Una pinta de Guinness en Dublin, por supuesto