Print Friendly, PDF & Email

Continuábamos con nuestro viaje por Malasia, el Borneo malayo nos estaba recibiendo con lluvia, tal vez mucha más de la que esperábamos y a la que acostumbrábamos, pero era una buena manera de conocer esta inmensa isla de Asia, en estado puro. Tres semanas recorriendo Borneo, su extremo norte, daban todavía para muchos de los mejores parques nacionales de Asia y a ello nos disponíamos en los próximos días. Nuestro recorrido por Malasia quedaba resumido en los siguientes post que fuimos viviendo y compartiendo…

Jueves, 7 de Septiembre de 2017. Kuching-Reserva natural de orangutanes de Semengok-Kuching

COMO LLEGAR A LA RESERVA DE SEMENGOK

A las 7 de la mañana estábamos en la terminal de buses de Kuching. Realmente una calle sin más, cercana al mercado al aire libre y frente a la mezquita Jalan Mashid. El bus hacia Semenggoh salía a las 7:20 pero no acabamos de fiarnos, la información era más bien escasa. Finalmente el horario era real y en la ventanilla nos lo confirmaron. El bus de las 7:20 vuelve a las 11:05 y hay otro con salida a las 13:00 y vuelta a las 16:05. Su precio 4 RM. También leímos que se puede tomar alguna de las vans que hacen esa dirección por 8 RM pero no vimos ninguna por allí. Desde luego muy alejado de los 65 RM que nos pidieron por un taxi.

Siempre hay destinos que sorprenden

Reserva de orangutanes de Semengok

La reserva de Semengok es uno de los lugares donde se puede disfrutar de los orangutanes. A 25 km de Kuching, el proyecto se ha encargado con éxito de recuperar los animales huérfanos o heridos y recuperarlos para su regreso a la vida en semi-libertad. Los orangutanes viven en el bosque húmedo cercano al centro volviendo diariamente para la alimentación. Algunos de ellos se han adaptado a la vida salvaje y son capaces de obtener su propia comida. Los dos horarios de alimentación, a las 9 y a las 15 horas son, desde luego, los momentos en que tienes más posibilidad de verlos.

Reserva de orangutanes de Semengok, Malasia

En cuanto subimos al bus nos dimos cuenta de que no estábamos equivocados, se lleno de algunos guiris en pocos minutos. Una hora costó el trayecto por carretera. A esto le sumaríamos unos 20 minutos caminando desde la entrada de la reserva. Su precio 10 RM (2 €). Cinco minutos antes de las nueve, los guardas del parque nos reunieron junto al sendero de entrada al área de alimentación. Nos juntamos unos 60 turistas, ningún grupo grande. Nosotros teníamos la suerte de haber visitado hace años el PN de Tanjung Puting en Kalimantan, donde el acceso es más dificultoso tras dos días de navegación en bote y la sensación de la visita a la reserva fue muy especial. Tal vez aquí fuera una visita más “descafeinada”.

La reserva cuenta con unos 70 orangutanes, el más famoso Ritchie, el macho dominante. Muchos de ellos han nacido en Semengok. En pocos minutos y con solo sacar unos cuantos plátanos, tres orangutanes jóvenes se acercaron a por el desayuno. Cientos de fotos les caen a los pobres, que en realidad pasan bastante de los turistas allí reunidos. Desde esta zona, damos un breve paseo, los 60 juntos en busca de un segundo comedero. Una plataforma donde un cuidador grita llamando a los monos. Las cuerdas preparadas, los llevan irremediablemente hasta el manjar ofrecido. Definitivamente no andaban con hambre y no aparecieron, y eso que tocábamos a más de un guiri por orangután…

A las diez, una hora de visita, nos invitan a dejar la zona. La reserva no nos deja el mejor de los sabores, seguramente después de la experiencia previa en Indonesia. Para las once el bus público estaba en la puerta de la reserva para volver a la ciudad. Son las doce y ya estamos de nuevo en Kuching. Lo que hace solo dos días era una intensa lluvia, ahora es un calor intenso. Septiembre suele ser una buena época para visitar Sarawak todavía y la época de lluvias suele comenzar en Noviembre. Este día nos cuadraba más con las previsiones.

Bajamos pues del bus, donde el conductor llevaba un jaleo con los tickets importante… y nos dirigimos directos al Starbucks del centro comercial, junto a la Plaza de la Independencia. Nos acercaríamos a la oficina de turismo del UTC para planificar los dos días que nos quedaban en la región. Con el buen estado de las carreteras que veníamos viendo y lo errático de los horarios en transporte público, pensamos que alquilar un coche iba a ser la mejor opción. Solo necesitábamos algo de información para elegir la mejor ruta.

De camino al UTC, Kuching ha tomado otro color. La calle Carpenter, el Water Front, los templos… han mejorado con la luz del día. La pequeña y descuidada oficina de turismo deja bastante que desear. Al menos nos informan, previa llamada telefónica, que hay raflesias visibles en el Gunung Gading. La mayor flor del mundo y que teníamos muchas ganas de ver. Además, muy amablemente se esfuerza por recomendarnos algunas rutas para los dos siguientes días y como llegar. Esta señora con más mapas y folletos sería una mina.

ALQUILAR UN VEHÍCULO EN BORNEO

De nuevo en el paseo del río. Reservamos el coche en Borneo Interland Travel Services Sdn Bhd, localizado en la primera planta del número 63 del Main Bazar. Habíamos visto los precios hacia un par de días y nos parecieron más que buenos. Igualmente de amables y atentos a todas nuestras preguntas. Por 240 RM (48 €) para los dos días conseguimos un vehículo pequeño. Tenemos una franquicia de 2500 RM, pero insisten que no habrá problema. Kilometraje ilimitado por todo el área de Kuching. Sin duda también tienen los mejores precios si buscas tranfer: para el Bako NP 35 RM por persona, Semenggoh 20 RM por persona o el aeropuerto por 22 RM por coche.

Buscamos sitio para comer. Los bajos de comercios del Water Front están todos abiertos en este momento. Buen sitio donde comprar sin duda. Tejidos, sandalias, camisetas, tallas de madera… Nos llaman la atención los tradicionales pasteles de colores que venden en todos los puestos, los vistosos Kek Lapis y que dan un singular colorido a los puestos. Llegamos hasta el “Mono borracho” de la primera noche y ante la evidencia de que comenzó la happy hour nos sentamos. La comida la traen de un local junto al mismo, el Wrong Place, y por dos euros tienes un buen plato. Buenísimo. La cerveza a 2.5 euros, Tiger de barril muy fría.

Lo que era un día magnífico y soleado, se tuerce con la lluvia de nuevo. Vaya ciudad… Nos protegemos un rato dentro del local y en cuanto escampa un momento nos vamos a por un café de esos que llevamos días viendo. En la propia Carpenter St, el Black Bean Coffee, con una excelente carta de cafés locales. Localizado frente al Templo chino de Hong San Si, tomamos un exquisito espresso de Sarawak por 5 RM. Solo sentarse en la terraza y oler el aroma que desprende la tienda merece la pena.

Café de Sarawak, el mejor café de Malasia

Resto de la tarde para el aprovechamiento personal… La calle Carpenter, hoy Jueves noche está que arde: el Peridot, el Drank Monkey, el Pincho Loco… Mañana emprenderemos el ¡recorrido del oeste de Sarawak en coche!

Viernes, 8 de Septiembre de 2017. Kuching-Gunung Gading NP-Kuching

Después de desayunar, cogimos nuestro coche de alquiler y salimos en dirección al oeste de la región. Lo de conducir por la izquierda no era la primera vez y es cuestión de comenzar a circular, en pocos minutos seguro que te acostumbras… El secreto, ¡tirar por dónde va el resto!

Nuestro primer destino, el Parque Nacional de Gunung Gading, creado en 1983, específicamente para preservar las pocas rafflesias que quedan en el mundo. La curiosa flor descubierta por el inglés Raffles, antes de crear el puerto de lo que terminó por ser el estado de Singapur, tiene el honor de ser la mayor flor del planeta y una curiosa existencia. Sus tallos florecen caprichosamente y solo duran alrededor de una semana con vida, así que siempre es aconsejable asegurarse de que habrá alguna visible en el parque. Los guardas dan la información pertinente, y ayer nos dijeron que había una en su tercer día, de unos 60 cm de diámetro y otra iba a nacer hoy. La planta es parásita, no realiza la fotosíntesis, así que literalmente se pudre a los pocos días y desprende un olor desagradable característico. Con estas premisas salíamos pues en su busca.

Salimos hacia Lundu, la mayor y más cercana población del parque. La carretera, inicialmente una autovía de dos carriles, se convierte al poco de salir de Kuching en una nacional de doble sentido. La carretera está bien asfaltada, el tráfico no es muy denso y tranquilo. Llueve desde que salimos lo cual dificulta en cierto modo la circulación. En unas dos horas llegamos a Lundu, a 90 km. Desde aquí solo tres más hasta el parque nacional.

Llenamos el depósito en Lundu. El litro esta a 2.2 RM (unos 50 céntimos). Por 12 € lo dejamos a tope. Paramos en la ciudad, no sabemos dónde exactamente, para un café. Lundu no aparece en Google Maps ni en el Maps Me, así que no tenemos callejero con el que orientarnos. No deben ver mucho guiri por aquí y somos la noticia del día en Lundu.

Camino del parque, la señalización no es brillante pero llegamos en pocos minutos. En el control de entrada se pagan 40 RM por el acceso de los dos, 8 €. En el punto de información nos recomiendan la ruta de las cascadas, en torno a una hora y media la más alejada. Algunas no son aconsejables de visitar en este momento porque están muy resbaladizas nos dicen. Es posible el baño en ellas, aunque nosotros llegaremos mojados por la lluvia de emprenderlas. A una media hora se encuentra la rafflesia a la que nos acompañará un guía para localizarla.

Antes conseguimos ver una que floreció hace 24 horas, de menor tamaño. El proceso hasta este momento lleva unos 8 ó 9 meses en los que asemejan un champiñón que va creciendo. El camino es resbaladizo y sin duda imposible de seguir sin el guía. Por fin llegamos hasta la flor. Está en su cuarto día de floración. A su alrededor algunas rafllesias más todavía sin florecer. Unas cuántas fotos más tarde volvemos al camino principal donde nos deja el muchacho. El servicio cuesta 30 RM.

Rafflesia del parque nacional de Gunung Gading, Malasia

Parece que llueve menos así que decidimos llegar hasta la primera de las cascadas. La escena del río, aunque no lleva mucho caudal, es muy bella. Solo encontramos una muchacha disfrutando de un baño en soledad.

Llegar hasta Gunung Gading en autobús público desde Kuching es posible. Cuesta 12 RM por trayecto y unas dos horas y media. Para ello hay que tomar un bus en el centro hasta la terminal exterior y desde allí tomar el bus a Lundu. La única opción al final para llegar al parque será un taxi. Sumando gastos, tiempo y lo complicado que parece, seguramente el alquiler de coche para dos o más personas sea rentable.

De vuelta a Lundu no vemos ninguna opción para comer. Optamos por recorrer los 20 km que nos separan de la costa y llegamos hasta Lematan. Si no tienes porque venir, no hace falta que vengas… Al menos encontramos frente al Mar de la China Meridional, ¡un lugar donde comer!. Dos platos con pescado y bebida por tres euros… Desde luego, al tipo que escribió este capítulo de “la otra guía” habría que decirle que deje las drogas… no sé dónde vio el encanto de esto.

Ante la evidencia de que la zona no tiene mucho más que ofrecer o al menos no lo hemos encontrado, decidimos por deshacer lo hecho y volver a dormir en Kuching. Nos aseguramos cama y buena cena así. Creemos firmemente que cualquier aventura más allá de Kuching debe ser de ida y vuelta. Hay muchos lugares interesantes cercanos, pero una vez realizada la visita, no hay nada que hacer fuera de Kuching. Entendamos por “hacer”: comer, tomarse una cerveza, pasear… Es nuestro punto de vista.

Para las 4:30 de la tarde de nuevo en Kuching. Ya manejamos la ciudad sin problema. Primero café y luego buscar donde dormir. De los hostels que tenemos localizados en el centro, queda sitio en el Threehouse B&B y nos quedamos en el. No nos gustó demasiado por limpieza sobre todo pero necesitábamos hacer colada y pasar esta noche. La de mañana realmente con un vuelo muy temprano era estirarse y poco más. Sin ganas de buscar más, nos quedamos pues.

Salimos de nuevo a recorrer “nuestros locales favoritos”. Hoy cenamos en el Peridot, buenas pizzas. Curioso sistema en la zona, en el Drunk Monkey te sirven las pizzas de aquí. Aquí no sirven alcohol, pero la chica del Drunk Monkey no tiene problema en traerte una cerveza hasta aquí… en fin ¡pide lo que quieras, aún fuera de carta, y te lo traen!. Las pizzas, fantásticas, por algo menos de cinco euros.

Paseamos para “bajar la cena”. Echamos un ojo en los locales de una calle más arriba y sería difícil elegir, todos con un nivel de impresión: Bla Bla Bla, Junk House, The Barber, The Garden, Chao Ba… para perderse en cualquiera. Más tarde volvemos a dormir.

Sábado, 9 de Septiembre de 2017. Kuching-Península de Satunbong-Kuching

Amanece, como no, lloviendo. Leemos de nuevo algo acerca del clima. Y es que aunque no estemos todavía en la época lluviosa, en Borneo llueve más de 250 días por año. Y parece que los hemos pillado todos. Hoy es el cumpleaños del rey malayo y además de celebraciones, esperamos sitios cerrados por doquier… Ante tales expectativas, de momento ducha, café y pensar que haremos.

Finalmente nos inclinamos por subir al norte a la península de Santubong, donde dicen están algunas de la mejores playas como la de Damai. No es que busquemos baño, pero algunas fotos pensamos que si podremos echar.

En unos 45 minutos salimos de la ciudad y estamos en las playas de Damai, tan solo a 35 km. El camino resulta agradable al adentrarse en la península. Muchos resorts indican que el turismo nacional se desplaza a esta zona. La zona de locales, se abre a una gran playa donde la marea baja hace que el baño requiera un paseo más que considerable… Bastantes malayos aprovechan el festivo para pasear por la playa y recorrer los escasos locales abiertos sin rumbo fijo. Una especie de amplia plaza con algún local de souvenirs y una good court bastante desangelada y poco más. Reconocemos que algo más atractivo y con potencial pero, como en otras cosas similares que tratan de gestionar, les hace falta un buen repaso… Enfrente, del otro lado de la playa, el Sarawak Village, un lugar de esos donde te enseñan tradiciones y folklore de la región donde por supuesto no se nos ocurre ni asomarnos. Así pues, volveremos a Kuching para comer.

Playa de Damai

Comemos en el Pincho Loco, el español de Carpenter. Habrá que hacer patria… Unas tapas de aceitunas, calamares y bravas además de buenos bocadillos y a muy buen precio. Por 25 € comimos y bebimos. El chef, de Barcelona, ha sabido crear un menú muy español en un local cuidado en todos los detalles.

Para primera hora de la tarde el coche ya está devuelto y nos tomamos la tarde completa para organizarnos los siguientes días en Mulu. La cena, despedida de Kuching, en el James Brooke, el sitio que creo que más nos ha gustado de Kuching. Unos excelentes chicken satai con salsa de cacahuetes y unos buenísimos noodels fritos.

Deliciosos platos malayos

Nos despedíamos así de Kuching, una ciudad en la que realmente nos encontramos muy a gusto. Tal vez podríamos haber quitado alguno de los días en la zona pero nuestro viaje estaba planteado para hacerlo con calma y así lo hicimos. Alquilar un coche y visitar Semengok por la mañana temprano y desplazarse hasta Gunung Gading al mediodía con vuelta a Kuching es más que factible y hubiéramos ahorrado dos días. De todos modos, en Kuching merece la pena perder el tiempo, sí realmente se pierde en un viaje… ¡Mañana volábamos a Gunung Mulu!

Buenos ratos en The Granary, Kuching

0 Comentarios

¿Te gustó nuestro artículo? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

Alguna sugerencia

¿Te gusta viajefilos? Si quieres comentar, sugerir o compartir tu viaje solo tienes que escribirnos

Enviando

©2018 Todo el contenido pertenece a viajefilos.com   Aviso legal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

Ir a la barra de herramientas