Qué hacer en Chiapas. Los alrededores de San Cristóbal

Ruinas de Palenque, una de las visitas que hace en Chiapas

Son muchísimos los enclaves históricos y los parajes naturales que visitar en el estado de Chiapas. La cultura maya ampliamente asentada en la región dejó huellas imborrables de su pasado. Además la selva centroamericana brota en todo su esplendor en esta zona lluviosa y fronteriza. No será fácil elegir qué hacer en Chiapas entre tantas opciones.

Por desgracia algunos de estos lugares no son seguros hoy día y no es aconsejable aventurarse en ellos, sobre todo los más cercanos a la frontera guatemalteca. Aquí os contamos los lugares que si visitamos en los alrededores de San Cristóbal de las Casas y nos gustaría recomendar con total seguridad para el viajero.

Las 4 visitas que elegir en el estado de Chiapas

En nuestras tres semanas de viaje por México, el estado de Chiapas se convirtió en uno de los que más nos gustó. Tras la visita de las dos capitales gastronómicas del país como son la bonita ciudad de Puebla y la bulliciosa ciudad de Oaxaca, tocaba adentrarse en uno de los estados del que más habíamos leído. Para conocerlo, el mejor lugar donde establecerse: la ciudad de San Cristóbal de las Casas. Desde allí partían todas las visitas.

1. Zinacantán, el mercado de los domingos

Llegamos el domingo muy temprano y no quisimos desaprovechar la visita del pueblo de Zinacantán, a unos 11 km de San Cristóbal y que celebra el mercado los domingos.

Cómo llegar a Zinancantán

Aunque la mayoría de turistas se enrolan en algún tour organizado desde San Cristóbal, nosotros decidimos la visita por libre. Pagamos 130 pesos (6.5 €) por el primer taxi que vimos pasar. Con 100 pesos se pueden conseguir pero no estábamos peleones. En transporte público saliendo desde el mercado municipal de San Cristóbal costará 25 pesos.

Para ingresar al pueblo se pagan 15 pesos por persona.

Qué visitar en Zinacantán

En la población se asientan los mayas tzotziles. La población fue sometida primero por los aztecas y después por los españoles. Se dedican en gran parte al cultivo de las flores. Se identifican por los coloridos y finamente bordados huipiles en el caso de las mujeres y por las túnicas con pompones que llevan los hombres. En los dos casos los motivos florales son los que predominan. Los tonos morados y lilas destacan por encima del resto aunque leemos que periódicamente la moda en colores y diseños marca el cambio en las tendencias.

En la plaza, la iglesia de San Lorenzo, totalmente engalanada pues se celebraban dos bodas y un bautizo. En un lado, la capilla de Nuestra Señora de Esquipulas donde celebraban un baile-ritual que decidimos no grabar y del que no alcanzamos a conocer el significado. Los tzotziles son muy cautelosos de sus tradiciones y prohíben la toma de fotos en la iglesia o en el cementerio de San Juan Chamula. No es así en Zinacantán y terminamos por hacer un montón de fotos.

Boda en Zinacantán, uno de los lugares que ver en Chiapas
Boda en Zinacantán, uno de los lugares que ver en Chiapas

No está prohibido sin embargo el acercarse a la hora del culto. Un sincretismo del cristianismo más arcaico y la religión maya en su máximo esplendor. La misa fue en lengua original maya pero se siguen los pasos del ritual sin ningún problema.

Volvimos unas tres horas después en un “combi” público. Por 25 pesos cada uno terminamos en el mercado municipal de San Cristóbal.

 

Calcula cuanto va a costarte tu seguro de viaje a México con el 5% de descuento de viajefilos

2. San Juan Chamula, la iglesia y el cementerio

Cómo llegar a San Juan Chamula

Es la segunda de las poblaciones cercanas a San Cristóbal que quisimos visitar. Zinacantán y Chamula se incluyen habitualmente en una excursión que sale a diario desde San Cristóbal. Nosotros preferimos hacerlo por libre. Está a poco más de 10 km y será muy fácil llegar. Un taxi te cobra entre 120-140 pesos. En la plaza están los combis para volver (20 pesos cada uno). La entrada para la iglesia se compra en una caseta junto a la misma y cuesta 30 pesos.

Las tradiciones de los chamulas

San Juan Chamula está habitada por los mayas chamulas y se pueden diferenciar de sus vecinos a simple vista. Si veis alguna mujer por San Cristóbal con una falda por debajo de la rodilla de un tejido tupido negro con aspecto de “pelo grueso”, es de Chamula. Son famosos en México por la férrea resistencia que opusieron a los españoles y la frecuencia de las rebeliones en que participaron.

Además, son más estrictos en lo que al respeto con sus tradiciones se refiere y en este pueblo sí que debemos de tener mucho cuidado a la hora de tomar fotos. Está estrictamente prohibido hacer fotos en la iglesia. Si nos lanzamos a hacer alguna en el cementerio que sea una fotografía del conjunto y sin ningún motivo principal. Mejor evitar meterse en líos.

La iglesia de San Juan Chamula

El interior de la iglesia resulta de las más peculiares que hemos visto hasta ahora y os aseguramos que llevamos unas cuantas. Al entrar la única luz que recibe el interior proviene de miles de velas distribuidas por el suelo. Todo el suelo está cubierto de hojas de pino y en los laterales se suceden si tienes vitrinas con multitud de santos. Al fondo del altar mayor la figura de San Juan Bautista. En algunos huecos sobre la pinocha, lo que entendemos son curanderas, realizan rezos y rituales. Nada puede ser grabado ni fotografiado como decimos.

El mercado y el cementerio de San Juan Chamula

Subiendo por la calle central y atravesando el mercado unas cuatro cuadras más arriba y a la izquierda se puede llegar al cementerio. Las familias andan preparando las tumbas. Todas están en el suelo, se han levantado montículos de tierra rojiza sobre las mismas. Aparecen apiñadas. Sobre la tierra se deposita hoja de pino y coloridas flores. Algunos andan platicando y bebiendo. Os aseguro que merece mucho la pena la visita sobre todo si está llegando el día de los difuntos. Manteniendo el respeto no tuvimos problema en tomar alguna foto.

Cementerio de San Juan Chamula en Chiapas
Cementerio de San Juan Chamula en Chiapas

3. El cañón del Sumidero, la visita imprescindible en Chiapas

Hay muchas compañías que ofrecen los tours habituales en los alrededores de San Cristóbal de las Casas. Los precios no creo que varíen demasiado. Nos decantamos por Jalapeño Tours by Otisa, con buenas valoraciones en redes.

Entre las visitas imprescindibles en los alrededores de San Cristóbal está la del cañón del Sumidero. Cerca de Tuxtla Gutiérrez y 100% recomendable. El tour por el cañón del Sumidero costó 430 pesos (21.5 €). Sale a las 8:45 de la mañana y vuelve a las 17:30. No incluía la comida. Es muy importante saber que los martes no están abiertos los miradores del cañón y tal vez no salgan los tours. Con el recorrido se incluye la visita a Chiapa de Corzo.

Consejo Viajéfilo: Si vuelas desde el aeropuerto de Tuxtla es buena idea dejar el tour por el cañón para tu último día en Chiapas. Reservando la salida del vuelo por la tarde, el transporte de la excursión te podrá dejar en Chiapa de Corzo, mucho más cerca del aeropuerto.

El cañón se formó al tiempo del cañón del Colorado. En la actualidad el cañón sirve de cauce al río Grijalva. Las paredes alcanzan los 1000 metros de altura en algunos tramos como el mirador Los Chiapa al que nos dirigimos.

Las vistas desde el cañón del Sumidero una de las visitas que hacer en Chiapas
Las vistas desde el cañón del Sumidero
Haz click en la imagen y consigue tu tarjeta para navegar por internet en México con un 5% de descuento

Los miradores del cañón del Sumidero

Salimos a la hora prevista desde el Zócalo y en unos 90 minutos llegamos al cañón. El tráfico para cruzar Tuxtla por la mañana puede ser intenso. La entrada, 58 pesos por persona, estaba incluida en el precio de la excursión contratada.

Primero disfrutamos de la observación del cañón desde arriba, los famosos cinco miradores del cañón del Sumidero: La Ceiba, La Coyota, Roblar, El Tepehuaje y finalmente Los Chiapa. ¡Cogeros para la subida que vienen curvas!. Paramos en La Coyota unos 10 minutos para asombrarse con las enormes dimensiones del cauce del Grijalva. En el último, a unos 1000 metros de altura paramos unos 25 minutos. El significado de los Chiapa lo dice todo: “Los que viven en el cerro que está sobre el agua de abajo”.

Desde estos acantilados se produjo el suicidio de un importante número de zoques, los habitantes de la región en el siglo XVI que con ello evitaron la captura por parte de los españoles.

La navegación en el cañón del Sumidero

Tras ello, nos dirigimos al embarcadero de Chicoasén. En los ochenta se construyó una presa para la producción de electricidad. De nuevo unos 90 minutos de camino. Existen 4 embarcaderos: Chiapa de Corzo, Unidad Deportiva, Cahuaré y Belisario Dominguez.

En las dos horas que dura la navegación se puede avistar fauna endémica de la región de Chiapas. No será aconsejable el baño, entre los moradores de estas aguas están los cocodrilos americanos. Damos fe que los vimos y están bien alimentados. Lo que sí es más que necesario es el protector solar. Además tuvimos la suerte de ver algunos monos araña e iguanas amarillas.

Las paradas más clásicas en el cañón del Sumidero:

La cueva de Colores donde las rocas toman diversos matices de rosa por los depósitos minerales que se han filtrado. En el interior una imagen de la virgen de Guadalupe. Y con mucha imaginación podrás ver un montón de figuras en la pared…

-La segunda, una cascada conocida como el Árbol de Navidad, donde los depósitos calcáreos se cubren de musgo formando esta curiosa formación en la pared del cañón. ¡Imprescindible en Chiapas!. Y si además pasas por debajo te quitas 10 años. Solo vale un paso por persona…

El recorrido por el río termina en Chiapa de Corzo, tras unos 40 km de ruta, donde dimos un paseo por el pueblo y volvimos a San Cristóbal.

La visita de Chiapa de Corzo

En 2010 se descubrió la tumba en pirámide más antigua de Mesoamérica, de unos 2700 años, si bien la industrialización de la zona hizo que gran parte del yacimiento hubiera desaparecido incluso antes de tratar de documentarse.

En Chiapa de Corzo se puede entrar en la iglesia de Santo Domingo de Guzmán de 1554 aunque tiene poco atractivo en el interior. Y en el centro de la amplia plaza desde donde partíamos “La Pila”, una fuente construida en 1562. El resto son tiendas de artesanía por doquier, puestos de comida y poco más. Imprescindible, imprescindible… hay poca cosa.

Para las 16:30 de aquella jornada estábamos de nuevo en San Cristóbal de las Casas.

Chiapa de Corzo
Chiapa de Corzo

4. La excursión a Palenque y las paradas: Agua Azul y Misol Há

Es la excursión que más dudas nos generó. Desde San Cristóbal son 270 km que pueden convertirse en una tortura en caso de bloqueos en la carretera que obligan a cambiar los itinerarios. Son muchas horas pero es muy difícil renunciar a “las ruinas mayas de la selva”. Finalmente nos animamos.

Cobraron 630 pesos (37.5 €). Nos recogían en el hotel a las 3:30 con la vuelta a las 12 de la noche. Suelen volver un poco antes, sobre las 22:30 pero los bloqueos de carreteras hicieron que tomaran una ruta alternativa ese día.

Imprescindible para el viaje a las ruinas de Palenque: protector solar, repelente, ropa y calzado cómodo y biodramina para el mareo (en las farmacias de San Cristóbal te pueden vender). Es opcional llevar bañador y un cambio de ropa. En las cascadas y el yacimiento de Palenque el clima es caluroso y muy húmedo. Será necesario el dinero en efectivo para comidas y compras.

En el camino parada en la laguna Agua Azul y en la cascada Misol Há. Con el precio se incluye la entrada al yacimiento arqueológico pero no el guía, que se podrá contratar allí mismo. Tampoco están incluidas las comidas del camino. La primera advertencia de varios turistas era que el camino es duro, con curvas y complicado si te sueles marear en este tipo de viaje.

Consejo Viajéfilo: Si disponen de una jornada más puedes contratar la misma excursión pero quedándote en Palenque una noche. Tendrás que buscarla por tu cuenta pero hay opciones cerca del yacimiento. Al día siguiente pueden sumarte a algún grupo de vuelta a San Cristóbal. En cualquier caso, súbete la parte delantera de las pequeñas vans en las que viajarás.

Ruinas mayas de Palenque. La visita imprescindible de Chiapas
Ruinas mayas de Palenque

Las cascadas de Agua Azul

Tras cuatro infernales horas por una carretera en construcción llena de baches y curvas llegamos a Agua Azul. Es innegable que la ruta es muy bonita pero también se hace muy dura.

Para entrar hasta la laguna hay que pagar. Como escribíamos, tenemos el precio incluido en el tour. Una vez allí desayunamos (90 pesos por la tortilla y 40 por el café -no incluido-). Nos dejan algo más de dos horas. Una ruta rodeada de selva (y decenas de tiendas) de poco más de un kilómetro hasta las cascadas.

Las escaleras 100 progresivamente hacia niveles superiores cada vez con menos gente. La verdad es que no hay demasiado turismo. Más arriba, una pequeña poza parece que es la más adecuada para el baño, ahí mismo te prestarán o más bien alquilará chalecos salvavidas si decides el chapuzón.

La cascada de Misol Há

A solo 20 km al sur de Palenque, nuestro destino final. Desde Agua Azul una hora de camino. De nuevo la entrada se incluye en el precio del tour contratado. Una cascada con 35 metros de caída que forma una piscina natural apta para un baño.

Dos puntos de vista solamente diferentes imprescindibles. Desde el frente, donde se puede tomar el baño y un camino lateral que te conduce a la parte trasera de la cascada pudiendo cruzar hacia otro lado.

Los imprescindibles en la visita del yacimiento de Palenque

Horario y precios para la visita de Palenque

Sobre las 13 horas llegamos por fin a la ciudad maya de Palenque. La entrada costó 104 pesos (incluida en el tour). El yacimiento permanece abierto entre las 8:30 y las 17 horas si bien no hay entrada más allá de las 16 horas.

Las principales ruinas mayas de la cuenca del río Usumacinta datan del siglo VII d.C, época en que alcanzó el máximo apogeo para comenzar la decadencia y abandono progresivo. En el año 900 d.C se deja de utilizar. La causa, al igual que en el resto de ciudades estado mayas de la época, la explosión demográfica de aquellas décadas que obligó a la expansión de los territorios y con ella a los conflictos entre ellas.

A poco de entrar el servicio de guías, un mercado persa en que todo vale. Decidimos hacer la visita por nuestra cuenta. Entre los edificios más destacados que visitamos:

Los complejos principales: Templo de la Calavera, tumba de la Reina Roja, templo de las Inscripciones y el Palacio

El templo de la calavera o templo XII. Su nombre le viene dado por un segmento de un relieve de estuco que se localizó en la base de una pilastra de acceso. Probablemente de un conejo está originalmente pintado en rojo y azul.

La tumba de la Reina Roja, el templo XIII. La cámara central se utilizó para depositar en el interior un sarcófago monolítico con un conjunto de ofrendas. Se concluyó que se trataba de un entierro femenino con un ajuar de numerosas piezas. Se le llamó reina roja por tener todos los atributos de una tumba real y el color rojo del mineral de los restos posteriormente se postuló con que el personaje correspondía a la consorte de Pakal el Grande.

Templo de las inscripciones, la tumba real de Pakal. Su nombre le viene dado de tres tableros de roca caliza, con inscripciones jeroglíficas. En su interior, la imponente cripta funeraria decorada con bajorrelieves donde se localizó el sarcófago de Pakal quién gobernó en el 615 y el 683 d.C.

El palacio y la torre del mismo, una torre única en toda el área maya que alcanza los 15 m una vez fue reconstruida. Su función todavía sigue siendo un tema de debate. El palacio fue destruido y mandado construir de nuevo en distintas ocasiones. El enorme complejo está plagado de pasillos laberínticos en su interior.

Grupo de las Cruces de Palenque

Cruzando la canalización del río ascendemos hacia el conocido como el grupo de las Cruces. Tras fallecer Pakal diseña este conjunto dedicado a la adoración de los dioses. El templo del Sol, el templo de la Cruz y el templo de la Cruz Foliada. El templo de la Cruz es uno de los edificios más altos del sitio. La base está compuesta por cinco grandes cuerpos dobles. A estos se puede ascender para tomar nuevas fotos y una referencia de la amplia zona arqueológica.

De inmediato, la acrópolis sur, el templo XIV. Construido por el hermano menor del sucesor cuenta en su interior con un tablero bellamente trabajado que representa a su hermano y a su madre tras su fallecimiento.

Pasamos por detrás del palacio. Llegamos a otro conjunto de templos. En primer lugar el famoso Juego de Pelota. Con un significado religioso y simbólico. Representaba la lucha cotidiana entre fuerzas contrarias y conceptos antagónicos.

Grupo de templos de los Murciélagos de Palenque

Aquí tendrás la tentación de dar la vuelta y dar por terminado el recorrido, pero a la derecha se abre un camino que te lleva el conocido como grupo de los Murciélagos. El camino se adentra en la selva, está perfectamente señalizado. Algunos desvíos que salen de la ruta principal se encuentran cerrados al paso. Llegamos al conocido grupo B y el baño de vapor, cinco edificios construidos para actividades cotidianas, que actualmente se encuentran incluidos por la selva.

El grupo de los murciélagos está formado por varios edificios, solo tres han sido explorados. En alguno se ha descubierto alguna pequeña cámara funeraria en el exterior, morteros, vasijas de barro y multitud de herramientas de piedra, jadeíta y concha. Todo ellos eran aperos utilizados en el día a día.

El grupo I y II cuentan con varias habitaciones de acceso restringido en el grupo dos un pequeño patio delimitado por una plataforma, sostuvo diferentes estructuras en su época. Siguiendo el camino, un conjunto de enormes ceibas, árboles sagrados para los mayas, quienes creían sostenían el universo.

Terminamos el grupo del templo del Norte. Una larga plataforma con cinco templos que presentan la fachada al sur, los desniveles existentes demuestran que fueron estudiados en distintos momentos.

En dos horas a buen ritmo, hemos completado el circuito. Mereció mucho la pena, el madrugón, la carretera y el calor. Uno de los lugares verdaderamente imprescindibles que ver en Chiapas.

Antes de iniciar la vuelta paramos a comer en un local cercano a los templos. El lugar que tiene pactado el conductor y que nos mete 200 pesos por persona por una comida que no costará ni la mitad… En fin, en algún sitio estaba el truco final. Os recomendamos llevar alguna cosa fría no perecedera para una comida antes de volver y ahorrarse este buffet.

La vuelta, cinco horas de viaje. A las 22 horas estamos en San Cristóbal.

Otras visitas en Chiapas

Los cuatro días en San Cristóbal de las Casas no dieron para más. Pero se ofrecen múltiples experiencias en el estado de Chiapas. Todas recomendables con guía y conductor:

-La excursión de un día a Chiflón y lagos de Montebello.

-En busca de ciudades perdidas en la selva Lacandona: Yaxchilán y Bonampak. Incluso tours con dos días en la selva.

-La visita de Toniná y Corralito

Y más… Nosotros aquel último día volábamos hacia Mérida en busca de un par de días de descanso.

¿Buscando más información para tu viaje a México?

¿Te ha gustado nuestro post? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: José Luís Bauset +info
Finalidad: Compartir recomendaciones de viaje. +info
Legitimación: Consentimiento del interesado. +info
Derechos: Tiene derecho a acceder rectificar y suprimir los datos. +info
Información adicional: +info

Te ayudamos con tu viaje

Ser Viajéfilo tiene muchas ventajas,
haz tus reservas con nosotros

Scroll al inicio