Sierra Nevada, el paraíso blanco