Print Friendly

Postal-Raquel-UbedaLejos de escribir sobre paraísos exóticos ubicados a miles de kilómetros, seré la encargada de enseñaros mi particular paraíso interior. Es un gran reto para mí hacer una entrada en uno de los blogs de viajes más interesantes e importantes que actualmente podemos encontrar en la red. Me costó decidirme, pero ¿quién mejor que una ubetense para mostrar a los viajefilos esta increíble ciudad? Y sí, he dicho ubetense, ni ubedense ni ubedeña… ubetense ;-). Así nos hacemos llamar los autóctonos de una de las mayores regiones productoras de aceite de oliva de nuestro país.

Y es que la provincia de Jaén es conocida como la capital mundial del aceite de oliva, por ser el lugar con la mayor concentración de olivos y producción oleícola del mundo. Es por esto que en nuestro viaje hacia la “Ciudad de los Cerros”, nos encontramos con un campo de olivos que marcan la entrada inminente en la provincia.

Junto a la ciudad vecina de Baeza, Úbeda fue declarada en 2003 Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco, merecido título para las dos ciudades que conservan en excelente estado edificios, palacetes, conventos e iglesias de estilo predominantemente renacentista.

CÓMO LLEGAR

Hasta Úbeda en coche

Para quien decida llegar a Úbeda y a Baeza en coche, tenéis que saber que ambas ciudades –las cuales se encuentran a una distancia de ocho kilómetros– están muy bien comunicadas por carretera.

Si vienes desde el Norte, tienes que coger la autovía A-4 hasta Bailén y después la carretera nacional N-322 hasta Úbeda. Hay 40 kilómetros de distancia, unos treinta minutos. Desde Úbeda puedes ir a Baeza cogiendo la N-316 en dirección Jaén. También, si quieres visitar primero Baeza puedes hacerlo tomando la salida de Ibros (A-6101).

Si vienes desde el Sur, en concreto desde Granada o Jaén, la autovía A-44 y la carretera nacional A-316 conecta con Baeza, primero, y con Úbeda, después. Desde Almería, hay que coger la autovía A-92 hasta Guadix y luego la A-401 hasta Úbeda y de ahí a Baeza.

Desde el Este –Murcia, Comunidad Valenciana y Cataluña–, puedes coger la autovía A-7 o también pasar por Albacete, pero ésta última es carretera nacional. Si vienes desde Albacete, tendrás que coger la N-322.

Desde el Oeste, toma la autovía A-4 hasta Bailén y desde allí la carretera nacional N-322 hasta Úbeda. Y de ahí a Baeza o desviarte antes en Ibros (A-6101) o La Yedra (Ja-4109).

Tienes que tener en cuenta que Úbeda y Baeza se encuentran muy cerca de la Sierra de Cazorla, de la de Segura y de la de las Villas. Por eso, puedes aprovechar tu visita a ambas ciudades para ver estos paisajes naturales.

Hasta Úbeda en tren

Aunque Úbeda y Baeza no cuentan con una estación de tren propia, existe la de Linares-Baeza que está próxima a ambas localidades, aproximadamente a unos veinte minutos en coche. A ella, llegan trenes procedentes de distintos lugares. Para más información de rutas, horarios y precios consultar en la web de Renfe o en los teléfonos 953650202 y 902240202.

Mapa turismo Ubeda

UN POCO DE HISTORIA 

Las ciudades de Úbeda y Baeza no sólo comparten el título de Patrimonio de la Humanidad, reconocido por la UNESCO el 3 de julio de 2003, sino que también comparten un legado histórico, cultural y artístico único en toda España.

Será durante el siglo XVI cuando estas dos ciudades vivan su época de máximo esplendor debido a su excelente red de comunicaciones, a su extensa jurisdicción y a su privilegiada situación geográfica, pero sobre todo, a la presencia de una nobleza cada vez más fuerte y a la instauración del poder de la Iglesia.

Nombres como Francisco de los Cobos (secretario de Carlos V), Juan Vázquez de Molina o Diego de los Cobos, así como la familia Benavides o Carvajales llevarían a Úbeda y a Baeza a las más altas esferas del panorama social y político de la época. Fue entonces, cuando se levantaron los principales edificios de los que presumen estas dos ciudades: palacios e iglesias renacentistas, Universidad, Catedral, Seminario, etc. Éstos fueron realizados por grandes artistas de la época como Siloé, Vandelvira o Berruguete.

No sólo el Renacimiento marcó su huella en Úbeda y Baeza sino que otras culturas anteriores como los judíos, los romanos y los árabes también plasmaron su esencia. Buenas muestras de ello, conservadas hasta nuestros días, son el Barrio Judío de Úbeda, las calles estrechas y empedradas, los restos de la muralla, en donde destacan, entre otras, la Puerta de Úbeda y la Torre de los Aliatares en Baeza, y la Puerta de Granada y la Puerta del Losal en Úbeda.

Orígenes y primeras comunidades

Según la leyenda, Úbeda fue fundada por un descendiente de Noé, Tubal.

Los primeros asentamientos que existieron en Úbeda se remontan a la Prehistoria, cuando durante las culturas de la Edad del Cobre y del Bronce –III y el II milenio a.C.–, distintas comunidades habitaron en el lugar que hoy ocupa el barrio del Alcázar. Se sabe que estos pueblos se dedicaban a la ganadería y a la agricultura por los múltiples restos que se han encontrado: vasijas de cerámica, punzones, hoces, etc.

También se han encontrado restos de la época tardorromana y visigoda, que hacen suponer la existencia de un pequeño núcleo de población dependiente de la colonia romana de Salaria, conocida como Úbeda la Vieja.

En busca de intercambios llegaron a Úbeda los griegos y más tarde los cartagineses, siendo éstos últimos vencidos por los romanos tras largas guerras. Bajo el Imperio Romano la ciudad sería conocida como Bétula (Baetula). Sin embargo, Úbeda adquiere su verdadera entidad como un importante núcleo de población en época árabe.

Época árabe

Es fundada por Abderramán II (822-852), que la llamó Medinat-Ubbadat Al-Arab (Úbeda de los Árabes). Debido a su artesanía, comercio y agricultura se convirtió en una de las ciudades de mayor importancia de Al-Ándalus. Su recinto encerraba más de 35.000 hectáreas.

Reconquista

La ciudad es conquistada –tras algunos intentos como el de la batalla de las Navas de Tolosa (1212), con Alfonso VIII– en 1233 por el Rey Fernando III “el Santo”, que hábilmente aprovechó la anarquía del reino almohade para su anexión, formando parte de las conquistas que realizó: el Reino de Jaén, Córdoba, Sevilla y Cádiz, dando un decisivo impulso a la Reconquista.

La toma de Úbeda dio paso a la coexistencia de diferentes culturas (árabe, judía y cristina), aunque en la época cristina Úbeda vio aumentar notablemente su ámbito jurisdiccional, llegando su término desde Torres de Acún (Granada) hasta Santisteban del Puerto, pasando por Albanchez de Úbeda, Huesa y Canena. Aunque ya a mediados del siglo XVI se había establecido su jurisdicción sobre los términos de Cabra de Santo Cristo, Quesada y Torreperogil junto con algunas alcaicerías.

Factor decisivo en este período es su importante valor geoestratégico. Su carácter fronterizo (Granada-Castilla), provoca que los reyes castellanos le otorguen numerosos privilegios y concesiones, como el fuero de Cuenca.

Esplendor

El siglo XVI será la época de máximo esplendor de toda la historia de Úbeda, que conoció un importante desarrollo económico por el incremento en la producción agrícola y la diversificación de la industria artesanal. Además, el desarrollo económico llevó consigo un aumento demográfico, alcanzando la ciudad una población de 18.000 habitantes. Durante esta etapa destacan la presencia de personajes ilustres que dejarían huella en la historia como San Juan de la Cruz.

En este siglo miembros de la nobleza ubetense participan en los más altos puestos de la burocracia tanto civil como eclesiástica, destacando la familia Cobos Molina, cuyo principal miembro, Francisco de los Cobos, ostentará el cargo de secretario del emperador Carlos V, llegando a conseguir el más alto estatus social con la adquisición de varios títulos nobiliarios y una gran fortuna derivada de su actividad administrativa.

Otros miembros de su familia, como Juan Vázquez de Molina o Diego de los Cobos, también siguen sus pasos y dejan en la ciudad las más importantes obras arquitectónicas del siglo XVI en Úbeda, realizadas por grandes artistas de la época como Siloé, Vandelvira, Berruguete…

Declive

A finales de siglo las malas cosechas y otras circunstancias adversas como epidemias, guerras, presión fiscal y reducción de su ámbito jurisdiccional, motivaron que el esplendor alcanzado por la Úbeda del siglo XVI fuera en declive. Sin embargo, en las últimas décadas del siglo XVIII Úbeda asiste a un intento de recuperación económica.

Posteriormente, con la Guerra de la Independencia, en la que los franceses permanecieron entre 1810 y 1813 en la ciudad, se ocasionaron grandes perjuicios económicos, no volviendo a recuperarse hasta finales del siglo XIX.

LUGARES DE INTERÉS

Plano Ubeda

Plaza Vázquez de Molina 

Lo primero que tienes que hacer cuando llegues a Úbeda es ir a la Plaza Vázquez de Molina, ya que en ella se concentran los más importantes monumentos de interés, los cuales constituyen el mejor ejemplo de arquitectura renacentista existente en toda España. Gracias a la buena conservación de los edificios creerás estar inmerso en el siglo XVI.

Plaza Vazquez de Molina 1

Desgraciadamente, no todos los edificios que encuentres a tu paso podrás ver su interior. Sólo puedes disfrutar de algunas iglesias como la Colegiata de Santa María, antigua Mezquita Mayor, y la Sacra Capilla de El Salvador; y de grandes palacios como el Palacio del Deán Ortega, actual Parador de Turismo, y el Palacio Vázquez de Molina, hoy Ayuntamiento. Aunque no son visitables, el Palacio del Marqués de Mancera, antiguo Convento de las Siervas de María; el Antiguo Pósito, actual comisaría de la Policía Nacional; y la Cárcel del Obispo, sede de los Juzgados, merece al menos, que fijes tu atención en sus fachadas.

Plaza Vazquez de Molina 2

Sacra Capilla Funeraria de El Salvador 

Hora: De lunes a sábado de 9.30 a 14. Por la tarde durante los meses de octubre y marzo de 16 a 18, de abril a mayo de 16.30 a 18.30 y de junio a septiembre de 17 a 19.30. Los domingos de 11.30 a 14. Por la tarde durante los meses de octubre a marzo de 16 a 19, de abril a mayo de 16.30 a 19.30 y de junio a septiembre de 17 a 20. 

Capilla Funeraria de El SalvadorAl observar la Sacra Capilla Funeraria de El Salvador puedes pensar, a priori, que te encuentras en Italia, ya que es comparable a sus iglesias renacentistas. Aunque creas que estás ante una iglesia, originariamente se creó para ser panteón de uno de los más importantes nobles de la época, Francisco de los Cobos, secretario de Carlos V. Por ello, podrás observar en las torres laterales cadáveres de cabezas de vaca y esculturas funerarias.

Aunque es un edificio privado, en la actualidad se celebran cultos religiosos. Por ello, si decides asistir a misa es recomendable que vayas a este lugar, pues es toda una experiencia para los sentidos debido a la mezcla de luz y color que desprende el retablo del altar mayor. Además, vale la pena que te fijes bien en él, ya que recrea de forma excepcional el episodio de la Transfiguración de Cristo, obra de Alonso Berruguete. Merece la pena que observes con detenimiento las bellas pinturas de la cúpula.

También es interesante que prestes atención a la numerosa simbología del mundo clásico pagano y de los episodios del Antiguo y Nuevo Testamento que está plasmada a lo largo de todo el edificio, éstos recogen la idea de la Muerte, del Honor, de la Gloria y de la Resurrección.

En cuanto a su historia, se empezó a construir en 1536 por el arquitecto de la catedral de Granada, Diego de Siloé. Una segunda fase, iniciada en 1540, es dirigida por Andrés de Vandelvira, cuya aportación se hizo notar, sobre todo, en las portadas laterales y en la Sacristía. En 1559, durante el reinado de Felipe II, será cuando el templo se consagre.

Precio de la entrada: La entrada para adultos es de 5 euros, para escolares acreditados de 2 euros, para jóvenes de 8 a 15 años y grupos de hasta 20 personas de 2,5 euros y para mayores de 65 años y grupos de hasta 4 personas de 4,5 euros.

Palacio Juan Vázquez de Molina

Hora: De lunes a viernes de 8 a 15 y de 17 a 21. Sábados de 9 a 14. Domingos cerrado

Palacio Juan Vazquez de Molina

Si te sitúas en la Sacra Capilla del Salvador y miras perpendicularmente al fondo de la plaza, encontrarás a un lado a la derecha el Palacio Vázquez de Molina o conocido popularmente como el de Las Cadenas, debido a las cadenas que se sitúan en la parte delantera del edificio. En la actualidad, ocupa la sede del Ayuntamiento de Úbeda.

Custodiado por dos leones de piedra, símbolo de la ciudad, en su fachada principal (la que da a la Plaza Vázquez de Molina) podrás observar numerosas esculturas con forma humana y bellísimas columnas que responden a los tres órdenes arquitectónicos, así como grafitis de la época (vítores), que eluden a hechos conmemorativos, personajes o críticas sociales.

El palacio comienza a construirse en el año 1562, bajo las directrices de Andrés de Vandelvira, para ser ocupado por Juan Vázquez de Molina (sobrino de Francisco de los Cobos y, al igual que éste, secretario de estado de Carlos V y secretario de cámara de Felipe II), principal promotor del proyecto. Sin embargo, no llegó a alojarse en él. Por ello, fue remodelado y adaptado para monasterio de madres dominicas.

Como observarás, está hecho a base de piedra de cantería de gran calidad cromática y es una representación perfecta de los palacios italianos de la época renacentista. En su interior, destaca un patio con arquerías de medio punto porticado por columnas de mármol, donde toma protagonismo una fuente central.

En la parte superior, se sitúa el Archivo Municipal que cuenta con un artesonado de madera de estilo mudéjar y con ventanas con forma de ojo de buey, desde las cuales puedes contemplar la Colegiata de Santa María y la Sacra Capilla del Salvador. Se corona el edificio con una cornisa de piedra volada, sobre la que se elevan dos pequeñas torres.

Precio de la entrada: La entrada es gratuita.

Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares

Hora: Desde el 1 de enero al 31 de marzo. 16 a 18:30 el lunes, el martes al sábado de 11 a 14 y 16 a 18:30 y el domingos de 11 a 14. Desde el 1 de abril al 4 de mayo. 17 a 19:30 el lunes, el martes al sábado de 11 a 14 y de 17 a 19:30 y el domingos de 11 a 14. Desde el 5 de mayo al 8 de septiembre. El lunes al sábado de 10 a 14 y de 17 a 20 y los domingos de 11 a 14 y de 17 a 20. Desde el 9 de septiembre al 31 de diciembre. Lunes al sábado de 10 a 14 y 16 a 18:30 y el domingos de 11 a 14.

Colegiata Sta María de Los Alcazares 1

Justo enfrente del Palacio Juan Vázquez de Molina encontrarás la grandiosa Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares, uno de los mejores ejemplos de cómo la historia, el paso del tiempo y la evolución arquitectónica ha ido cambiando su aspecto. Y es que en ella, se han encontrado restos de la Edad del Bronce, un templo romano dedicado a la diosa Diana y una mezquita musulmana. Sin embargo, tras la conquista de Úbeda por parte del rey cristiano Fernando III el Santo (1233), la mezquita fue convertida en Iglesia Mayor.

Adosada a la Muralla musulmana, en su portada –construida en 1510 y finalizada en 1645 por Pedro de Vera– debes fijarte en la interesante mezcla de rasgos medievales y clasicistas, y en las dos espadañas de gran tamaño que cuentan con tres campanas cada una, así como en la puerta lateral conocida como La Consolada, obra de Pedro de Cabo con imágenes de Luis de Zayas, de estilo renacentista.

Colegiata Sta María de Los Alcazares 2

Para adentrarse a su interior, lo tendrás que hacer a través de un hermosísimo claustro de arcos góticos y de bóveda de tracería sostenidos por columnas de piedra. Ya dentro, observarás una iglesia de estilo gótico-mudéjar de cinco naves sobre columnas cuadradas, a la que se abren capillas góticas con rejas del artista Maestro Bartolomé. Sus techos están formados por una bóveda de cañón realizada en el siglo XVII y decorada con los escudos de los primeros obispos de Jaén y de Diego de los Cobos.

Con motivo de la inclinación de los pilares, el templo fue cerrado en 1983 para su restauración. Tras 28 años de obras, debido a diversas corrientes arquitectónicas, el edificio ha visto modificada enormemente su fisonomía original y ha perdido buena cantidad de bienes muebles que se han llevado a otros templos y a varios museos.

La actual apariencia del templo, como observarás, se caracteriza por la techumbre de madera y por la eliminación del yeso dejando la piedra original de las paredes y de las capillas laterales. Asimismo, se ha solado con mármol y suelos cerámicos, y además, se han limpiado las portadas.

Si visitas las capillas laterales podrás ver también imágenes de algunas Cofradías, ya que tienen expuestos sus imágenes y pasos procesionales. Entre ellas, se encuentran la de Nuestra Señora de Gracia, la de Nuestro Padre Jesús de la Caída, la de Nuestro Padre Jesús Nazareno, el Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro o la Virgen de Guadalupe, patrona de Úbeda, cuya imagen se encuentra en el templo durante los meses de mayo y septiembre.

Colegiata Sta María de Los Alcazares 3

La Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares fue declarada Monumento Nacional en 1926 y es parte del conjunto Patrimonio de la Humanidad declarado en 2003. Es la iglesia principal de Úbeda y la tercera de la diócesis de Jaén.

Precio de la entrada: El precio para los adultos es de 4 euros (incluye audioguía), para los pensionistas y jubilados de 2,5 euros y para los niños 1,5 euros. La entrada de grupos (mínimo 20 personas) es de 2,5 euros por persona. Sin embargo, el acceso a la capilla de la Virgen de Guadalupe durante su estancia, meses de mayo y septiembre, es gratuito, ya que dispone de una puerta lateral por la que se podrá acceder desde el claustro.

Hospital de Santiago

Hora: De 10 a 14 y de 17 a 21.

Hospital de Santiago

Seguramente, el Hospital de Santiago será el primer monumento que te encuentres cuando llegues a Úbeda, tanto en coche como en autobús, pues está cerca de la Estación de Autobuses y es una de las calles principales que van al centro histórico. Además, la calle Obispo Cobos, conocida popularmente como la de las Tiendas –debido a la gran cantidad de comercios que hay en ella–, finaliza en dicho edificio.

Aunque el Hospital de Santiago se encuentre alejado de la zona monumental que representa la Plaza Vázquez de Molina, este edificio no tiene nada que envidiar a los que se ubican allí, ya que es otra joya arquitectónica del Renacimiento civil español realizada por el artista Andrés de Vandelvira y su padre, Pedro de Vandelvira. Hay que indicar que fue declarado Monumento Arquitectónico Histórico-Nacional en 1917.

Construida entre 1562 y 1575, bajo las órdenes del Obispo Diego de los Cobos, su fin, en un principio, fue el de ser hospital para pobres enfermos, así como iglesia, panteón y palacio. Sin embargo, en la actualidad, se utiliza como centro cultural, de exposiciones y de congresos. En la actualidad es la sede del Festival Internacional de Música y Danza “Ciudad de Úbeda”, que se celebra durante los meses de mayo y junio.

Sin duda, lo que más te sorprenderá será su grandiosa fachada que está enmarcada, en la parte delantera, por dos bellísimas torres recubiertas en su cúpula por cerámica vidriada de colores, y en la parte trasera, por otras dos torres que delimitan la gran capilla central. En su portada, merece la pena que observes la hornacina de Santiago Matamoros, a quien se le dedica el monumento. Quizás, la estructura del edificio te recuerde al Monasterio de El Escorial.

Al edificio entrarás a través de un arco de medio punto de gran tamaño y en el fondo podrás observar un patio central porticado con una doble arcada sustentada por columnas de mármol pulidas de color blanco procedentes de la región italiana de Carrara. Además, a ambos lados se encuentran dos pequeños patios, en uno se ubica la Biblioteca Municipal y en el otro, algunas salas que se utilizan para exposiciones y eventos.

Al fondo del patio central, encontrarás la Capilla, a la cual se accede a través de una rejería de tres puertas. Te sorprenderá este lugar, sobre todo, por sus techos, ya que hay pinturas al fresco de temas clásicos y por el bello retablo de madera. También es original la situación del coro, pues se encuentra a los pies del altar mayor, y la planta en forma de H, con dos torres desplazadas hacia el centro de la iglesia.

Por último, no te olvides de visitar la escalera de tipo imperial que está en un lateral del patio. En ella observarás una especie de bóveda “colgada” decorada con pinturas al fresco de escenas del mundo clásico pagano. Asimismo, se encuentra una réplica de la Sacra Capilla del Salvador hecha en madera. En la parte de arriba, hay una galería de columnas cuyas ventanas dan al patio central.

Precio de la entrada: La entrada es gratuita.

Palacio Vela de los Cobos

Hora: Martes a viernes: 13:15 y 19:15 (20:15 en verano). Sábados, domingos y festivos: 12:00,13:15,18:00,19:15 y 20:15. Visita bajo demanda. Teléfono: 953757916 (Empresa Semer Turismo y Cultura) / 953750034 Calle Juan Montilla, 6. 23400 Úbeda (Jaén)

Muy próximo al Palacio Vázquez de Molina, se encuentra el palacio renacentista Vela de los Cobos. Aunque es una propiedad privada puedes visitarla concertando cita previa.

Merece la pena que veas este edificio porque es un palacio del siglo XVI que se conserva en perfecto estado, no sólo por su parte arquitectónica, sino también por la mobiliaria, la escultórica o la pictórica. Además, alberga una importante biblioteca y un archivo histórico, así como colecciones de porcelanas, cerámicas, ropa antigua y numismática.

Ésta es otra obra maestra de Andrés de Vandelvira, que se mandó a construir a mediados del siglo XVI por el regidor Francisco Vela de los Cobos. La ejecución material corrió a cargo del cantero Jorge Leal.

Sin duda, te sorprenderá su fachada, en la que podrás observar, en un primer nivel, una puerta adintalada entre columnas corintias, sobre la cual se dibujan dos esculturas de guerreros que sujetan la heráldica del promotor Francisco Vela de los Cobos. En el segundo nivel, se ubican balcones con columnas que están rematados con un entablamento y frontón, y decorados con barandas de hierro forjado. Y en la zona más alta, se ubica una galería de columnas sustentada por pilastras.

Al entrar al palacio encontrarás un patio central cubierto. A su alrededor, se levantan las demás dependencias de la casa. Destaca la escalera principal y el gran salón, además del comedor, el antecomedor, el despacho, el gabinete y el dormitorio isabelino. No te puedes perder el farol en forma de águila que se encuentra en una de sus salas, ya que sólo existen otros dos en Úbeda (en el Palacio del Deán Ortega y en el Hotel-Palacio del Marqués de la Rambla). Declarado Monumento Nacional en 1955.

Precio de la entrada: Sin determinar.

Palacio del Deán Ortega

Hora: Abierto todos los días. Aunque no es un monumento visitable puedes asomarte a su patio renacentista.

Palacio de Deán Ortega

Junto a la Sacra Capilla del Salvador, encontrarás otro de los edificios más emblemáticos de la Plaza Vázquez de Molina, el Palacio del Deán Ortega. A parte de visitarlo, también podrás comer o alojarte en él, ya que es Parador Nacional de Turismo desde 1930.
Mandado a edificar a mediados del siglo XVI por Fernando Ortega, primer capellán mayor de la Sacra Capilla del Salvador, no llegó a alojarse en él, ya que murió antes de que se terminaran las obras. Su trazado corresponde al arquitecto renacentista Andrés de Vandelvira y a Luis de la Vega.

En su fachada, concebida de forma horizontal en dos cuerpos de altura y delimitada por un pronunciado zócalo, destaca la escalinata de piedra de la puerta principal que está custodiada por dos columnas dóricas sobre pedestales donde dos ángeles sostienen el escudo de armas de Ángel Ezequiel Fernández de Liencres y Pando de Castañeda, propietarios del palacio durante 1831 a 1929. En este espacio también es recomendable que observes los numerosos surcos de las anillas que se utilizaban para atar a los caballos, así como los balcones esquinados, típicos de la arquitectura renacentista.

Precio de la entrada: La entrada es gratuita.

Iglesia de San Pablo

Hora: Puedes ver el interior del templo una hora antes de la misa que suele ser de martes a sábado y vísperas de festivos a las 19.30, y domingos y festivos a las 11.30 y 13. Dirección: Plaza del Primero de Mayo, 1. 23400 Úbeda (Jaén)

Iglesia de San Pablo 1

La Iglesia de San Pablo ubicada en las cercanías de la Plaza Vázquez de Molina merece la pena que la visites porque no es un puro ejemplo renacentista, ya que se recoge en ella dos estilos arquitectónicos completamente distintos, como es el románico y el gótico, combinado con motivos renacentistas. Además, es una de las iglesias más antiguas de la ciudad, pues fue construida durante la época visigoda, aunque ha tenido posteriores remodelaciones.

Aunque la plaza Primero de Mayo, lugar donde se encuentra, ha quedado en la actualidad desplazada en importancia civil por la Plaza Vázquez de Molina, esto no ocurría hasta el siglo XV, ya que en ella se reunía el Concejo de la ciudad y la mayor parte de las familias nobiliarias.

En cuanto al edificio, como podrás observar, en una de sus portadas (la que se encuentra en la calle Cervantes), llamada también De Los Carpinteros, es un clara muestra de la arquitectura románica. Sin embargo, aquélla que da a la plaza es de estilo gótico isabelino –donde predominan arcos y motivos vegetales–, aunque se ha conservado el ábside de la antigua construcción románica. La parte renacentista la podrás ver, en la otra fachada lateral, que está compuesta por una torre, cuyo tejado es de cerámica bicolor, y una fuente.

Iglesia de San Pablo 2

Al entrar en su interior encontrarás una planta de tres naves y una cabecera poligonal con bóveda de crucería, de estilo gótico tardío. Al igual que otras iglesias de Úbeda cuenta con capillas funerarias que tienen rejería plateresca. En la mayoría de sus capillas se sitúan imágenes procesionales de algunas cofradías de la localidad. Fue declarado Monumento Histórico-Nacional en 1926.

Precio de la entrada: La entrada es gratuita.

Iglesia de San Isidoro

Hora: Las visitas son de 11.30 a 13.30. También puedes ver el interior del templo una hora antes de la misa que suele ser a las 11 y a las 19.30. Dirección: Calle Gradas. 23400 Úbeda (Jaén)

Es una de las pocas iglesias góticas que te puedes encontrar en la ciudad. Situada a extramuros, se piensa que fue una fortaleza o fuerte árabe. Sin embargo, la tradición mantiene que fue una antigua mezquita.

Mandada a hacer en el siglo XVI y XVII por el obispo Suárez de la Fuente del Sauce, la Iglesia de San Isidoro presenta dos fachadas góticas en donde observarás un gótico flamígero, representado, sobre todo, en los pináculos.

En la portada sur, la que da a la calle Gradas, destacan los arcos apuntados de la puerta. Justo encima de ella, podrás observar el escudo del obispo fundador que alberga la figura de una fuente de la que sale un sauce.

La otra fachada (calle Cronista Cazabán) es muy original, ya que se entra bajando unas escaleras muy empinadas. Al igual que en la otra portada, encontrarás arcos apuntados sobre la puerta y al lado pináculos con decoración gótica flamígera.

Su interior, sin embargo, es de estilo renacentista. La iglesia tiene una sola nave de cruz latina cubierta por bóveda de cañón. Resalta el crucero que fue construido por el discípulo de Vandelvira, Alonso Barba, al estilo de la Catedral de Jaén. También, es de destacar, las grandísimas columnas corintias que abren paso a las capillas.

Precio de la entrada: La entrada es gratuita.

Iglesia de la Trinidad

Hora: Puedes ver el interior del templo una hora antes de la misa que suele ser de lunes a viernes de 9.30 y 20 (invierno) y 20.30 (verano). Los sábados y los domingos las misas son a las 10 y a las 20 (invierno) y 20.30 (verano).

Es una de las pocas iglesias barrocas que encontrarás, esto es debido a que el Renacimiento, llevado a cabo por el arquitecto Andrés de Vandelvira, fue tan fuerte que permaneció en la ciudad hasta el siglo XVIII.

Fue fundada en 1250 por la orden de los Padres Redentores Descalzos, sin embargo, debido a diferentes inundaciones tuvo que ser reconstruida en varias ocasiones. La última en 1727.

La iglesia, que a la vez tiene una parte que fue convento, destaca, en su exterior, por esa alta torre y por la lonja en rampa de grandes dimensiones. En cuanto a su decoración, a base de grandes molduras y líneas quebradas de gran relieve, cabe resaltar las dos volutas, situadas encima de la puerta que da a la calle Trinidad, sobre las que se representa la Santísima Trinidad. En su otra fachada (calle Corredera de San Fernando) se encuentra sobre la puerta una hornacina que representa a San Juan de Mata.

En su interior, observarás, una planta rectangular con tres naves, que se encuentran separados por arcos de medio punto que se levantan sobre pilastras corintias. Al fondo, encontrarás, un crucero con cúpula sobre pechinas, que está decorado con motivos vegetales en yesería. En los extremos podrás ver columnas salomónicas, que se utilizan por primera vez en Jaén. No te olvides de fijarte en los estucos manieristas del siglo XVII que se encuentran en la bóveda de cañón.

El convento, donde actualmente se ubica un colegio, tiene dos claustros. El principal conecta con la Sacristía con una portada de columnas salomónicas y sigue la misma estructura del típico palacio renacentista con doble galería porticada. El secundario, conserva dos laterales, uno del siglo XVI y otro de comienzos del XIX.

Precio de la entrada: La entrada es gratuita.

Museo Arqueológico

Hora: Los martes de 14.30 a 20.30, los miércoles a sábados de 9 a 20.30 y los domingos de 9 a 14.30. Los lunes permanece cerrado.
Dirección: Calle Cervantes, 6. 23400 Úbeda (Jaén)

En el Museo Arqueológico no sólo tienen valor las piezas que se ubican en él, sino también el edificio que lo alberga. Situado en una casa mudéjar de los siglos XIV y XV, el museo se organiza en torno a un patio central alrededor del cual se abren cuatro galerías. Destaca su acceso, una arquería en forma de porche que, en su origen, fue la galería que daba paso al corral o al jardín.

Este lugar te resultará muy curioso, ya que el espacio expositivo se ha adaptado a las características del edificio y no al revés, como suele ocurrir.

En la planta baja, en concreto en la sala uno, encontrarás restos prehistóricos como utensilios de piedra procedentes de algunos yacimientos paleolíticos de la provincia y objetos en metal procedentes de ajuares funerarios de la Edad de Bronce excavados en el

Barrio del Alcázar de Úbeda

En el patio se encuentran piezas escultóricas, fragmentos de elementos arquitectónicos y estelas funerarias de la época romana. Aquí cabe destacar una portada mudéjar del siglo XIII.

En la primera planta, hay piezas de época ibérica y romana como urnas cinerarias y otras vasijas en cerámica. También encontrarás cerámica de uso doméstico de época medieval y moderna procedente de Úbeda y de la provincia de Jaén.

En la galería abierta se expone parte de las maderas, policromadas con lacerías mudéjares, del artesano original de la casa.

Precio de la entrada: La entrada es gratuita para ciudadanos de la Unión Europea. Para otros países, 1,50 euros.

Museo de San Juan de la Cruz

Hora: De martes a domingo, de 11 a 13 y de 17 a 19. Lunes cerrado. Dirección: Plaza del Carmen, 3-5. 23400 Úbeda (Jaén)

En 1978 se crea el museo de San Juan de la Cruz. Merece la pena que lo veas, ya que tiene un carácter ambiental, pues hace una representación realista de lo que fue la vida del Santo.

En él, además, se exponen distintos objetos relacionados con la obra y vida de San Juan de la Cruz, entre los que destacan:
– Diferentes reliquias como dos dedos de su mano derecha.
– Casulla que utilizó San Juan de la Cruz en las Carmelitas Descalzas en Écija (Sevilla).
– Mesa donde se depositó su cuerpo al morir.
– Autógrafo de San Juan de la Cruz (1587).
– Dos manuscritos sobre los procesos de beatificación y canonización del Santo (iniciados en 1617).
– Talla en madera de San Miguel Arcángel, de José Risueño (siglo XVII).
– Cristo Caído, obra de Juan de Mesa (siglo XVII).
– Maqueta en terracota para la realización de una imagen a mayor escala emplazada en un convento de la Orden en Granada, hoy desaparecida.

Asimismo, el convento cuenta con una Biblioteca Sanjuanista, en la que se recogen todas las publicaciones relacionadas con el Santo, así como las primeras ediciones de su obra.

Precio de la entrada: El precio para los adultos es de 2 euros, para los menores y grupos es de 1,50 euros.

Sinagoga del Agua

Hora: De 10.30 a 14 y de 17.30 a 20.30. Para grupos y visitas fuera de los horarios indicados se ruega reservar. Teléfono: 953758150 Dirección: Calle Roque Rojas, 2 (esquina con Calle Las Parras). 23400 Úbeda

Descubierta por casualidad durante unas obras inmobiliarias, su recuperación comienza en el año 2007 y concluye en el 2010, fecha en la que se abre al público. Según los primeros estudios, se piensa que es una sinagoga judía anterior al siglo XIV.
Visitar la Sinagoga del Agua es conocer de primera mano cómo vivían las comunidades judías que estaban asentadas en Úbeda, ya que está ambientada con mobiliario y decoración propios de la cultura sefardita.

Ubicada en pleno casco antiguo –aunque no en una zona hebrea–, la Sinagoga está compuesta por seis salas, donde destaca el Mikveh o espacio dedicado a los baños rituales de purificación y siete pozos conectados entre sí. Asimismo, se exhiben pinturas, cerámicas, documentos y elementos arquitectónicos y decorativos del edificio.

No sólo podrás apreciar la cultura judía, sino que también la hispano-árabe y la cristina, ya que este lugar fue ocupado también por la Inquisición.

No dispongo de fotos ya que no he tenido el placer de visitarla, pero por internet podréis encontrarlas para haceros una idea de este gran hallazgo.

Precio de la entrada: La Sinagoga del Agua es un espacio privado, sólo puede ser visitado en grupos reducidos y acompañados por un intérprete del patrimonio autorizado. El coste del servicio de visita es: 4 euros por adulto, 3 por persona si va en grupo (más de 15 personas) y 3 euros por niño. Las visitas tienen una duración aproximada de 30 minutos.

Si nos dirigimos por la Calle Cava hacia la Iglesia de San Lorenzo, llegaremos a unos jardines presididos por la estatua del Alférez Rojas. Este espacio ajardinado es comúnmente conocido como “La Cava” y presenta un pequeño mirador con vistas a Sierra Mágina y sus campos de olivos.Sinagoga del agua

Iglesia de San Lorenzo

Dirección: Plaza de San Lorenzo, s/n. 23400 Úbeda (Jaén)

Iglesia de San Lorenzo 1

También conocida como iglesia de San Llorente o San Laurencio, su construcción se produce tras la conquista cristiana de la ciudad en el siglo XIII, quizás aprovechando la fábrica de una primitiva mezquita musulmana. El templo se apoya directamente sobre la muralla sur de la ciudad, localizándose junto a dos accesos de la misma: la Puerta de Granada y la Puerta de San Lorenzo.

El templo medieval presentaría un sencillo ábside, con nave única cubierta con techumbre de madera, portada a los pies, y torre-campanario construida junto a la cabecera, controlando el Valle del Guadalquivir. Con el paso de los años, se iría complicando su planta con la incorporación de una serie de capillas funerarias vinculadas a diversas familias nobiliarias de esta parroquia. De ésta época aún se conservan restos semi-ocultos entre la fábrica, destacando especialmente la portada adintelada (realizada a mediados del siglo XV, siendo mayordomo del templo Alvar González de Molina) o la ventana gótico-mudéjar localizada en la primitiva torre.

A partir del siglo XIX comienza la decadencia de San Lorenzo. La escasez de población del barrio hace que en 1842 la feligresía quede suprimida y agregada a la parroquia de Santa María (a la cual se le sumarían también las collaciones de Santo Domingo y San Pedro); a pesar de esto, aún se mantendría abierto el templo para la misa dominical, aunque viendo reducida sus ingresos económicos y sometiéndose a un progresivo proceso de deterioro y expoliación de sus bienes (campanas, pila bautismal, retablos, esculturas… son trasladadas a otros templos de la ciudad).

Iglesia de San Lorenzo 2

Durante la Guerra Civil de 1936 la iglesia sufre graves daños, destrozándose todo su patrimonio y cerrando definitivamente sus puertas. A partir de esta fecha el edificio acogerá numerosos usos, funcionando como albergue de refugiados y gitanos. Igualmente funcionaría como almacén de muebles y tronos de las diversas cofradías de la ciudad, así como taller para artistas (como Marcelo Góngora, Ramón y Manuel Cuadra, etc., de quienes son las pinturas y bocetos que se aprecian en la capilla mayor).

Tras años de abandono y avanzado estado de ruina, la iglesia se ha recuperado gracias al empeño de la Fundación Huerta de San Antonio, quienes la han rehabilitado para la realización de diversas actividades culturales y el disfrute de la ciudadanía.

Desde el famoso Mirador de San Lorenzo podemos apreciar estas maravillosas vistas del casco antiguo de la ciudad

Iglesia de San Lorenzo 3

Casa de las Torres

Dirección: Plaza de San Lorenzo, 7. 23400 Úbeda (Jaén)

Casa de las Torres 1

La Casa de las Torres o el Palacio de los Dávalos es la actual Escuela de Arte de Úbeda. Monumento Histórico Nacional desde 1921, fue mandado a construir a lo largo del siglo XVI por Andrés Dávalos de la Cueva, regidor y comendador de la ciudad.

Su fachada, de estilo plateresco, te podrá recordar a la Casa de las Conchas de Salamanca, ya que al igual que ésta, tiene una decoración a modo de conchas, debido a que su fundador pertenecía a la orden de Santiago. También es de destacar las dos grandes torres cúbicas de los extremos, de ahí su nombre.

En la portada podrás diferenciar tres cuerpos, que están decorados con una ornamentación simbólica. En el primero, un arco de medio punto con dovelaje de gran tamaño abre paso a la puerta principal y en las enjutas aparecen dos bustos rodeados con una corona de laurel, uno masculino y otro femenino, que son un motivo ornamental renacentista cuya función simbólica era alejar los seres o espíritus malignos, guardando así la entrada de la casa. A los lados, dos columnas anilladas remarcan la portada.

Casa de las Torres 2

En el segundo cuerpo, centra la atención un frontón semicircular que alberga el escudo de Dávalos y Orozco, sostenido por dos salvajes encadenados, que simbolizan la conexión del linaje familiar con los primeros orígenes del hombre. A los lados tenemos dos ventanas con columnas abalaustradas. También aparecen relieves de cornucopias o cuerno de la abundancia, símbolo de la fortuna, y águilas enfrentadas, alegoría de la inmortalidad del linaje.

El tercer cuerpo está compuesto por un gran frontón triangular que acoge las armas de la familia. A ambos lados podrás ver dos pequeños frontones semicirculares, en cuyo interior se encuentra la efigie de Santiago peregrino a la izquierda y un busto femenino a la derecha. En la parte superior, cierra el edificio una cornisa volada.

En su interior, se conserva su patio original. Es de planta cuadrada, con doble galería de arcos de medio punto que se sostiene por columnas corintias de mármol. En el primer piso podrás observar algunos de los escudos nobiliarios de la época.

Casa de las Torres 3

Precio de la entrada: La entrada es gratuita.

Iglesia San Nicolás de Bari

Hora: La iglesia permanece abierta el lunes de 9 a 2 de la tarde y por la tarde de lunes a sábado a partir de las 7. Los domingos y festivos abre por la mañana a partir de las 10. Dirección: Calle de San Nicolás, 28. 23400 Úbeda (Jaén)

La Iglesia de San Nicolás de Bari es otra de las pocas iglesias góticas que encontrarás en la ciudad. Aunque fue construida en los siglos XIV y XV, durante el siglo XVI, debido a la gran fuerza que tuvo el Renacimiento en Úbeda, se le incorporan algunos elementos de dicho orden plasmados en la rejería y en una de sus portadas. Aunque, se le considera uno de los mejores ejemplos del gótico andaluz, no es muy visitada, ya que no se encuentra dentro del casco histórico.

Si te fijas, la fachada principal de San Nicolás tiene similitudes con las portadas de las iglesias de San Pablo y San Isidoro, ya que responde a un gótico flamígero tardío. Esto es debido, a que el obispo Alonso Suárez de la Fuente del Sauce fue el encargado de promover todas estas obras. En la fachada también destaca el arco ojival flanqueado por pináculos, así como la decoración a base de motivos vegetales. Si observas con detenimiento la parte superior, encontrarás la imagen de San Nicolás.

Andrés de Vandelvira también participó en la construcción de este edificio, ya que fue el encargado de levantar la otra portada en el siglo XVI por mandato del obispo Francisco Delgado, cuyo escudo podrás observar en los laterales de dicha fachada. Esta portada responde a un estilo clásico, donde se dibuja un arco de medio punto con columnas pareadas a los lados, y un cuerpo formado por tres arcos con una interesante decoración escultórica realizada por Lorenzo Brogio.

En el interior observarás que sigue la estructura gótica: planta de tres naves y cabecera poligonal cubiertas por bóveda de crucería que apoyan sobre pilares, cuyas columnas y capitales tienen decoración vegetal. Aquí, destaca la capilla del Deán Ortega con portada plateresca y una reja de forja policromada, que fue hecha por Juan Álvarez de Molina en Toledo. Su portada presenta una decoración escultórica con temática de carácter funerario, pues consiste en un gran arco de triunfo, enmarcado por columnas con anillos de calaveras que simbolizan la muerte y cabezas de querubines que recuerdan la esperanza de la resurrección.

De su interior, es interesante que también te fijes en la Sacristía, ya que fue diseñada por Andrés de Vandelvira bajo las órdenes de Diego de los Cobos a mediados del siglo XVI. Está cubierta por bóveda de cañón decorada con casetones. En su portada encontrarás su escudo flanqueado por ángeles.

Por último, hay que mencionar que su torre fue una de las más altas de la ciudad, pero se rebajó en 1832 debido al ruinoso estado en el que quedó tras el terremoto de 1755.

Precio de la entrada: La entrada es gratuita.

Fuente de la Saludeja

Fuente de la Saludeja

La fuente de La Saludeja se encuentra en extramuros de la ciudad, en la calle que se lleva su propio nombre. Se trata de un pilar con un abrevadero que se encuentra enmarcado entre dos torres pertenecientes a la fortificación del Alcázar. Su auténtico nombre es de la Salud-deja, pero también es conocida como de la Salobreja. A sus aguas se le atribuyen propiedades curativas, de ahí su nombre.

Muralla de Úbeda

La Muralla de Úbeda es una cerca militar, principalmente del siglo X, que rodea el casco antiguo de la ciudad y está considerada Monumento Nacional.

Su amurallamiento es impresionante y propio de la importancia defensiva y estratégica que se fue generando poco a poco en la ciudad. Aún hoy en día se conserva gran parte las torres y tres de sus anteriores puertas. La puerta más importante era la ya desaparecida puerta de Toledo, aunque también se pueden ver otras puertas reconstruidas.

Hay tres puertas principales en la muralla de Úbeda, la Puerta del Losal, la de Granada y la de Santa Lucía.

Puerta mudejar de Santa Lucía

Puerta Mudejar de Sta Lucia

También llamada de Quesada, da acceso al barrio árabe y alfarero de San Millán y marca el inicio de la Redonda de Miradores, un mirador desde donde se pueden apreciar los campos que rodean la ciudad. Ha sido reconstruida conservando el principio de los arcos originales y de la cimentación. Por lo cerca que está se cree que podía ser la llamada Puerta de Ibiut, cercana a la mítica torre de Ibiut.

De las Torres de la muralla las más importantes son, la Torre de las Arcas, en la Corredera de San Fernando, con matacanes; la Torre Albarrana con forma octogonal; y la Torre del Reloj del siglo XIII en la Plaza de Andalucía. Esta última tiene un bello templete renacentista en su parte superior donde está situado el cuerpo de las campanas, destacando una campana enorme de bronce de 1574 que es la campana más antigua de la ciudad, pesa 1.422 kilos.

La muralla interior también llamada del alcázar, se mantiene casi en su totalidad a pesar de los ataques sufridos durante los últimos 140 años. Esta discurría entre la puerta del Baño, hasta Plaza de Santa María, por el arroyo de Santa María. Desde aquí salía de oeste a este por la calle alta del Salvador hasta la Torre de Tierra, situada al lado de la Puerta de Bahud de la que hoy en día solo se conserva la parte baja del muro que iba a dar a la puerta. Por el otro lado no había unión con la parte exterior de la ciudad ya que la alcazaba estaba muy elevada y el terreno en esa zona era infranqueable.

La puerta principal antiguamente daba a la calle Baja del Salvador, existiendo una puerta secundaria que se conserva hoy en día, que enlazaba directamente la mezquita con la ciudad. La puerta da entrada desde el claustro al despacho parroquial. Era el único acceso que había a la Iglesia de Mayor para los habitantes de Úbeda.

Sus arrabales más característicos eran los actuales barrios de San Millán, San Pablo y Santo Tomás y su trazado viario se definía por grandes ejes radiales que comunicaban la medina con las puertas de acceso a la ciudad. Las calles y adarves eran de trazado bastante irregular, con casas que se apiñaban, con murallas no muy elevadas defendidas por torreones macizos. El casco histórico con alcázar, mezquita mayor y palacio para el gobernador.

Las murallas debieron tener un papel importante en la lucha contra la rebelión de los moros de Andalucía por parte del rey de Toledo Al-Amún, en 1091, siendo Úbeda rendida por la fuerza a manos de Alfonso VI.

Al finalizar la Reconquista, todo el recinto fortificado perdió su originaria función castrense iniciándose así su deterioro. También durante el reinado de los Reyes Católicos se demolió el alcázar árabe. Aunque los peores daños los ocasiona el ejército de Napoleón durante la Guerra de Independencia y el crecimiento demográfico y urbano del siglo XIX. Pero sobre todo lo peor vino en el siglo XX al habilitar la zona interior al tráfico rodado.

Afortunadamente en 1.986 se hizo un plan especial que incluía la recuperación del viejo recinto medieval de murallas y torres. En 1985 fue Declarado Monumento Histórico.

Puerta de Granada

Parte de la muralla árabe y algunas de sus puertas han llegado en perfecto estado de conservación hasta nuestros días. Por ello, merece la pena que pasees por ella, y así, conocerás de primera mano cuál era la ordenación urbana durante la época musulmana.
Entre las puertas cabe destacar la de Granada, se denomina así por ser la salida hacia el antiguo Camino Real de Granada. Además, junto a ella, se encuentra un pilar abrevadero. La puerta, de reducido tamaño, está compuesta por un arco de medio punto.
Por esta puerta se dice que salió la reina Isabel la Católica cuando partió a la conquista de Baeza, tras haber pasado la noche en el Monasterio de Santa Clara.

LEYENDAS

¿Quién no ha dicho alguna vez la típica frase de “irse por los cerros de Úbeda”? pues bien, gracias a mi apartado de “Leyendas” a partir de ahora podréis hablar con propiedad, sabiendo a qué se debe esa frase. También explico alguna que otra curiosidad referente a otros lugares de la ciudad.

– Irse por los cerros de Úbeda

Esta leyenda se ha convertido en una expresión muy utilizada dentro y fuera de España. Cuando alguien se va por los cerros de Úbeda significa que, o bien empieza a divagar (cambia de tema sin venir a cuento) o bien, intenta evitar responder una pregunta hablando sobre otra cosa no relacionada.

Parece que el origen de esta expresión viene de un hecho histórico. Resulta que en el año 1233 hubo un importante enfrentamiento en Úbeda entre cristianos y almohades. Justo antes de que comenzara el combate, uno de los altos mandos del rey Fernando III, el Santo, Álvar Fáñez, conocido como “el Mozo” desapareció sin que nadie supiera donde había ido. Horas más tarde, una vez conquistada la ciudad y pasado el peligro, “el Mozo” reapareció y al preguntarle el rey donde había estado contestó que se había perdido “por esos cerros de Úbeda”.

Según cuenta la leyenda hay dos versiones del motivo de la pérdida, uno que había conocido en el río a una hermosa joven árabe bañándose y que pasó con ella el día, y otro, que estaba temeroso y no quería enfrentarse a la cruenta batalla.

– El Tesoro de la Puerta de Granada

Esta puerta, que en la actualidad se conserva en perfecto estado, forma parte de la muralla árabe. Cuenta la tradición que por ella pasó Isabel la Católica en su reconquista, camino hacia el último reducto de la civilización mora, Granada.

Dice la leyenda que existe un tesoro escondido cerca de la puerta. Sólo aquél que consiga comerse una granada en el dintel de la puerta sin que se le caiga un grano al suelo será el que descubra el suntuoso tesoro.

Tesoro de la Puerta de Granada

– El Cristo de los Cuatro Clavos

En la Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares existe un Cristo ennegrecido de talla románica, que destaca por el singular arqueo de su cuerpo hacia un lado. Es el Cristo más antiguo de la ciudad y, dicen, que su edad se iguala con los milagros que sus devotos afirman ha obrado. El más conocido, aquél por el que luce ese cuerpo torcido, es el de “las escrituras de la viuda”.

En el año 1850, una mujer llamada Catalina enviudó. Por esta época era usual que el esposo, antes de morir, dejase a su mujer a cargo de algún familiar, normalmente un hermano suyo, como así ocurrió. Pero en esta ocasión, el esposo pidió a su mujer que no se casara con él.

Nada más fue enterrado, el hermano del muerto, Miguel, ya hacía proposiciones a su cuñada. La joven mujer conocía sobradamente la fama de bebedor y vividor del hermano de su difundo marido. Recordando la promesa a su esposo y pensando la vida que aquel hombre le daría, se negó enérgicamente a otras relaciones que no fueran las propias de dos cuñados. Sin embargo, Catalina tuvo que soportar el constante y pesado cortejo del hermano de su marido. Tras las continuas negaciones, por parte de Catalina, Miguel ideó un plan para obligarla a contraer matrimonio con él.

Un día, Miguel se coló en la casa de su cuñada con la intención de robarle la escritura de propiedad de la vivienda. Ésta la escondió detrás de la imagen del Cristo de los Cuatro Clavos. Seguidamente, fue al juzgado a denunciar a su cuñada, con la idea de que, al verse desahuciada y desesperada, tomase su mano en matrimonio.

Tras la denuncia, se presentó el juez con dos alguaciles en la casa de Catalina. Tras pedirle las escrituras, ésta buscó por toda la casa pero no las encontró. Cuando los alguaciles se la llevaban detenida hacia los juzgados, Catalina pidió entrar en la iglesia de San Pedro (en la cual se encontraba el Cristo y que hoy permanece cerrada), con la intención de que el Cristo de los Cuatro Clavos obrase un milagro.

Una vez frente a la imagen, mientras Catalina rezaba con la cabeza agachada, empezó a escuchar un crujir de maderas. Levantó la vista y vio cómo el cuerpo del Cristo se arqueaba hacia la derecha y dejaba caer al suelo las escrituras. Miguel se quedó mudo y, ante el miedo a la divinidad, confesó al juez lo que había hecho. Por ello, el juez ordenó su detención.

– El Hospital de Santiago

Cuenta la leyenda que cuando el relieve de Santiago Matamoros, el cual se encuentra en una hornacina encima de la puerta principal del edificio, se le caiga la espada, España será invadida de nuevo por los árabes.

– Los Doce Leones

En la dura y larga batalla de Algeciras donde se enfrentaron moros y cristianos de Úbeda, el rey moro propone al rey cristiano que doce hombres de los dos ejércitos se batiesen en duelo. El rey cristiano aceptó el desafío y encargó a sus generales que reclutasen a los doce caballeros más valientes.

Unos días de spués se celebró el duelo que fue ganado con esfuerzo por los caballeros cristianos, entre los que se encontraba don Pero Gil. Es por ello, que el rey concede a Úbeda, los términos de “Muy Noble” y “Muy Leal Ciudad”, tomando desde entonces como emblema el escudo de los doce leones.

– La mujer emparedada de la Casa de las Torres

A primeros del siglo XX, tras unas obras de rehabilitación en el sótano de la Casa de las Torres apareció una mujer emparedada. Estos restos fueron adjudicados a doña Ana de Orozco, una joven recién casada, que desapareció de la noche a la mañana a mediados del siglo XVI. Se cree que fue su marido, el anciano Andrés Dávalos, poderoso caballero de la Orden de Santiago, regidor y comendador de la ciudad, que sintiéndose traicionado y celoso, ya que Ana era una mujer muy bella, no dudó en castigar a su esposa.

La vistió con hábitos de monja, le colocó un rosario en las manos y la emparedó viva.

Mujer empedrada de la Casa de las Torres

– La Monja Varón

El actual Palacio Juan Vázquez de Molina fue durante una época monasterio de madres dominicas. Se dice que a las puertas de éste se encontró un capazo con un niño de pocos meses. Durante días pensaron qué podían hacer con la criatura. Pasaban los meses y no tomaban ninguna decisión. No obstante, las monjas cada día se encariñaban más con él. Por eso, un día decidieron que se quedaría en el convento, pero había un problema: no podían admitir a varones; así que lo vistieron de doncella.

Sin embargo, con la muerte de las monjas que lo acogieron, las nuevas hermanas desconocían el secreto. Un día, una de ellas, descubre sin querer, el cuerpo varonil y lo delata a la superiora. Él insiste que es una mujer, al igual que las demás. A pesar de sus ruegos y llantos y excelente comportamiento lo expulsan y lo llevan a Sabiote. Se dice que murió al poco tiempo solo en un caserón en ruinas, quizás por pena o por hambre.

– El Duendecillo de la Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares

La imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno ocupa una de las capillas de la Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares desde 1868.

Un Viernes Santo, día en el que procesiona dicha cofradía, un niño de siete años acompañó a su padre, el cuál era costalero de dicha hermandad, a ver salir la procesión. El niño al igual que el padre quería llegar a ser costalero de mayor. Ante la gran afluencia de público, el niño se perdió y apareció bajo el trono muerto, con una angelical sonrisa.

Dice la leyenda que su espíritu revolotea inquieto en las naves de la iglesia en compañía de un coro de traviesos angelillos, custodiando la imagen del Cristo Nazareno.

– La Casa del Ahorcado (Calle Gradas de Santo Domingo, 38)

Cuentan que existía en Úbeda una joven doncella que fue cortejada por importantes señores del entorno, ya que era muy hermosa e inteligente. Sin embargo, estaba prometida en secreto al caballero Pero Gil.

Gil se fue a combatir contra los moriscos y durante largos años, la joven doncella, desconocía si estaba vivo o muerto. No obstante, se mantuvo fiel a su amor y rechazó todas las propuestas de matrimonio, aunque era continuamente presionada por sus padres y amigos para que eligiera ya pretendiente. En ellos estaba don Rodrigo Chaves, afincado señor feudal que contaba con los privilegios y la amistad del regidor de la zona.

Ante las negativas de la doncella, una noche la guardia de don Rodrigo atacó la casa familiar y secuestró a la muchacha. Por mucho que la familia acudió al regidor, dada la amistad que lo unía con el secuestrador, no acudió en su ayuda.

Es entonces cuando el padre de la joven viajó a Algeciras, lugar donde se encontraba don Pero Gil y, éste ante la temible noticia, volvió a Úbeda para pedir justicia. Primero acudió al regidor de la zona, el cual no le ofreció su ayuda y después, se tomó la justicia por su mano.

Un día, Pero Gil y un grupo de caballeros, entre los que se encontraba el rey Pedro I, asaltaron la casa del secuestrador. En ella exigieron a don Rodrigo liberar a la doncella. Ésta estaba demacrada, despeinada y con los vestidos hechos jirones.

La doncella le suplicó al rey su muerte, ya que había manchado la deshonra de su familia. Al rey se le ocurrió una idea mejor. Casó a la doncella con su secuestrador y, tras la ceremonia, ordenó que éste fuera colgado en la ventana más alta de la casa. Después de su ejecución, el rey se la entregó a don Pero Gil.

Debajo del cuerpo del criminal, el rey hizo que se escribiese la siguiente fase: “Así castiga el rey a sus enemigos”.

ALOJAMIENTOS EN ÚBEDA

En lo que se refiere al alojamiento en Úbeda, siento no poder ser de mucha ayuda. No he tenido la oportunidad de alojarme en ninguno de los establecimientos que nombraré a continuación. Os dejo sus respectivas páginas web para que echéis un vistazo a las instalaciones. Una opción es buscar opiniones en tripadvisor o páginas similares. Seguro que os serán de ayuda.

Hotel El Postigo

El Hotel El Postigo es un hotel moderno y acogedor que se encuentra situado en pleno casco histórico de la ciudad de Úbeda.
La adecuada sencillez de su arquitectura, el diseño sobrio y elegante de sus habitaciones e instalaciones y la máxima comodidad de su salón, hacen de este hotel un lugar único.

Parador de Turismo

En la aristocrática y monumental ciudad de Úbeda, en su plaza más renacentista y junto a algunos de sus edificios más bellos se alza el Parador, sobre un antiguo palacio construido en el siglo XVI y reformado en la siguiente centuria, que perteneció al deán de la Sacra Capilla de El Salvador.

Hotel Rosaleda de Don Pedro

El Sercotel Hotel Rosaleda de Don Pedro es un hotel con encanto de estilo renacentista, alberga 53 habitaciones totalmente equipadas con el fin de proporcionar el mayor descanso posible. En la totalidad del edificio se disfruta de conexión a internet WiFi gratis. Disfruta al máximo de la piscina de verano, el acceso al Spa y de un restaurante-cafetería entre otros servicios del hotel en Úbeda.

Hotel Nueve Leyendas

El Hotel Nueve Leyendas ocupa un precioso edificio del siglo XVIII que fue reformado a principios del siglo XXI. Su situación lo hace único, ya que se encuentra a tan sólo 1 minuto a pie de la bonita plaza Vázquez de Molina.

Hostal Santa María de Úbeda
Ibiut Apartamentos Turísticos

Seis apartamentos individuales en un edificio rehabilitado en el corazón del Casco Histórico de Úbeda, modernos, funcionales, cómodos, económicos y completamente equipados (calefacción, aire acondicionado, sábanas, toallas, TV plana 42″, wifi gratuito y menaje) Capacidad máxima para 3 adultos o 2 adultos y 2 niños. Posibilidad de concertar sólo alojamiento o desayuno, media pensión y pensión completa. Recepción desde las 8.30 hasta las 23.30 horas.

Aquí sí puedo “mojarme” un poquito. Estos apartamentos son gestionados por amigos míos. Confío plenamente en su seriedad, profesionalidad y buen gusto, así que os animo a que probéis una forma de alojamiento diferente al típico hotel al que solemos recurrir en nuestros viajes.

RL Ciudad de Úbeda

Enclavado en la ruta renacentista por excelencia, declaradas Úbeda y Baeza Ciudades Patrimonio de la Humanidad en 2003, se encuentra el Hotel RL Ciudad de Úbeda. Con 96 habitaciones totalmente equipadas y una gran experiencia forjada durante muchos años, es ideal para celebraciones de todo tipo, reuniones de empresa, congresos, etc.

Hotel La Paz

El Hotel La Paz está situado en el centro de la ciudad de Úbeda, ciudad monumental Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se encuentra a tan solo siete minutos a pie del casco histórico. Las habitaciones han sido reformadas durante el año 2013. Según parece, es uno de los mejores alojamientos en relación a calidad-precio.

Hotel Álvaro de Torres

Este bonito edificio del siglo XVII se encuentra junto al convento de Santa Clara de Úbeda, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Las habitaciones del Hotel Álvaro de Torres son amplias y combinan paredes originales de piedra con una decoración moderna.

Las Casas del Cónsul

En plena zona medieval del casco histórico se sitúa el Palacio de las Bolas del Siglo XVI sobre los paños de la Muralla de San Millán, asomado al alto Valle del Guadalquivir en toda su plenitud. Totalmente restaurado se ha dotado de todos los servicios que el viajero más exigente pueda desear para pasar una estancia inolvidable en la ciudad de Úbeda, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

BARES DE ÚBEDA

La gastronomía se ve influenciada por el cruce de culturas resultante del carácter fronterizo de Úbeda que en el Medievo separaba los reinos cristianos del Norte peninsular y el reino musulmán de Andalucía.

La cocina tradicional de la zona es eminentemente “casera”, y guarda estrecha relación con los ciclos estacionales y festivos, y por supuesto con los productos más típicos de la zona, indiscutiblemente la aceituna y el aceite de oliva, si bien pueden también señalarse otros con un papel más secundario, como son los productos de huerta, los cereales, las legumbres, la caza menor, las aves de corral, el cerdo, el conejo y los vinos locales.

La costumbre del tapeo es un rito más social que gastronómico, aunque son cada vez más los bares que elaboran tapas dignas de concurso gastronómico. Aquí se plantea el dilema de si se prefieren tomar tapas hasta “hartarse” y decir “ya estoy comido”, sin necesidad de pedir un menú en un restaurante, o si por el contrario se prefieren tomar pequeñas “delicatessen” propias de la tan de moda “cocina de autor” pero con las que te quedas, como decimos en mi pueblo, “muerto de hambre”. También conocido popularmente como “la ligá”, el tapeo tiene lugar antes de la comida o antes de la cena, y tiene como algunos de sus protagonistas al vino, las aceitunas, las habas verdes o las rebanadas de pan con bacalao y aceite. Y decir que, como en la mayoría de provincias andaluzas, con excepciones por supuesto, ¡¡¡las tapas son gratis!!! Cómo lo echo de menos…

LA COMIDA TRADICIONAL

Los potajes son el plato base de la alimentación diaria, dado el carácter eminentemente “casero” en la elaboración de la cocina ubetense, y que combinan legumbres y hortalizas en nutritivas especialidades. Como potaje característico, puede destacarse el de garbanzos con acelgas, o el de habas con berenjenas, de origen islámico.

En lo que respecta a los platos fríos, concretamente a las ensaladas, son típicas de esta zona algunas variedades autóctonas, como la de pimientos morrones asados o la de naranjas con aceite y cebolleta. Mención aparte merece la “pipirrana“, preparada con ajo, pimientos verdes, tomates, migas de pan, orégano, aceite, vinagre y sal. Un plato frío típico de la zona es el gazpacho, especie de sopa fría a base de agua, aceite y sal con trozos de pan, que incluye productos hortícolas como tomate o pepino, y que se toma casi exclusivamente en verano.

Otra de las costumbres ancestrales que vincula gastronomía y tradición es la matanza del cerdo, una especie de rito familiar muy arraigado aún en las zonas rurales, y que se lleva a cabo en el mes de noviembre, con el objetivo de preparar la despensa para los meses de invierno. De este cerdo se extraen productos tan apreciados en la zona como los chorizos en aceite; el lomo en adobo, que se fríe adobado y después se echa en aceite en las orzas para su conservación; la morcilla en caldera, denominada así por tomarse sin embutir.

Otros platos típicos de estas poblaciones son los guiñapos o andrajos, los garbanzos mareados o morrococo, o las migas, caracterizados por utilizar con simplicidad alimentos básicos como el aceite, la harina y los productos de huerta, así como las sobras de otras comidas.

Andrajos

La repostería

En repostería, hay que citar la extensa variedad: dulces caseros, elaborados en confiterías tradicionales, y los preparados en los conventos de clausura.

Entre estos productos, destaca el popular ochío, autóctono de Úbeda y extendido por otras zonas. Consiste en una torta con sal y pimentón, y obtiene su nombre del hecho de ser la octava parte de la masa de un pan. También son relevantes las tortas de “masaceite” con matalahúva, tortas domingueras, sobaos, borrachuelos, gachas con tropezones (típicas del Día de todos los Santos), los hornazos (Semana Santa), o las tortas de Candelaria.

Ochios

HORA DEL TAPEO

En general puedes conseguir tu bebida+tapa por 1,60 euros. Este es el precio que más se repite en los bares de la ciudad. Si bien es cierto que en algunos bares podemos encontrar tapas más elaboradas pero escasas. Hay bares conocidos entre los ubetenses por sus tapas abundantes y con productos típicos de la ciudad. Aunque he de decir que la última vez que visité “el pueblo” quedé sorprendida por la cantidad de bares nuevos que aparecían a cada paso. Pero esto ya se escapa de mi humilde conocimiento y no puedo hablar de algo que desconozco (me gustan los bares pero no me da tiempo a probarlos todos!) Por tanto, citaré algunos que han formado parte de mi juventud y que hoy en día siguen guardando su esencia.

La Taberna Zoraida, situada cerca del Hospital de Santiago, es un pequeño local muy conocido entre los autóctonos. Su terraza siempre suele estar llena, ya os imaginaréis por qué.

El Mesón Navarro, en la Plaza del Ayuntamiento. Un clásico en la Semana Santa ubetense ya que desde su terraza se pueden seguir algunas de las más importantes procesiones que transitan por la Úbeda más monumental. Su gran terraza siempre está llena. Una de sus raciones más solicitadas son los flamenquines, aunque personalmente, los he probado mejores. Situado en un lugar privilegiado es un lugar ideal para hacer una paradita mientras disfrutas de los innumerables monumentos que ofrece el casco histórico de la ciudad.

El Restaurante La Imprenta, justo al inicio de la Calle Real, ofrece un ambiente delicado y una cocina cuidada. Una alternativa a la cocina tradicional.

El Seba, se escapa de la zona turística pero es muy conocido por los ubetenses. Creo que tiene la cerveza más barata de la ciudad y las tapas son abundantes, muy muy abundantes. Se encuentra al final de la Avenida de la Libertad, por si alguien se anima.

En general se tapea muy bien en todos sitios, y oye, cómo se agradece que te planten una tapa con tu consumición.

Para el café o la copa de la tarde-noche, no puede faltar una visita a uno de los locales más especiales de mi Úbeda natal. Ubicada junto a la muralla, se encuentra “La Copla”, un local muy cuidado y con una terraza con unas indescriptibles vistas de Sierra Mágina y la Sierra de Cazorla desde la cual, en verano, también se puede tapear. Y no, no se escucha copla, aunque alguna lo mismo se les escapa.

Vistas Ubeda

Restaurante Bar Cantina La Estación

A mí es un bar que me gusta especialmente. En la entrada se encuentra el bar dedicado a tapear de manera informal, mientras que si nos adentramos en el local un decorado que se asemeja a los vagones de un tren nos sitúa en el restaurante. La comida es exquisita y disponen de carta para celíacos.

Restaurante-Tapería Antique

Tapas muy elaboradas con una presentación muy cuidada.

Aquí os dejo varios enlaces de bares y restaurantes. En algunos he estado, en otros aún no. No dudéis en echar un vistazo porque como dicen la comida entra también por los ojos.

Taberna Misa de 12

Ibiut Café-Tapería-Restaurante

Ginronería Agua Bendita Dirección: Plaza Primero de Mayo, 23400 Úbeda (Jaén)

Bar Asador Quevedo

Restaurante El Porche

Asador de Santiago

Restaurante Asador Al-Ándalus

Restaurante Asador El Trujal

Restaurante El Seco

SERVICIOS TURÍSTICOS

Guías Oficiales de Úbeda y Baeza

Para los que dispongan de varios días y les apetezca conocer la ciudad “al dedillo”, hay varias empresas dedicadas a la gestión de servicios turísticos. Aquí os dejo sus nombres y página web. Es interesante contratar sus servicios porque son gente profesional y ayudan a que no quede ni un trocito de renacimiento sin ver. Pero ya os digo, depende del tiempo que vaya a durar la estancia en la ciudad. Tal vez para un día no interese… Al fin y al cabo el Patrimonio está muy bien concentrado y es fácil de descubrir por cuenta propia.

SEMER Turismo y Cultura

SEMER Turismo y Cultura es una empresa de ámbito provincial que se dedica a la gestión y servicios turísticos de la Provincia de Jaén. Realiza visitas guiadas en español y otros idiomas a toda la Provincia, destacando sobre todo su especialización en Úbeda y Baeza, Jaén capital, Cazorla, viaje al Tiempo de los Iberos, Ruta de los castillos y las Batallas, Sabiote, El Condado Territorio Museo, Oleoturismo y mucho más. SEMER Turismo y Cultura también gestiona monumentos como el emblemático Palacio Vela de los Cobos de Úbeda. El último de los grandes Palacios del Siglo XVI que sigue cumpliendo su función original.

Seturja S.L.

Seturja es una empresa de gestión de servicios turísticos y culturales de la provincia de Jaén creada en 2006 fruto de la unión de dos experimentadas empresas en el sector turístico provincial como son Artificis y Pópulo Servicios Turísticos. Seturja nació con la finalidad de ampliar y diversificar la oferta turística comarcal a través del Bono Turístico U+B, si bien a lo largo de estos años ha ido sumando proyectos e iniciativas.

Artificis

Artificis es la empresa pionera en servicios turísticos en la provincia de Jaén, desde 1994 ofrece la máxima calidad en todos sus áreas de trabajo.

Servicios Turísticos: Aprovechando la demanda y los recursos patrimoniales locales, se ha creado una oferta de servicios a los visitantes que van desde una visita guiada a las ciudades Renacentistas de Úbeda y Baeza, a otras ciudades como Jaén, Baños de la Encina, Alcalá La Real, a la “Ruta del Aceite”, a los Parques Naturales de la provincia, a ganaderías de Toros Bravos, a visitas de talleres artesanales, a todo tipo de actividades complementarias para Congresos e Incentivos, etc…

Con carácter temporal, Artificis organiza y participa en varias iniciativas culturales complementarias como conferencias, gimkanas, concursos, visitas nocturnas, cenas del renacimiento, conciertos de música española, espectáculos flamencos, animación teatralizada, etc. para grupos o eventos especiales.

Desde la primavera, del año 2001, ponen en marcha el “Tren Turístico del Renacimiento”. Iniciativa que recibe una acogida muy positiva entre los visitantes de la ciudad y sobre todo entre los más pequeños. El objeto primordial es ofrecer, de forma amena, información turística y cultural mediante las explicaciones que un guía, desde el mismo tren, da a los pasajeros durante el recorrido por la ciudad de Úbeda.

Actualmente Artificis es la encargada de la gestión de la Sinagoga del Agua un nuevo espacio donde descubrir la cultura Sefardí, que en Úbeda adquiere una presencia relevante en un espacio mágico y lleno de encanto.

Visitaubedaybaeza

Empresa que ofrece visitas guiadas a turista individual (desde dos personas) tanto a Úbeda como a Baeza. Huimos de las masificaciones, razón por la cual este tipo de visitas no superan las 25 personas. Se realizan previa reserva todos los días en horario de 11.30 horas y 17.30 horas (18.30 horas, horario de verano).

Sus recorridos duran algo más de 2 horas y en ellos podrán conocer de primera mano, y acompañados por Licenciados especialistas en Didáctica del Patrimonio, los principales rincones con encanto de Úbeda y Baeza, visitando además el interior de algunos de los edificios de pago más significativos de ambas ciudades. El Bono Úbeda-Baeza tiene un precio por persona de 17.90€.
Si estáis interesados en estas visitas y queréis reservar vuestra plaza, solo tenéis que llamar al número de atención telefónica 674740424 (de 9.00 a 20.00 horas) o mandar un mail a: info@visitaubedaybaeza.com.

Atlante

Empresa Turística que ofrece servicios tanto en Úbeda como en Baeza, así como en otras poblaciones cercanas como Jaén, Sabiote, etc. Destaca porque ofrece Visitas Teatralizadas, así como visitas especiales para colegios y tematizadas (Cultura del Aceite, Ciudad Artesana y Ciudad Escondida) y Cenas del Renacimiento.

Además, cuenta con un Bus Turístico en el que poder conocer cómodamente estas dos ciudades Patrimonio de la Humanidad.

Y hasta aquí nuestro viaje. Y qué mejor manera de terminar que con el gran maestro Sabina, ubetense de pro, por si alguien aún no lo sabe.

Sabina

8 Comentarios
  1. Imagen de perfil de beatriz martín retuerto

    Flipante tantísima info! Una guía de viaje en toda regla! Un besazo

    • Imagen de perfil de RAQUEL Autor
      RAQUEL 2 años

      Gracias Bea! Hay rinconcitos preciosos en España que merece la pena visitar. Y Viajéfilos nos lo pone tan fácil que no hay excusa para no conocerlos. Otro beso para ti!

  2. Imagen de perfil de Carmen Capdepón

    Tanto salir fuera del país y sin visitar destinos como tu ciudad… Lo apunto ya mismo e imprimiré tu entrada completa para llevarla conmigo el día que visite Úbeda, no te falta detalle.
    Gracias.

    • Imagen de perfil de RAQUEL Autor
      RAQUEL 2 años

      Seguro que te va a gustar, Carmen. Y ya sabes, cualquier duda aquí estoy para resolverla.

  3. Imagen de perfil de sonia
    sonia 2 años

    Bueno, pasmá me he quedado. ¡Vaya entrada! ¡Vaya curro! Desde luego, lo único que puedo decir es que, para escribir algo así de Madrid, me hubiese tenido que encerrar en la biblioteca unos cuantos meses, porque desde luego, de cabeza, no tengo ni la mitad de la mitad de idea que tú de tu ciudad.
    Besos
    Sonia

    • Imagen de perfil de RAQUEL Autor
      RAQUEL 2 años

      Jeje, Sonia yo también me he tenido que documentar. Imposible saber tanto! Espero que te haya gustado, y que la visites 😉

  4. Imagen de perfil de José Luis Bauset

    Impresionante! Creo que no debe existir en toda la red un post con más info de la ciudad de Úbeda y además contado por una ubetense, cosa la cual se nota… Me gustan mucho todas tus recomendaciones, atractivos turísticos, historia, alojamientos, locales… pero sobre todo esa parte de leyendas de la ciudad que has incluido. Muchas gracias por compartir en viajefilos toda esa información de una ciudad que ya ha pasado a uno de mis próximos destinos!

    • Imagen de perfil de RAQUEL Autor
      RAQUEL 2 años

      Un placer compartir con viajéfilos mi historia. Ahora espero que la información resulte útil para todo aquel que decida visitar Úbeda.

Deja un comentario

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2017 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas