Parece que ya estamos de vuelta con ese maldito vicio de viajar… ¡Así sea!

Una de las preguntas que con mayor frecuencia nos hacemos a la hora de elegir un destino es la siguiente: «¿Es seguro viajar a este país?». Pero no queremos hablar del maldito tema de actualidad, ese pequeño bicho que nos tiene amargados a todos, viajeros o no. Y la respuesta no es tan sencilla como parece en todos los casos.

De inmediato nos afanamos a buscar en otros blogs, foros y noticias; información acerca de la seguridad de nuestro destino y, como siempre, los gustos van por barrios. Encontraremos opiniones para todos y casi siempre amoldados a lo que veníamos buscando. Si queremos encontrar que tal país es el más seguro del mundo o tal otro es el peor y menos recomendable, estoy convencido de que encontraremos lo que queramos… 

Nosotros somos de la opinión que no hay países inseguros sino viajeros arriesgados. Como regla general…

Lejos de querer hacer apología de la seguridad planetaria, solo pretendo contaros lo que con muchos años de viaje hemos ido poniendo en práctica y no nos ha ido mal. Pequeños consejos de seguridad en el viaje, recomendaciones viajeras, que minimizarán la posibilidad de un desagradable altercado. Como vas a leer a continuación, muchos parecen de perogrullo y son cosas que seguro, consciente o inconscientemente, ya pones en marcha durante un viaje, pero no viene mal un recordatorio.

Además os cuento algunas otras cosas que si bien parecen curiosidades caprichosas de la legislación de algunos lugares del planeta, no lo son. Aquellas costumbres, tradiciones o leyes como tal, que nos han llamado la atención en nuestros años recorriendo el mundo y que mejor tomarse en serio, por aquello de «donde fueres, haz lo que vieres…»

CONSEJOS DE SEGURIDAD DURANTE EL VIAJE

Antes de salir de viaje

Una vez en el aeropuerto de destino

Para salir a la calle en nuestro destino

Cuidado con las redes y las conexiones

Prohibiciones y recomendaciones según el destino

Antes de salir de viaje es importante

Tener a mano los números de emergencia del país que visitamos y guardarlos en soporte no digital. No parece importante ¿verdad?, pero tampoco es que cueste mucho. Os aconsejo siempre, antes de salir,  apuntar en un papel que tendremos localizado junto al resto de nuestra documentación, esos teléfonos que pueden ser importantes: el de emergencias, el del consulado, el de la policía y, porque no, el de nuestro seguro de viaje, el teléfono 24 horas de la tarjeta de crédito con la que viajamos…  Y es que en el peor de los momentos, es cuando no tenemos red para encontrarlos, cuando no damos con la tecla para hacerlo y cuando más prisa nos corre.

Según el país al que viajemos, notificar nuestro destino en el Ministerio Asuntos Exteriores. Porque aunque no lo creáis, este registro es posible y muy recomendable. Hay países que son seguros, a los que se puede viajar sin problema y en los que, sin embargo, puede existir inestabilidad política más allá de lo que conocemos, un área con posibilidad de catástrofes naturales o vete tu a saber que. Pues bien, el entrar en la web del ministerio y registrar nuestra visita para los días en cuestión de nuestra estancia, lleva cinco minutos y seguro que será útil llegado el momento.

Cartera para evitar cargos. Un hurto muy de moda hoy día es aquel en que con un pequeño dispositivo, incluido con un móvil, se acercan a nuestras tarjetas de crédito (esas que llevamos en el bolsillo de nuestro pantalón) y nos hacen pequeños cargos. Sabed que la mayoría de vuestras tarjetas no piden autorización ni PIN para cantidades menores a 10 ó 20 euros y en un rato dentro de un metro atiborrado os pueden levantar una cantidad no despreciable. Para evitarlo, os aconsejo haceros con una cartera con blindaje de frecuencia RFID, carteras que protegen nuestras tarjetas contra lectura.

Informarse sobre los timos habituales. Y es que es por curioso que parezca, cada país tiene los propios y si bien muchas veces no pasan de pequeñas anécdotas y no acaban con gran dispendio en nuestra cuenta, mejor evitarlos. Muchos de los blogs que encontraremos nos advertirán de ello y es curioso como estas tretas se repiten una y otra vez. Por ejemplo… Cuba, Tam Coc o Puerto Plata. En Cuba, en el trayecto que nos llevaba de vuelta a Cienfuegos desde Viñales, habíamos leído con todo lujo de detalle uno bien gracioso que se repitió al pie de la letra. Y es que con la excusa de ayudarte un cubano insistía al verte por una circunvalación que la carretera estaba cerrada y que te acompañaría hasta el nuevo desvío. Tal es la insistencia que seguramente acabarás dejándote ayudar. El muchacho acabará montando en cólera y exigiendo su propina para volver al punto de partida una vez te haya hecho el favor. Otra divertida es la de la mujer mayor en Tam Coc en Vietnam que se dedica a pedir algo para beber, habitualmente un refresco, que le compras y vuelve a vender al siguiente turista o la de Puerto Plata cuyo castillo permanece abierto gratuitamente los domingos pero siempre verás algún espabilado dispuesto a cobrarte la entrada… En fin.

Y una vez en el aeropuerto

Transporte en taxis autorizados. Otra de las cosas que nos parece importante y que me temo que nosotros mismos nos hemos saltado a la torera en algún destino por ahorrar un dinerillo. Y es que el asegurarse un taxi oficial quiere decir menos posibilidad de engaños y mucho menos de robos. En los aeropuertos es habitual el engaño especialmente con los transportes y no es infrecuente que recién aterrizados en un país nuevo, nos asalten con buenas ofertas para llegar a la ciudad. Los dos consejos básicos: de nuevo leer en otros blogs por estas opciones de transporte y la legalidad de las mismas y en caso de ser posible elegir siempre vehículos oficiales y debidamente identificados. Recuerdo en Cebú, en Filipinas, por poner un ejemplo, al muchacho del hotel que se ocupaba de llamar a los taxis, apuntar las matrículas y licencias de cada uno de los vehículos que subían turistas. O los taxis de la ciudad de Guayaquil donde entre las distintas opciones la más recomendable es coger un taxi «de los amarillos» y que lleven pegatinas blancas y rojas en bandas, tanto en el frontal como en las puertas. Estos son los dotados de cámara dentro del habitáculo y botón de pánico. Imaginaos como esta la cosa..

Equipaje de mano con lo importante. De nuevo un consejo imprescindible, llevar nuestros objetos de valor en el equipaje de mano. No podemos ni debemos facturar el equipo de fotografía, el portátil o dinero por ejemplo. Lo aconsejable es que siempre vaya con nosotros en los trayectos. Una buena amiga, aunque algo despistada, tuvo la mala suerte de perderlo todo en un trayecto en Bolivia. Tuvo la feliz idea de subir todo al techo del bus en que hacía un trayecto por el país… Y si lo llevamos encima en un bus nocturno en Sudamérica por ejemplo, debemos llevarlo literalmente encima. Leímos en cierta ocasión que dejar el equipaje en los pies es peligroso puesto que con un couter o similar pueden rajarla desde el asiento trasero mientras duermes y vaciarla sin problema. No es cuestión de asustar, pero merece la pena aprender…

Para salir a la calle en nuestro destino

Copia del pasaporte, nunca sacarlo o en contadas ocasiones. Salvo en alguna visita muy especial donde hallamos leído que será necesario, lo habitual es que una copia debidamente plastificada sea suficiente como identificación. Aún en el caso de que la policía nos solicite la documentación, la copia suele servir y en caso de que no les parezca suficiente, pues se les ruega que os acompañen al hotel a por vuestro original. Perder un pasaporte es un marrón muy grande y desde luego habitualmente no van a tratar de robároslo pero si lo lleváis en esa graciosa mochila donde va todo lo que sabéis es de valor… Nosotros llevamos dos copias y las intercambiamos de modo que es muy complicado no estar con la documentación disponible en cualquier momento.

Nada de joyas y similares. No hay necesidad de ello y, evidentemente, dependiendo del destino mucho menos. Aunque penséis lo contrario esos pendiente de bisutería o ese reloj falso pueden ser objetos de deseo, porque llevarlos. La máxima es cero ostentación y en la medida de lo posible mimetizarse con el ambiente del lugar en el que nos encontremos. Que hay que vestir con un poncho a rayas o no soltar el bañador en todo el día… pues para que queremos esas bermudas de Calvin Klein en una playa de Camboya, por cierto que buenas en Shikanouville.

Cubrir la marca de la cámara y no mostrarla al entrar o salir del hotel. Imaginad que esa Canon o esa Nikon que lleváis al cuello es el sueldo con el que convive un año completo una familia entera… No es que quieran pero lo necesitan. Y lo mejor para evitarlo es coger un trocito de cinta aislante negra, de la adhesiva, y tapar la marca de la cámara. Lo de Nikon y Canon canta mucho, pero ¿»esa cámara sin marca»?. Además valga como consejo no salir o entrar al hotel o alojamiento con ella visible. Los cacos se frotarán las manos buscando donde estamos alojados para volver más tarde.

Dinero separado y en billetes pequeños. Nada de “todos los huevos en la misma cesta”. Además de no llevar todo el dinero junto y guardar alguna cantidad en ese escondite de «último recurso» es muy aconsejable llevar pequeñas cantidades en distintos bolsillos de modo que para comprar una botella de agua no exhibamos todo nuestro potencial en un taco de billetes. Personalmente utilizo desde hace años una técnica mental en la que conozco bolsillo por bolsillo que cantidad de dinero aproximado llevo en cada uno. Dependiendo de la compra, sabre en cual meter la mano. Cuando nos veamos obligados a cambiar un billete grande sed conscientes de donde lo sacáis. Una buena amiga saco 100 dólares para pagar un agua en un chiringuito de Santo Domingo, me temo que el pobre señor no había visto nunca algo así…

Llevar más de una tarjeta de crédito y separadas. Es fundamental contar con nuestras tarjetas de crédito actualizadas antes de viajar y hoy día hay muchas tarjetas 100% seguras y perfectas para viajar. Nosotros hace ya un tiempo que nos decantamos por la N26 para viajar, muy sencilla de contratar (si haces click aquí la obtendrás con descuento) y sin comisiones. Pero no viajéis solo con una tarjeta, es recomendable llevar más de una por si falla en algún momento, la perdemos o cualquier otra circunstancia que puede amargar un viaje. Otra cosa que debéis hacer es no llevarlas juntas en el mismo sitio. Nosotros viajamos en pareja y solemos intercambiarnos una de nuestras tarjetas y por supuesto nunca van en la misma cartera o mochila.

Por otro lado hay que estar al loro de donde y cuando utilizáis la tarjeta. Fundamentalmente para alojamientos y tiendas o restaurantes en la que el establecimiento os de confianza y nunca la perdáis de vista. Es necesario elegir bien los cajeros donde sacar dinero. Os recomendamos los cajeros de aeropuertos y grandes centros comerciales, siempre vigilados. En caso de poder sacar en un cajero de un banco es preferible y si es en horario de apertura del mismo pues mucho mejor. Ante cualquier problema, podremos reclamar allí mismo. Tened en cuenta que, por ejemplo, en Asia, es muy frecuente encontrar pequeños cajeros en tiendas como el Seven Eleven o en gasolineras de Sudamérica; salvo que no sea necesario yo los evitaría de entrada.

Ojo con el alcohol y con las fiestas de noche. Sobre todo no os recomiendo quedaros solos con desconocidos o con «recién conocidos» que de pronto son nuestros mejores amigos y nos invitan a beber. No es cuestión de desconfiar de todo el mundo, pero tampoco necesitamos coger una cogorza enorme en una ciudad desconocida. Y por favor, nada de probar drogas y sustancias locales que a buen seguro os habrán ofrecido en alguno de vuestros viajes…

Cuidado con las redes y la conexión que elegimos

Ojo con los ciberengaños. A la hora de dar nuestros datos al alta de algunas páginas, sobre todo esos que habitualmente no nos piden… los números de cuenta, los números de tarjetas… no son cosas que debamos compartir la mayoría de ocasiones.

Cuidado con las redes sociales. Nos hacen compartir alegremente nuestra ubicación, los tiempos de estancias, las fotos con nuestras pertenencias… Recientemente supe que colgar la foto de la clásica entrada a un concierto o un partido puede hace que sea clonada en caso de que no tapemos el código de barras o el QR. Con estos, puede que no podamos entrar en el evento pues ya haya sido vendida la entrada antes.

Precaución con las wifis públicas. Por supuesto mucho cuidado al darse de alta en cualquiera de ellas y una vez hecho, no podemos explorar nuestras cuentas del banco o información similar desde estas conexiones, que, en ningún caso, son seguras.

Comunicarse con la familia y compartir la ruta de viaje. Es una cosa importante, nuestra familia y amigos deben saber por donde andaremos, incluso compartir nuestras reservas de alojamiento es una buena idea. Y por supuesto, comunicarse de vez en cuando y siempre que sea posible. No cuesta nada mandar esas fotos de viaje por Whatsapp en los grupos de amigos…

Prohibiciones y recomendaciones en el viaje

Viajar al extranjero puede convertirse en un deporte de riesgo si se desconocen las normas de algunos países. Hay que ser muy consciente de las normas y hábitos de nuestro destino y siempre aplicarse lo de «donde fueres haz lo que vieres». Conductas que pueden ser legales en nuestro país pueden ser objeto de fuertes sanciones en otros lugares y lejos de entrar en debates sobre la conveniencia o no de algunas de estas reglas, lo más prudente es respetarlas.

Valgan como ejemplo que mascar chicle en Singapur, estar embarazada siendo soltera en Kuwait, o beberse unas copas de más en Micronesia son prácticas prohibidas y pueden ser duramente penadas. Cuando viajemos a países budistas y en caso de contar con algún tatuaje de Buda (algo bastante habitual entre los turistas occidentales), lo mejor es taparlos. Está considerado de muy mal gusto, al igual que dar la espalda a sus imágenes para las fotos o mostrar la planta de los pies frente a la misma. Os aseguro que la población se puede enfadar y mucho.

Lugares como Yemen castigan con 100 latigazos y varios meses de cárcel las relaciones sexuales entre hombres y en el caso de las mujeres se castigan con entre tres y siete meses de cárcel. Otros países donde la homosexualidad también está perseguida son las Islas Maldivas, Arabia Saudí, Malaui, Zimbabue, Omán, Irak, Turkmenistán, Pakistán, Uzbekistán, Myanmar, Malasia, Timor Oriental, las Islas Salomón o Tuvalu.

Otras conductas no tienen mayores represalias, pero están «mal vistas» como dar propina en las Islas Cook y en Samoa Occidental o usar ropa demasiado corta o escotes en Malaui.

También habrá que ir con cuidado a la hora de compartir fotografías de viaje en las redes sociales o conseguir llamadas internacionales. Algunos países como China tienen restricciones de internet y de algunas aplicaciones móviles. Por ejemplo, en Omán está prohibido el acceso a Skype y en China está restringido el uso de Google, Facebook, Youtube, Gmail y Twitter, donde está vigente una ley de censura que limita el acceso a determinadas páginas web desde el año 1996.

Un capítulo realmente serio es la tenencia o uso de drogas en muchos países. La tenencia y tráfico de drogas acarrea en Birmania penas que van desde los cinco años de prisión a la cadena perpetua, independientemente del tipo o cantidad de droga, por lo que la mera posesión puede hacer que la persona sea considerada como traficante. En Taiwán y en Singapur el consumo o tráfico de drogas puede llegar a castigarse con la pena de muerte, así como en Malasia, donde también puede sancionarse con «azotes con vara» y hasta 20 años de prisión. También se aplica la pena de muerte por consumo y tráfico de drogas en Emiratos Árabes, donde cabe recordar que determinados medicamentos de uso habitual en Europa pueden considerarse droga en este país.

Cómo veis cuestión de tener cuidado e ir informado… ¡Prevenir antes que curar!

Consejos de seguridad en un viaje
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Responsable: José Luís Bauset +info
Finalidad: Compartir recomendaciones de viaje. +info
Legitimación: Consentimiento del interesado. +info
Derechos: Tiene derecho a acceder rectificar y suprimir los datos. +info
Información adicional: +info

¿Te ha gustado nuestro post? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

2 comentarios en “Consejos de seguridad en un viaje. Que hacer y que no hacer viajando”

  1. Hola:
    Fantástico resumen de consejos de seguridad. Me ha encantado.
    Sobre todo el de la no conectarte a una red local (para eso siempre lo hago a través del VPN) y lo de tapar la marca de la cámara. Me encanta ver como la gente lleva la marca y modelo de la cámara en la correa que te dan con la cámara…vamos que es para ponérselo fácil a los cacos.
    Un saludo

    1. Alucino cuando veo gente con una cámara de 5000 euros colgada al cuello en lugares donde por ese dinero se jugarían la vida sin dudarlo. Otra cosa que suelo hacer es no entrar o salir del hostel o donde nos alojemos con ella a la vista. Supongo que no es necesario que nadie sepa con que viajas. Gracias por tu comentario y ¡buenos viajes!

¿Tienes lo que necesitas para viajar?

Como buenos viajéfilos sabemos cuáles son las imprescindiblers para cada destino.

Te ayudamos con vuestros kits de viaje especialmente pensados para cada destino.

Te ayudamos con tu viaje

Ser viajefilo tiene muchas ventajas,
contrata tus extras con nosotros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba