Print Friendly, PDF & Email

Los días de viaje por Asturias continuaban…

DÍA CINCO

Amanece lloviendo, previsiones cumplidas… Bueno, no desperdiciaremos un día de sol en el MUSEO DEL JURÁSICO DE ASTURIAS (MUJA). Hoy nos lo tomamos con calma y salimos sin prisa. Paramos en el mercau de la Marina de Vidiago, que se celebra esta mañana, y no podemos resistirnos a unas compritas de comida rica. ¡Qué pena tener que dejar sin probar la olla minera que estaban haciendo! No es un mercado semanal, así que para él se hacen cosas especiales. Sus mismos habitantes abren la Casa del Pueblo y hacen un pequeño barecillo con bebidas y raciones, música tradicional en vivo y el menú, que por 8 euros te incluye la fabada, bebida y arroz con leche. ¡Ohhhh!

El caso es que tiramos hacia COLUNGA, y entre ésta y LASTRES, en seguida una desviación y claros carteles hacia el museo.

Museo del Jurásico de Asturias, MUJA

Aprovechamos el parking para un picnic, pues se nos había echado encima la hora de comer. La entrada al museo (que tiene forma de huella) es todo un campo verde con réplicas de todos los dinosaurios, que piden a gritos fotos a su lado. Nos tiramos un buen rato. Una vez dentro, tras pagar entrada (profes gratis; niños 4,7 euros; adultos 7,24 e. Y descuento especial con la tarjeta de la FNAC), inicias un viaje por toda la prehistoria. Deteniéndose un poco más en el jurásico asturiano, nos muestran detalles de huellas, fósiles, científicos, dinosaurios y los tipos de los mismos, etc… Un museo muy didáctico, pero quizá poco interactivo para los niños. Le falta un pelín más de diálogo y juegos para mantener su atención constante.

Tras terminar en el museo, decidimos visitar la PLAYA DE LA GRIEGA, perteneciente a Colunga, cuyo acceso de entrada encuentras nada más bajar del museo. El coche se deja en alguno de los parkings. Y al otro lado de la playa, preciosa como todas las que hemos visto hasta ahora (¡tan diferentes a lo acostumbrado!), se inicia una senda de unos 600ms según indican, que llega hasta las varias huellas de dinosaurios que se pueden apreciar en las rocas. Para completar el día prehistórico…

En la playa de la Griega

Teniendo LASTRES ahí al lado, y aún con tarde por delante, ¿cómo no pasear por sus intrincadas calles en cuesta? Un pueblo chiquito y precioso, que en seguida puedes dar por visitado, con su mínimo y empedrado casco histórico y el faro de luces. Interesantísima subasta de pescado en la lonja al llegar los pescadores a las 16h. ¡Casi me muero al enterarme de que me lo había perdido!

Y con eso y un bizcocho, nos volvemos a casa a cenar en el restaurante del barrio: sidrería-restaurante Casa Poli. Un restaurante recomendado, en nuestro propio pueblo (Puertas de Vidiago). Una cenita exquisita y suculenta y por 112 euros los 8. ¡Y os aseguro que llegamos a casa rodando por la cuesta abajo!

DÍA SEIS

Hoy se lo dedicamos a OVIEDO, enterito. El día amanece nublado, pero con una temperatura estupenda para estar todo el día en la calle.

En Oviedo iniciamos la visita por SANTA MARÍA DEL NARANCO, una pequeña joya más del gran prerrománico asturiano. Pero ¡ojo! A pesar de que anuncian que el último pase es a las 13h, lo que es hasta la una es la visita en sí. Es decir, que a la una cierran las puertas, por lo que si hay un grupo completo que entre a las 12.35, se clausura el chiringuito, porque se supone que ellos saldrán a la una. Así que no vale eso de llegar a las 12.30, con media hora de margen, si queréis ver el interior… ¡Qué fuerte! Una de las maravillas de Asturias y nada de margen con la cantidad de visitantes de todo el mundo interesados en gozarla. ¡Y encima se jactan de que hay que madrugar más! Pero sobre todo, lo engañoso de que “el último pase es a las 13h”. Evidentemente no es lo mismo, pero a través de algunas aperturas, se puede intuir… Y la sencilla belleza de su exterior.

Lo mismo ocurre con la otra pequeña joya que allí se encuentra, un poco más arriba, SAN MIGUEL DE LILLO. Por fuera se puede apreciar sin problema en cualquier horario; pero si queréis pasar dentro, hay que madrugar. Los últimos que entran es el último grupo de Santa María. Las dos abren desde las 9.30 de la mañana.

Y tras estas maravillas externas (nosotros fuimos de los que nos quedamos en la puerta…), bajamos a Oviedo, aparcamos en un parking público… Y ¡a patear!

Para que fuese algo más entretenido para los niños, repetí experiencia (Pamplona) y les hice una gymkana. La verdad es que me salieron preguntas algo más difíciles; es más, la gente de Oviedo no las sabía contestar… (¿tan difícil es saber quién fue Jovellanos, aunque naciese en Gijón?). Pero bueno, con comida en medio, cafetín y todo, conseguimos terminar el itinerario por la ciudad. Una ruta sacada de internet y que abarca bastante bien todo el casco antiguo. Desde luego, es bien bonita, superagradable de pasear y gozar, y con un ambientillo estupendo. Pillamos un pequeño mercadillo en la calle Gascona, donde comimos en uno de los bares de abajo, más baratos que los de arriba. 2,5 e el menú (el CORRALÍN). El cafetín lo tomamos en la plazuela de Daóiz y Velarde, junto al Mercado de Fontán.

Nos ha encantado Oviedo. Sí señor.

Calles y plazas de la ciudad de Oviedo



Booking.com

OVIEDO

Oviedo es Benemérita, Invicta, Heroica, Muy Leal, Noble y Muy Buena ciudad… ¡Casi na! Con todos esos títulos, además es capital administrativa y política del Principado de Asturias. Lugar de paso de la Ruta de la Plata y Camino de Santiago. Escenario de La Regenta de Clarín. Y famosa por ser sede de los Premios Princesa de Asturias. Pues eso no es nada con todo lo que es Oviedo…

Oviedo es un conjunto de calles de piedras de un característico color amarillo-marronáceo, que albergan en su discurrir monumentos, casas, palacios… dando lugar a plazas y plazuelas llenas de esculturas. Su historia comienza allá por el 761, cuando fue elegida como lugar ideal para un campamento, donde el rey Fruela puso sus ojos y potenció el primitivo asentamiento. Aunque en realidad, ya nuestros ancestros prehistóricos habían andado por allí, tal como no indican sus restos. Y desde entonces, comenzó su desarrollo, con resultado de múltiples monumentos prerrománicos al inicio, y otras edificaciones que fueron cambiando de estilo a medida que el tiempo discurría.

En la actualidad, no pueden faltar en nuestro itinerario de visita:

-La catedral, dedicada a San Salvador: imponente desde el exterior, en su interior se visitan la Cámara Santa (que alberga la Cruz de la Victoria, la que se supone que llevaba don Pelayo cuando derrotó a los musulmanes en Covadonga, y desde entonces, símbolo de Asturias), el claustro gótico, la sala capitular y la cripta de santa Leocadia.

-Museo de Bellas Artes de Asturias (con cuadros de Goya, Zurbarán, Soroya, Picasso y asturianos) en dos edificios palaciegos.

– En la plaza de Alfonso II el casto: Iglesia prerrománica San Tirso el Real. Casa de la Rúa (Palacio del Marqués de Santa Cruz del Marcenado), s XV. Palacio de Valdecarzana-Heredia, s XVII, con gran escudo de armas. Capilla de la Balesquida, s. XIII. Casa de los LLanes, s XVIII. Jardín de los Reyes Caudillos. Estatua de la Regenta, enfrente del Palacio de la Casa de la Rúa.

-En la plaza de Porlier: Palacio del Marqués de Camposagrado, hoy Tribunal Superior de Justicia (s XVIII) y el Palacio de Toreno, hoy Real Instituto de Estudios Asturianos.

Palacio Arzobispal.

Monasterio de san Pelayo.

Monasterio de san Vicente, Museo Arqueológico Provincial actualmente.

Muralla de Oviedo.

Ayuntamiento.

Iglesia de san Isidoro.

Mercado y plaza del Fontán.

Campo de san Francisco con la estatua de Mafalda.

Plaza de Trascorrales y plaza del Paraguas.

Teatro Campoamor.

Hotel Reconquista.

Convento de santa Clara.

Iglesia de san Juan.

-Y miles de estatuas por toda la ciudad.

A pesar de su fama y de su premio de 1997 a la ciudad más limpia de Europa, lo recordábamos mejor en este aspecto. De hecho no fueron pocos los papeles encontrados tirados en el suelo…

DÍA SIETE

Para hoy tenemos reservado desde hace unas semanas, una experiencia típica de Asturias. Una mezcla de sidra y queso. Que en teoría acaba en degustación culinaria con un menú también típico. La SIDRERÍA CASA NIEMBRO (rutalquesuylasidra.com; tlf: 985 84 50 01) está alojada en el pueblo de ASIEGO, cerca de Arenas de Cabrales. Y hace visitas guiadas para la demostración y entendimiento del arte de la fabricación de la sidra y los quesos de cabrales. Así que, allí que nos lanzamos. ¡El conocimiento no ocupa lugar!

Llegamos algo antes de las once y media, hora de la cita. Pagamos (25 euros los adultos y 12 los niños hasta los 10 años) y esperamos a que se formarse el grupo, unas 20 personas. Ya la carretera, el entorno y el pueblo mismo, daban buenas vibraciones. Y entonces aparece Manolo, hermano de Javier Niembro, dedicados a la sidra, y que, desde hace ya algunos años, aprovechan el turismo para dar a conocer al mundo Asturias: su medio rural, sus tradiciones, su pueblo. Y así la visita se convierte en un auténtico museo vivo donde puedes aprender el funcionamiento de una quesería de cabrales tradicional y de ámbito familiar (pequeño tamaño) (de J A Bueno), incluida la cueva donde maduran varios meses los quesos (cueva`l quesu); lo que son una quintana, la eria; el funcionamiento del monte comunal; la pumarada y el llagar. Toda una apertura al mundo rural asturiano y al modo de vida de sus habitantes a través de un itinerario por la aldea de Asiegu. Y para terminar, una espicha. Una celebración gastronómico-social en toda regla, donde te hinchas a comer y a beber sidra (su sidra: Pamirandi). Un menú abundante consistente en: huevos cocidos, tortos, quesos de Cabrales y Caxigón, miel del país, picadillo de Gochu, morcilla con harina de maíz, fabes con verduras, albóndigas de ternera y cerdo; y de postre, natillas con compota de manzana. Casi nada…

Francamente, un maravilloso día rural, conociendo de más cerca la dura vida de la gente de campo y todo lo que les rodea, incluidas sus producciones, sus medios, su historia.

Para quien le interese, abren de marzo a diciembre. Los horarios son a las 11.30h con comida; o a las 19h con cena. El lugar de encuentro y salida es la Sidrería Casa Niembro en Asiegu, en el concejo de Cabrales (desde Carreño sale una pequeña desviación a la aldea). Necesario reserva. SIEMPRE. (www.rutalquesuylasidra.com y tlf 985 84 50 01).

Como el grupo fue simpático y nos interesaban bastante los temas de que se hablaron e hicimos muchas preguntas, se nos alargó un poco la visita. Así que tuvimos que cambiar el horario, comiendo en medio del programa, tras la parte del queso, y luego continuando con la parte de la sidra (la comida es en el llagar). Muy muy interesante, de verdad. Todo: la explicaciones y visitas, y la comida. Al final nos dieron las 17-17.30h. Y lloviendo. El tiempo nos respetó lo que duraba la visita al aire libre, para después ponerse a llover sin tregua.

Y encima lunes, con todos los museos cerrados. Así que la tarde nos provocaba cierta incertidumbre sobre qué hacer. Decidimos volver y probar el Ídolo de Peña Tú en nuestro pueblo, si dejaba de llover. Teníamos que pasar por el supermercado, pero para cuando llegamos a casa, seguía sin dejar de jarrear. Así que el tiempo fue retirando a todos mis posibles acompañantes hasta dejarme más sola que la una, que se dice. La idea de hacer un poco de ejercicio, que me diese el aire, ganarme la cena, aprovechar la tarde sin encerrarme en casa, dar un paseíto por el campo, cosa que estoy echando de menos, saber que a la vuelta me esperaba un techo, una ducha caliente y ropa seca, y muchas razones más, pero al final resumidas en cabezonería probablemente, me impulsaron a coger el chubasquero y un paraguas, y salir al encuentro del ídolo de nuestro antepasados prehistóricos.

Pese a la lluvia sin cesar, el paseo fue tremendamente agradable y bonito. Poco indicado en el inicio, pero después ya sí. Un camino entre árboles por un bosque encantado, todo hacia arriba, para llegar al ídolo. Una peña en lo alto desde la que se divisa el mar, hasta en un día como el que me tocó a mí. En teoría presenta pinturas rupestres que creí adivinar: un animal, una especie de puerta y una especie de espada-hacha. Llegué con los pantalones empapados pero los pies secos y calientes gracias a mis botitas, calor del ejercicio, feliz y tranquila. El campo es lo que tiene, que da una calma…

DÍA OCHO

Hoy toca COVADONGA. A ver si nos aclaramos porque hemos leído cosas no muy claras acerca de buses, pakings y horarios… Decían que se mantendría un tiempo sin lluvia entre sol y nubes. Pero salimos de casa lloviendo…

Pertrechadas con las mochilas de viajefilos hacia Covadonga

La cosa, una vez hecha, es así. Hay cuatro maneras de visitar Covadonga: una, dándote el madrugón y subiendo hasta los lagos con tu propio coche. Tienes que tener en cuenta que la carretera se cierra a las ocho y media de la mañana. Y se vuelve a abrir a las ocho de la tarde para los ya muy tardíos (opción dos, subir a ver el anochecer…).

Para los demás, sólo puedes subir hasta la basílica y la cueva, donde se corta la carretera, (los lagos están aún más arriba), pero no hay dónde aparcar. Es decir, opción tres: los que llegamos a partir de las ocho y media y sin excursión organizada (supongo que entonces no tienes que preocuparte de nada, opción cuatro), hay 4 parkings a lo largo del camino. Y autobuses desde el primero de los mismos hasta arriba (lagos), parando en todos los demás (y otras tantas paradas, hasta 12 en total). Lo mejor es, sin duda, y si hay hueco, aparcarlo en el parking 1; de esta manera, el bus lo coges vacío y no tienes problemas de espacio. Pues, cuando llega al parking dos va ya casi lleno. Y no sé qué pasa en el 3 y 4, porque el nuestro se llenó en el 2, donde nos subimos, así que ni paró en los demás.

El parking 1 es en Cangas de Onís y a medida que se aleja más del pueblo, en dirección Covadonga, van estando los siguientes.

Con lo que nosotros no lo hicimos bien del todo, porque habiendo hueco en el 1, pasamos al 2 (¿pensando que estaba más cerca?) y tuvimos que esperar varios buses, pues se llenaban enseguida, vaciando de poca gente la cola.

El bus nos llevó hasta arriba del todo, hasta el parking de los lagos (sólo de buses entre 8.30 am y 8 pm).

Allí tienes dos opciones de ruta para verlos ambos: una larga y una corta (unas escalerillas). La verdad es que el plano que te dan y que yo ya había visto en la red, no es muy aclaratorio. Nosotros queríamos hacer la larga (parte del grupo), y no queda nada claro desde dónde empieza exactamente, ni se ve bien el camino. Vimos una señal, se supone que la primera, pero anduvimos por el prado un ratillo hasta coger la senda veredera. Y luego hubo un ratillo al final que también la perdimos. El plano no indica qué PR es el que hay que seguir y hay varios… En fin, o somos unos catetillos o no está bien explicado.

Una vez que ya sí que cogimos la ruta, decir que es maravillosa. Bueno, los PICOS DE EUROPA lo son. Si vas con paciencia y tiempo se puede hacer perfectamente con niños. De hecho nosotros los llevábamos y nos cruzamos con otros grupos con chaveas incluso más pequeños. Para mí, fue parte del encanto del paseo; pero realmente el tiempo no acompañó en absoluto: lluvia, frío, niebla espesa y baja al final (cuando volvimos a perder las indicaciones)… Y barro, mucho barro. Pero de verdad que no es queja. He disfrutado como una enana mi día en Picos. Otro cantar es la parte del grupo que hubo de esperarnos en las mismas condiciones, pero encima parados…

Cuando llegamos cogimos el bus (los 8 euros de billete incluyen los tres viajes: subida a los lagos, bajada a la basílica y de nuevo al parking), parando en la zona de la CUEVA y la BASÍLICA. Ésta es impresionante allá en lo alto, roja, imponente. Por dentro es muy bonita, sobria, sin apenas adornos, sino sólo la propia roca haciendo sus arcos sostenidos por columnas. A mí me gustó mucho. Luego un paseíllo por la cueva para ver al final la TUMBA DE DON PELAYO y la SANTINA. La cascada bajo la cueva y la pared rocosa donde se aloja, es también muy bonita. Un ratillo para pasear por los puestos de suvenires, y hoy temprano a casa, que a pesar del tiempo, las axilas echan peste de las mochilas…

Cuevas del Pindal

DÍA NUEVE

Pues hoy teníamos planeado el CAMINU ENCANTADO. Amanece con sol, desayunamos con sol en la terraza, y en cuanto nos metemos en el coche… no deja de llover. Llegamos al punto de salida, pero sigue lloviendo a mares. ¿Esperamos? ¿Hacemos plan alternativo? Bueno, pues tomamos esta segunda decisión. Y, habiendo pasado por alto GIJÓN en la planificación de este viaje, decidimos que hoy puede ser un buen día.

Aparcamos en un parking al lado del ACUARIO (algo que visitar con techo…), en la playa de PONIENTE. ¡Jo! ¡Qué maravilla! ¡Qué mar más azul! ¡Qué arena! Y parece que el día aclara…. Bueno, ahora ya el acuario hay que verlo sí o sí. ¡Un acuario más en nuestras vidas!

Pero, ¡qué va! Su fama le hace buena justicia. Está muy bien montado. Es el acuario más interactivo que yo he conocido. Realmente interesante. No es un acuario más como pensábamos, ¡es un super acuario! Por poner pegas, es sólo al final que comentan muy por encima todo el tema de las basuras y residuos humanos en el mar. Yo haría un poco más hincapié en el tema… A ver si por fin nos enteramos de que los océanos no son eternos ni inmunes a nuestros desperdicios de veraneantes. Y otra pega, que la tienda tiene pocos productos de merchadising. Si hubiera más oferta, creo que hubiéramos picado bastante, con el regustillo que teníamos. Pero para que veáis, no es un paso obligado al final de la visita, como siempre, sino que se encuentra en el hall, pudiendo o no entrar, a tu elección.

Hay varios servicios a lo largo del recorrido. Las entradas son a 7,5 euros los niños de 3-14 años (antes gratis); y 15 los adultos. Tardamos aproximadamente una hora y media en total. Una maravilla. Imprescindible. Y divertido para niños de todas las edades.

Salimos pasadas las tres de la tarde y justo en frente encontramos un sitio, TIERRA ASTUR, espichas. La verdad es que nos gustó mucho. Mesas y bancos a compartir (nosotros al ser 8 ocupábamos una entera), servicio rápido y amable, platos generosos y precio medio-alto (60 euros por familia, algo más caro de lo que venimos pagando…). Pero nos gustó.

Y con el estómago lleno, a bajarlo paturreando por Gijón. La verdad es que el tiempo ahora sí nos acompaño. Fue un paseo muy muy agradable por todo Gijón. Sin tener grandes monumentos, sus calles llenas de casas preciosas antiguas a ambos lados, invitan a caminar. El famoso cartel de Gijón, un monumento tipo árbol con botellas de sidra en el puerto, o el “Wáter de King Kong” de Chillida en el parque de Santa Catalina, forman parte de los decorados modernos. Un mercadillo artesanal frente a San Pablo, pescadores de caña, jóvenes tirándose al agua desde zonas altas a modo de trampolín, paseantes, compradores, tertulias en terrazas, pusieron la parte humana. Y el aire marino y Gijón en sí mismo, el resto. La verdad es que nos gustó mucho mucho. ¡Y pensar que lo queríamos pasar por alto en este viaje!

Tanto nos gustó y tanto nos entretuvimos, que el plan final de acabar el día viendo el atardecer desde el cabo de PEÑAS, quedó relegado a otro viaje. Mira que decían que era algo imprescindible…

Cerros de Gijón


Booking.com

GIJÓN

Gijón, Xixón, Gixón, lugar de nacimiento de Jovellanos, es una ciudad veraniega, centro de la llamada costa Verde. Es la ciudad de los parques. La capital marítima del Principado, oposición obrera histórica a la aristócrata Oviedo. Fueron los romanos los que se dieron cuenta de la relevancia estratégica del espigón natural (ahora cerro de Santa Catalina) y ya desde entonces empezó a desarrollar su actividad como puerto, que le llevó a ser uno de los más activos de la cornisa cantábrica, cobrando aún mayor importancia con el desarrollo de la industria del carbón de la zona, siendo el primer puerto carbonero de España (el amarradero del Musel, uno de los de mayor tráfico del país).

El barrio y la atalaya de CIMADEVILLA, cerro de santa Catalina, es el centro originario de la población. Ha sido declarado conjunto de interés histórico-turístico. Allí, arriba, de frente al mar, nos encontramos la escultura de Chillida, ELOGIO DEL HORIZONTE (Wáter de King Kong).

En el Campo de las Monjas está la FÁBRICA DE TABACOS, antiguo convento de las Agustinas Recoletas.

También en el barrio, la Capilla de la Soledad, la Casa de los Nava con dependencias municipales en la actualidad. En la plaza de Jovellanos, la capilla de los Remedios, donde está enterrado este gijonés ilustrador.

Las TERMAS Y RUINAS ROMANAS, en el Campo Valdés, visitables. Cerca de las mismas, el Palacio Valdés-Capilla del santo Ángel y la iglesia de San Pedro.

Ya en BAJOVILLA, la Plaza Mayor, con el Ayuntamiento. Junto a ésta, la plaza del Marqués, con el Palacio de Revillagigedo. Y junto a él, la colegiata de san Juan bautista, y el monumento a don Pelayo.

Visitar el puerto deportivo, pasear por la playa de Poniente, la playa o arenal de san Lorenzo al otro lado de la ciudad. Disfrutar de parques y museos (como la casa de Jovellanos y el Jardín Botánico, también famoso como el acuario). Gijón es un respiro. Un soplo de brisa del mar. Un paseo tranquilo por calles limpias. Gente amable y disfrutona. Nos encantó. Mucho mucho.

Calles y fachadas de los señoriales edificios de Gijón

Continuará…

4 Comentarios
  1. Tengo que llevar a mis sobrinos y copiar literalmente vuestro recorrido.
    Gracias Sonia

  2. Ana 5 días

    ¡Menudo viaje! Lo tendré en cuenta para las próximas vacaciones.

  3. Vaya actividad, no me da tiempo a seguirte!

Deja un comentario

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2017 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas