Print Friendly, PDF & Email

Postal-Juana-EscociaPrimera estación: Glasgow

Cuando llegó la segunda quincena de Septiembre y todo el mundo volvía de vacaciones relajado y bronceado,  nos pareció un buen destino para refrescarnos y desconectar  la parte más septentrional de las islas británicas. En la expedición nos unimos tres compañeros, ya amigos, que coincidíamos en las vacaciones de verano menos veraniegas.  Al disponer de cuatro días teníamos que optimizar el tiempo así que decidimos visitar Glasgow, la ciudad más grande y Edimburgo, la capital, que no podía faltar. Decidimos volar Alicante-Glasgow, lo que es una buena opción si se quieren recorrer las dos ciudades,  porque los vuelos, a pesar de ser aerolíneas low-cost difieren bastante (hasta 40-50 euros) de éste aeropuerto al de la capital.  Cogimos el vuelo un lunes sobre las 11 de la mañana y a las 14h ya estábamos en Glasgow –Pestwick, con poca ropa y unos 3 grados de temperatura. 

Para llegar a la ciudad  desde el aeropuerto cogimos un tren que tardaba unos veinte minutos, muy barato, unas 4 libras.  Llegamos a la estación de tren, que merece mención porque es una construcción de finales  del siglo XIX  y el estilo se parece al de Gustave Eiffel. Las arcadas que la mantienen son de hierro forjado, y  es la segunda más grande y transitada de Reino Unido después de la de Londres.  Después rápidamente nos dirijimos al Hostel que se encontraba en Queen Street, a  unos 10 minutos a pie, nos registramos y nos pusimos en marcha parando de camino a tomar energías con un café irlandés …pero con whisky escocés, como matizan allí.  La ruta la empezamos camino a la Catedral está donde estaba el antiguo centro de la ciudad, un poco al este del centro moderno camino a la catedral  con vistazo rápido, del siglo XII , fachada gótica ennegrecida por los incendios según la historia y por los humos industriales según lugareños,  y  ya de paso a la Necropolis, con 3500 esculturas en mausoleos y e impresionantes vistas de la ciudad.

DSC04243
DSC04300
DSC04306
DSC04329

Sin perder tiempo hacia el corazón de la ciudad nos dirigimos Buchanan street es una de las calles más animadas de Glasgow. La ciudad escocesa es la mejor ciudad para ir de compras en el Reino Unido, ya que después de Londres es la que más surtido ofrece, pero en mucho más barato.  La calle Buchanan forma parte de la Z dorada, un grupito de las calles más “in“ de Glasgow, con Argyle y Sauchiehall.  Y antes de seguir una parada:  Lauder’s  un pub de Sauchiehall, los clientes son una mezcla de viajeros con gente que vino de compras a Sauchiehall.  El trato fue bueno y el servicio rápido. Los precios son muy bajos, un té  cuesta 90 céntimos, y un breakfast con salchicha, bacon, huevo, tomate y pan vale 1.99 libras. Escocia es tradicionalmente más barata que Inglaterra, y ahora con la crisis hacen ofertas increíbles.  Por la noche sirven un plato de solomillo con gambas más cerveza por 5.99…así que no dejéis de pasar por allí.  Es un lugar muy barato para probar los platillos escoceses y la comida de pub. Las cervezas empiezan a 2 libras y dice la leyenda que si tomas más de tres se abaratan, cosa que no recuerdo, quizás por superar el número de la oferta.

DSC04347

Proseguimos en el último tirón del día ya paseando y con menos frío gracias a lo consumido en Lauder’s,  dirección  Saltmarket,  una plaza que está en el lugar donde antes  había un mercado de la sal. De ahí su nombre, como Glasgow es una ciudad costera del mar del norte, se vendía sal para el resto del Reino Unido.  Hay una bella torre en la plaza de, con un reloj, que recuerda un poquito al Big Ben de Londres, en más chiquito y con el mismo tinte negruzco que baña la catedral y múltiples edificios  del lugar.  Para terminar el día unas pintas en cualquiera de los muchos pubs que ofrecen música en directo, sobre todo pop-rock indie de grupos locales, nosotros optamos por The Box, la bebida es muy barata ( pintas 2 libras) y buen ambiente, pero en Sauchiehall  street  y paralelas hay muchos del estilo, y para nuestra suerte a cinco minutos a pie del alojamiento.

DSC04303
DSC04305
DSC04337
DSC04351

Al día siguiente visita rápida a La Universidad de  Glasgow, a la que catalogan como el mayor símbolo arquitectónico de la ciudad.  Se encuentra en la George Square  de estilo renacentista italiano.  Con las elegantes proporciones de su interior decorado con mármoles y mosaicos, la opulencia del conjunto hace de éste el edificio más impresionante de su clase de Escocia. Y por último el museo de historia social de Glasgow y la oportunidad de ver la historia de la gente y la ciudad de Glasgow desde 1750 hasta el presente.  Se pueden ver pinturas, grabados y fotografías que nos dan imagen descriptiva de las distintas clases sociales que han convivido allí hasta el día de hoy y da una idea de las distintas maneras de vida, muy enriquecedor y es gratuito. El jardín botánico se nos escapó por tiempo pero no dejéis de verlo que nos dijeron que merece la pena.

mapa-de-glasgow

Segunda parada : Edimburgo

Cogimos un tren desde Glasgow que nos costó unas 10 libras y en cuarenta minutos llegamos a Edimburgo.  Tras acomodarnos en el hostel nos dirigimos a un freetour ,que nos dio una idea general de los principales sitios del centro histórico con pinceladas de lo importante, para luego profundizar en lo que más nos interesaba .  Para hacer un primer acercamiento a la ciudad llegamos hasta el Castillo, para verlo desde abajo y soñar con él hasta el día siguiente.  Después dimos un pequeño paseo muy recomendable,  lo mejor es llegar hasta la plaza Grassmarket y luego continuar por la calle Cowgate .  Ya se nos hizo la hora de cenar así que tomamos unas cervezas y unos nachos especialidad de la casa de “White hart inn”que nos volvieron locos, y después más comida consistente y más cerveza. Ese pub es de 1516 y es el más antiguo de la ciudad y no es caro así que visita obligada.  Esta zona está bastante ambientada  por la noche,  podéis aprovechar para tomar una copa o unas cervezas.  Nosotros estuvimos de noche en “The Last Drop” de cervezas y también al día siguiente para tomar un té caliente con whisky, cual pócima mágica.

DSC04353
DSC04361
DSC04362

Comenzamos un nuevo día con un desayuno escocés que consistía en pan,  carne picada, alubias, huevos fritos, bacon  y tostadas, asi que con energía nos dirigimos a continuar con  la ruta,  el famoso Castillo de forma rápida, la Catedral de St Gils y escupir como manda la tradición dentro del corazón de piedra que hay anexo en el suelo, que pertenece  al lugar en el que se encontraba situada la antigua prisión de Edimburgo, construida durante el siglo XV y demolida en 1817, y dice la leyenda que hay que escupir dentro para tener amor eterno…si cae fuera desamor o mala suerte…para  dejar un final abierto no comentaré  en qué lugar del corazón quedaron nuestras salivas.  Es el único sitio de Edimburgo dónde escupir no conlleva multa.

DSC04437En esa misma calle hay muchas tiendas dónde venden las típicas kilt, que a mi humilde opinión sientan muy bien a los hombres… sobre todo a los apuestos. Nosotros aprovechamos  para comprarnos unos típicos gorros escoceses que allí usan en pleno invierno pero que nosotras necesitábamos en ése momento porque estábamos a  5º viniendo de temperaturas de 40º. En esa misma zona se puede comer algo rápido en cualquier pub, hay muchos menús por una 7-10 libras. Para rematar,  la sobremesa  café con tarta de zanahoria casera,  en una cafetería de la facultad de medicina, para todos los públicos, con sofisticados estudiantes, que nada tienen que ver con nuestras pintas cuando éramos univrsitarios,  con pinta de desconexión del medio.  Café y tarta fuera de serie. En esa misma calle, siguiendo por South Bridge, hay muchos books & coffee, para quien quiera pasar un rato de tranquilidad, entre ellos The Elephant house, famoso por ser dónde J.K. Rowling  escribió gran parte de su gallina de los huevos de oro, Harry Potter.

Esa tarde continuamos con la visita a Mary king’s close, un callejón comercial del siglo XVII que hoy día se encuentra tapiado por el edificio de la City Chamber, el actual ayuntamiento de la ciudad. Empezó a construirse   sobre los cimientos de cinco callejones de la ciudad: Stewart Close, Pearsons Close, Allan Close, Craig Close y, por último y más importante, Mary King’s Close, quedaron sepultados por él.  Actualmente, este complejo de callejuelas congeladas en el tiempo  forma un laberinto y es lo que llaman “la ciudad subterránea” . Fue en parte demolido y tapiado a raíz de los brotes de peste, y  cerrado al público durante muchos años, llegando a ser una fuente para mitos y leyendas urbanas de historias de fantasmas de las víctimas de la peste que murieron en estas casas. El lugar tiene un aire bastante paranormal… no seré yo quien se atreva a desmentir esas leyendas ni a remover a sus fantasmas.  Muy recomendable la visita.  Para cenar después del susto St. George Street, en la Newtown,  en “the Dome”,  hamburguesas estilo escocés y cerveza.

Un nuevo día, nada mejor que empezar recorriendo  el cementerio Greyfriars,  y sus historias macabro-eróticas, que dejo para que la curiosidad os lleve a conocerlas in situ. Después nos dirijimos a la Galería Nacional de Escocia, aunque no os gusta el arte, hay que pasar para saludar a la oveja Dolly. Saliendo del museo y tomando Princes Street hacia la derecha llegamos al Monumento a Scott, desde donde se obtienen unas vistas geniales del centro de Edimburgo. Si no tenéis claustrofobia y no os importa subir escaleras, animaros a subir hasta la altura más elevada. Una vez abajo, cruzando la calle veréis Jenners, el centro comercial más famoso de Edimburgo. Aunque no queráis comprar nada, podéis adentraros 10 minutos para daros cuenta de por qué se le llama el “Harrods escocés”. Para nosotros fue un buen momento para  pasear por los Jardines de Princess Street, y  tomar un té caliente, sin bebidas espirituosas, y disfrutando del preciado sol que salió ese día. Comida rápida en un pub de Rose Street, y llegados a éste punto, confesión: no fuimos lo suficientemente valientes para probar los Hagies típicos, la idea de  asaduras de cordero u oveja (pulmón, hígado y corazón) mezcladas con cebollas, harina de avena, hierbas y especias, todo ello embutido dentro de una bolsa hecha del estómago del animal y cocido durante varias horas, no nos convenció.

DSC04378
DSC04394
DSC04401
DSC04403
DSC04406

Por la noche, ya sea antes o después de cenar,  (nosotros con el estómago lleno, aunque eso fue fácil, ya que así lo tuvimos durante todo el viaje) es el momento ideal para hacer alguno de los tours de fantasmas  que encontraréis en la Royal Mile (entre la Iglesia Tron y la Catedral de St Giles). Buena elección para  un cierre de viaje,  porque  nos fuimos con mejor sabor de boca, si era posible, y con la idea de haber estado en una ciudad encantada.  Subimos  a Calton Hill, la colina más famosa de Edimburgo, conocida como “la Atenas del Norte” por los monumentos que allí se encuentran. Desde allí teníamos unas magníficas vistas de Edimburgo iluminado.  En el paseo cruzamos el  North Bridge, el puente de los suicidios y junto con innumerables leyendas de quemas de brujas,  pelirrojos, y masonismo  nos llevaron Cementerio de Calton, donde se encuentra enterrado David Hume  y otros ilustres escoceses y dónde tres nada ilustres residentes, pasaron mucho miedo. Nos metieron en un mausoleo en el tour nocturno, para ambientar la situación,  e inmersos en las historias paranormales, escuchamos ruidos de ultratumba, que finalmente no eran más que parejas aventuradas que buscaban allí su nido de amor.  La noche  y el viaje no pudieron acabar mejor que en  “The Royal Oak”, un pub con música en directo y copas con  descuento, por ser de los valientes que hacen el tour de los fantasmas. Y  por supuesto, el pilar más importante para una buena travesía fue el tener  los mejores compañeros de viaje.  Para la vuelta volamos Edimburgo- Alicante, aventurándonos con Ryanair, y algo más caro que a Glasgow, con la comodidad de un autobús desde el centro  de la ciudad que llega al aeropuerto, y para nuestra suerte con un vuelo más que tranquilo.  Espero que a alguien le sirva mi versión de los hechos y humildes palabras, si no como guía fidedigna de viaje, como incentivo para despertar la curiosidad para realizar ésta fantástica ruta. Saludos a Mary King y Mc Kenzy,  la culpa fue de una rata con peste…

DSC04414
DSC04416
DSC04417
DSC04427
DSC04443

mapa-de-edimburgo

2 Comentarios
  1. sonia 4 años

    Anda que no lo debisteis pasar bien ni na, la Mary, Polac y tú, Juanita!
    Me encantaría ir, y lo haré, aunque probablemente en otro plan (a ver si con niñas!). Gracias por toda tu información.
    Besos

  2. Muchas gracias Juana! Ya hace demasiado tiempo que recorrí aquello y me encanta recordarlo, me pareció un sitio tremendo. Desde luego has hecho un buen listado de locales que visitar… Gracias por compartir, espero muchos más!

Deja un comentario

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2017 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas