Fin de semana especial en Sierra Espuña

Print Friendly

Para nosotros ha sido un auténtico descubrimiento lo que os vamos a contar. Sierra Espuña es un Parque Natural y uno de los pocos pulmones verdes que tenemos aún en la Región de Murcia. Depende por donde accedas a la Sierra te vas encontrando con distintos espacios en ella, visitables y bonitos. Este fin de semana ha tocado El Berro.

El Berro es una pequeña pedanía de Alhama de Murcia, a 15 km de distancia de la misma, el único pueblo que se encuentra dentro del Parque Natural de Sierra Espuña. Son tres calles, una ermita, un mirador con un Sagrado Corazón, un camping, dos bares/restaurantes, un horno-panadería tradicional, una tienda de comestibles, una hospedería y….. mucho encanto. La carretera que une estas dos localidades es estrecha, de montaña y en la que se puede ver la aridez de las montañas de Gebas a nuestra derecha.

Mucho encanto porque creo que es de los pocos pueblos de la Región de Murcia que luchan por conseguir un turismo de calidad, un turismo sostenible y con la clara idea de mantener lo autóctono y lo que da identidad a esta Región. Así, Carmen la panadera, nos enseñó como hace el pan, la masa madre, el empleo de harinas ecológicas, nos dio a probar su pan y sus dulces de toda la vida. En el restaurante Parras pudimos comprar nueces del campo de nogales que tiene su dueño en la zona de Leyva, “pequeñas porque llovió poco el año pasado” pero exquisitas de sabor.

Nos alojamos en la Hospedería Bajo el Cejo. Un lugar precioso, cuidado hasta en los más mínimos detalles tanto en sus 13 habitaciones, en sus normas de estancia, en su salón, en la atención que te dispensan en todo momento, en las habitaciones y baño, en la decoración de las estancias y terrazas, en los desayunos y cenas que te sirven, en donde se cuida dar un menú creativo y de calidad con productos de cercanía, incluso con los que ellos mismos elaboran de su huerta: mermeladas, higos secos caseros, ensaladas, zumos, etc. Sus dueños, Andrés y Rosa, son dos personas muy amables, tranquilas, que emanan paz y sosiego. Es de agradecer que en ningún lugar de la hospedería haya televisiones ni radios, con lo que los sonidos son: silencio, alguna música bajita y agradable, los trinos de los pájaros. En cambio, sí hay muchos espacios para sentarse a ver paisaje, a leer, a hablar,… Un remanso de paz para los sentidos. Está situada debajo de un cejo, frente a una pared rocosa espectacular y una ladera aterrazada de huerta.

En la hospedería no existe servicio de comedor para mediodía, pudiéndose acudir a cualquiera de los restaurantes del Berro: Parras y Sierra Espuña, de cocina tradicional, de muy buena calidad y raciones abundantes y servicio amable, simpático y competente, y además, personas jóvenes.

El paisaje de la zona es así, muy bonito, rodeado de montañas de más de 1000 metros de altura. Pueden hacerse diversas actividades: senderismo (existen rutas marcadas y no demasiado complicadas ni largas), avistamiento de aves, rutas en bicicleta, …. Y sobre todo, estar tranquilo, leer, pasear y comer estupendamente.

Si os queréis relajar, disfrutar y cambiar de aires no dejéis de disfrutar de este lugar.

Viajefilos en el Berro 001
Viajefilos en el Berro 002
Viajefilos en el Berro 004
Viajefilos en el Berro 005

Viajefilos en el Berro 006
Viajefilos en el Berro 007
Viajefilos en el Berro 008
Viajefilos en el Berro 009
0 Comentarios

Deja un comentario

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2017 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas