Una semana en el Algarve de Portugal. Primera parte