Print Friendly, PDF & Email

Visitar Indonesia brinda una oportunidad que no se puede dejar escapar : sumergirse en una de las últimas grandes selvas tropicales del planeta donde se refugian casi todos los orangutanes que quedan en el mundo, en el Parque Nacional de Tanjung Puting, en Kalimantan, isla de Borneo.  Existen multitud de agencias via internet que te organizan la visita a medida, aunque otra opción, sobre todo si se viaja con tiempo, es contactar con empresas locales y comparar precios in situ.  Una de ellas es Family Tour and Travel (www.bestborneotour.com),  con la que contactamos antes de nuestra llegada y con la que finalmente realizamos el ” Orangutan Tour”. Lo organizan todo, incluidos los vuelos con las compañías indonesias  que  en muchas ocasiones no se pueden comprar por internet.  Así que por 1.800.000 Rupias Indonesias (unos 150 euros por persona) 3 días de tour con todo incluido, entrada al parque y vuelos de ida-vuelta Bajamarsin-Pangkalan Bun. El punto de partida, la ciudad de Banjarmasin, al sureste de Borneo, desde donde parte el vuelo hasta Pangkalan Bun, cercano al parque…Bueno, a continuación os detallo  nuestra experiencia:

Primer Dia: Banjarmasin. A las 5 de la madrugada, acompañados por nuestro guía, abandonamos el hotel (Perdana Hotel) para llegar en pocos minutos hasta la orilla del río Martapura. A bordo de una pequeña embarcación a motor, comenzamos a surcar las marronáceas aguas de este río y sus canales. Al  amanecer, y con las primeras luces del alba llegamos a uno de los coloridos mercados flotantes, donde se van uniendo cada vez más piraguas cargadas de jugosos frutos con los que comerciar. Y qué mejor que disfrutar de este espectáculo con un buen café y una banana frita, sevida por uno de los tantos warung (restaurante)  flotantes que surcan estas aguas en medio de este trasiego de mercancías. Y al regresar de nuevo por los canales podemos ver cómo amanecen las gentes que habitan en sus orillas, se asean, lavan sus ropas,  juegan…., nos sonríen.

Banjarmasin-Pangkalan Bun- Kumai. Sobre las 10 de la mañana tomamos el vuelo que cubre el trayecto entre Banjamarsin y Pangkalan Bun, con la compañía KalStar, la única que realiza este recorrido. Se trata de un avión pequeño, de los de hélices,  que realiza incluso una parada a mitad de trayecto en el aeropuerto de Sampit, donde suben unos y bajan otros pasajeros, para después continuar con el vuelo. En poco más de una hora llegamos a la ciudad de Pangkalan Bun, cercana al mar, en la zona de Kalimantán central. En el aeropuerto nos espera Hasar, nuestro guía en esta aventura. Tomamos taxi y llegamos al puerto de Kumai, a orillas del río del mismo nombre, para instalarnos en la que será nuestra casa en los próximos 3 días, un Klotok (pequeña embarcación a motor, denominada así por el ruído que hace el mismo) que hará las veces de taxi acuático, restaurante y hotel…, y en la que viajamos acompañados de  guía, una cocinera y dos tripulantes. Esta es la única manera de visitar el Parque Nacional de Tanjung Puting.

Tras una corta navegación por el río Sekonyer  llegamos al primero de los tres campamentos donde nos detendremos para ver a los orangutanes: Tanjung Harapan. En estos campamentos se les alimenta una vez al día y , en teoría, los que acuden son los que han sido liberados desde las plataformas de conservación. Para la recuperación de esta especie de simios se ha llevado a cabo, desde 1971, una práctica que consiste en entrenar a los orangutanes huérfanos o que previamente habían  estado cautivos a vivir en libertad. Pero el problema es que los vínculos entre los cuidadores y los orangutanes se hacen demasiado estrechos y nunca llegan a ser completamente salvajes.  Tras atracar con nuestro klotok damos un breve paseo por la selva hasta que comienzan a aparecer poco a poco estos grandes simios, con su pelo rojizo y sus caras tan expresivas. Nos quedamos embelesados viendo cómo se mueven, cómo trepan a los árboles y se balancean con las lianas…, parecen tan humanos.

Está atardeciendo y regresamos al klotok para navegar con la puesta de sol por el río Sekonyer entre manglares…Después cena a bordo y a dormir en cubierta…Un día muy intenso.

Segundo día: A las 5.30 amanece y nos despiertan los sonidos de la selva: aves, gibones, macacos, monos narigudos, y un sinfín de animalitos. Desayuno suculento y navegación hasta el segundo de los campamentos, Podok Tangüi, una nueva ocasión de ver en acción a estos parientes nuestros a los que nos parecemos tanto (somos similares geneticamente un 95%).  Más tarde alcanzamos el tercero  de los campamamentos, el de Camp Leakey, donde los vemos por última vez. Segunda de las noches en el klotok, y esta vez con tormenta.

Tercer día: Último día de navegación con visita a un pequeño poblado de la zona, Tanjung Harapan Village, donde tomamos contacto con sus sonrientes gentes… Nos despedimos de la espesa vegetación, del río, de los orangutanes… Sencillamente, una experiencia alucinante.

4 Comentarios
  1. sonia 2 años

    Hola a todos! Sois muchos los que buscáis información acerca del tour de orangutanes de Borneo, como hice yo unos meses cuando estuve preparando mi viaje a Indonesia. Comentaros que se trata de un tour que tenéis que contratar con una de las múltiples agencias que lo ofrecen, puesto que no se puede hacer por libre. Son parques naturales y el acceso lo controlan así. Yo contraté el tour privado (sólo yo y mi pareja en el barco) para 2 noches por 500e los dos con la agencia come2indonesia, cuyo dueño es canario. Voy a contaros mi PÉSIMA EXPERIENCIA. Por un lado, tuve mala suerte porque mi vuelo a Pangkalanbun se retraso 8 horas y perdí todo un día de tour. No se os ocurra volar con trigana, porque el servicio es lamentable y prácticamente la totalidad de sus vuelos tienen retrasos. Por otro lado, contaros que no pude dormir la primera noche en el klotok, porque tenía dos hermosas ratas al lado mi colchón, cosa que no era de extrañar debido a las condiciones higiénicas totalmente deficientes del barco. Avisé al guía a las 3 de la mañana y me dijo que era totalmente normal por estar en la selva, pero obviamente todos somos conscientes de las enfermedades que transmiten estos animales y no pude cerrar el ojo. Pedí que nos cambiaran de barco pero el guía se reía diciendo que había que adaptarse. A la mañana siguiente, por fin pude pasear por la selva e ir a los campamentos base (donde llaman a los orangutanes a comer plátanos detrás de una cuerda a modo de zoológico totalmente). El día transcurrió con normalidad a pesar de mi cansancio por no haber podido dormir pero cuando volvimos al barco, mi pareja se metió en la ducha y el guía aprovechó para pedirme una foto con él. Hasta ahí me pareció normal, pero luego me pidió que le diera un beso en la boca a lo que obviamente me negué y me estiró de la mano varias veces diciendo que eso a las españolas nos debería dar igual. Podéis imaginaros lo incómoda que me hizo sentir, en una barco de apenas 3 o 4 metros en los que no puedes huir a ninguna parte. Cuando mi pareja salió del baño se lo conté y lo primero que hizo Rudi el guía fue decir que no era cierto. Luego pidió perdón, pero le dijimos que nos llevara a un hotel porque la situación era realmente tensa e incómoda. Escribí a Norberto, a los pocos días para contarle la situación y me dijo que le parecía increíble y que en 10 días me diría que determinación tomar con el guía y con la situación. Pues bien, dado que no recibí noticias suyas le volví a escribir y su respuesta fue que me devolvía la noche de hotel, pero que sentía lo de las ratas aunque le parecía muy extraño (soy veterinaria y sé distinguir especies más que de sobra) y que lo del guía fue porque en Indonesia es muy liberal y yo no debía haber aceptado la foto con él y que haberlo denunciado a la policía. Contada mi experiencia cada uno que juzgue si quiere o no contratar el tour con ellos. Desde luego yo estoy mirando como denunciar el tema a la embajada, porque me parece un trato intolerable.

    • Muchas gracias por compartir tu experiencia en nuestra red, creo que ese tipo de situaciones deben ser denunciables a todos los niveles, y los blogs tenemos la suerte de poder publicar esas desagradables realidades. Por suerte nosotros no tuvimos ningún problema, hace ya muchos años y supongo que no era tan visitado. El PN nos fascino y todavía lo seguimos recordando cuando alguien nos pregunta por algún viaje especial. Siento mucho lo que te ocurrió, me parece denigrante.

  2. Gynxa 6 años

    Me gustan estos “animalitos” …

  3. Sin duda un rinconcito del planeta al que a pesar de muchas dificultades merece la pena llegar, realmente sentirte en lugares donde disfrutas tan de cerca la naturaleza virgen es cada vez más difícil desgraciadamente, y tal vez, sólo tal vez, una oportunidad única en la vida…

Deja un comentario

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2017 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas