• José Luis Bauset ha escrito una nueva entrada hace 15 horas, 8 minutos

    10 cosas que ver en Montenegro. Y otras 5 que te puedes perder No son pocas las cosas que ver en Montenegro: Grandes parques nacionales, atractivas localidades costeras y ciudades medievales perfectamente conservadas son algunos de los mejores atractivos de Montenegro, un montón de sitios que visitamos y sazonamos adecuadamente con la sabrosa gastronomía montenegrina. Mar y montaña, historia, cultura y tradición y una gran oferta hotelera, han hecho de Montenegro la nueva perla del Adriático, muy a pesar del saturado vecino del norte, Croacia.Montenegro es un pequeño país de los Balcanes encaramado sobre el Adriático y con una fascinante historia detrás. De la mano de su pasado y merced a su privilegiada orografía y situación, Montenegro se ha convertido en el destino de moda de este lado del Mediterráneo ideal para un viaje en coche de alquiler y a muy buen precio.¿Y cuantos días se necesitan para ver Montenegro y sus principales atractivos? No menos de una semana sería nuestro consejo, aunque si disponéis de 10 sería lo ideal. Nosotros estuvimos una semana de road trip en Montenegro y llegamos a recorrerlo sin tener que correr. Aquí os dejamos las 10 cosas que recomendar en un viaje a Montenegro y, porqué no, las cinco que no volveríamos a visitar. Aunque en esto de viajar ya se sabe, para gustos, los colores. ¿Qué ver y hacer en Montenegro? Perast y Kotor en la bahía.Sin lugar a dudas, la bahía de Kotor ocupa el primer puesto de la lista de imprescindibles en Montenegro. Pero no te engañes, no todas las ciudades que ocupan la bahía de Kotor son tan bonitas como las pintan en las guías, pero Perast y Kotor son de diez. La primera es una pequeña población en la que todos los palacetes venecianos han sido actualmente convertidos en hoteles boutique y miran al mar. Un lugar donde se desayuna cada día frente al mar y desde donde salen las barcas para visitar las pequeñas islas de San Jorge y la isla de Nuestra Señora de las Rocas, patrimonios de UNESCO junto a Perast. En el corto tramo de navegación tendrás las mejores vistas de Perast.Kotor es el must de ciudades medievales de Montenegro. Una ciudad totalmente amurallada por la que perderse es una delicia. Iglesias y palacios se suceden y el ambiente tanto de día como de noche es increíble. No te cansarás de pasear por sus callejuelas y parar en cualquiera de sus plazas. La catedral de San Trifón o las iglesias de San Nicolás, San Clemente o San Lucas son una maravilla. Además, y de vuelta a la gastronomía de Montenegro, la oferta donde probar los platos más tradicionales del país es inabarcable. Perast, en la bahía de Kotor, es una de las localidades imprescindibles de Montenegro La subida al castillo de Kotor.Otro imprescindible si queréis tener las mejores vistas de la bahía. Sabían donde marcaban sus defensas sus habitantes y las vistas mejoran a medida que llegas al final. Los más de mil escalones hacen que el ascenso sea fatigoso así que mejor a primera hora y sin calor. No dejarás de hacer fotos y la panorámica de los tejados de la ciudad de Kotor y los campanarios de sus principales iglesias frente al puerto se convertirán en una de las mejores que te traigas.La fortaleza de San Juan de Kotor cuenta con más de cuatro kilómetros de murallas y fortificaciones que disfrutar a medida que se sube. Un desnivel desde el mar de 950 metros que habla de la dureza de la subida. Pero no es para tanto y llegar hasta la cima da, como decimos, las mejores vistas. Los ilirios, Justiniano, el dominio veneciano y hasta los Habsburgo se encargaron de su construcción y remodelación. La de siglos que contemplaréis desde allí arriba. Subida a la fortificación de Kotor, Castillo de San Juan Los quesos de Montenegro.No hubo día en que no pidiésemos una tabla de quesos variados como entrante y todos los que probamos resultaron muy buenos. Puedes pedir un combinado con prosciuto o embutido. En todo caso conviene recordar que en de Njegusi, la pequeña población de montaña es donde se producen los mejores. El Njeguški sir, es un queso duro de oveja que se deja madurar hasta 3 meses antes de servirlo. Una auténtica delicia montenegrina.Si queréis empaparos de verdad de lo más tradicional de la gastronomía del país y leer acerca de todos los manjares que probaréis si os animáis a visitar el país, no os perdáis el post que le dedicamos a lo mejor de la gastronomía de Montenegro.La carretera Serpentina entre Kotor y el PN Lovcen.Produce vértigo si, pero la ascensión en coche recorriendo sus retorcidas curvas llevan desde Kotor a las inmediaciones de uno de los picos más altos del país, a 1770 msm, en muy poca distancia. Cada curva exige una parada y una fotografía. Leímos que en días despejados se puede llegar a ver la costa italiana.La carretera nos lleva hasta el parque nacional de Lovcen, el lugar donde la parada oblgatoria es Njegusi, ya habéis leído el porqué. Parque Nacional de Lovcen en Montenegro El mirador Pavlova Strana del río Crnojevica.El caudal forma meandros antes de desembocar en el lago Skadar, el mayor de los Balcanes. La foto desde este mirador será otra de las instantáneas más ideales para tus redes. En este punto en río se retuerce de tal manera que prácticamente cubre una circunferencia completa dejando una colina aislada en el centro.Hay sitios donde parar y algún pequeño lugar para tomarte esa foto. Mucho ojo porque la ansiedad por la foto puede salirte cara, las vistas son tan impresionantes como el precipicio que tienes bajo tus pies.No viajes a Montenegro sin seguro de viaje. Haz click y contrata el mejor con un 5% de descuentoEl monasterio de Ostrog.Excavado en la roca tras un supuesto milagro de San Basilio hace más de 300 años. Los restos del santo se custodian en su interior. El templo, además de ser uno de los lugares de peregrinación más importantes del cristianismo, cuenta con algunos frescos originales de más de tres siglos en las criptas que bien merecen la subida. A ello hay que sumar el ambiente de espiritualidad que se respira. Monasterio de Ostrog, el más venerado por los ortodoxos de Montenegro El rafting en el cañón del Tara.Divertido que no peligroso al menos en septiembre cuando nosotros lo hicimos. El señor que guiaba nuestra barca aseguraba que en primavera y con el deshielo es de nivel alto. Para nosotros poco más que un paseo pero desde el que se obtienen las mejores panorámicas del cañón del Tara y el famoso puente de Djurdjevica que lo cruza.Si quieres disfrutar del rafting en el río Tara te aconsejamos reservar la actividad con tiempo, es una de las más codiciadas en el país. AQUÍ tienes el enlace para reservarlo.La ruta de los lagos del PN Durmitor.Pasamos 3 días en el parque nacional de Durmitor, uno de los lugares más increíbles de Montenegro y que pueden perfectamente justificar el viaje.El parque nacional tiene muchos y muy bien señalizados senderos. El más famoso es el que lleva a la laguna Negra, una de las más conocidas lagunas glaciares de la cordillera. Pero añadiendo el Crno Jezero y el Zminje Jezero, terminarás una sencilla ruta de unos 10 kilómetros que te aleja un poco del resto de turistas y te ofrece vistas distintas a las habituales de Durmitor. Recorrer algunos de los senderos del PN Durmitor te lleva frente a lagunas glaciares como esta: Laguna Negra El mirador de Curevac del PN Durmitor.Para nosotros uno de los lugares más bonitos de Montenegro. Si de verdad quieres la mejor foto del cañón del Tara, ese cuyos 1300 metros de profundidad lo convierten en el segundo mayor del planeta, tienes que llegar aquí. Subir no resulta lo más fácil pero se puede hacer y, una vez arriba, podrás descansar y disfrutar del inabarcable paisaje.La catedral de Pogdorica.Dicen que la capital montenegrina no merece la pena y probablemente no mienten. Pero aunque sea por visitar el interior de catedral de la Resurrección de Cristo (Catedral de Hram Hristovog Vaskrsenja), la mayor sede del cristianismo ortodoxo serbio, merece la pena pasar. Aunque se terminó en 1993 y no tiene muchos años, los artistas que decoraron sus paredes pugnaron por no dejar ni un solo hueco y casi seguro que lo consiguieron. Y no vayáis a pensar que es pequeña. Catedral de la Resurrección de Cristo de Pogvorica ¿Pensando en montarte un road trip por los Balcanes? Nosotros lo hicimos y subimos un montón de información sobre cómo organizarlo y todas las escalas de aquellos 45 días recorriendo los Balcanes en coche de alquiler. Haz clic en este enlace si estás interesado.5 cosas de Montenegro que te puedes perderPorque no, no todo es maravilloso en Montenegro y en nuestra semana de viaje a Montenegro tropezamos con algún lugar de esos que prefieres olvidar. Lugares que no recomendamos en Montenegro y que hemos reducido a cinco. Y es que ciertamente, el país tiene muchos más atractivos que ofrecer qué lugares que saltarse para el viajero.La ciudad de Budva.Podría salir en los libros de texto de los licitadores de obras de los ayuntamientos como ejemplo de lo que no hay que hacer con un rincón de costa y mucho menos con el patrimonio. Probablemente tuvo buenas playas y seguro que una ciudad medieval a la altura de Kotor, o cerca. Pero la han convertido en un parque de entretenimiento para el turismo de alto standing, rusos en su mayoría. El casco antiguo está explotado hasta el extremo y sobre piedras talladas de muchos siglos de antigüedad se fijan los sostenes de las sombrillas de las terrazas. Decían que un Benidorm del Adriático pero ya quisieran…El baño en la playa de Sveti Stefan.Pues si encuentras un hueco por el que acceder al mar podrás dártelo pero no es fácil precisamente. Siempre te puedes gastar entre 40 y 20 € por una de las miles de sombrillas que hay colocadas, depende de lo cerca que quieras estar del agua. Eso si, no olvides los escarpines si no quieres acabar con la planta de los pies malograda. La foto de la pequeña península resort de 600 € por habitación y noche la puedes tomar desde arriba. Bajar puede ser prescindible.La noche en Cetinje.Vale que fuera la ciudad donde se gestó la nación montenegrina y eso sea motivo suficiente para sus habitantes para visitarla. Pero la realidad es que carece de todo atractivo y poco o nada queda de aquellas embajadas con las que contó siendo capital. Además le hace falta una buena inversión en adecentar calles y jardines para hacerla más agradable. Ciudad de Cetinje en Montenegro, un histórico lugar, hoy prescindible  La parada en Njegusi para probar el jamón.No es lo mejor si es la excusa para subir hasta aquí. Lo probamos en otros lugares igual de bueno y seguramente en el pueblo donde lo producen fue donde más caro salió. Ya os digo que el mejor queso lo hacen aquí arriba y merece la pena la cata pero llegar hasta aquí por el jamón…El resto de Pogdorica, salvo la catedral.Ni la torre del reloj, ni las dos mezquitas que leerás que hay que visitar, ni los puentes que no entiendo porque aparecen nombrados como atractivos turísticos, ni tampoco el puente Romano y lo que queda de antiguo por allí. Si pasas por la capital con aparcar frente a la catedral para entrar es suficiente.Pues hasta aquí la lista de las 10 cosas que recomendamos ver en Montenegro. Tuvimos que añadir las 5 que puedes obviar, seguro que no te quedas tranquilo sin visitarlas pero avisado estabas…Haz tus reservas para los vuelos a los Balcanes con tiempo. Las compañías que ofrecen buenos precios agotan sus billetes rápidamente > Haz click aquí y busca el mejor precio en Skyscanner … 10 cosas que ver en Montenegro. Y otras 5 que te puedes perderLeer más »

  • José Luis Bauset ha escrito una nueva entrada hace 2 semanas

    La mejor ruta para no perderte nada en una escapada a Emilia Romagna La mejor gastronomía de Italia, la universidad más antigua de Europa, algunas de las ciudades más fascinantes del país y el valle de las más famosas marcas de vehículos de alta gama del mundo… Parecen suficientes razones para organizar una semana en Emilia Romagna. Pero si necesitas más motivos para organizar esos siete días de viaje a la Emilia Romagna seguro que los encuentras en la naturaleza de sus playas del Adriático o en las faldas de los Apeninos. Cultura, historia, gastronomía y naturaleza fundidos en una de las regiones menos masificadas por el turismo del país. ¿Todavía piensas que no tienes claro todo lo qué ver en la Emilia Romagna? La ruta de una semana en Emilia Romagna Cómo llegar y moverse en la región de Emilia RomagnaLa manera habitual de llegar a esta región del norte italiano será en avión desde España y el aeropuerto de llegada por excelencia es el de Bolonia. Bolonia, además de ser la capital de la región, es el lugar al que vuelan las lowcost desde nuestro país y es amplia la oferta de vuelos.Iberia, Vueling o Ryanair (la que elegimos desde Alicante) operan muchos vuelos semanales entre España y Bolonia y no será difícil hacerse con un billete a buen precio. AQUÍ tienes las mejores opciones de vuelo.TIP: Desde hace un tiempo lo de los lowcost se pone más complicado. Añadir o no equipaje, elegir asiento, la prioridad de embarque. Nosotros nos hicimos con una mochila pequeña que permiten bajo el asiento delantero(40 x 20 x 25 cm) y no podemos estar más contentos. Amplia capacidad y cero gastos añadidos al billete. Buscadla como Cabin Max en Amazon.La mejor opción para moverse es el tren. Si en tu viaje solo quieres incluir las ciudades más importantes de Emilia Romagna en una semana: Bolonia, Módena. Parma, Ferrara o Rávena, no podemos aconsejar otra cosa. Aparcar o circular en las ciudades italianas es complicado y en muchos casos, está prohibido. Así que mejor utilizar la excepcional red de trenes de Trenitalia para hacerlo.Es muy aconsejable bajarse la App de la compañía para hacer la búsqueda y la compra de los billetes. No puede ser más sencillo y no tuvimos ningún problema en comprar los billetes el día antes o con horas de antelación dada la gran cantidad de horarios disponibles. Desde la propia App puedes hacer cambios o devoluciones llegado el caso. Más abajo os dejamos el gasto en trenes en aquella semana viajando por Emilia Romagna.En el caso de que quieras salir de ruta o busques algo más de libertad de movimientos, siempre puedes alquilar un coche para esa semana en Emilia Romagna. Los contras: gasolina y alquiler a precios altos, acceso limitado a muchas ciudades y escaso aparcamiento en muchos casos. Tu eliges.TIP: Viajar a Italia en coche o en tren: Tú eliges. Si optas por viajar en tren no dudes en bajar la App de Trenitalia a tu móvil y podrás hacerte con los billetes de modo rápido y cómodo. Ojalá RENFE también pensara en sus usuarios… Nuestra ruta de una semana en Emilia RomagnaComo escribimos, aterrizamos pasado el mediodía en Bolonia. Nuestro improvisado recorrido por la región quedó como sigue (y dijo improvisado porque fuimos modificando nuestro itinerario según ellos cambios climáticos que se producían). A pesar de algunos imponderables creemos que cumplimos con las mejores escalas en Emilia Romagna:Día 1. Bolonia. Free tour para visitar lo mejor de Bolonia por la tarde. Noche en Bolonia.Día 2. Día completo para conocer Bolonia a fondo. Noche en Bolonia.Día 3. Mañana en Bolonia. Tren por la tarde y noche en Módena.Día 4. Mañana para la visita de lo mejor de Módena. Tren por la tarde y noche en Parma.Día 5. Día completo conociendo Parma. Noche en la ciudad.Día 6. Día de huelga en Trenitalia y noche en Bolonia. Fastidió el viaje a Ferrara.Día 7. Tren por la mañana y visita de Rávena. Noche en Rávena.Día 8. Regreso en tren a Bolonia. Vuelo de vuelta. Algunas de las actividades que probamos en Emilia Romagna: catas de quesos, visitas a museos, frre tours y mucho más en CIVITATIS con reserva previa Los post dedicados con todos los detalles de la ruta de una semana en Emilia RomagnaAdemás del que leéis le hemos dedicado un artículo a cada una de las cuatro ciudades que visitamos aquella semana en Emilia Romaña. Como os decimos, en nuestros planes quisimos incluir Ferrara pero la huelga de Trenitalia de aquellos días nos hizo imposible alcanzarla.Escribimos pues cuatro post con las cuatro escalas:Lo mejor de Bolonia, la ciudad de la Universidad y los soportalesLo mejor de Módena, la ciudad del Duomo y el balsámicoLo mejor de Parma, la ciudad del Baptisterio y de la gastronomíaLo mejor de Rávena, la ciudad de los mosaicosEn cada uno de estos artículos encontrarás detalles de cada escala y mapas con lo mejor de Emilia Romagna sin lugar a dudas. Incluimos también algunos de los sitios donde comimos en Emilia Romagna y que nos gustaron especialmente.Los alojamientos elegidos durante la semana en Emilia RomagnaEl alojamiento en BoloniaApartamentos Portobello en Bolonia (2 noches). Para cuatro personas costaron 534 € (133.5 € pp). No incluía el desayuno. A nosotros nos pareció caro pero no fue fácil encontrar nada económico en Bolonia. Para un pequeño grupo está genial. Un apartamento muy bien localizado, a 10 minutos del casco histórico, en un antiguo edificio pero muy bien restaurado. Bien acondicionado y con todo lo necesario. Dos grandes habitaciones con dos baños y cocina bien equipada. La anfitriona, dedicadísima a sus clientes. Hay que sumar 3 € por persona y noche en concepto de tasas turísticas. A la estación de tren, unos 15 minutos caminando. Check out en Italia a las 10 AM (esto vale para todos los alojamientos que vienen a continuación) aunque no tuvo problema en dejar nuestras mochilas en custodia. Haz click AQUÍ y reserva este hotel.El alojamiento en MódenaHostal San Filippo Neri en Módena (1 noche). Se trata de un hostel a unos 10 minutos andando desde la estación de trenes y junto a una residencia universitaria. En esta ocasión el impuesto municipal son 50 céntimos por persona y noche. La habitación doble costó 55 € con baño privado. Es curioso pero el baño está fuera de la habitación junto al resto de baños. Separados, uno por cada habitación y cerrados con llave. La habitación es grande, dan toallas e incluyen amenities. Un hostel muy diferente y muy recomendable. A pesar de que leímos que cobran por dejar el equipaje no tuvieron problema por custodiarlo la mañana en que hicimos el check out y nuestra visita de Módena. No lo dudes, haz click AQUÍ y no lo dejes mucho tiempo, vuela.El alojamiento en ParmaHotel Sina María Luigia en Parma (2 noches). 300 € la habitación doble para las dos noches. No hubo manera de hacerse con nada más económico con poco tiempo. Al menos incluía el desayuno y la tasa turística de Parma (3.5 € por persona y noche). Un hotel, de nuevo a unos 10 minutos de la estación y “de lujo”. Va entrecomillado porque realmente lo es y no es a lo que acostumbramos en los viajes. La habitación era grandísima y hasta teníamos zapatillas… Muy buen hotel desde luego. De haber planificado el viaje hubiéramos elegido una noche más en Rávena y una menos en Parma. Si quieres reservarlo, haz click AQUÍEl alojamiento en RávenaPalazzo Galletti Abbiosi en Rávena (1 noche). Por 64 € una habitación en un palacio, justo lo que merecemos. Incluye los dos euros por persona y noche de tasas turísticas. Además de estar en el centro histórico de la ciudad a pocos metros de todas las visitas, incluye el desayuno (y menudo desayuno). Tampoco está lejos de la estación de trenes, unos diez minutos andando. Las habitaciones son amplias, decoradas como si realmente estuvieras en palacio. Además de los salones para el desayuno y estar, cuenta con una buena terraza para un cocktail y hasta una iglesia propia. ¡Cuando nos levantamos por la mañana a desayunar no podíamos imaginar todo lo que allí había! Por favor, si viajáis a Rávena, no lo dudéis, por este precio es imposible encontrar nada mejor (y dudamos que pagando más lo haya). Imposible mejorarlo en Rávena, haz click AQUÍ y reserva.Y la noche que nos quedamos “varados” en Bolonia por culpa de la huelga de Alitalia, buscamos algo cerca de la estación. Justo enfrente, el Hotel Una (Unahotels es una cadena que no conocíamos): 150 € la habitación doble con desayuno. Muy impersonal pero de los que hay cerca de la estación, el que mejor relación calidad-precio ofrece.Los gastos en transporte en una semana de viaje en Emilia Romagna-Taxi aeropuerto de Bolonia al centro: 20 € (5 € pp)-Tren Bolonia-Módena: 4.30 € pp. 30 minutos-Tren Módena-Parma: 6 € pp. 30 minutos-Tren Parma-Rávena: 15 € pp. Aproximadamente 2 horas y 50 minutos incluyendo trasbordo y espera en Bolonia. Ese día fue un desastre. Una huelga de trenes nos acorraló en la estación de Bolonia durante todo el día. El plan, visitar Rávena aquella noche para partir a Ferrara al día siguiente se vio truncado. Al menos aprendimos que con la App puedes cambiar y solicitar la devolución del billete. Por otro lado los billetes en caso de huelga tienen una validez de cuatro horas.-Tren Rávena-Bolonia: 8 € pp. Poco más de una hora.-Tren Bolonia centro-Aeropuerto (Marconi Express): 9.2 € por trayecto (9 minutos).Los gastos en entradas de la semana en Emilia Romagna-Subida a la torre Asinelli de Bolonia: 5 €.-Subida a la Ghirlandina de Módena: 3 €.-Entrada al Baptisterio y museo Diocesano de Parma: 12 €.-Entrada Palazzo della Pilotta en Parma: 12 €.-Billete combinado para las visitas en Rávena: 12 €. ¿Buscando más inf … La mejor ruta para no perderte nada en una escapada a Emilia RomagnaLeer más »

  • José Luis Bauset ha escrito una nueva entrada hace 3 semanas

    Las visitas imprescindibles de la región de los Lagos en Chile. En coche y a tu aire Los siguientes cuatro días de nuestro viaje a Chile los dedicaríamos a conocer lo mejor de la región de los Lagos. El área abarca lugares tan emblemáticos como el icónico volcán Osorno a cuyos pies se extiende en lago Llanquihue, el segundo mayor de Chile; el parque nacional Vicente Pérez Rosales, el más antiguo del país; la gastronómica y primitiva isla de Chiloé o el famoso lago de Todos Los Santos, entre otros. Volábamos a Puerto Montt, la capital y desde aquí hasta la cercana ciudad de Puerto Varas, la ciudad de las rosas, estratégico punto desde donde comenzar a recorrer lo mejor de la región de los Lagos de Chile.Pasábamos de cuatro días en el desértico norte en Atacama, donde el polvo marrón se hacía con todo, al verde de las montañas y el azul de los grandes lagos de la región del sur del país. El paisaje cambiaba drásticamente y desde el avión las vistas resultaban espectaculares con las cumbres volcánicas repletas de nieve eterna. Lo mejor de la región de los Lagos en Chile El alojamiento en la región de los LagosTeníamos reservada la primera noche en Puerto Varas. Elegimos MaPatagonia, una casa de 1932 convertida en albergue donde la habitación doble costaba. El baño era compartido aunque solo cuenta con nueve habitaciones y baños de sobra. No incluía el desayuno. Aún así su ubicación en el centro y la relación calidad-precio justifican su elección.Los precios del alojamiento en Puerto Varas suben cuánto más cerca del lago y con las vistas del mismo. El MaPatagonia es una maravilla, cuidado al detalle. Una casa de madera que conserva el mobiliario antiguo. Por la noche que pasamos: 32 dólares que pagamos en efectivo. Además cuentan con aparcamiento cerrado para el coche. Intentamos reservar alguna otra noche después y no hubo manera. Si tiene disponibilidad, no lo dudes.Haz click aquí y reserva ya el Hostel MaPatagonia con cancelación gratuitaPara los cuatro días en la región de los Lagos no hicimos más reservas. Dada la enorme oferta hotelera de la zona pensamos en explorarla por libre y sin la atadura que supone tener cerrados los alojamientos. Después de aquella primera noche nos dejaríamos llegar según donde nos pillara.La segunda noche en los lagos llegamos al de Puyehué y dormimos en un domo en el parque nacional. El lugar, el Hotel Termal Aguas Calientes. Por 85 $ teníamos un domo entre la vegetación incluyendo el desayuno y el acceso a las piscinas termales. Tal vez le venga bien un mantenimiento pero la verdad es que llegados hasta aquí se estaba súper a gusto y además en los alrededores hay buenas opciones para caminar y conocer algo del parque nacional.Nos quedaron dos noches más que reservamos durante el viaje en Puerto Varas. Definitivamente era buen lugar para moverse. Elegimos el Hotel Puerto Chico, una habitación doble amplia con el desayuno incluido por 135 € para dos noches. Cuenta con aparcamiento lo cual era una ventaja. Se sitúa a unos 20 minutos caminando del centro de la ciudad y junto al lago. Por su precio no es fácil encontrar nada mejor junto al Llanquiué. Hostal MaPatagonia en Puerto Varas, el mejor alojamiento para explorar la región de los Lagos Los domos del Hotel Termal de Aguas Calientes, en el PN de Puyehué El Hotel Puerto Chico en Puerto Varas, a orillas del lago LlanquiuéCómo llegar y moverse para conocer lo mejor de la región de los LagosCasi todas las compañías que operan en Chile suelen pasar por Santiago de Chile. Nosotros veníamos de Calama en el norte, después de pasar cuatro días en el desierto de Atacama. Con Sky Airline hacíamos la vuelta hasta la capital y sin salir del aeropuerto salíamos con Jet Smart hasta Puerto Montt. El ida y vuelta a Calama costó 275 € y el de solo ida hacia Puerto Montt 155 €. En los dos casos elegimos billetes con equipaje facturado. Son compañías lowcost y es preferible no jugársela en el embarque. No hay mayor problema en subir la mochila si no pesa más de 10 kg y cumple las medidas: 55x35x25 cm. Además, la mochila o bolso de mano bajo el asiento delantero.Haz tus reservas para los vuelos internos en Chile con tiempo. Las compañías que ofrecen buenos precios como Jet Smart o Sky Airline agotan sus billetes rápidamente > Haz click aquí y busca el mejor precio en SkyscannerEn Puerto Montt reservamos un coche de alquiler para los próximos tres días, la única manera de conocer lo mejor de la región de los Lagos en Chile. Al igual que en el norte, después de comparar distintas compañías de alquiler, la que mejor precio nos dio fue Chilean Rent a Car.En el aeropuerto de Puerto Montt, llegando desde vuelos nacionales (T1), el mostrador está justo enfrente de la salida. Cargan 500 € de depósito. El precio 219 € por los cuatro días con cobertura ampliada (55 € por día de alquiler). Nos dan un Volkswagen Gol, algo más viejo que el que tuvimos en Atacama. El aeropuerto se encuentra a 12 km de la ciudad de Puerto Montt y a 20 de nuestro alojamiento en Puerto Varas.Check in y paseo por Puerto Varas atardeciendo.Todas las carreteras por las que transitamos en la región de los Lagos contaban con firme en muy buen estado, incluso llegando al PN de Puyehué con asfalto. No se necesita ningún vehículo de tracción a las cuatro ruedas ni especialmente alto para circular alrededor del Llanquiué o en los PN de Vicente Pérez Rosales o de Puyehué. Incluso la subida al volcán Osorno se realiza con un utilitario pequeño. Finalmente hicimos 835 km con el coche con un consumo de 80 €. Si quieres recorrer lo mejor de la Región de los Lagos de Chile, la opción en hacerlo por tu cuenta en coche.Si buscas un coche de alquiler para tu ruta por los Lagos de Chile mejor hazte con una reserva cuanto antes. De nuevo, las compañías con buenos precios agotan su flota en pocos días > Echa un vistazo en RentalCars, el mejor comparador de vehículos.El mapa con lo mejor de la región de los Lagos en Chile Los post de nuestras 2 semanas en Chile por libreSi buscas más información para organizar tu viaje a Chile por tu cuenta y recorrer este maravilloso país en coche de alquiler, hemos escrito varios artículos con todo lo que necesitas: las distancias, las escalas, los precios de los vuelos internos y mucho más.> Cómo organizar un viaje de 15 días a Chile por tu cuenta> Tres días en Santiago de Chile y Valparaíso> Cuatro días en el desierto de Atacama en coche> Lo mejor de la región de los Lagos a tu aire> La ruta por la Patagonia: Las torres del PaineLa ruta para visitar lo mejor de la región de los LagosDía 1. Llegada y alojamiento en Puerto VarasNuestro primer día dio para llegar hasta Puerto Varas, el lugar elegido para nuestro alojamiento la primera noche. Tras aterrizar en Puerto Montt, tomábamos nuestro coche y llegábamos a Puerto Varas sobre las ocho de la tarde. El alojamiento, el MaPatagonia, inmejorable. A pocos metros los mejores lugares donde salir a tomar algo en Puerto Varas.Restaurante Cassis, en Puerto Varas. Un local con la mejor ubicación de la ciudad, frente al lago y el volcán. Creemos que esta ubicación es muy común en los lagos pero de verdad que es impresionante. La carta es demasiado amplia para saber que elegir. Una hamburguesa clásica americana con dos cervezas Calafate de barril. Menos mal que se equivocaron y trajeron solo una hamburguesa para los dos… Por si acaso nos íbamos a la cama con hambre, probamos dos pequeños alfajores de postre: de frambuesa y de chocolate blanco con dulce de leche. Bufff. La cuenta: 28 € Día 2. La orilla sur del lago Llanquiué y lago Peyehué: Parque nacional Vicente Pérez Rosales y termas de Puyehué Recorrido: Puerto Varas – Petrohué (60 km) – Cima del Osorno (30 km) – Laguna Verde (15 km) – Entrelagos (75 km) – Termas Aguas Calientes (30 km) Con 860 kilómetros cuadrados el lago Llanquiué es el segundo más grande del país, alcanzando profundidades de hasta 350 metros. En las orillas de este lago glaciar se encuentran las poblaciones de Puerto Varas, Llanquiué, Frutillar y Puerto Octay, marcados todos ellos por la influencia de la migración alemana del siglo XIX.Aunque con la rivalidad entre los indígenas mapuches y la corona española arrancan los primeros siglos documentados de esta basta región andina, no es hasta la llegada de los germanos cuando de verdad se marca la impronta europea en el territorio. Fue el presidente del país, Manuel Bulmes, el que encargó en 1850 a Vicente Pérez Rosales la colonización de esta parte del país.Algunos de los volcanes más activos del país circundan el gran lago. De norte a sur, se pueden ver las cimas nevadas del Cordón Caulle-Puyehue (2.236 msm), Casablanca (2.240 msm), Puntiagudo (2.498 msm), Osorno (2.661 m.), Tronador (3.491 msm y límite físico con Argentina), y Calbuco (2.003 msm y cuya última erupción fue el año 2015).Para el primer día, salimos de Puerto Varas hacia el este, en busca de la población de Ensenada desde donde acceder al volcán Osorno, los Saltos de Petrohué y el lago Todos los Santos desde Puerto Petrohué. Las vistas del volcán en los 45 kilómetros hasta Ensenada resultan hipnóticas. El Osorno ocupa cada curva que tomamos.Paramos en un restaurante, el primero al que vemos acceso junto a la playa Ensenada. El restaurante Bordelago, “donde el español”. La foto en la orilla es un espectáculo. Los saltos del río Petrohué y el lago de Todos Los SantosMás adelante viene el desvío de la carretera hacia Petrohué o Puerto Octay. Nos desviamos hacia la primera de las poblaciones en dirección al lago de todos Los Santos pero antes una parada en los senderos que salen hacia los Saltos de río Petrohué. Para entrar, un buen complejo con tiendas de artesanía y cafetería. La entrada cuesta 7000 pesos aunque no había nadie cobrándola. De inmediato entendemos la razón: Paro Nacional de Guardaparques, vamos, que están en huelga y el acceso está cerrado.Nos conformamos unos cientos de metros más adelante con parar en un mirador junto al río, el mirador La Monja y después La Máquina y la Ventana.Tras cuatro kilómetros el lugar de embarque para la navegación en el lago de Todos Los Santos. Cada poco los barcos cargan turistas para un paseo por el lago. Nos abordan de inmediato, la primera persona que llega pide 10000 pesos, el segundo 6000. Ofrecen unos 30 minutos de navegación. Un mercadeo que no termina de gustarnos y nos saltamos. El día está feúcho y no creemos que la luz que está quedando de para disfrutar del paseo. En este punto, el Petrohué Lodge, para bolsillos complacientes…Tratamos de emprender algún camino pero parecen abandonados y les falta el cuidado y señalización básicos. Uno de los más conocidos el sendero del Paso Desolación con 23 km de ida y vuelta que ni nos planteamos. Como digo, el día comienza a torcerse y amenaza lluvia. Subida al volcán Osorno y el cráter RojoVolvemos hacia Ensenada y tomamos directamente la subida hacia el volcán Osorno antes de que el tiempo cambie. La carretera de subida aunque con curvas está en buenas condiciones. Antes de alcanzar la cima, el mirador La Burbuja.Desde Petrohué, unos 30 km hasta arriba. Una vez allí se puede tomar el telesilla (15000 pesos ida y vuelta o 1000 solo subida, unos 30 minutos por trayecto). La otra opción, hacer una ruta: el Cráter Rojo. No lo pudimos resistir y nos animamos al camino. Dificultad baja salvo por el terreno resbaladizo de piedra volcánica. Una hora aproximadamente para alcanzar los 1300 msm del cráter. ¡Para bajar, nos llevó menos tiempo!. Se puede pernoctar en el refugio de la estación de esquí: Teski, las vistas son de impresión. Sin duda una de las excursiones a incluir en lo mejor de la Región de los Lagos de Chile.Junto al telesilla, compramos unas bebidas y nos feriamos un merecido bocata que traíamos. Laguna verdeDescendemos. De nuevo en Ensenada, a pocos minutos otra rutilla, ésta mucho más corta y con pavimento: Un sendero en torno a laguna Verde. Llega hasta la laguna (0.6 km, 15 minutos) o hasta los Pileyos (1.2 km, 30 minutos). El color de la laguna viene dado por la proliferación de algas en sus aguas. Al final del paseo, la laguna se abre al Llanquiué.Termas de PuyehuéSeguimos hacia el norte bordeando el lago. Varios miradores al volcán Calbuco. Subimos hasta Entrelagos y nos desviamos hacia el parque nacional de Puyehué. La carretera CH 215 es la que une con Bariloche en Argentina. Improvisamos y localizamos alojamiento en el Termal Aguas Calientes. Por 85 $ un domo superior que incluye el desayuno y la entrada a las piscinas termales. Tienen dos, una exterior y otra cubierta y dado el horario de cierre (19:30) nos vamos corriendo a probarlas. El entorno es lo mejor.Hay una opción más cara de alojamiento en la zona: el Hotel Termal Puyehué con tratamientos wellnes y spa. Alrededor, todo el parque nacional y muchas rutas que emprender. Antes de llegar hasta aquí, en la carretera y junto al lago, vemos multitud de cabañas de alquiler que no aparecen en Booking.Junto al complejo hotelero de cabañas y domos, el restaurante Don Canelo, donde cenaremos. Probamos la merluza y el salmón australes. Muy ricas. Con las cremas de zapayo de primero y las bebidas: 60 € al cambio. Bien cenados y “al domo”.No viajes a Chile sin seguro de viaje. Haz click y contrata el mejor con un 5% de descuento Día 3. PN de Puyehué y orilla oeste del lago Llanquiué Recorrido: Aguas Calientes – Puerto Octay (90 km) – Frutillar (25 km) – Puerto Varas (30 km) Amanecemos en el parque nacional de Puyehué, un parque creado en 1941 y con rutas para todos los gustos. Se trata de un bosque húmedo de los que tanto nos gustan. Cuenta con tres sectores: Aguas Calientes, donde nos encontramos y tal vez el más dotado para los turistas, el sector Antillanca, más arriba y que cuenta con estación de esquí y el sector Anticura, al norte.Sendero El Pionero, PN LlanquiuéTomamos el sendero El Pionero, una ruta circular de unos 8 km. Pasa comenzarla desde el complejo de cabañas de Aguas Calientes, se cruza el puente sobre el río Chanlelfu. De inmediato surge el sendero El Recodo que discurre junto al cauce. Para tomar el Pionero hay que llegar más adelante en la carretera. La entrada está bien señalizada.Enseguida se entra de lleno en el bosque húmedo. Los helechos, el musgo, en definitiva el verde, cubre cada rincón de esta selva. Desde los elevados ejemplares de árboles primitivos pende la vegetación. El primer tramo es de ascenso, si bien sencillo por estar bastante acondicionado con peldaños realizados en la naturaleza. Tras 45 minutos de subida se alcanza, a 670 msm, el mirador. Se puede ver parte del lago y los bosques que lo rodean además del centro de Aguas Calientes.A partir de ahí el sendero se estrecha y está peor preparado. En dos kilómetros se llega hasta la laguna Espejo. Este tramo aunque de bajada se complica bastante. Está descuidado, tal vez por la época en que estamos y la huelga nacional de guardabosques. Han pasado dos horas desde la salida cuando alcanzamos la laguna.Desde aquí son 3.5 km por la carretera hasta Aguas Calientes donde está el coche aparcado. En total fueron menos de tres horas hasta el punto de partida. Puerto Octay y Frutillar camino de Puerto VarasPartimos de nuevo hacia el lago Llanquiué. Recorreremos la costa oeste del lago. La primera parada tras 90 km en Puerto Octay, el lugar donde se asentaron los primeros alemanes en el XIX. Aprovechamos para repostaje en una Shell a la entrada del pueblo (50000 pesos) y para la comida.Justo tras la iglesia católica, en la plaza, el restaurante Konicrima, “con sabor a hogar”. Pedimos el asado de vacuno y el pollo asado que incluye el menú. Costó 6500 pesos cada uno, bebida aparte, por unos platos de animales “dinosaúricos”… Platos grandes y muy ricos.Pasamos de largo por Frutillar, la segunda de las ciudades fundada con migrantes alemanes y con cierto encanto para la visita aunque no es fácil encontrárselo. Definitivamente llovizna. Seguimos en busca de lavandería y noche de hotel en Puerto Varas. Reservamos poco antes de llegar en Booking el hotel Puerto Chico para dos noches (135 € las dos noches con desayuno incluido y aparcamiento). Ubicado frente al lago y a unos 20 minutos caminando del centro es lo más económico que encontramos una vez comprobado que MaPatagonia está completo.Tarde y noche para organizar la siguiente etapa en Patagonia. Por delante todavía para mañana: ¡la isla de Chiloé!Dos consejos solo para viajefilos:En una paralela a la costanera de Vicente Pérez Rosales, una calle que queda por encima, restaurante Quintal. Las vistas y el menú están “de muerte” y el sitio es “de lo más chic” para tomar algo. Tienen una carta de cervezas artesanales que merece la pena probar. ¡No todas!.En Puerto Varas, la lavandería Lilian, cerca del centro nos sirvió la ropa completamente limpia en 24 horas. Servicio excelente. Unos 3000 pesos por kilo. En nuestro caso 20 € por la colada completa de los dos. Día 4. Isla de Chiloé. Noche en Puerto Varas Recorrido: Puerto Varas – Transbordador Pargua (75 km) – Chacao – Castro (100 km) – Dalcahue (15 km) – Tocohiue (30 km) – Tenaún (7 km) – Quemchi (27 km) – Chacao (50 km) – Pargua – Puerto Varas (75 km) La isla grande de Chiloé es la quinta en tamaño de Sudamérica y famosa por su gastronomía, especial mención al curanto y sus mariscos, el primitivo bosque del parque nacional de Chiloé y la ruta de las iglesias patrimonio mundial de la UNESCO.En realidad el archipiélago está compuesto por 40 islas con una particularidad cultural muy apreciada en el país. Los españoles se hicieron con la isla mayor tras su victoria sobre unos indígenas diezmados por el sarampión y la varicela en los primeros años del 1500. Tras ser expulsados del continente en la reconquista mapuche, aguantaron el bastión de Chiloé hasta bien cerca de la independencia de Chile.Cómo llegar a la isla de ChiloéPara llegar a la isla grande, aunque está en marcha la construcción de un puente para unirla al continente, hoy día todavía hay que cruzar en ferry el canal de Chacao.La autopista desde Puerto Varas lleva directamente al embarcadero. El coste de los peajes hasta allí es de 3250 pesos. 75 km y una hora hasta abordar el barco. Dos empresas son las que realizan el cruce a Chiloé, entre Pargua y Chacao: Transmarchilay con cuatro trasbordadores y Cruz del Sur, que opera también con cuatro barcos. Una vez allí te suben a la primera compañía que vaya a partir. No es necesaria reserva y el billete se paga en el barco.El precio del trayecto es de 14200 pesos por trayecto (600 por peatones) y hay muchos horarios disponibles, cada 20-25 minutos. El recorrido es de unos 30 minutos. Por la noche sólo operan dos de las embarcaciones de la compañía. Los ferrys que cruzan el canal de Chacao, la única manera de llegar a Chiloé, uno de los mejores lugares de la región de los Lagos de Chile Los imprescindibles de nuestro viaje a ChiloéCon tan solo un día por delante para visitar lo mejor de Chiloé y un nefasto clima donde la lluvia no nos dio tregua, no tuvimos tiempo de visitar todo lo previsto pero al menos si lo más imprescindible. Sin lugar a dudas, con tiempo y un clima adecuado, la isla de Chiloé entra dentro de cualquier lista entre lo mejor de la Región de los Lagos de Chile.En el norte una vez cruzado el canal, se pueden visitar las playas de los alrededores Ancud desde el faro Corona para bajar por la costa oeste incluyendo las Pinguineras de Puñihuil y Bahía Pumillahue. No nos planteamos de entrada explorar esta parte y nos dirigimos directamente hacia Castro, la capital.Lo mejor de la capital de Chiloé, CastroSiguiendo la carretera número 5 llegamos tras 100 kilómetros a la ciudad. Calcula más de tres horas desde Puerto Varas hasta Castro. Del total de 60 iglesias que se conservan en las islas, solo son 16 las incluidas como patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Las iglesias de Chiloé fueron construidas por orden de jesuitas y franciscanos en su trabajo de evangelización. Las primeras datan del siglo XVII.Dos de estos templos de madera están en la capital: la iglesia de San Francisco de Castro en el centro y la iglesia de Nercón en las afueras. Llegamos justo en el cierre de la primera y vemos el interior por los pelos. Por eso y porque la muchacha que está cerrando nos da dos minutos para visitarla. ¡Menos mal!. El interior en madera completamente justifica el viaje hasta aquí. Abren entre las 9:30 y las 12:30 y reabren por la tarde a las 15:30. El exterior lo han pintado en un peculiar tono amarillo y morado. Desde luego no pasa desapercibida.Después del atracón de kilómetros pensamos que sería bueno darse el siguiente atracón, el de comer. En la misma plaza de armas, el restaurante Descarriada, desde luego con una carta de platos chilotas. ¡Qué exageración de raciones!. Y solo 20000 pesos por comer los dos. Ojo con los sanguchones, requieren siesta.Nos recomponemos como podemos y seguimos con la visita de Castro. Otra de las estampas clásicas, en el barrio de Gamboa, donde se toman las fotos las clásicas de los tradicionales palafitos de la capital. Merece la pena probar desde arriba en una pequeña plaza y después conducir para las vistas desde abajo, el conocido como mirador Gamboa.Hechas las fotos, recorremos la distancia que lleva a la iglesia de Nuestra Señora de Gracia de Nercón. Construida en 1627 la estructura y revestimiento es de madera de ciprés y cubierta con tejas de alerce. En este caso, se conserva en el tono original de la madera. No encontramos en ningún lugar el horario o la manera de visitar el interior.De vuelta hacia Castro giramos por la calle de atrás de los palafitos del barrio Gamboa, la calle Ernesto Riquelme, donde se juntan varios restaurantes y hoteles. Merece la pena el café del hotel Veliche. La ruta de las iglesias de la costa este de la isla de ChiloéElegimos subir de vuelta hacia Chacao bordeando la costa oeste. Nueva parada en Dalcahue, esta vez para visitar la iglesia de Nuestra Señora de los Dolores de 1849 aunque recientemente restaurada. Entramos sin problema esta vez. El tono de la restauración combina esta vez azules y blancos. A las columnas de madera se les ha intentado dar un tono que simula mármol.Desde aquí se puede cruzar en ferry a la isla de Achao, otra de las que cuenta con una nueva iglesia patrimonio. Ojalá tuviéramos más tiempo para poder explorar más allá.Hacia el norte y siguiendo la costa, las Cascadas de Tocohuie, a unos 30 km desde Dalcahue. Es fácil saltarse la entrada. Un camino de ripio de un kilómetro llega a la zona de acceso. Se pagan 2000 pesos por la entrada a un mirador y a una escalera cubierta de madera hasta las cascadas. Los sus caminos son tolerables y merecen mucho la pena.Unos 7 km y llegamos a Tenaún donde visitamos su iglesia. La iglesia de Nuestra Señora de Patrocinio también se incluye en la lista de patrimonios de la UNESCO. Aunque su construcción original sea de 1877, la estructura actual se fue completando con los años. Las tres peculiares torres azules de la fachada son de bella factura. Paneles informativos muestran todo el proceso.Volvemos a la carretera y más arriba, seguimos camino del estrecho de Chacao. En el trayecto, parada en el islote Aucar, la isla de las almas navegantes, unida con una pasarela sobre pivotes, seguido de Quemchi donde el humedal es un paraíso para ornitólogos y la aldea de Manao antes de tomar el ferry y volver a Puerto Varas.12 horas y demasiadas cosas en el tintero como para otro viaje a Chiloé.Al día siguiente tomábamos el último de nuestros vuelos hacia el sur. Volábamos a Punta Arenas, la Patagonia chilena, nuestro próximo objetivo en este viaje a Chile. … Las visitas imprescindibles de la región de los Lagos en Chile. En coche y a tu aireLeer más »

  • José Luis Bauset ha escrito una nueva entrada hace 4 semanas

    La ruta de cuatro días en coche por el desierto de Atacama Una nueva aventura por delante: pasar cuatro días en el desierto de Atacama. La región, la más árida del mundo y también la de mayor radiación solar del planeta es famosa por sus peculiares paisajes, más marcianos que terrestres. Para disfrutar de aquellos cuatro días en Atacama, nos alojaríamos en San Pedro de Atacama, una pequeña población construida en adobe y madera de cactus, paraíso mochilero del norte chileno. Llegar llegaríamos esta vez en vuelo hasta Calama, los 2000 kilómetros desde Santiago que recorrí por tierra en mi primer viaje a Chile todavía son recordados por mi espalda.Tras los primeros días aclimatándonos a Chile y haber pasado tres días entre Santiago de Chile y Valparaíso, comenzaba nuestro auténtico viaje de aventura por el país.Dunas kilométricas, lagos de sal, coloridas bandadas de flamencos, pozas de agua hirviendo, geisers a 4000 msm… Aquí van pues la historia y las recomendaciones para pasar cuatro días en el desierto de Atacama, uno de los lugares más fascinantes de la tierra. La ruta de cuatro días en el desierto de Atacama El alojamiento en San Pedro de AtacamaLa mejor opción, si no la única, tomar San Pedro de Atacama como base para pernoctar y desde aquí salir a diario hacia los lugares programados. Los más cercanos como el valle de la Luna a unos 10 km o los geysers, más alejados, a 90 km.La ciudad ha crecido inusitadamente en 20 años. Aquel pueblito desértico con calles de tierra donde vagaban los mochileros en busca de la mejor oferta para un tour o el mejor precio de una cerveza, es ahora un hervidero de posibilidades, sobre todo en lo que a alojarse se refiere.Nos decantamos por el Hostal La Rukka. Pasaríamos cuatro noches por 265 € en una habitación doble con baño y desayuno incluidos en el precio. Lo mejor fue, además de que estaba recién inaugurado (septiembre de 2022), su ubicación, a escasos metros de la iglesia de San Pedro y muy cerca también de la calle Caracoles. Valga decir que la calle Caracoles es algo así como la Gran Vía de cualquier ciudad, allí se cuece todo.Las habitaciones se distribuyen en torno a un patio con hamacas. La habitación es ideal para dormir en San Pedro de Atacama. Como extra, además, cuenta con aparcamiento para dejar el coche en un lugar vigilado junto a las habitaciones.La mejor opción por localización y relación calidad-precio en San Pedro de Atacama, el alojamiento en el Hostal La Rukka, abierto en Septiembre de 2022 > Reserva aquí el Hostal La Rukka. Además podrás aparcar tu vehículo, cosa nada fácil en San Pedro. El Hostal la Rukka, en el centro de San Pedro de AtacamaCómo llegar a San Pedro de AtacamaLATAM, SKY Airline y JetSmart tienen vuelos directos desde Santiago de Chile hasta Calama, el aeropuerto más cercano a San Pedro de Atacama. Merece la pena evitar los 1680 kilómetros de carretera, unas 24 horas en coche a no ser que dispongas de tiempo en el viaje para visitar poblaciones costeras del norte chileno como La Serena, Copiapó o Antafogasta.Recuerdo de nuevo el primer viaje a Chile, hace más de 20 años. Sin Booking, Rentalcars o Skyscanner un señor nos dejó las llaves de su coche nada más aterrizar en la capital tras acordar allí mismo el precio por llevarnos siete días su vehículo. Con una botella de Fanta, dos bolsas de patatas y muchas risas cruzamos aquella distancia. Las carreteras eran eternamente rectas. “Conchamos” muchas veces y siempre apareció un “vulcanizador” dispuesto a reparar el pinchazo. Una semana después retornábamos a Santiago sanos y salvos.A lo que vamos. Para salir del centro de la capital hacia el aeropuerto de Santiago contratamos desde la aplicación un Uber (15000 pesos que compartimos con otra pareja del hotel). Desde luego, más barato que el famoso Transvip.Elegimos Sky Airline por el precio. Casi todas las compañías cuentan con dos horarios de vuelo al día. Muchos viajeros eligen volar en el de la mañana para así aprovechar la tarde para la excursión del valle de la Luna. Este vuelo suelo ser más caro que el de la tarde e implica madrugar.Nosotros tomamos el de la tarde. Volaba a las 14:30 horas, llegando a el aeropuerto de Calama (El Loa) sobre las cuatro de la tarde. Facturando la mochila, volar costó 140 € ida y vuelta. Permitía así un bolso de mano, un equipaje de mano y un equipaje en bodega. Son muy estrictos en este sentido y no quisimos arriesgar en el peso al embarcar.Para llegar a San Pedro de Atacama en caso de que no tengas todo el tiempo del mundo en tu viaje a Chile, lo mejor es volar al aeropuerto de Calama > Reserva con tiempo si no quieres pagar demasiado a última horaEl alquiler de coche para recorrer el desierto de AtacamaEn Calama habíamos reservado un coche para los próximos cuatro días en el desierto de Atacama con Chilean Rent a Car. Un Compact Cross al que le ampliamos las coberturas contra daños propios, robo y daños a terceros, con franquicia por 190€ (48 € por día aproximadamente). Cobran 800 € de depósito que devuelven a los tres días del retorno del coche si no hay problemas. Nos dieron un MG enorme y casi nuevo con solo 7000 km. Perfecto para nuestros aquellos días en el desierto de Atacama. Finalmente recorrimos 1100 kilómetros con un consumo de 100 € en gasolina.Se puede contratar un transfer hasta San Pedro (salen cada hora para un trayecto de una hora y cuarto aproximadamente). El precio 15000 pesos la ida, 26000 pesos si contratas ida y vuelta. Nosotros preferimos la libertad de un coche de alquiler y así recorrer Atacama a nuestro aire. La oficina está dentro del aeropuerto frente a la cinta de recogida de equipajes y aunque un poco acelerados en la entrega del vehículo sin tiempo ni de pensar en qué firmabas, el proceso fue fácil y rápido, sobre todo rápido…Es posible alquilar un coche directamente en San Pedro de Atacama pero leímos que la disponibilidad es baja y los precios están hinchados. Además, si llegas a Calama ¿qué mejor que coger el coche en el aeropuerto para ir y volver a San Pedro? > Echa un vistazo en Rentalcars, el mejor comparador Alquilar un coche es la mejor opción para recorrer en cuatro días el desierto de Atacama por tu cuenta Las rutas de cuatro días en el desierto de Atacama La mejor ruta para cuatro días en el desierto de AtacamaCuatro días en el desierto de Atacama sería el mínimo recomendable para conocer la inmensa área que abarca la región y al menos hacerse con las principales atracciones naturales que encierra el parque nacional. Os contamos como lo hicimos nosotros día por día. Lo organizamos así por nuestra cuenta después de mucho leer, marcando los lugares imprescindibles del desierto de Atacama y eligiendo el orden en función de la altura que suponía acometerlos para favorecer la aclimatación. Además, hay lugares que se recomiendan al amanecer como los Geysers del Tatio que gozarán de mayor actividad a primera hora del día y otros sitios donde hay que llegar para disfrutar del atardecer. Este es el caso del valle de la Luna.¿Suena fácil?. Nada más lejos de la realidad. Los horarios de apertura y cierre de los caminos variarán, los precios de acceso se inflarán y más de un día tendrás que cambiar de planes e improvisar. Pero ¿no estábamos hablando de viajar? ¡Eso es viajar!Es recomendable hacerse con Maps.Me y descargar marcando las localizaciones que se van a visitar cuando se disponga de wifi. Una vez comiences las rutas, la App funciona off line a la perfección. La calle Caracoles en San Pedro de Atacama es el lugar donde se concentra toda la actividad en la población Día 1 en el desierto de Atacama, San Pedro: Llegada y paseo por San Pedro Recorrido: 100 km Calama-San Pedro de Atacama Altura: 2400 msm El día se fue en el vuelo desde Santiago hasta Calama y el trayecto en coche desde aquí a San Pedro. Unos 100 kilómetros que recorrimos en una hora y media aproximadamente. La carretera que lleva desde Calama, conocida como Ruta 23, está en perfecto estado y no supuso ningún problema conducir hasta San Pedro de Atacama. Algo más de una hora con una parada para una foto de esas que no puedes dejar pasar.Entrar en el pueblo fue lo más complicado al tener que meterse entre las callejuelas de San Pedro. Entre direcciones prohibidas y conducir muy despacio al tiempo que esperábamos pasar un cortejo fúnebre, tal cual suena, conseguimos llegar.Check in en el Hostal La Rukka y paseo al por la tarde por el centro del pueblo de San Pedro de Atacama. Quisimos ir al valle de la Luna para aprovechar el atardecer pero la muchacha del hostal nos dijo que solo dan acceso hasta las cinco. Como interesantes: la vieja iglesia de San Pedro de Atacama, del siglo XVI, aunque reconstruida posteriormente y la calle Caracoles, la más comercial y donde se concentran gran cantidad de tiendas de artesanía y restaurantes. La mayoría de estructuras de la ciudad como la iglesia se levantaron en adobe. El artesonado de la iglesia, hecho de madera de cactus, es una maravilla.Atardece y los locales del centro se llenan de turistas. ¡Serán un par de pintas para celebrar que hemos llegado!Consejo: Aprovechad para comprar unos caramelos de coca para la aclimatación a la altura. También podéis tomar algún mate de coca y si notáis dolor de cabeza o fatiga mejor no toméis alcohol y haced una cena ligera. Día 2 en el desierto de Atacama, el Sur: Aguas Calientes (Piedras Rojas), la laguna Chaxa y lagunas altiplánicas Recorrido: San Pedro de Atacama-Laguna Chaxa (65 km) – Laguna de Aguas Calientes (100 km) – Vuelta (185 km) Altura: 4200 msm Tiempo: 8 horas Precio entradas: 23000 pesos Salíamos a las ocho de la mañana. Para aquel primero de nuestros cuatro días en el desierto de Atacama, tomamos la ruta hacia el sur, hacia Piedras Rojas. La ventaja de ir en coche es que la ruta y el tiempo de paradas lo marcas tú. La mayoría de tours comienzan a recoger gente en sus hoteles a las seis y siete de la mañana. La señalización en la carretera es perfecta.Antes de salir llenamos en depósito en una gasolinera en la propia ruta 23: 30 litros, 42000 pesos. Esta misma gasolinera puede servir de referencia para todas las rutas que se emprenden desde la población.Tras 40 kilómetros por la carretera llegamos al pueblo de Toconao. Parada técnica para comprar agua y poco más. Poco después de salir del pueblo, un desvío marca la entrada al salar de Atacama. Lo tomamos y conducimos 22 kilómetros hasta la laguna Chaxa. La calzada esta vez no tiene asfalto pero se circula sin problema. Ingresar en la reserva cuesta 8000 pesos por persona. Uno de los principales atractivos es poder disfrutar de los flamencos aunque leímos que cada vez llegan menos.La laguna ChaxaLa laguna forma parte de la Reserva Nacional de los Flamencos y se encuentra en pleno salar, un paisaje formado hace 80 millones de años. Aunque no hay muchos ejemplares, se pueden ver las tres especies de flamenco chileno. Además de un cercano mirador se puede tomar un sendero que sigue unos 15 minutos dentro del salar. Rodeada de una cadena de volcanes se puede identificar el más elevado y más activo, el volcán Lascar que con sus 5592 msm mostró parte de su fuerza en la última gran erupción de 1993.Salimos del salar deshaciendo parte del camino y seguimos hacia el sur. En 60 km llegamos a Socaire. Aquí hay que parar para adquirir la entrada a las lagunas de Miscanti y Miñiques además de los tickets para el salar de Aguas Calientes (Piedras Rojas) Lagunas Miscanti y Miñiques y el salar de Aguas CalientesEl precio de las lagunas es de 10000 pesos por persona. Hay que sumar 5000 pesos para el salar de Aguas Calientes. Se alcanza los 4200 msm. También forma parte de la Reserva Nacional de los Flamencos. Nos cruzamos con algún pequeño grupo de vicuñas y hasta vemos un zorro en busca de su presa.Primero se alcanza el sector Piedras Rojas, unos 60 km desde Socaire. Tras el aparcamiento y el control de entradas, comienza un sendero señalizado que discurre entre las rocas rojas que le dan el nombre. Delante el impresionante salar de Aguas Calientes. El paisaje blanquiazul de la laguna contrasta con los ocres y amarillos de los volcanes que lo circundan.El paseo, a cerca de 4000 msm se hace fatigoso pero tolerable. Es totalmente llano. Igualmente la puna se nota y el frío viento lo hace pesado a la vuelta. Alrededor de 45 minutos que te llevan hasta la orilla de la laguna. Está totalmente prohibido el baño, siquiera acercarse. No se puede salir de los senderos señalizados. No se os olvide llevar buena ropa de abrigo para llegar hasta aquí. Tendrás tiempo de quitar capas a la vuelta.La carretera, que más adelante cruzará hacia Bolivia, está asfaltada y en muy buen estado. Con cualquier vehículo se debe poder llegar hasta aquí sin necesidad de un 4×4.De nuevo de vuelta y hacia las lagunas. Antes un bonito mirador de la laguna de Talar. Para llegar a las lagunas del Altiplano se toma un desvío de la ruta 23, bien señalizado y se bordea un volcán hasta alcanzarlas. Realmente merece la pena llegar hasta allí.Para las tres de la tarde emprendimos la vuelta a San Pedro. ¡350 kilómetros y ocho horas!. Nos tomaríamos la tarde libre.La ruta seguida durante este día es la que ofrecen las agencias de San Pedro entre las imprescindibles. Se trata de un tour de los que llaman “full day”. Cobran en torno a 50 € por persona sin las entradas (otros 25 € que tendrás que pagar). Haz los cálculos sobre lo conveniente de alquilar un coche. Día 3 en el desierto de Atacama, el Este: Ruta de los Salares Recorrido: San Pedro de Atacama – Los monjes de la Pacana (100 km) – Salar de Quisquiro (37 km) – Vuelta (137 km) Altura: 4000 msm Tiempo: 5 horas y media Precio: gratis Después del desayuno salíamos sobre las nueve, más tranquilos hacia el este de San Pedro, hacia la conocida como ruta de los Salares. La carretera 27 nos lleva en dirección a la frontera con Argentina. El salar de Tara, el salar de Quisquiro y el salar Aguas Calientes son el objetivo final de la ruta.La ruta de los SalaresAscendemos junto a la silueta perfecta del volcán Licancabur. A unos 60 kilómetros, el mirador del Licancabur, aunque antes tendrás buenas panorámicas donde tomar fotos.Tras 80 kilómetros el humedal del río Quepiaco, un paisaje más marciano que lunar donde el rojo de los volcanes sirve como telón de fondo a las las pequeñas lagunas formadas. Poco más adelante la laguna Verde.Veinte kilómetros y próxima parada los monjes de la Pacana, enormes pilares de piedra solitarios en medio del desierto. El desfiladero se abre hacia la laguna Aguas Calientes y antes de llegar merece la pena parar para otra buena fotografía. Hay que detenerse junto a la carretera y bajar caminando hasta los monjes. Se puede caminar entre las rocas y disfrutar de sus curiosas formas y los restos de los fósiles coralinos excavados. Algo más adelante, el desvío para llegar. Cuidado con pasárselo porque no está señalizado.Solo 37 kilómetros para llegar a la última de las paradas antes de volver: primero Aguas Calientes, después laguna Negra y por último laguna Quisquiro.Emprendimos la vuelta para la hora de comer. La bajada es brutal y hay que ir con cuidado y ahorrando frenos. Abajo, de nuevo en el cruce llenamos depósito: 55000 pesos (60 €). Por cierto acabamos de darnos cuenta de que no nos cobraron nada por acceder a ninguna de estos salares y lagunas en el día de hoy. Parece imposible en el Atacama de hoy día.Comemos al lado de hostal con la idea de emprender alguna otra ruta por la tarde. Intentamos el valle de la Luna. Engullimos rápidamente para que no se nos hagan más cinco, hora de cierre. ¡Cierran los sábados! Definitivamente no es para nosotros.¿Un baño a lo mar Muerto atacameño? Laguna CejarDe las pocas donde se permite el baño. Y además, podrás disfrutar de la sensación de flotar sin esfuerzo dada la alta concentración de sal de sus aguas. Todo eso si tienes suerte en elegir hora y día. En la actualidad si viajas por tus propios medios, solo podrás acceder por la mañana de 9 a 13 horas. El horario de tardes queda reservado a tour operadores. En caso de que te animes, serán 15000 pesos para treinta minutos de baño (parece desorbitado y subiendo). Eso si, ojo con el día que eliges: los martes cierran…Opinión: El turismo es un buen negocio. De eso no cabe duda. Facilitar al viajero las mejores opciones y cobrar por ello es lícito. Abusar no lo es y habitualmente termina con el negocio. En San Pedro de Atacama son demasiados los que se lucran de este negocio. Las comunidades locales debieran reaccionar en otro sentido.Definitivamente ni atardecer ni baño. Optamos por subir al mirador de la Cordillera de la Sal. Abierto y gratis, menos mal. Echamos unas buenas fotos antes de volver al hostal. Día 4 en el desierto de Atacama, el Norte: Los geysers del Tatio. Tarde en el valle de la Luna Recorrido: San Pedro de Atacama – Tatio (90 km) – San Pedro de Atacama (90 km) Recorrido: San Pedro de Atacama – Tatio (90 km) – San Pedro de Atacama (90 km) Altura: 4200 msm Tiempo: 6 horas Precio: 25000 pesos con el valle de la Luna La subida a los geysers del Tatio es un imprescindible en cualquier viaje de cuatro días al desierto de Atacama. Recuerda, mejor dejarlo para el último día.Tocaba madrugón. Enseguida os explicamos porqué. A las 4:30 sonaba el despertador y a las cinco nos poníamos en marcha, todavía de noche. Esa media hora fue la que empleamos en abrigarnos. La temperatura al amanecer en los geisers, a 4200 msm suele bajar muchos grados del cero. Leímos la previsión la noche anterior: 10 grados bajo cero con sensación térmica de -17ºC.Los geysers del TatioEl mayor complejo geotermal del hemisferio sur se encuentra en el Tatio, al norte de Atacama. Más de 80 geysers cuya máxima actividad se alcanza a diario con el amanecer. Una ebullición que, en estas latitudes, el agua alcanza a los 86 grados. He ahí el motivo de nuestro madrugón de aquel día. Hay que llegar con las primeras luces del día.La ruta siguiendo la B245, unos 90 kilómetros, se lleva en torno a unas dos horas. Es de noche y preferimos conducir despacio. La carretera es de ripio pero se puede conducir sin problemas. Varios vehículos siguen el mismo sentido. No es fácil perderse. Además está perfectamente señalizado.Para las 7 AM llegamos a los geysers. Registro de entrada y 15000 pesos. Las normas, al igual que el resto de parques: nada de comer, salir de los senderos o volar drones.En el área protegida hay dos sectores. El primero, más alejado y conocido con el sugerente nombre de “El Horno” está a unos dos kilómetros de la puerta de entrada. Es el primero que se debe visitar, todavía amaneciendo. Se llega en coche y es donde mayor número de geysers se concentran y se muestran más activos a esta hora. Después de más de una hora de fotos, vídeos y mil paseos entre las fumarolas, cogemos el coche para bajar al primer sector, “La Llama y La Concha”. Además de otro parking, en este si hay baños. Las piscinas, las únicas en los geysers y que se encuentran en esta parte, no estaban operativas. Hay un corto sendero muy chulo para tomar buenas fotos. Emprendemos bajada a las nueve. De vuelta, con la luz del día el camino cambia totalmente. Cruzamos las montañas más altas. A un lado el volcán Putana y al poco el río del mismo nombre. Hay un mirador desde donde se ve la cadena de volcanes y las aves anidando junto al río.Una vez hemos descendido unos 40 km, la localidad de Machuca, buen sitio para un café. Poco después de Machuca, una laguna donde los flamencos están prácticamente al lado de la carretera. Paramos y disfrutamos un rato de las fotos.Adelante y nueva parada en el cañón del Puritama. Se puede descender unos metros. Bajamos hasta donde nos llega en aliento. La última intersección hacia San Pedro en Guatin, la población donde parte la carretera hacia Puritama. Muchos tours incluyen la ruta hasta las termas de Puritama a la vuelta del Tatio. Son aptas para el baño pero exige un desvío considerable. Nosotros seguimos a San Pedro. Tres horas después de comenzar a viajar llegamos y ponemos rumbo al valle de la Luna, a 15 km de San Pedro de Atacama.El valle de la LunaCon una única parada en la cuneta para quitarnos las térmicas vamos directo al famoso valle que se nos estaba resistiendo. No lo ponen fácil. Además de cerrar los sábados y tener el horario de entrada restringido hasta las cinco de la tarde, solo se puede comprar la entrada online: PuntoTicket.com.La compramos en la puerta de entrada mismo, nos registramos y nos disponemos por fin a entrar al valle. La entrada cuesta 10000 pesos más los gastos de gestión de la página.Tras siete kilómetros paramos en la Duna Mayor. Aparcamos y tomamos el único camino posible, junto a la duna. Adelante se bifurca en dos senderos que llevan a sendos miradores. El aspecto ya podéis imaginarlo por el nombre. Lo menos acertado en el mismo es la temperatura. Todos sabemos que en la luna hace un frío del carajo y en el valle atacameño el calor es sobrehumano. Durante todo el camino las vistas son puro espectáculo. Las dimensiones no parecen terrestres.Aproximadamente una hora y media de puro vértigo por senderos imposibles. La ruta circular vuelve al aparcamiento. Más adelante el mirador Achaches. Ofrece la vista de la gran duna desde el otro lado. Pasamos de largo hasta el final del recorrido en coche. Las opciones en el camino: la Mina Victoria, el anfiteatro o las Tres Marías. Hasta aquí no más de 10 km en coche desde la puerta de entrada. A partir de ahí hay que emprender el retorno.La foto de las Tres Marías se obtiene prácticamente desde el coche sin ningún esfuerzo. Para la Mina Victoria caminamos un sendero circular mucho más corto que el anterior pero que abandonamos. El sol aprieta muy fuerte y hemos terminado con el agua que traíamos. Para la tarde, la entrada incluye el ingreso al mirador Coyote para ver la puesta del sol. Pero antes de eso buscaremos dónde comer en San Pedro. Y tanto anduvimos ese día que no quedaron ganas de atardeceres. Confieso que no somos de apreciar esos momentazos de otros. Nos quedamos preparando la salida de San Pedro a la mañana siguiente. Quitar polvo a las botas, montar mochila, salir para una cerveza y ¡hasta cortarse el pelo!Con el barbero, natural de Bolivia pero en Atacama desde los 90, recordábamos aquel pueblo que conocí. Sin asfaltos, sin redes, sin tour operadores… desde luego un desierto donde te sentías solo a ratos y donde el dinero daba para mucho más. Este Atacama de hoy da para cuatro días, no más, si no quieres tener que pedir una nueva hipoteca…Un secreto y una recomendación. Quisimos hacer un tour astronómico. Nos fijamos en una empresa gestionada por indígenas. Tras contactar con ellos nos dijeron que no saldrían aquellos días porque la luna estaba creciente. Prefirieron dejar de ganar ese dinero. En San Pedro otros lo ofrecían… La empresa: Observatorio Alarkapin¡Por la mañana volábamos a Puerto Montt! Cuatro días en la región de los Lagos de Chile por delante.Dónde comer y beber en San Pedro de AtacamaNo somos de mirar con lupa el precio, buscamos las recomendaciones de otros, la música en directo y los platos tradicionales. Si tenemos prisa algo cerca, si vamos relajados, lo que nos apetece. Pero no nos engañemos, San Pedro es una gran tomadura de pelo. Cervezas a 5 €, cafés a 2 €, platos a 15 €… y añaden ese 10% de propina que no dejas ni en el bar de la esquina de tu casa… Estos son los que probamos en aquellos cuatro días en San Pedro de Atacama:> Chelacabur. La cervecería donde más gente hay por la tarde. Pintas de barril Escudo por 3000 pesos (3.2 €). ¿Será que se llena por eso?. La carta de cervezas es tan amplía como sugerente: Torres del Paine, Torobayo, Austral Calafate… Si no nos equivocamos, las pizzas las traen de La Charrúa.> Fauna Restobar. Ceviches (tal vez un poco caros y que no probamos), hamburguesas que devoramos y hasta amplía opción vegana. En Caracoles, un local muy chulo de los que invita a parar y comer allí. La cena con dos hamburguesas Puma completas y ensalada Verde Verde por 45 € con la propina más que merecida en este caso. Buenísimas ambas cosas. Después de dar muchas vueltas por el pueblo, sería el que repetiríamos.> Emporio Andino. En una de las esquinas de Caracoles. Sin duda una de las mejores máquinas de café expreso de la ciudad y de las mejores utilizadas. Si eres adicto al café, este es tu sitio. Un solo: 1500 pesos. Si lo necesitas temprano tendrás que ir al Salón de Te O2, en el otro extremo de la misma calle Caracoles. Es lo único abierto a las siete de la mañana y tienen un buen café (nada que ver, es de cápsulas, pero no se puede pedir más).> Restaurante Adobe. “El caro” de San Pedro pero que no fallaba ni un día, lleno hasta la bandera. Decidimos probar un día que además tenían música en directo. La carta no es amplia desde luego y los platos principales están entre 15 y 20 €. Pero ojo con pedir algo “de picar”. Los platos son enormes y es difícil probar más de una cosa. Salimos, rodando, por 70 € los dos. Tal vez sobrevalorado. No, definitivamente, sobrevalorado.> Roots Bar & Café, cerca de nuestro alojamiento, el Rukka. Un barecillo con sándwiches y ensaladas qué siempre estaba lleno. Además una buena cafetera. Nos sirvió para algo rápido entre las salidas de la mañana y la tarde. Dos sándwiches y una ensalada con la bebida y café: 32 €> Restaurante El Toconar. Música en directo, una buena terraza, clientes locales… prometedor, ¿verdad?. Pero tendrás que ir con tranquilidad. Nada de servirte rápido, agotan tu paciencia por si te levantas antes de pedir. Nada de beber solo, debes añadir algo de comer. De cada cuatro que entraban tres se levantaron desesperados. Bueno, nos reímos.> El Charrúa, famoso por las pizzas. Muy ricas la que probamos. Una pizza individual completa con una ensalada Don Pedro y las bebidas por 24 €. Ojo que no tienen más que cerveza sin alcohol…> Café Rural. No todo va a ser calle Caracoles. Pues este restaurante, francamente bonito, está un poco más arriba que el Charrúa. Sirve menús completos por 6500 pesos y tiene happy hour. Nos tomamos un par de cervezas locales: la Torobayo y un ceviche de Reineta. Si decides probarlo, no tengas prisa, ellos no la tienen.> St. Peter’s Church beer & food. Porque se lo debíamos. Junto al hostal, cada noche, el muchacho se afanaba en mantener la hoguera en la calle y nos daba las buenas noches más sinceras de todo San Pedro. Finalmente paramos a tomar algo y, sin duda, la mejor música del pueblo: Secretos, Sabina, Beatles, Dire Straits… menuda manera de poner musicote. ¡Además te ponen tapa! Las hostias con pebre.Estos fueron los que probamos, pero ya sabes que te esperamos en los comentarios si quieres quitar o poner alguno. Será bienvenido. ¿Buscando más informa … La ruta de cuatro días en coche por el desierto de AtacamaLeer más »

  • José Luis Bauset ha escrito una nueva entrada hace 1 mes

    Nuestro viaje a Chile comenzaba, como no puede ser de otra manera, con la visita de su capital: Santiago de Chile. Aunque teníamos poco más de dos semanas para nuestro viaje a Chile, incluimos tres días en Sa […]

  • José Luis Bauset ha escrito una nueva entrada hace 1 mes, 1 semana

    Las mejores visitas de Rávena, la ciudad de los mosaicos Cinco días después de llegar a Bolonia y habiendo conocido Módena y Parma, la siguiente de nuestras escalas nos llevaba a Rávena, una de las joyas que […]

  • Carmen Capdepón ha escrito una nueva entrada hace 1 mes, 2 semanas

    Tras nuestro road trip por los Balcanes, le dedicamos dos sabrosos post con todas las recomendaciones gastronómicas para disfrutar la comida en Montenegro y los platos más típicos de Albania. Pero nuestro vi […]

  • José Luis Bauset ha escrito una nueva entrada hace 2 meses

    Cómo organizar tu propio viaje a Chile: Las escalas, precios y consejos para dos semanas de viaje La primera y la más importante de las preguntas que nos debemos hacer es ¿Cuánto tiempo tenemos de viaje a Chile?. Como todos sabéis Chile es un país […]

    • Desde hace años que no salimos sin seguro de viaje. Cada vez más parece una temeridad. Siempre lo contratamos con Hey Mondo, especialistas en seguros de viaje. Cualquiera de los enlaces de nuestra web te da un descuento en el precio. Echa un vistazo y verás como te convences. A viajar seguro!

  • RAFA ha escrito una nueva entrada hace 2 meses, 1 semana

    Ruta por lo mejor de París en 5 días. Lo imprescindible y más allá A París nos llevó un aniversario. Y la Pandemia. Teníamos vuelos comprados con KLM para pasar la navidad de 2020 en Alsacia. Pero llegó el “bicho” y se ca […]

    • ¡Pues menudo aniversario completito que os feriasteis! Supongo que el calzado cómodo… y ¡deseando leer la aventura que os traiga vuestra quinto aniversario!

  • José Luis Bauset ha escrito una nueva entrada hace 2 meses, 2 semanas

    Lo mejor de Parma, la mejor gastronomía de Italia. Sitios que visitar y dónde comer De nuevo en camino y dispuestos a conocer lo mejor de Parma en las siguientes 24 horas. Aunque habíamos reservado dos noches en un hotel para pernoctar en […]

  • José Luis Bauset ha escrito una nueva entrada hace 2 meses, 3 semanas

    Visitar Ibiza en otoño tiene un atractivo especial y una fundamental ventaja: visitarás los mejores rincones de la isla sin demasiada gente. Y si la escapada a Ibiza, por corta que sea, es con buenos amigos, en u […]

  • José Luis Bauset ha escrito una nueva entrada hace 3 meses, 1 semana

    Un día en Módena, la ciudad donde probar el mejor aceto balsámico. ¿Te lo vas a perder? En una semana en Emilia Romaña decidimos visitar las ciudades más interesantes de la región. La verdad es que nos quedamos con ganas de más pero siete […]

  • José Luis Bauset ha escrito una nueva entrada hace 3 meses, 1 semana

    Al archiconocido turismo de sol y playa de la isla, debiéramos sumar otras opciones en nuestros planes de viaje. Hoy os traemos una selección de los deportes de aventura en Mallorca que más de moda se han pu […]

  • José Luis Bauset ha escrito una nueva entrada hace 3 meses, 2 semanas

    En esta ocasión solo estuvimos una semana en Turquía. Después de haber cumplido el sueño de volar en globo en Capadocia nuestra siguiente escala nos llevaría a la visita de Efeso y Hierápolis en dos días. Además […]

  • José Luis Bauset ha escrito una nueva entrada hace 3 meses, 3 semanas

    Lo mejor de Bolonia, la ciudad de los soportales (2022) La primera de nuestras escalas en la ruta por la Emilia Romagna fue Bolonia, el aeropuerto de entrada habitual a la región. Dedicamos dos días para visitar lo mejor de Bolonia, una casco histórico muy pequeño pero plagado de lugares interesantes y muy buenos sitios para comer, justo lo que más nos gusta. El ambiente de la ciudad de Bolonia no puede ser mejor y la convierte en una ciudad ideal para una escapada en Europa.Además la cercanía de poblaciones tan interesantes como Parma y su famosa gastronomía, Módena y su atractivo legado histórico o Rávena y los impresionantes mosaicos bizantinos, convierten Emilia Romagna en una región imprescindible para los enamorados de Italia.Para el primer día optamos por un free tour por la tarde, una buena manera de hacerse con la ciudad y con lo mejor de Bolonia en un paseo guiado de un par de horas. Para el segundo de nuestros días en Bolonia teníamos un listado enorme de recomendaciones que queríamos catar: cafeterías, trattorias, lugares para el aperitivo y, como no, las mejores heladerías de Bolonia. Aquí os traemos  nuestras recomendaciones para tu escapada a Bolonia. Lo mejor de Bolonia El mapa de las visitas y dónde comer en Bolonia El traslado del aeropuerto al centro de BoloniaLa manera más habitual de llegar desde el aeropuerto de Bolonia al centro es tomar el tren, el Marconi Express. Se trata de una línea de tren sobreelevada que se inauguró en 2020 y en tan sólo nueve minutos llega al centro de la ciudad. Su precio: 9.20 € solo ida, 17 € por ida y vuelta (precio 2022). Con una frecuencia alrededor de cada 7 minutos es la opción perfecta si viajas solo.Nosotros, siendo cuatro, optamos por el taxi. La tarifa del aeropuerto parte de 11 € y la carrera costó 20 €. No es mucha la distancia.Puedes contratar un servicio privado de transporte desde el aeropuerto de Bolonia a tu alojamiento, de esos que te esperan con el cartelito si no quieres agobios > Haz click y contrata tu traslado desde el aeropuerto  La plaza Miaggiore, el centro neurálgico y uno de los lugares más bonitos de Bolonia El alojamiento en BoloniaSin demasiada antelación habíamos reservado en Booking un apartamento para los cuatro en Bolonia. Los precios del alojamiento en Italia son altos pero lo cierto es que encontramos un lugar con una relación calidad-precio inigualable. Los apartamentos Portobello se encuentran bien localizados y es difícil ser más amable que la anfitriona que nos recibió. Nos dio mucha información al llegar y todas las recomendaciones necesarias para nuestra estancia.Por dos noches para cuatro personas en los apartamentos Portobello pagamos 534 €. Encontrar algo más céntrico y de calidad era imposible. Al precio hay que añadirle en concepto de tasas turísticas, tres euros por persona y noche que se pagan en efectivo. El apartamento, aunque en un edificio antiguo, está bien restaurado y equipado. Dos grandes habitaciones con dos camas cada una y dos baños. Además una cocina bien dotada en la que Serena ¡nos dejó una Nespresso y cápsulas!Los Apartamento Portobello son una buena opción de alojamiento para grupo en Bolonia. Al precio hay que añadir una tasa turística de 3 € por persona y noche en cualquier caso. Haz click aquí y reserva con antelación > Aptos PortobelloSi os alojáis en los Portobello, no os perdáis los desayunos en el cercano Nuovo Caffe del Porto. ¡Qué de dulces! El free tour con lo mejor de Bolonia: Los siete secretosHay muchos free tours en Bolonia, todos dedicados a enseñarte lo mejor de Bolonia en poco tiempo. Elegimos uno. La selección fue simple: necesitábamos uno por la tarde y que tuviera disponibilidad. Además tropezamos con uno que nos gustó: Los siete secretos de Bolonia, finalmente con Viajeconlaia. A las cinco de la tarde arrancábamos desde plaza Galvani. Nuestro guía: Francesco, un italiano que hizo un recorrido muy ameno.Bolonia es una de las ciudades medievales de Italia mejor conservadas a pesar de los bombardeos a los que se vio sometida en la Segunda Guerra Mundial y os aseguramos que fue un placer conocerla con este muchacho. Bolonia, una de las ciudades medievales mejor conservadas de Europa Bolonia cuenta con la universidad más antigua de Europa por eso se conoce como la ciudad Inteligente (La Dotta) y una de las cunas gastronómicas de Italia. ¿Os suena la salsa boloñesa…? (Mucho ojo con llamar así a esta famosa forma de preparar la pasta). Pero también la lasaña, la mortadela, el ragú… por esto es conocida también como la ciudad “Grassa”. Pero no solo esto, también se conoce como la ciudad Roja (la Rossa) y es que el ladrillo rojo predomina en los edificios. Bueno, eso y que la izquierda italiana nació en la ciudad y tradicionalmente se ha mantenido. Ya conocéis algunos de los apodos por lo que es conocida Bolonia: La Dotta, la Grassa, la Rossa.El tour comienza por la Universidad de Bolonia, junto a la figura de Galvani. En 1088 se abre la antigua Universidad. Visitamos el patio interior de la misma. En sus paredes gran cantidad de esculturas cubren los pórticos. Junto a ellas, escudos de muchos de los que pasaron por allí siendo estudiantes o profesores, una especie de las actuales orlas pero mucho más trabajadas. La segunda planta es actualmente un museo, entre otras se abre la sala Galvani (famoso por sus estudios acerca de la conducción del impulso eléctrico en el humano).Funcionó hasta 1855 en que la Universidad se expande por distintos sitios de la ciudad y en otras ciudades cercanas como Rávena dada la gran cantidad de estudiantes que acuden ya en aquellos años. Salimos de la Universidad hacia la derecha y llegamos por unos de sus famosos soportales hasta el enclave que ocupaba el antiguo hospital de Bolonia. Data de 1260 y dada la gran cantidad de enfermos que se atendían se dividió en dos: el hospital de la Vida y el hospital de la Muerte (ya me contaréis el día del ingreso lo que pensaban los pacientes sobre su ubicación).Desde este segundo, los cuerpos se trasladaban a la Universidad donde eran diseccionados. En el lugar del antiguo hospital de Vida, la iglesia de Santa María de la Vida, la más elevada de la ciudad. Tal vez no es muy llamativa por fuera pero si cuenta con un impresionante interior. Desde allí seguimos por Vía Clavature donde se puede observar el proceso de construcción de los pórticos. Se conservan algunos en madera, los más antiguos. Antes de entrar, el Mercato di Mezzo, una galería comercial con varios locales que nos recomendaron para el aperitivo.Una de las características de la ciudad de Bolonia de la que más orgullosos están sus habitantes son los pórticos, estructuras que comenzaron a construirse en el siglo XIII para guarecerse de la lluvia y, sobre todo, para mejorar el hacinamiento en las viviendas sin acabar con demasiado espacio público. La idea les salió redonda y ampliaban sus casas sin acotar las calles y consiguiendo soportales en toda la ciudad que protegían de la lluvia.Sesenta kilómetros porticados en total, cuarenta en la parte antigua. Dicen que un buen boloñés cruzará la ciudad de lado a lado sin mojarse en un día de lluvia. Verdad o mentira, gracias a estos soportales, aún lloviendo, no hay quien encierre a los boloñeses en casa y es por ello que gozan de la fama de vividores. En el año 2020 se incluyeron los 60 km de pórticos dentro de la lista de patrimonios de la UNESCO. Vía Clavature nos lleva al primer secreto de Bolonia: en el palacio Salina Amorini, cuya fachada se encuentra decorada con las caras de ilustres de la ciudad. Entre los representados, el arquitecto se concedió la licencia de dedicar un hueco a la cara del Demonio para denunciar la avaricia de la familia. Parece que tal fue la importancia que alcanzó su atrevimiento que a la familia le hizo gracia y se mantuvo en el lugar. El diablo de la Piazza Santo Stefano, lo mejor de Bolonia Muy poco más adelante, en la aledaña plaza de Santo Stefano, el segundo secreto de Bolonia: “las siete iglesias”, aunque aparentemente solo hay tres. Hay que recordar que en esta localización se ubicó el centro de la Bolonia romana. La iglesia de la izquierda es la más antigua de Bolonia. Las otras dos, la del Santo Sepulcro y la de Santo Stefano, se han construido sobre el templo romano y otras más antiguas abarcando desde el estilo paleoromano al barroco. No debéis dejar de entrar a contemplar el interior de esta maravilla histórica y arquitectónica. Además no os costará un euro.Era tal la cantidad de fieles que aglutinaban, que en la iglesia central se construyeron cuatro capillas-iglesias de modo que se podían celebrar hasta siete misas a la vez, de ahí el secreto de las siete iglesias. La disposición de los ladrillos del claustro interior y el paseo por las capillas, como escribimos, pequeñas iglesias en realidad, es fascinante. Cruzamos a través del palacio Isolani, otra de las muchas familias adineradas de la ciudad. Representa el palacio más grande de Bolonia y el de pórticos más elevados y esconce el tercer secreto de Bolonia. Este pórtico, del año 1200 y con nueve metros de altura es conocido como el pórtico de las tres flechas. No son fáciles de encontrar y es que en realidad solo quedan dos. Parece que la tercera “desapareció” en una restauración del pórtico. La leyenda dice que las flechas fueron lanzadas en un intento de asesinato de la señora Isolani, que cuando se enteró del peligro, se desnudó mientras era apuntada con el consiguiente fallo de los arqueros que no dieron “pie con bola”.Siguiendo la calle se llega a las dos torres más altas de la ciudad. La torre Asinelli de 97 metros se levantó en 1060 pero se amplió más tarde tras el inicio de la segunda torre, la torre Garisenda. Esta segunda, de una familia más pobre y realizada con peor material se encuentra actualmente inclinada y ha perdido unos metros por un derrumbe. A la torre Asinelli se puede subir aunque no esperéis un ascensor para hacerlo. Antiguamente habían más de 100 torres, símbolo de riqueza para las familias de la ciudad. En el renacimiento se destruyeron muchas para usar sus ladrillos en las nuevas construcciones. Solo quedan 23 en pie. La torre Asinelli y la torre Garisenda, emblemas de la ciudad y de lo mejor de Bolonia Salimos definitivamente a plaza Re Enzo. Antes, el Palacio del rey Enzo de Cerdeña, de 1240. Aunque la ciudad nunca tuvo un rey, ganó la batalla a Cerdeña y mantuvo prisionero durante 23 años aquí al rey sardo hasta su muerte, de ahí su nombre. Bajo el mismo, el cuarto secreto de Bolonia: “el viejo teléfono”. Cuatro esquinas que permiten hablar entre unas y otras de espaldas contra estas esquinas. Curiosísimo, no es raro que “el teléfono esté ocupado con algún otro turista comprobando la línea”. Al frente, ya en plaza Maggiore, la antigua basílica de San Petronio. Tardaron mucho en construirla y a pesar de las donaciones del Papa no se consiguió terminar la fachada. Cuando esté se enteró de que se pretendía construir una basílica mayor que San Pedro, “cortó el grifo”.La basílica de San Petronio, permanece abierta entre las 8:30 y las 13:30 y desde las 15 horas y las 18:30. Se inició en 1390 y se dio por terminada en 1659. Evidentemente el Papa no lo consintió y, como escribimos, la fachada solo se revistió con mármol en sus niveles inferiores. A pesar de estos contratiempos, la basílica de San Petronio de Bolonia es la mayor iglesia gótica de ladrillo del mundo con su bóveda de 45 metros y una superficie de 132 por 60.El quinto secreto de Bolonia está en el interior: el mayor meridiano del mundo, el Meridiano de Giandomenico Cassini. De nuevo, entrar y disfrutar del espacio interior y de todos los tesoros que acumula es gratis. En uno de los lados el palacio Comunal de Bolonia.En el magnífico interior gótico las proporciones son enormes, hasta 22 capillas de las familias que participaron en su construcción. En uno de los frescos del siglo XV se encuentra el profeta Mahoma, motivo por el que la basílica ha sido objeto de ataques terroristas, afortunadamente fallidos. En el altar mayor, el mayor órgano de Italia. Dentro también algunos guiños científicos como el Péndulo de Foucault que demuestra la rotación de la tierra o el Meridiano de Giandomenico Cassini, como decimos el mayor del mundo. Son apuestas arriesgadas para la época en la que la Santa Inquisición no llevaba muy bien estas explicaciones científicas de fenómenos naturales… Nada más y nada menos que el emperador Carlos V eligió el lugar para su coronación. El sexto secreto de Bolonia se esconde en la fuente de Neptuno en la plaza. Seguro que el más divertido y desde luego el más ingenioso. Se esculpió totalmente desnudo como regalo para el papa ante el despropósito que supuso la construcción de la basílica. Abajo y para arreglarlo, cuatro mujeres con pechos desnudos que brotan agua de sus pezones. Y el sexto secreto: lo que desde un lado es un dedo de la mano, desde la espada es su pene erecto. Desde la “piedra de las Vergüenzas” se puede apreciar.Tras Neptuno la catedral de San Pedro, donde vivía el cardenal y por donde pasaba todos los días teniendo que ver “la gracia del artista”. Salimos a toda velocidad por la calle de la Independencia. Giramos en una calle y llegamos al canal di Reno de Bolonia. Hay muchos más pero se construyó sobre los mismos tras caer en desuso. Frente a el, la Finestrella, el séptimo secreto de Bolonia, donde termina el tour. Ojo con perderte la vista de esta pequeña ventana. Tal vez tengas que volver por la mañana si quieres ver el canal con agua.En total dos horas de tour muy entretenido y 100% recomendable para conocer en poco tiempo lo mejor de Bolonia. Ya tendrás tiempo de repetir con tranquilidad. Leímos acerca de un octavo secreto. Ya se sabe como son los free tours y la información que se da… La cuestión es que en la vía de la Independencia, en la esquina con Rizzoli, se encuentra la casa Stagni. En el techo de sus soportales se pueden encontrar tres viejas inscripciones: “Panis vita, Vinum Laetitia y Cannabis protectio”. Traducido del latín: El pan es vida, el canabis, protección, y el vino, alegría y es que en la ciudad se consumía cannabis en el medievo y de hecho era un lugar de habitual compra en la región. Verdad o no, nosotros encontramos ¡ocho secretos en Bolonia!.Pasear por Bolonia con tranquilidadPara el segundo día le dedicamos un paseo más tranquilo a la ciudad, volviendo a visitar algunas de estas antiguas maravillas, sin duda lo mejor de Bolonia y callejeando en busca de otras más.Llegamos hasta la plaza Giuseppe Verdi Justo a espaldas de la basílica de San Giacomo Maggiore y el teatro de la Ciudad. La basílica desde este lado destaca por los soportales añadidos en el lateral en el siglo XIII.Desde aquí se puede acceder al Oratorio de Santa Cecilia, de 1267, para admirar los frescos del renacimiento boloñés, 10 grecos del siglo XV realizados por los mejores pintores de la época.Delante, el palacio Malvezzi Campeggi, hoy parte de la universidad. La propia calle Zamboni es un lugar que visitar. En la basílica hay que llegar a la capilla de Bentivoglio, tras el altar mayor, bellamente decorada con frescos en la segunda mitad del siglo XV. La entrada es gratuita y por 50 céntimos conseguirás verla en detalle gracias a la iluminación. La calle termina en las dos torres.Volvemos a visitar la plaza de Santo Stefano y las Siete Iglesias. Recordad que los lunes cierra y es una visita imprescindible. El horario de apertura: entre las 9:30 y las 12:30 y de 14:30 a 19 horas. Las reliquias del santo se encuentran en una de las iglesias. En uno de los patios se encuentra la pila de Pilatos, el lugar donde dicen que el mandatario se lavó las manos tras dictar sentencia contra Jesús. La subida a la torre AsinelliOtra de las mejores cosas que hacer en Bolonia y que hicimos: subir a la torre Asinelli, la más alta de Bolonia. Aconsejaban reservar y así lo hicimos el día antes. Compramos la entrada en la página Bologna Welcome y por cinco euros cada uno no hubo mayor problema en hacerse con el ticket en el horario que quisimos.Tocaba subir los 498 escalones, todo un reto para alcanzar las mejores vistas de Bolonia. La subida es estrecha sin llegar a ser claustrofóbica. Recuerdo mucho calor pero el premio es mayúsculo. Marcan 45 minutos para la visita. Nosotros empleamos 10 minutos subiendo, sin prisa. Ya sabéis los cálculos que hacen en estas visitas. En total estuvimos los 45 minutos que decían. Justo abajo el elegante palazzo de la Mercanzia, dos enormes arcos ojivales que esconden la actual Cámara de Comercio y las recetas originales de los tortellini y los tagliatelle. Solo se puede visitar al entrar y en la planta baja, la sala Gonfalone donde están representados todos los oficios que participaban en el comercio boloñés.También visitamos la catedral Metropolitana de San Pedro en la avenida de la Independencia. Aparentemente encajada, lo cual desluce su exterior, en el interior se puede apreciar su maravillosa arquitectura. Su construcción se inicia en el año 1000 aunque incendios y terremotos han obligado a su reconstrucción, la última de 1605. La Piedad y las pilas en forma de león son algunas de las piezas más destacadas.Y por último, la plaza y basílica de San Domenico. Construida en el siglo XIII, la fachada es original. En la nave derecha la tumba del santo que fue rematada por Miguel Ángel. Solo por visitar el sarcófago merece la pena llegar aquí.En el camino, numerosos soportales, plazas y lugares que invitan al paseo. Sin lugar a dudas, Bolonia tiene mil lugares donde parar. Dónde probamos algo de la famosa gastronomía de BoloniaEs muy arriesgado y tal vez innecesario el hacer recomendaciones gastronómicas en la ciudad de Bolonia. Son tal la cantidad de locales que verás apetecibles que lo más difícil será decidirte por el mejor. Os contamos los que catamos, unos por intuición y otros por recomendaciones.Para el aperitivo por la tarde-noche: en el barrio de Quadrilatero. Buscando el Zerocinquetino y encontrándolo lleno hasta los topes, la primera noche paramos en Bottega Ranocchi. ¡Hay que probar su spritz y sus tablas de embutidos!.Trattoria Montanara, muy cerca de la famosa Finestrella del canal. Probamos como antipasti un puding de ricota con parmesano y unos pates de mortadela y jamón. Como principal la lasaña Verdi y los tagliatelle al ragú. Acompañados por un lambrusco y con postres (el semifredo con crocantino hay que probarlo), pagamos 26.5 € cada uno.Salumeria Simoni, también en el Quadrilatero. Un local que ocupa gran parte de la calle y al que merece la pena entrar. El aroma y las fotos que puedes hacer de lis quesos aconsejan parar. Probamos el spritz bolognese y una tabla de quesos italianos. No es barato pero bueno.Eataly Bologna. Puede que sea una cadena. El lugar es súper bonito e incluye una librería, podéis imaginar. A la hora del aperitivo es otro de esos sitios en los que encontrar sitio no es fácil. Nos lo recomendaron pero no tuvimos suerte. Después de un buen rato sentados nos levantamos sin ser atendidos… Pero bueno, valga la recomendación.Principe in Centro. Otro que encontramos por casualidad y lleno de boloñeses a la hora del aperitivo. Paramos, por supuesto. Unas cervezas y la tapa que ponen fueron suficientes. Buena música y los más modernos de Bolonia, poco más.Bottega Favalli, llegando a plaza Santo Stefano. Otra de estas bodegas tradicionales de Bolonia repleta de locales. Piadinas variadas. Hay que probar, aciertas seguro.La Proscutteria. Otra de estas salumerias donde tomar un aperitivo. La taberna más “instagrameada” de Bolonia en 2020. Se suele pedir en barra y hay que ir a por el pedido. Embutidos y quesos boloñeses espectaculares como siempre en esta ciudad. La tabla, con la que se degustan muchos de las especialidades (son grandes) junto a los spritz de rigor: 45 € para cuatro.Trattoria Soverini. Muy cerca del anterior local, una trattoria en la que no había ni un turista. Solo locales y muchos de ellos trabajadores de los alrededores por la hora que era. Pasta fresca, casi todo a base de tortellini y tagliatelle. El precio, la mitad de lo que se paga en el resto de sitios (18 € pp)L’ Antica Pizzería da Michele. Hablar de las mejores pizzas es arriesgado en cualquier ciudad italiana. Habrán muchas pizzerías y seguro que muchas buenas. Tomamos un spritz y el aperitivo en Da Domani, en piazza San Martino y al ver la continua cola que se formaba en la pizzería decidimos probarla. Tuvimos que esperar pero mereció la pena y mira que nos equivocamos de pizza… ¡Por Dios, localizar el lugar en Maps e ir a probarla! ¿Y cómo terminar el post?. Seguramente la mejor manera de cerrar un artículo que hable de lo mejor de Bolonia es decir que nos dejó con buen sabor de boca. Y la verdad, ¡es que así fue!Tras la comida salíamos en tren hacia Módena. Por algo más de cuatro euros lo teníamos reservado. Treinta minutos de camino y rumbo a nuestra próxima escala en Emilia Romagna: lo mejor de Módena y lo mejor de Parma nos esperaba.¿Todavía sigues sin ganas de visitar Bolonia? o ¿Ya la has visitado y quieres sumar alguna recomendación?. ¡Te esperamos en los comentarios!TE AYUDAMOS CON TU VIAJE A EMILIA ROMAGNAEncontrarás descuentos en algunos de estos enlaces y a nosotros nos llega una pequeña comisión por tus reservasCOMPARA AQUÍ el mejor vuelo en SkyscannerCONSIGUE AQUÍ el mejor seguro con Hey MondoRESERVA AQUÍ el mejor hotel en BookingORGANIZA AQUÍ  la mejor experiencia con Civitatis ¿Buscando más i … Lo mejor de Bolonia, la ciudad de los soportales (2022)Leer más »

  • José Luis Bauset ha escrito una nueva entrada hace 3 meses, 4 semanas

    Por fin, un viaje más completo a Turquía y en el que íbamos a incluir la aventura de volar en globo en Capadocia. Todo un clásico para los viajeros: Un paseo en globo en Capadocia, ¡como suena!. Veníamos de pasar […]

  • Carmen Capdepón ha escrito una nueva entrada hace 4 meses

    Cruzamos Albania de norte a sur durante dos semanas y quedamos encantados con su gastronomía. Algunos de los platos que probamos son comunes a los de sus países vecinos o bien tienen alguna variación, aunque  en […]

  • José Luis Bauset ha escrito una nueva entrada hace 4 meses, 2 semanas

    Y probablemente uno de los más bonitos de España. Un viaje a la isla balear no se puede entender sin visitar Sóller, para muchos el pueblo más bonito de Mallorca. Y es que su enclave natural en el noroeste de la i […]

  • Cargar más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio