Dos días en Oaxaca. 13 imprescindibles de la ciudad

Que ver en Oaxaca en dos días

Oaxaca es una de las ciudades imprescindibles en un viaje a México. Una ciudad patrimonio de la Humanidad desde 1987 a la que dedicarle tanto tiempo como se tenga. Nosotros pasamos dos días en Oaxaca. Tendrás el tiempo justo para hacerte con lo mejor de la ciudad y probar algunos de los platos más tradicionales de la rica gastronomía mexicana. Hay que recordar que la comida de México ha sido incluida en la lista Unesco como Bien Inmaterial de la Humanidad y Oaxaca es el epicentro de los sabores mexicanos.

En realidad programamos un día más en Oaxaca porque elegimos un bus nocturno para salir hacia la costa del estado, hacia Puerto Escondido. De esta manera, aquel último día pudimos visitar Monte Albán, en los alrededores de Oaxaca, y volver a la ciudad a tiempo de nuestro bus. Tenéis todos los detalles de nuestra ruta de tres semanas por México.

Qué ver en dos días en Oaxaca

Calles de Oaxaca
Calles de Oaxaca

El alojamiento en Oaxaca de Juárez

Llegábamos de pasar dos días en Puebla. Nuestro alojamiento en Oaxaca fue el Parador San Agustín. Nos alojábamos dos noches por 123 €. Como escribimos, pasaríamos un tercer día completo en Oaxaca antes de subirnos a un bus nocturno con dirección a la costa. Con ello nos ahorramos la última noche de hotel y así aprovecharíamos mejor ese tiempo en la ciudad.

El hotel está “a una sola cuadra” del zócalo, imaginad lo que significa “bien situado”. Una casona antigua al estilo del sur con un amplio patio central y alrededor de la cual se colocan las habitaciones. Muy amplias y perfectamente acondicionadas. Cuentan con amenities y aunque no incluya el desayuno tienen un bar y cafetería donde tomar algo por la mañana. Un 10 en amabilidad, localización y limpieza.

13 lugares qué ver en Oaxaca en dos días

Algo de la historia de Oaxaca

El establecimiento en el siglo XV de los aztecas en la zona, precedió a la fundación de la Villa de Antequera en 1522 por los españoles. Siglos más tarde la ciudad recuperó el nombre azteca original y de ahí viene el nombre de Oaxaca.

En Oaxaca nació Benito Juárez, uno de los personajes más importante del país que llegó a presidente de la República. Oaxaca también vio nacer a Porfirio Díaz quien mantuvo el poder durante 30 años entre finales del siglo XIX y principios del XX. No hay lugar a la duda respecto a la importancia histórica, cultural, arquitectónica y gastronómica de la ciudad.

Lo que queda de todos aquellos siglos es una ciudad  vibrante, turística en el mejor de los sentidos y con unos restaurantes y hoteles de primerísimo nivel que sorprenden por calidad, decoración y servicio. Para los que gustan de un turismo seguro, tranquilo y con opciones esta es la ciudad. ¡Podrías estar dos días en Oaxaca o quedarte a vivir!.

Nosotros la primera mañana nos embarcamos en un Free tour. La tarde anterior habíamos paseado sin rumbo y con el guía que nos acompañaría aquellas tres horas nos acercamos a los imprescindibles de Oaxaca. Comenzamos, como no, en el zócalo.

Tejate, la bebida prehispánica de Oaxaca
Tejate, la bebida prehispánica de Oaxaca

1 El zócalo y el Palacio de Gobierno de Oaxaca

La conocida plaza Mayor de las ciudades mexicanas en torno a la cual gira la vida de los habitantes Oaxaca. En el lado sur se puede visitar el palacio de Gobierno. En una esquina de la plaza se encuentra la iglesia de la Compañía de Jesús del siglo XVI.

El zócalo resulta sorprendente por el ambiente durante el día, la bonita iluminación nocturna de los edificios y lo animadas que son las noches en el lugar.

2 La catedral de Nuestra Señora de la Asunción

La entrada es gratuita.

La construcción de la catedral se inició en 1535 pero no fue terminada hasta el siglo XVIII consecuencia de los destrozos de sucesivos terremotos. Basta recordar que estamos en el área con mayor actividad sísmica del país. La característica piedra verde de la fachada barroca, la habitual de las construcciones de la ciudad, es lo primero que nos llama la atención.

Gran parte del mobiliario interior fue traído desde Italia por orden del obispo Gillow,  último obispo y primer arzobispo de Antequera (Oaxaca) si bien no nos resultó especialmente atractiva por dentro. A la izquierda, junto al altar, está la capilla del señor del Rayo, una de las más veneradas. El Cristo que allí se encuentra fue la única pieza que se salvó del incendio que causó el famoso rayo.

En la puerta sur, una figura de Santa Rosa de Lima, un personaje sobre el que leímos mucho en nuestro viaje a Perú. ¡Nada como aprender viajando!


Calcula cuanto va a costarte tu seguro de viaje a México con el 5% de descuento de viajefilos

El zócalo de Oaxaca, el lugar por donde comenzar
El zócalo de Oaxaca, el lugar por donde comenzar

3 Centro cultural San Pablo

En el lugar donde se levantó el primer convento de la ciudad, el convento de San Pablo de los Dominicos. Siglos más tarde con la ley de la reforma impulsada por Benito Juárez  se convirtió en la primera escuela pública.

Hoy día se ha restaurado y se ha levantado una biblioteca de cristal de muy original diseño y la conocida cafetería Brújula. Un moderno espacio de muy bella factura.

4 El teatro Macedonio Alcalá

El teatro se localiza tras el convento. Fue levantado en 1903. El nombre le viene dado de otro de los personajes históricos de Oaxaca, uno de los mayores compositores mexicanos del siglo XX y autor del himno de Oaxaca: “Sé que Dios nunca muere”. Durante algunos años Oaxaca proclamó su independencia del país y este lema es una cuestión de orgullo local.

5 El andador turísitico Macedonio Alcalá

Se trata de una calle peatonal flanqueada de edificios históricos que ahora albergan tiendas y restaurantes. La calle va desde la catedral hasta Santo Domingo. Una calle muy agradables para el paseo y que ¡siempre está llena!.

Más arriba, en la misma peatonal, está la casa donde vivió su infancia Benito Juárez, la casa de Don Antonio Salanueva.

A mitad del paseo, a la altura del templo de Santo Domingo, probamos el Tejate, una bebida prehispánica hecha con la semilla de la guanaba con toques de cacao y que prepara una señora en la calle. Hay que probarlo y seguro que si vais en este free tour lo vais a hacer.

El andador turítico Macedonio Alcalá, un lugar donde pasar muchas horas de dos días en Oaxaca
El andador turítico Macedonio Alcalá

6 El templo Santo Domingo de Guzmán, imprescindible de Oaxaca

Abierto entre las 9 y las 10 de la mañana y de 17 a 18 por la tarde. Uno de los más bonitos del México.

Iniciado en 1551 al llegar asombra por su fachada barroca. En la misma y a la derecha aparece el fundador de los Dominicos. La parte central está abrazada por dos torres de 35 metros con cúpulas de azulejos. Lo mires desde el ángulo que lo mires es increíble, uno de esos lugares por el que pasaras más veces en tus días en Oaxaca.

Sobre la entrada y en el coro alto un estuco policromado que representa el árbol genealógico de Santo Domingo. El retablo aunque restaurado, conserva las esculturas y pinturas originales. A un lado se halla la capilla del Rosario, una estancia imprescindible en la visita a Oaxaca. No te puedes ir de la ciudad sin disfrutar del interior del templo de Santo Domingo.

7 El museo de las culturas de Oaxaca

Un museo dentro del complejo de Santo Domingo dedicado a las culturas zapoteca y mixteca. Abre de 10 a 18:30 todos los días. El precio es de 90 pesos (4.5 €) si bien es gratuito únicamente los domingos. Por favor visita este museo, uno de los sitios más interesantes de Oaxaca.

Una de las piezas fundamentales del museo es el tesoro Mixteca del periodo posclásico (1250-1521 d.C). Descubierto en 1932 por Alfonso Caso se trata de más de 500 piezas encontradas en la tumba 7 de Monte Albán. El difunto fue enterrado en una vieja tumba zapoteca datada entre el 200 y 300 d.C. Entre las piezas destaca la máscara funeraria de oro o la máscara de Acópeme Tótec, Dios de la fertilidad. También numerosas joyas y hasta una colección de huesos de jaguar grabados con los que se ha identificado una crónica de la época de incalculable valor.

Pero no es lo único. El museo es realmente impresionante y con una cantidad de piezas prehispánicas como nunca habíamos visto antes. Además muchos objetos utilizados por los españoles en la conquista junto a interesantes explicaciones históricas de los siglos posteriores. Y por supuesto gran parte de la historia de la independencia del país, documentada con abundante material, mobiliario y pinturas de la época.

8 El jardín Etnobotánico de Oaxaca

Localizado igualmente en el antiguo convento de Santo Domingo, en el centro de la ciudad, es una de las visitas imprescindibles en Oaxaca. Una muestra de la biodiversidad de la región que ofrece visitas guiadas: a las 10, las 11 y las 12. Entre semana ofrecen una visita adicional a las 17 horas. No es posible la visita por libre y no es posible reservar por lo que es aconsejable llegar pronto. La entrada cuesta 50 pesos (2.5 €).

Si visitáis el museo al atardecer, las vistas del jardín desde algunos de los ventanales   pueden ser suficientes.

El jardín etnobotánico de Oaxaca
El jardín etnobotánico de Oaxaca

9 La iglesia de Carmen Alto

La iglesia se levantó sobre un templo mixteco por la orden de los Carmelitas. Aquí arranca la gelagetza, la fiesta más importante de la ciudad y del estado, en honor a la Virgen del Carmen. Oaxaca es una de las pocas poblaciones del país donde existe una fiesta tradicional más importante que el día de Muertos. Para Esteban, el oaxaqueño que nos acompañó en el free tour, la fiesta más chula de la ciudad, ¡por delante de la fiesta de difuntos!.

10 La basílica de Nuestra Señora de la Soledad

Abierta todos los días entre las 9 y las 18:30.

Uno de los templos imprescindibles de Oaxaca junto a Santo Domingo y la catedral. Levantada en 1543, de nuevo destaca la fachada barroca recargada con estatuas de santos y la Virgen. La virgen de la Soledad es la patrona de la ciudad y la encontraremos con un manto negro bordado con piedras preciosas. El altar en estuco cubierto de oro es una maravilla.

Durante la visita nos tropezamos con una fiesta, tuna incluida, en la que la gente iba de mezcal “hasta arriba”. La calenda de los trabajadores del estado, los funcionarios, vamos.

Las calendas de Oaxaca
Las calendas de Oaxaca
Haz click en la imagen y consigue tu tarjeta para navegar por internet en México con un 5% de descuento

11 El acueducto y los barrios de Xochimilco y Jalatlaco

El acueducto de Oaxaca se diseñó en 1727 para llevar agua a la ciudad. Ahora ha quedado rodeado de un pequeño barrio que junto a Jalatlaco atesora interesantes muestras de arte urbano de Oaxaca. La zona es totalmente segura para pasear y cualquiera de las elegantes cafeterías o mezcalerías servirán para una parada, depende de la hora…

En Jalatlaco entramos por la calle Miguel Hidalgo y allí mismo comienzan los restaurantes. Las fachadas, todas decoradas con dibujos y pinturas de vivos colores por los que bien merece la pena el paseo.

De nuevo, aunque en el mapa parezca algo más alejado del centro histórico, no podemos dejar de recomendarlo, es 100 % seguro. Parece que está muy abajo en nuestras recomendaciones pero bien podría estar entre los primeros sitios que ver en Oaxaca siendo incluso un buen lugar para alojarse.

12 Los mercados Benito Juárez y 20 de Noviembre

Se encuentran uno al lado del otro y son los lugares en los que probar los platos más tradicionales de la gastronomía de Oaxaca y hacerte con algún recuerdo si eres de cargar souvenirs. De tus dos días en Oaxaca, al menos uno deberías adentrarte en el mercado y probar.

En el segundo de ellos se encuentra el conocido como “Pasillo del Humo”, un lugar famoso por la cocina de sabrosas carnes asadas. Ahora podéis entender fácilmente el nombre. Comimos en uno de los “comedores” al azar. Nos gustó mucho la experiencia.

El mercado 20 de Noviembre el lugar donde comer en dos días en Oaxaca
El mercado 20 de Noviembre

13 Otras iglesias que ver en Oaxaca en dos días

> Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe. La encontramos cerrada pero la plaza, el entorno, las palmeras y la vegetación que la circundan vale la pena.

> Iglesia de San Matías de Jalatlaco. Dice el cartel explicativo de la entrada que no supieron datar la fecha de su construcción. Las fachadas son dignas de visitar y en las inmediaciones será difícil resistirse a un café.

El mapa de los lugares qué ver en Oaxaca en dos días

Ya sabes, puedes guardar el mapa con todas los lugares que ver en Puebla y los sitios donde comer en la ciudad y los tendrás localizados en un solo click en el móvil en tu destino.

Los alrededores de Oaxaca. Monte Albán y el valle Central

La excursión a las poblaciones del Valle Central se puede combinar de muchas maneras con la imprescindible visita a Monte Albán. En los alrededores del zócalo te ofrecerán todo tipo de opciones. Algunas de ellas son de día completo con múltiples paradas. Siempre depende del tiempo que tengas.

Tal vez esta sea la parte más difícil de decidir y, cómo escribimos, el tiempo es lo fundamental. Por ejemplo las excursiones que llegan a Hierve el Agua duran el día completo. En algunos casos vuelven al anochecer. 

Nosotros estuvimos comparando los precios y también hay una enorme diferencia entre unos y otros tours. Desde los 500 pesos que piden en algunos hoteles o en la calle (evidentemente se llevan su comisión) hasta los 250 pesos por un tour muy similar que puedes llegar a encontrar directamente en la agencia.

Las poblaciones del Valle Central. Alrededores de Oaxaca

Los lugares que habitualmente se incluyen serán:

> Santa María del Tule, a 9 kilómetros. En la población está el árbol de Tule, un ciprés de Moctezuma de 2000 años, lo que lo convierte en uno de los árboles vivos más antiguos del planeta. El diámetro de su tronco alcanza los 40 metros.

> San Bartolo Coyotepec, a tan sólo 15 kilómetros de la ciudad de Oaxaca, famoso por su particular cerámica negra, conocida como “barro negro” que se trata de manera que resulta extraordinariamente lisa al tacto.

> San Martín de Tilcajete, a 23 kilómetros de Oaxaca, conocida por los alebrijes, tallas de madera de copal pintadas vivamente y que verás por todo el país.

> Teotitlán del Valle, a 25 kilómetros y conocido por la elaboración de alfombras y textiles siempre de vinos colores y diseños únicos.

> Hierve el Agua. Un paraje natural a unos 70 kilómetros donde las charcas de agua termal son aptas para el baño.

> Mitla, el segundo de los yacimientos arqueológicos en importancia de la región.

> Alguna fábrica y cata de mezcal. Las plantaciones de agave de cuyas piñas (las “pencas de maguey cocidas”) se destila el famoso licor mexicano abundan en Oaxaca. Se trata de uno de los más apreciados del país y cuenta con denominación de origen. En algunos tours se ofrece la posibilidad de visitar alguna hacienda productora e incluso las catas en el lugar. Santiago Matatlán es conocida como la capital mundial de este destilado

Finalmente contratamos con el Andador Travel & Tours, el tour Herencia Zapoteca por 250 pesos (12.5 €). Salíamos a las 8:30 y volvíamos a las 17 horas. Incluía Monte Albán, el ex-convento de Cuilapam de Guerrero, San Bartolo Coyotepec y San Martín Tilcajete. No incluía la comida que eran 190 pesos (9.5 €) en un buffet ni las entradas.

Monte Albán, una visita imprescindible en Oaxaca

En el minibús de la compañía tardamos unos 30 minutos en llegar. Una vez allí nos dejaron dos horas para la visita.

La entrada cuesta 90 pesos (cerca de 5 €) y no iba incluida en el precio de lo tour. No hay problema para pagar con tarjeta. Abre todos los días de 9:00 a 15:30 horas.

Para la visita es conveniente hacerse con un guía que ayude a comprender la cultura zapoteca y lo que representó Monte Albán en su época. Se pueden contratar al llegar. Costó 800 pesos que dividimos entre el pequeño grupo que llegamos.

Es aconsejable llevar agua y protección solar…

Brevísima historia de Monte Albán

La ciudad de Monte Albán fue la primera ciudad de Mesoamérica y la capital de la civilización zapoteca, razones más que suficientes para que sea de visita obligada desde Oaxaca. Los restos datan de 500 años a.C y por allí pasaron las culturas zapotecas y mixtecas, si bien la ciudad pudo haberse fundado 1500 a.C. coetánea de Teotihuacán al norte o Chichen Itzá en Yucatán en el conocido período clásico de Mesoamérica. Todos pueblos descendientes de los olmecas.

Para nosotros, Monte Albán junto con la visita de Palenque, son dos de los yacimientos prehispánicos imprescindibles en México.

Monte Alban estuvo habitada durante 1300 años llegando a estar ocupada por 25000 habitantes y siendo abandonada en torno al 800 d.C. Al igual que todas las culturas contemporáneas alcanzaron el cenit de su desarrollo y se supone que tuvieron que abandonar sus ciudades fruto de un crecimiento desmesurado.

La ciudad se levantó a 2000 msnm siguiendo una perfecta orientación Norte-Sur. El fin fue eminentemente práctico para aprovechar el agua de la lluvia, la ventilación y la luz solar. Durante todo este periodo se construía una y otra vez sobre las construcciones antiguas que ya no iban sirviendo. Hasta seis veces se levantó la ciudad en esos siglos.

A diferencia del resto de civilizaciones en el mundo, en Mesoamérica no se utilizaron el hierro, la rueda, los animales ni los esclavos en sus construcciones. Solo visitando las áreas administrativas comunes, poco menos del 10% de la ciudad que se ha excavado, resulta difícil de entender cómo se llevó a cabo este esfuerzo comunitario.

En unos 40 minutos, después de Monte Albán, llegamos a nuestra siguiente parada: Cuilapam.

El ex-convento de Cuilapam de Guerrero

La entrada cuesta 70 pesos y resultó difícil entender cómo entrar… Un muchacho salió con una bici a abrir la cancela al tiempo que corría de vuelta a la taquilla para cobrarnos.

El templo era el antiguo convento de Santiago apóstol. Fue un templo dominico iniciado en el siglo XVI que no se llegó a concluir. Nada más llegar llama mucho la atención, la gran capilla abierta que nos recibe. El recinto no se cubrió para que los indígenas entraran sin miedo para su evangelización. Habrían huido de cualquier sitio cerrado.

En el claustro de dos plantas se exponen algunas piezas de la época prehispánica que muestran el antiguo sistema de escritura. Apenas 10 elementos.

El actual nombre le viene de Vicente Guerrero, uno de los más importantes líderes de la independencia mexicana, que fue encarcelado y ejecutado aquí en 1831.

No tenemos claro que merezca la pena la visita. Nos dejaron 45 minutos y sobraron la mitad. Con ello llegaba la hora de comer.

Ex convento de Culiapam de Guerrero
Ex convento de Culiapam de Guerrero

San Martín Tilcajete

Desde aquí, tras la comida, salimos hacia una tienda artesana donde tallan los alebrijes en San Martín Tilcajete. Los alebrijes son tallas en madera de copal que representan según la tradición zapoteca, el animal que nos acompañará en nuestra vida en función de la fecha de nacimiento y el que nos ayudará en el inframundo resultado de la fusión con otros animales. Son conocidos como tonás, los animales terrenales que nos protegen en vida y nahual o animales espirituales en el más allá. Carmen tendría la iguana como toná y una iguana como nahual, yo un águila y una iguana.

La visita es del taller y poco más, si bien la explicación resultó interesante.

San Bartolo Coyotepec

Unos minutos más tarde y hacia la última parada. En este caso un taller en San Bartolo Coyotepec donde se dedican a la artesanía y confección de objetos de barro negro. La consabida explicación y la vuelta rápida por la tienda antes de la vuelta.

En definitiva, una visita, la de Monte Albán, que puedes hacer en tres horas por la mañana y el resto del día es más que prescindible en nuestra opinión.

Sin duda: Civitatis. Te llevan y traen al hotel. Incluye el precio de la entrada y el guía en español. Tres horas de visita. Y todo por 22 €.

San Bartolo de Coyotepec, para visitar en dos días en Oaxaca
San Bartolo de Coyotepec

Dónde comer y beber en Oaxaca

Mercado 20 de Noviembre

Imposible resistirse a cualquiera de los puestos de comida, los conocidos “comedores”. Nada más entrar, llega el hambre y si tienes dudas las muchachas se encargan de sentarte.

El conocido como pasillo del Humo en realidad es un laberinto del que no saldrás “ahumado” y comido. Probamos en uno, el comedor Candela. Un platillo oaxaqueño lleva una enchilada de mole negro, una enchilada de coloradito, tasajo, cecina enchilada de puerco, chorizo y quesillo. Por 160 pesos saldrás directo a la siesta. Pedimos además un chile relleno, un pancito y la cerveza de rigor. Con 16 € comimos los dos.

Hay que probar en el mercado 20 de Noviembre de Oaxaca
Para probar en el mercado 20 de Noviembre de Oaxaca
Estamos preparando un post súper completo con todo lo que comer en Puebla y en otros lugares de México: el mole poblano, el pipián verde o rojo, el chile en nogada, el mole de caderas o los tacos árabes y además podéis ver los vídeos que subimos a nuestro canal de Tik Tok con los más tradicionales.

Restaurante Ocote

Caímos de camino al hotel y nos apetecía tomar algo antes de dormir. En la calle del hotel donde nos alojamos. Unos tacos de cochinita pibil, una riquísima ensalada y un par de cervezas por 14 €. Es muy difícil no acertar con la comida en Oaxaca. Es muy difícil equivocarse en Oaxaca con la comida.

Restaurante Levadura de Olla

Precio medio-alto pero llenito hasta la bandera y con muy buenas referencias. Probamos algunos platos típicos oaxaqueños pero con un toque “creativo”: la costilla de puerco confitada, el tamal de barbacollita y jitomates nativos oaxaqueños. Estos jitomates son en realidad los tomates originales que trajimos a España pero con una variedad enorme y un sabor tremendo.

Con la bebida fueron 46 € los dos por una cena de primerísimo nivel en Oaxaca.

Las vistas y la cerveza en Praga

Lo verás en la calle que sale de frente de Santo Domingo. Hay que subir a la terraza al atardecer o por la noche cuando iluminan el templo. Sirven comidas pero también vale para una cerveza.

Con la bebida fueron 46 € los dos por una cena de primerísimo nivel en Oaxaca.

Cualquier calle vale para comer en Oaxaca
Cualquier calle vale para comer en Oaxaca

Sabina Sabe

Un clásico donde probar mezcal. La carta es increíble y tal vez lo mejor es dejarse aconsejar. El mezcal es tradición y el oro de los oaxaqueños. También tienen “picas” y “fuertes”, vamos que se puede cenar.

Un par de muchachos de Guadalajara que se encontraban de vacaciones nos dijeron que era la mejor coctelería de la ciudad. El local, como muchos de Oaxaca, es una pasada. La verdad es que la ciudad en su centro histórico está pensado por y para el turismo.

Muss café

El lugar donde tomar un buen café. En una casa antigua, Casa Antonieta, el lugar es también un alojamiento. Encantador, cuidadísimo y con un estupendo café. Por recomendaciones, gracias Marina, ¡hay que subir a la terraza!

Mercado Sánchez Pascuas

En el barrio de Xochimilco. Muy tradicional y recomendado por Esteban, el muchacho que nos acompañó en el tour. Desde luego guiris no encontramos. Comimos la enchilada verde con tasajo y los tacos dorados aconsejados por los amigos mexicanos con los que coincidimos en el Free tour.

Es imprescindible comer con un mexicano para aprender y comprender la enorme variedad de la gastronomía del país. ¡Muchas gracias!. Pagamos 9 € entre los dos con cervezas.

Tacos Roy

Será fácil de encontrar en Maps. Decía algo así como los mejores tacos desde 1965 y no paraban de entrar oaxaqueños. Así que paramos a probar. Una burrita arrachera con queso, un taco pastor con queso. Tan bueno estaba que repetimos: Dos tacos de bistec. Con nuestras dos Victorias la cuenta subió a 10 €.

En resumen, cualquier sitio que veas ya sea un gran restaurante o un puesto en el mercado o en la calle te servirá y puedes estar seguro de que no te equivocaras.

Con tan solo dos días en Oaxaca podéis imaginar que nos dejamos muchos sitios. Nos quedaron por probar las tlayudas La Chinita, un puesto callejero de una señora, doña Trinidad, que saltó a la fama tras salir en un documental de Netflix sobre comida callejera. Parece que son imprescindibles pero no dio tiempo de más.

La ciudad había subido al primer puesto entre nuestras ciudades favoritas de México (todavía no habíamos conocido San Cristóbal de las Casas…). Nos quedamos cortos con aquellos dos días en Oaxaca y para la visita de Monte Albán. Hubiera sido preferible dedicarle un día más. A eso de las seis de la tarde volvimos de la tercera jornada, el tiempo de tomar algo antes de subirnos a un bus nocturno rumbo a un descanso en las mejores playas de Oaxaca: Puerto Escondido. Por delante un largo viaje en bus.

Cómo llegar a Oaxaca desde Puebla

Nosotros optamos por viajar en bus desde Puebla hasta Oaxaca. La compañía ADO opera numerosos horarios entre ambas ciudades. El tiempo de viaje es de 5 horas. Los buses de ADO son muy cómodos. Es importante comprar el billete con antelación en la página oficial. Eso supone además de asegurarse el asiento el obtener hasta un 50% de descuento. Pagamos el billete completo en la estación: 36 €.

Si compras los billetes de autobús en la página de ADO con antelación te harás con un descuento de cerca del 30% en casi todos los casos. Son distancias largas y siempre te aconsejamos elegir buses “de lujo”, lo cual significa que no son económicos y ese porcentaje puede ser considerable.

Y para terminar, un momentazo viajefilo: Hace 11 años, viajando por Myanmar, conocimos a Marga y Ramón, una pareja viajera con la que compartimos unos días y buenas cervezas. Nunca supimos más de ellos. Por cierto, en aquel post, podéis ver las fotos: ¡estamos iguales!.

Tras este tiempo y paseando por la peatonal Macedonio Alcalá de Oaxaca, ¡nos tropezamos con ellos! El mundo es muy pequeño y el viaje siempre te trae buenas sorpresas. Nos sentamos y tomamos unas cervezas, como si nada hubiera pasado en tanto tiempo. Fue una fantástica puesta al día…

¿Buscando más información para tu viaje a México?

¿Te ha gustado nuestro post? ¡Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: José Luís Bauset +info
Finalidad: Compartir recomendaciones de viaje. +info
Legitimación: Consentimiento del interesado. +info
Derechos: Tiene derecho a acceder rectificar y suprimir los datos. +info
Información adicional: +info

Te ayudamos con tu viaje

Ser Viajéfilo tiene muchas ventajas,
haz tus reservas con nosotros

Scroll al inicio