Crepe”. De nada sirvió mi tímida queja de que todavía no tenía hambre, ni la mirada de esa entrañable anciana que parecía encantada como anfitriona del cementerio.

Regresamos en dirección a la tour y nos dirigimos a la Rue de Montparnasse llena de Creperías. Pero Pilar quería ir a la más famosa, La Crêperie de Josselin en el nº 67. Suele tener largas colas, pero ya era demasiado tarde para comer, y un poco pronto para merendar. Así que nos pudimos sentar en la terraza. Por 9€ te tomas un crepe que te “asienta” el cuerpo para todo el día. Pilar tomó el de nutella con chantillí, y yo miré, mientras bebía un vaso de agua de grifo, como lo hizo desaparecer en escasos minutos.

Un paseo por las calles aledañas y emprendemos regreso caminando unos 5 minutos hasta la estación de metro Montparnasse y subimos a 4 (Porte de Clignancourt) 18 min (15 paradas) hasta Barbès- Rochechouart. Caminamos 4 minutos hasta el hotel Gérando para recoger las maletas y de nuevo a pie, los últimos 10 minutos en París, por Rue de Dunkerque hasta la Estación de tren París Norte Gare du Nord. Dentro de la estación seguimos las indicaciones en azul RER voice 43 y Subimos al tren RER B (Aéroport CDG – Terminal 2 TGV) 35 min hasta Aéroport CDG (Terminal 2) Gare Aéroport CDG2 TGV. Vuelo en hora a las 21:00h. Fin de esta bonita escapada. Gracias Pilar por aguantarme estos 4 años. Eres muy paciente.

¿Buscando más información para tu viaje a Paris?

Responsable: José Luís Bauset +info
Finalidad: Compartir recomendaciones de viaje. +info
Legitimación: Consentimiento del interesado. +info
Derechos: Tiene derecho a acceder rectificar y suprimir los datos. +info
Información adicional: +info

¿Te ha gustado nuestro post? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

1 comentario en “Ruta por lo mejor de París en 5 días. Lo imprescindible y más allá”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes lo que necesitas para viajar?

KITCASSE

Te enviamos el kit de viaje personalizado a tu destino

Te ayudamos con tu viaje

Ser Viajéfilo tiene muchas ventajas,
haz tus reservas con nosotros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio