En Murcia… ¡no sin mi Estrella!

Tras unos 7 años viviendo en esta bonita ciudad, he ido conociendo con el paso del tiempo algunos de sus grandes emblemas, motivo de orgullo patrio entre los murcianos. Y sin duda uno de ellos, de merecido puesto en esta lista de los grandes atractivos, sin evidente menosprecio hacia los grandes reclamos de la urbe, es su Estrella Levante. Este día que os relato fue especial tanto por la agradable compañía de una, dos o tal vez más botellines de la mencionada cerveza, como por recibir la visita de buenos amigos desde Valencia tras 7 años de insistencia en la necesidad de su visita.

Y así que nuestro día empezó a eso de las 12 del mediodía donde debe empezar en Murcia, en la Plaza de las Flores. Un exquisito pulpo al horno en El Bolito, un buen queso parmesano con almendras en El Secreto, un tomatico partio en la Taberna de Pepico del Tío Ginés, unos michirones, zarangollo, tigres en Las Mulas; todo ello regado como debe ser con unos quintos bien fríos de Estrella Levante. Un rato más tarde y cruzando frente a la magnífica fachada de la catedral nos dirigíamos hacia la Plaza del Arco San Juan, donde cualquiera de sus restaurantes puede servir para rematar la faena de la comida (La Pequeña, El Torrao o La Parranda) pero llegamos hasta el Rte. Pura Cepa. Aquí además de unas tapas de barra tremendamente elaboradas disfrutamos de otra birra, peculiar y sabrosa. Se trata de Gamus, una cerveza fermentada en botella, elaborada en Jumilla y que bien merece la pena la parada.

Con ganas de un alto, un buen lugar para una pausa fue la Plaza de Europa, en el Café del Sol, en cuya enorme terraza se puede disfrutar de un buen café. Más tarde cualquiera de los muchos locales vecinos pueden servirte un buen digestivo, La Ronería, El Perro Azul o El Bosque Animado son mis preferidos y cualquiera de estos sirvió para continuar.

Cerca del anochecer parece que ya las abundantes tapas de mediodía habían desaparecido en nuestro esfuerzo así que era momento de recargar pilas. Y así llegamos para empezar con las sabrosas marineras del Togo, seguir con una pequeña hamburguesa con foie en La Taberna de Toni y finalizar más allá en el Café Los Arcos, tras cruzar Santo Domingo frente al Romea. Las fuerzas flojearon tras el intenso día y hasta aquí llegó nuestra jornada regada con la buena Estrella. Tal vez podíamos haber seguido más allá y ¿por qué no? un buen concierto en La Puerta Falsa, en el Atomic o el el Musik de la Plaza de toros, pero… ¡eso lo dejaremos para la próxima! ¡Gracias por esa visita!

¿Te ha gustado nuestro post? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

4 comentarios en “En Murcia… ¡no sin mi Estrella!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: José Luís Bauset +info
Finalidad: Compartir recomendaciones de viaje. +info
Legitimación: Consentimiento del interesado. +info
Derechos: Tiene derecho a acceder rectificar y suprimir los datos. +info
Información adicional: +info

Te ayudamos con tu viaje

Ser Viajéfilo tiene muchas ventajas,
haz tus reservas con nosotros

Scroll al inicio